MantisX, tu entrenador personal para tiro en seco y fuego real con cualquier arma.

Subscribe

Puede que lo más divertido sea el fuego real, pero lo que más beneficios aporta es el tiro en seco, y no tiene por qué ser aburrido. El MantisX es tu entrenador personal, que se va a encargar de animarte, además de llevarte por el buen camino, tanto con el tiro en seco como con el fuego real. Este sistema lo componen un sensor y una aplicación de móvil (tanto para Android como para iOS) que se conectan por Bluetooth ─así que nada de cables─. El sensor es solo eso, la parte física del sistema, que no es poco. Pero el cerebro del sistema radica en la aplicación de móvil, que no deja de mejorar y evolucionar para ofrecer cada día más opciones. Se puede decir que las posibilidades de este ingenioso sistema son ilimitadas. Yo diría que es uno de esos elementos imprescindibles del equipo, junto con el cronómetro de tiro y la cinta métrica.

El funcionamiento es muy sencillo. Basta con acoplar el sensor MantisX al raíl de cualquier arma (pistola o fusil). Si tu arma no lleva raíl no te preocupes, porque MantisX pone a tu disposición una amplia variedad de adaptadores para multitud de armas (fusiles y pistolas, de servicio o deportivas).

El sensor lleva dentro un montón de duendes electrónicos diminutos (llámalos giroscopio 3D, acelerómetro y oscilómetro), que detectan el más mínimo movimiento. Eso le sirve al sistema MantisX para «sentir», literalmente, cualquier variación en la posición del arma, por leve que sea, con precisión nanométrica y con un refresco continuo cada centésima de segundo, tanto si es un arma de CO2 como si es de airsoft, tanto si haces tiro en seco como si disparas con fuego real. Solo hay que configurar la aplicación con los datos del arma, así como la posición del sensor y el sentido en el que va montado, para que todo funcione y detecte cada disparo.

A ver, estos datos me los acabo de inventar, que no sé si es nanométrica la precisión, ni si es cada centésima de segundo el refresco, pero a MantisX no se le escapa nada. Con todos esos miles datos la aplicación de móvil, tras analizarlos en tiempo real, te proporciona un montón de información de utilidad sobre tu rendimiento, te indica qué tienes que mejorar y hace un seguimiento de tus progresos. Todo queda registrado la detalle en tu cuenta personal en la nube del sistema MantisX. Como curiosidad, tienes 10 descubrimientos fascinantes tras analizar 10 millones de disparos con MantisX

El sensor de los duendes que se monta en el raíl del arma se comunica de forma totalmente inalámbrica con la aplicación de móvil, concretamente vía Bluetooth Low Energy (BLE o Bluetooth 4.0). Parecerá una tontería, pero eso de que no haya cables de por medio es una vendición. El que haya usado un simulador SCATT MX-02 lo entenderá, ¡menudo coñazo el cable USB! Bueno, y el SCATT solo cuesta 10 veces más que el MantisX ;), otra de las ventajas del MantisX ─su precio─.

Básicamente, el sistema MantisX realiza el seguimiento del movimiento del cañón durante todo el proceso del disparo, es decir, mientras apuntas, cuando presionas el disparador y justo después. Los datos obtenidos te los presenta la aplicación en varias pantallas con diferente información.

En esta pantalla te indica la dirección y magnitud de los desvíos fruto de la oscilación del cañón del arma en el momento de presionar el disparador. Los disparos se agrupan según similitud en cuanto al patrón de movimiento y aparecen en torno a un círculo donde se van amontonando donde corresponda. Además en la parte inferior te sugiere a qué pueden deberse los desvíos y si se pulsa ahí se abre otra pantalla con una explicación más detallada. Estas explicaciones posiblemente difieran de lo que pueden ser los diagnósticos por vídeo u otro diagrama de impactos como el de John «Shrek» McPhee. En el medio aparece la puntuación media de todos los disparos de la serie. La puntuación es más alta cuanto menos oscilación tenga la boca de fuego en el momento de presionar el disparador (100 es la máxima puntuación).

En esta otra pantalla aparece la puntuación de cada disparo de la serie en una gráfica y la oscilación del arma antes y durante el momento de presionar el disparador, para que así puedas analizar la tendencia y determinar si hay consistencia. Cuanto más plano salga el dibujo tanto mejor en cuanto a consistencia. Y cuanto menos color se vea menos oscilación, especialmente en el momento del disparo.

