Nuevas fundas pistoleras de servicio BlackHawk T-Series, ¿corrigiendo los errores del pasado?.

Subscribe

BlackHawk es una marca que viene de lejos, pero en los últimos tiempos se ha visto relanzada con una nueva imagen, una nueva página web y nuevos productos. En agosto de 2015 la marca táctica quiso mirar al futuro y afianzar su compromiso con sus raíces, lo que empezó por un logo rediseñado. A ello se suma en octubre de 2019 el lanzamiento de una nueva página web con un diseño totalmente renovado. Y en abril de 2019 lanza al mercado las nuevas fundas pistoleras BlackHawk T-Series para enmendar errores del pasado y huir de la mala reputación de las tristemente famosas y tan prohibidas BlackHawk SERPA, que pésele a quien le pese se venden muy bien, pero no dejan de ser fundas pistoleras nada recomendables (incluso prohibidas).

El nuevo logo de BlackHawk consiste en un exclusivo tridente que se inspira en la propia herencia de la marca, que tiene su origen en la Guerra Naval Especial. Asimismo, el nuevo logo pretende reafirmar la promesa del fundador de BlackHawk, un Navy SEAL retirado, de fabricar el mejor material táctico posible, bajo los más estrictos estándares de calidad y durabilidad. En palabras de la propia marca, el fundador cuenta que allá «por los años 1990 se encontraba atravesando un campo de minas cuando su mochila se rompió y cayó al suelo. Entonces prometió que si salía de aquella vivo se dedicaría a fabricar material, pero bien hecho. Hoy día, ese compromiso con la calidad y fiabilidad se aplica a todo lo que hacen. Están continuamente investigando, mejorando y perfeccionando cada detalle para ofrecer productos que no te dejarán tirado. En BlackHawk, no se limitan a fabricar material, sino que honran una promesa». La marca declara en su web que su misión es «poner siempre ante todo las necesidades de los hombres y mujeres de uniforme en un intento por servir mejor a quienes nos sirven y protegen a todos».

Con esa Filosofía convencen a cualquiera. La primera marca que conocí y compré fue BlackHawk allá por el año 2000. Todavía tengo aquel cinturón verde oliva que compré para el uniforme de campaña. Dice en la etiqueta «garantizado de por vida», se entiende que contra todo defecto de fabricación. No es que vaya a durar toda la vida, aunque va camino de ello. Lo tengo aparcado desde hace unos años porque el verde ya no es el color de los uniformes de campaña. También tengo por ahí un gorro BlackHawk HellStorm para el frío. Vamos, que fueron mis primeras adquisiciones en cuanto a equipo, así que le guardo cierto cariño a la marca, aunque ya no la utilice.

Funda pistolera Blackhawk SERPA: evidentemente peligrosa aunque muy popularSi bien la marca cuenta con una larga trayectoria en el sector, su imagen se vio bastante enturbiada por la mala calidad y diseño de sus fundas pistoleras SERPA. Tal es así que las fundas SERPA o similares fueron prohibidas por múltiples instructores, escuelas y unidades a lo largo de EE.UU. Dicha prohibición se fundamenta en la serie de descargas involuntarias vinculadas al diseño de las fundas SERPA. Aún siendo conscientes de ello, la marca continúa fabricando estas fundas malditas, y es absolutamente comprensible desde un punto de vista comercial, dado que si algo se vende no hay razón para dejar de fabricarlo. Pero lo cierto es que con esta nueva imagen, nueva web y nueva línea de fundas pistoleras T-Series parece que BlackHawk quiere dejar atrás su mala reputación en cuanto a fundas pistoleras y abrirse paso en este sector con una línea totalmente nueva de fundas pistoleras.

Recientemente hemos tenido acceso a una funda pistolera BlackHawk T-Series ─concretamente el modelo L3D para pistolas Glock─ por cortesía de Borchers S.A., distribuidor de BlackHawk en España, al que le agradecemos sinceramente la oportunidad y su confianza.

