Team Wendy: Ciencia y Tecnología para proteger la cabeza. Investigación para prevenir conmociones cerebrales y TCEs.

Subscribe

Desde sus orígenes los soldados se han protegido la cabeza con lo que podían encontrar en su época. El casco ha sido una pieza fundamental de todos los combatientes desde sus orígenes. En un principio no había mucha Ciencia y Tecnología disponible que permitiera disponer de diseños y materiales realmente eficaces y funcionales. La evolución ha permitido que hoy día contemos con unos cascos de protección para la cabeza más eficaces que nunca, con la tecnología más avanzada en materiales y diseño. Si hay una marca que se preocupa por buscar la mejor protección para la cabeza de combatientes y rescatadores esa es Team Wendy, que se debe a ello por su propia fundadora. Ya hemos hablado de Team Wendy anteriormente, incluso grabamos un podcast en el que hablamos con su director, y continuaremos haciéndolo en el futuro, porque confiamos en sus productos y en su filosofía de negocio.

Típica, odiada e incómoda badana del casco de combate español modelo MARTE

INVESTIGACIÓN PARA PREVENIR CONMOCIONES CEREBRALES Y TCEs

Cada vez está más claro que una conmoción cerebral o un traumatismo craneoencefálico leve (TCEL) puede provocar un trastorno importante de por vida que afecte a la capacidad de un individuo para funcionar física, cognitiva y psicológicamente. Es increíble el número de lesiones de este tipo que se producen. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. [Centers for Disease Control and Prevention (CDC)] estiman que cada año 1,7 millones de personas en EE.UU. sufren un TCE, el 75% de los cuales son conmociones cerebrales u otras formas de TCELs.

La principal misión de Team Wendy, como homenaje a Wendy Moore, radica en comprender las causas y mecanismos de los Traumatismos Craneoencefálicos para así encontrar formas de prevenirlos. Existen varias iniciativas de Team Wendy en marcha con este fin.

 

IMPACTO BALÍSTICO Y DE UN GOLPE

Los cascos de protección para la cabeza han de mitigar un amplio abanico de fuerzas de impacto, desde golpes de poca energía «sin conmoción cerebral» contra elementos del interior de un vehículo, choques y caídas más graves, hasta explosiones y amenazas balísticas de muchísima energía.

 

IMPACTO DE UN GOLPE (LINEAL Y ANGULAR)

La forma tradicional de determinar la capacidad de un casco para proteger la cabeza frente al impacto de un golpe consiste en comprobarlo mediante una torre de caída en un solo eje. El disponer de esta capacidad para realizar pruebas internamente permite a Team Wendy  desarrollar y optimizar rápidamente los materiales y el diseño de sus cascos, además de mantener unos estándares de primera calidad en sus sistemas de forro interior para cascos.

Sin embargo, cuando la cabeza recibe un impacto en el mundo real esta puede experimentar movimientos no lineales complejos que no se reproducen bien con las formas tradicionales de realizar pruebas de impacto. Se sabe cada vez mejor que los movimientos angulares y rotativos en particular juegan un papel clave en la tensión sobre el tejido cerebral que produce un TCE. Al tener en cuenta tales circunstancias, en Team Wendy pueden ser capaces de descubrir las claves que les permitan mejorar la capacidad de un casco para mitigar la conmoción cerebral.

Aunque actualmente no existe una forma consolidada para hacer pruebas de impactos rotativos ni umbral para estas lesiones, Team Wendy ha finalizado una serie de pruebas internas e independientes para comprender cómo los diseños del casco y el forro interior pueden mitigar los efectos de las aceleraciones rotativas por el impacto de un golpe. Esto incluye pruebas de desarrollo de estructuras de gestión de energía de TPU (Poliuretano Termoplástico) y su adaptación tanto a cascos de combate terrestres como de dotaciones aéreas. Team Wendy continúa trabajando para mejorar el conocimiento sobre la biomecánica de un impacto y el mecanismo que produce una conmoción cerebral, en busca de mejoras formas de realizar pruebas de impacto con el fin último de logras cascos que ofrezcan una mejor protección para la cabeza.

 

IMPACTO BALÍSTICO

Las amenazas balísticas plantean un desafío completamente diferente para su mitigación respeto a la protección frente al impacto de un golpe. Team Wendy ha estado implicada en varios esfuerzos de I+D para diseñar y adaptar materiales innovadores en el forro interior de un casco y entender cómo se pueden optimizar para limitar los traumatismos. A través de una línea de investigación actualmente en marcha, financiada por una partida Broad Agency Announcement (BAA) del Mando de Operaciones Especiales estadounidense (USSOCOM), Team Wendy continúa perfeccionando los materiales del acolchado que minimiza la transferencia de fuerza al cráneo, repartiendo los niveles de energía cinética que anteriormente solo podía mitigar la carcasa exterior dura del casco.

 

EXPLOSIÓN

Además de las amenazas de impactos balísticos y por golpes frente a las que están diseñados para proteger los cascos de combate, existe otro peligro: las ondas de choque que generan dispositivos explosivos improvisados (IEDs), dispositivos de apertura y otras explosiones.

La propagación del propio frente de la onda de choque (un fenómeno clasificado como lesión «primaria» por explosión) puede contribuir a las lesiones cerebrales. En apoyo de las investigaciones para entender el problema de las lesiones cerebrales relacionadas con una lesión «primaria» por explosión, Team Wendy ha llevado a cabo pruebas de explosiones reales con una comparación de prototipos de instrumentos con forma de cabeza, pruebas en tubo de choque [shock tube] sobre materiales de forro interior de casco como parte de una iniciativa de investigación del Ejército de Tierra estadounidense (Army Small Business Innovation Research) y ha moderado un grupo de debate sobre el problema con los principales expertos en la materia.

 

TECNOLOGÍA

ESPUMAS

Team Wendy fabrica varias espumas de poliuretano de celdas abiertas específicamente diseñadas para mitigar impactos y absorber energía. Formulada a medida por los químicos e ingenieros de Team Wendy, cada material se puede desarrollar en una amplia gama de densidad y dureza con variadas propiedades viscoelásticas del material.

 

ESTRUCTURAS DE POLÍMERO

Además de sus tecnologías patentadas en espumas, Team Wendy ha estudiado las capacidades de estructuras geométricas moldeadas para mitigar fuerzas de impacto y gestionar aceleración al doblarse y colapsarse por compresión ─actuando del mismo modo que la parte deformable de un vehículo─. La recién patentada tecnología permite un ajuste fino de la respuesta al impacto a través de la selección del material y la geometría de las partes, lo que le proporciona una respuesta única a la tensión-presión difícilmente alcanzable con espumas tradicionales de estructura uniforme.

 

(Este artículo es una traducción de su original en inglés Science and Technology: Research – Preventing Concussions and TBI)

Si quieres apoyar la existencia de este blog, puedes donar uno o varios euros. ¡Gracias!


Si compras algo podríamos recibir una comisión por estos anuncios. A ti no te cuesta nada.


.

Acerca de Jorge Tierno Rey

Administrador del blog. Regalahúmos. Experto en nada. Ninja del teclado. Sin experiencia real en combate. Autodidacta. Sin formación. Sin preparación. Siempre aprendiendo. Me encanta aprender.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Por favor, déjanos tus comentarios. Se agradecen.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.