En esta pantalla se dibuja mediante unos trazos animados de colores la oscilación del cañón antes (azul), durante (amarillo) y después (rojo) de presionar el disparador. El trazo se dibuja sobre unos círculos concéntricos en torno al hipotético punto de impacto que se corresponde con la puntuación obtenida, siendo el centro 100 puntos. El momento justo en el que presionas el disparador aparece marcado por una X. Obviamente interesa reducir la oscilación del cañón al máximo, especialmente en el momento del disparo, que representa el trazo amarillo. La oscilación del cañón por cuestión del retroceso en el caso de fuego real se representa por el trazo rojo, lo que puede ayudar a percibir qué tal se controla el retroceso, o si se sacude la muñeca al presionar el disparador.

En esta otra pantalla se presentan en una lista todos los disparos de una misma serie indicando puntuación y tiempo de cada disparo, así como un resumen de la serie en el encabezado con la puntuación media y el tiempo total cuando corresponda.

La aplicación incluye múltiples opciones, tanto a la hora de presentar los datos, como a la hora de practicar diferentes ejercicios: solo mano fuerte, solo mano de apoyo, cambio de cargador, etc. Pero lo mejor es que las posibilidades son ilimitadas y MantisX no deja de evolucionar. Cada poco tiempo hay disponible una actualización que mejora la aplicación y añade opciones. Por ejemplo, el modelo original X ─que es el que yo tengo─ utiliza un tornillo para sujetar el sensor al arma, lo cual te obliga a tener siempre a mano un destornillador. Todos los nuevos modelos (X3, X7 y X10) utilizan un sistema de anclaje más rápido y sencillo que no requiere herramientas. Pero pensando en todos sus usuarios existe la posibilidad de cambiar el tornillo por otro que no requiere destornillador.

Una opción de la aplicación, que a mi me resulta muy interesante y útil, es la de obtener inmediatamente la puntuación de cada disparo de viva voz. La aplicación te lee en voz alta la puntuación obtenida tras realizar cada disparo. Así mientras todavía estás con el seguimiento del disparo [follow through] puedes saber qué tal ha ido la cosa.

 

Otra opción muy interesante es que cada usuario puede crear su propia cuenta MantisX en la que se almacenarán todos sus datos. De esta forma varios usuarios pueden utilizar un mismo sistema MantisX, cada uno en la aplicación instalada en su propio móvil con su propia cuenta, o bien cada uno con su propia cuenta en la aplicación instalada en el mismo móvil. Todos los datos se guardan en la cuenta particular de cada tirador o usuario y pueden consultarse incluso en la web, aunque es en la aplicación donde aparecen todas las opciones.

Se pueden crear grupos de usuarios, unirse a un grupo, seguir a otros tiradores, e incluyo intercambiar mensajes; eso permite y fomenta la competitividad, a la par que motiva el entrenamiento y la superación.

En sus inicios solo existía un modelo de MantisX, pero actualmente son 4 los modelos disponibles: X, X3, X7, X10. Los modelos varían en precio y en funcionalidades, de forma que el X10 es el más avanzado y caro (sin llegar a ser un lujo, porque no llega a los 250 €). Los modelos X y X3 incluyen análisis de los disparos con fusil y pistola, el X7 es solo para escopeta y el X10 viene con todo (fusil, pistola, escopeta y arco) y todas las funcionalidades (análisis del retroceso, desenfunde, múltiples blancos, fuego en movimiento, blancos móviles, tiro rápido). Asimismo, todos los nuevos modelos (X3, X7 y X10) pesan la mitad (14 g) que el primer modelo X (28 g) y su autonomía es de más del doble (20 horas frente a las 8 del X).

Además, el MantisX está diseñado para durar. Su construcción es muy robusta y la electrónica muy resistente. Para guardarlo bien protegido incluye una funda rígida específica, con el interior acolchado y el espacio para acomodar el sensor. También es posible adquirir una caja hermética Pelican 1010 con el hueco exacto en el acolchado interior para acomodar el sensor; al principio esa era la funda que venía de serie con el modelo X, por eso la tengo.

En resumidas cuentas, si quieres tener un entrenador personal para tus sesiones de entrenamiento, hazte con un MantisX. Puedes adquirirlo directamente en Amazon, al menos en su versión X, o a través de la página web de MantisX cuaquier modelo y accesorio.

Si crees que lo que acabas de leer merece la pena, tanto como unos céntimos o euros, puedes donarlos. ¡Gracias! 

Si compras algo podríamos recibir una comisión por estos anuncios. A ti no te cuesta nada.


.

Acerca de Jorge Tierno Rey

Administrador del blog. Regalahúmos. Experto en nada. Ninja del teclado. Sin experiencia real en combate. Autodidacta. Sin formación. Sin preparación. Siempre aprendiendo. Me encanta aprender.
Esta entrada fue publicada en Material didáctico. Guarda el enlace permanente.

Por favor, déjanos tus comentarios. Se agradecen.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.