La primera impresión es muy buena, y la segunda también. A bote pronto, con la información de solo unos días de uso, el funcionamiento, comportamiento y rendimiento de la funda pistolera BlackHawk T-Series L3D deja muy buen sabor de boca y podría calificarse como más que satisfactoria.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Lo primero que salta a la vista en este nuevo diseño T-Series de fundas pistoleras de BlackHawk es su robustez. Ello se debe al proceso de fabricación en molde de inyección con un plástico muy duro y resistente, de fibra de vidrio, polímero reforzado, o lo que sea, que va más allá del Kydex. Digo resistente basándome únicamente en lo que parece, porque nosotros no hemos podido comprobarlo, aunque la marca asegura haberlo hecho. Posiblemente se trata de una forma de enmendar el error de las fundas SERPA, que también recibieron muchas críticas por utilizar un plástico endeble que llega a romperse con cierta facilidad (no lo digo yo porque no se trata de algo que hayamos experimentado, pero por ahí andan las críticas).

Quizás lo más destacado del nuevo diseño de la T-Series sea el total abandono de la línea SERPA y su diseño, que implica utilizar el dedo índice para desactivar el sistema de retención de la funda. Precisamente ese diseño es a lo que se achacan muchas descargas involuntarias, dado que condiciona a los tiradores, especialmente aquellos con menor adiestramiento y cuando se exponen a cierto estrés o tensión, para que el dedo índice acabe sobre el disparador al extraer el arma de la funda. Para apartarse sin ningún género de dudas de esta posibilidad las nuevas fundas pistoleras BlackHawk T-Series incluyen un apoyo en relieve en la cara externa sobre el que situar el dedo índice al empuñar la pistola para su extracción de la funda. Además, se comprueba que ese espacio en relieve para el dedo índice queda por encima del disparador, tal y como ha de permanecer mientras se extrae el arma de la funda y también cuando se empuñe el arma (tercera norma de seguridad con las armas de fuego). A mi me parece un bonito detalle, que se demuestra muy práctico y seguro. En el vídeo puedes verlo bien.

Otra de las críticas que reciben las fundas SERPA es que el sistema de retención ─de la pistola en la funda─ puede llegar a ser permanente en el caso de que le entre arena, tierra, o algo así. Así que se trata de otro detalle que parecen haber cuidado y así lo explica la marca, que se han realizado múltiples pruebas para comprobar que este no sea un problema con las fundas T-Series.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pero lo que caracteriza a las nuevas fundas BlackHawk T-Series es la seguridad del arma en la funda, es decir, el sistema de retención de la pistola, que pretende evitar que cualquiera que no sea el usuario y portador del arma pueda arrebatársela (podríamos llamarlo sistema «antiarrebato», que no «antihurto»). La línea de fundas pistoleras T-Series cuenta con dos niveles de retención, que lo cierto es que no se corresponden con los niveles establecidos por Safariland. En el caso de la T-Series los niveles indican una capa más o menos de retención, sin que sea necesario un movimiento aislado diferente para desactivar cada capa o nivel. El nivel 1 no implica retención adicional más que la propia presión ejercida por la funda sobre el arma, regulable con un tornillo, como sucede con otras fundas.

La diferencia entre el nivel 2 de los modelos L2 y el nivel 3 de los modelos L3 radica en la incorporación de un robusto arco, que cubre la parte trasera de la corredera de la pistola reforzando la retención dentro de la funda. Al presionar hacia dentro la palanca correspondiente el arco se abate automáticamente hacia delante por la acción de un muelle. Ese arco se suma al sistema interior de retención que trinca la pistola por la ventanilla de expulsión. Sin embargo, en todo caso, sea uno o dos los mecanismos que retienen o trincan el arma dentro de la funda, ambos se desactivan o liberan presionando con el pulgar, en un solo movimiento. Quiero decir que no son necesarios dos movimientos independientes para liberar ambos mecanismos, como sucede con las fundas Safariland de nivel III, que incorporan los sistemas ALS y SLS. Ese detalle agiliza la extracción del arma, aunque le otorga menos retención.

La «T» en la denominación de estas fundas T-Series se corresponde con la inicial de la palabra inglesa «Thumb», que significa pulgar, e indica el hecho por el que el sistema de retención se desactiva precisamente con el pulgar de una forma bastante natural al empuñar la pistola en la funda. Con el pulgar se presiona hacia dentro una palanca para desactivar tanto uno como los dos sistemas de retención. Se supone que esta forma de desactivar la retención del arma permite que aún en situaciones de estrés o tensión pueda realizarse sin complicaciones. Se trata de algo muy sencillo que permite desenfundar muy rápidamente sin sacrificar retención del arma en la funda. Interiormente la funda lleva un forro hidrofóbico que facilita que la pistola resbale con suavidad y sin ruidos.  Esta forma de liberar el arma se aparta radicalmente del utilizado en las fundas SERPA y no creo que sea por casualidad, sino por seguridad y eficacia.

Esto es más difícil explicarlo con palabras, que verlo, así que te dejo un vídeo donde puedes ver cómo funciona el sistema de retención de las fundas BlackHawk T-Series.

Como es lógico y evidente, este sistema de retención requiere que se le dedique algo de tiempo para adaptarse y habituarse a él. Hay que reprogramar la extracción del arma para que el pulgar vaya a su sitio y presione hacia dentro. Se trata de algo que quizás cueste más a quienes ya están habituados a otros sistemas. Pero no es ningún drama y no será cuestión de dedicarle una eternidad ni miles de repeticiones, sobre todo si se hace bien.

La línea de fundas pistoleras BlackHawk T-Series ya está disponible para las armas más populares. Por supuesto, la primera incorporación fue Glock, por su popularidad mundial. Las fundas T-Series están disponibles en varias versiones: L2C, L2D, L2D para pistola con linterna montada, L3D, L3D para pistola con linterna montada. La C en la denominación de cada modelo indica Compacta, que significa precisamente eso,  y la D indica Duty, que significa para servicio. Sus precios oscilan entre los 70 € de los modelos L2C y los 140 y 160 € de los modelos L2D y L3D, que se incrementan otros 20 € en el caso de los modelos para pistola con linterna montada.

BlackHawk se ha tomado muchas molestias para que el diseño y calidad de su nueva línea de fundas pistoleras T-Series quede fuera de toda duda. Tanto es así que, al menos en EE.UU., cuentan con una campaña de «prueba la funda durante 30 días y si no quedas satisfecho te devolvemos el dinero». Básicamente, vienen a decir que compres tranquilamente la funda en su web que si no te convence después de probarla, puedes devolverla sin coste y recuperar el dinero.

Hay un detalle que no hace más que reiterar los esfuerzos de BlackHawk para evitar cualquier problema con sus nuevas fundas T-Series. Se trata de la retirada del mercado de todas las fundas pistoleras T-Series L2C para la pistola SigSauer M17/18 (versión militar de la SigSauer P320), sin que se vean afectados los modelos L2D o L3D. Lo cierto es que la retirada tiene su explicación, que no es para tanto, y no son muchos los afectados, porque no son tantas las pistolas M17/18 que hay en manos privadas y solo afecta al modelo L2C. Las pistolas M17/18 se corresponden con el modelo de dotación en el Ejército de Tierra estadounidense, que cuenta con un seguro de aleta, a diferencia del modelo civil P320.

El origen de la retirada de estas fundas se debe a un problema de ajuste de la funda pistolera, que se diseñó para el modelo P320 sin seguro de aleta, de forma que no se ajustaba bien al modelo M17/18 con seguro de aleta. Por este motivo la funda podía desactivar el seguro de aleta al introducir una pistola M17/18 en la funda T-Series L2C originalmente para la P320. Esto no implica que se vaya a disparar el arma en la funda, si  no que la pistola saldrá de la funda con el seguro de aleta desactivado. BlackHawk ha corregido rápidamente el problema y las nuevas fundas T-Series L2C para pistolas SigSauer P320/P250 ya se ajustan también perfectamente a las M17/18 con su seguro de aleta (la versión antigua lleva una A en el número de serie y la nueva una B). Ahí han estado rápidos.

En resumen, parece que por fin tenemos una funda pistolera BlackHawk de fiar. Las fundas T-Series son robustas, seguras y rápidas. Ahora es cuestión de darles tiempo para que demuestren lo que valen. Si estás buscando funda pistolera, a las opciones de siempre puedes añadir esta.

Si crees que lo que acabas de leer merece la pena, tanto como unos céntimos o euros, puedes donarlos. ¡Gracias! 

Si compras algo podríamos recibir una comisión por estos anuncios. A ti no te cuesta nada.


.

Acerca de Jorge Tierno Rey

Administrador del blog. Regalahúmos. Experto en nada. Ninja del teclado. Sin experiencia real en combate. Autodidacta. Sin formación. Sin preparación. Siempre aprendiendo. Me encanta aprender.
Esta entrada fue publicada en Accesorios. Guarda el enlace permanente.

Por favor, déjanos tus comentarios. Se agradecen.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.