«Para enseñar no hace falta ser bueno», otra excusa de los mediocres.

Subscribe

Enfrentamiento armado de un policía de Pennsylvania

Aun peor que la mediocridad son las excusas para no intentar acabar con ella. Y si hablamos de competencia con armas de fuego, las excusas no justifican el peligro que corren propios y extraños por la incompetencia de uno. Las excusas ─ni estrés, ni fisiología, ni amígdala, etc.─ no eximen de responsabilidad al mediocre o incompetente, aunque él crea que si. El remedio es bien sencillo: un entrenamiento adecuado ─lo cual tiene un precio─. El caso es que parece que hay algunos que pretenden instaurar la mediocridad como excelencia, y al cúmulo de excusas de los mediocres algunos instructores suman la de que «para enseñar no hace falta ser bueno». Por tanto, no solo no disparan bien, sino que ni siquiera disparan ante sus alumnos ─por miedo o vergüenza─ (alguno incluso llega a decir que «en combate no hace falta agrupar»).

La realidad es tan sencilla como lo que me comentaba el otro día mi amigo Arturo San Martín:

Conozco a unos cuantos que dicen que para enseñar no hace falta ser bueno (ni idea de práctica, solo teoría). Lo que no hace falta es ser el mejor, pero sí lo suficientemente bueno para que los alumnos tengan un referente para comenzar, ya que la primera forma que tiene el ser humano para aprender es visualmente.

Arturo San Martín

Cualquier instructor que se precie entrena, puede que más o puede que menos, pero entrena para no ser un mediocre y así llegar a ser lo más competente que pueda con las armas de fuego. La mera inquietud por entrenar acredita a un instructor como decente, más que los resultados en sí, que seguramente acompañen al grado de entrenamiento. Claro que no hace falta ser el mejor tirador del país o del mundo, pero interesa poder ser calificado de buen tirador más que de malo. Eso demuestra que se sabe de lo que se habla y se presenta al alumno un ejemplo o referencia en la que fijarse.

A tiros con la diligencia

Precisamente, con la proliferación de instructores y escuelas de formación, se podría decir que todos aquellos que no demuestran lo que valen delante de sus alumnos entran en la lista de instructores o escuelas a evitar. Ahora mismo no se me ocurre ningún instructor de prestigio que no demuestre lo que vale delante de sus alumnos, además normalmente con un nivel muy alto. Ahí tienes una buena pista a la hora de descartar instructores: ¿le han visto disparar alguna vez en sus clases o cursos? ¿sabe disparar medianamente bien? ¿en sus clases o cursos demuestra los ejercicios de tiro después de explicarlos?

Vergüenza es lo que debería darles a todos los que ponen excusas para su mediocridad en lugar de entrenar para ser competentes.

Sorprendentemente hay instructores que no disparan delante de sus alumnos. También están los que disparan ejercicios más sencillos que los de sus alumnos: los alumnos disparan a X metros del blanco, pero el instructor lo hace a unos cuantos metros menos. Incluso hay quien habla de lo que valía en el pasado, pero no demuestra lo que vale en el presente: ¡yo en mis mejores tiempos disparaba 300 mil cartuchos al año! (obviamente eso es imposible de creer). Otros son «instructores encubiertos», que no te pueden contar nada sobre ellos mismos y mucho menos que les veas con un arma en las manos, así que solo le dan a la lengua para contar mil y una historias: «si te lo cuento tendría que matarte», dicen. Hay personas que vergüenza es lo que no tienen.

En fin, que no hay excusas para la mediocridad y que cada uno tiene que demostrar lo que vale sin miedo o vergüenza, máxime si es instructor. Un instructor no tiene que ser el mejor del país o del mundo, pero tampoco vale ser más malo que el veneno y poner como excusa que «para enseñar no hace falta ser bueno». ¿Te imaginas a un profesor que pretenda enseñar a sumar a sus alumnos sin saber sumar con soltura, sin demostrarles cómo se suma a sus alumnos?

Si quieres apoyar la existencia de este blog, haz el favor y dona uno o varios euros. ¡Gracias!


Si compras algo podríamos recibir una comisión por estos anuncios. A ti no te cuesta nada.


Acerca de Jorge Tierno Rey

Infante de Marina desde 1999, Capitán desde 2007. Experto en nada. Siempre aprendiendo. Me encanta aprender. Sin experiencia real en combate. Traduzco decentemente textos del inglés al español. Fundé y escribo en El Blog de Tiro Táctico (tirotactico.net). Soy un profesor mediocre. Más de 2.500 horas de clase, más de 60 cursos, más de 1.200 alumnos me han sufrido.
Esta entrada fue publicada en Conceptos y definiciones. Guarda el enlace permanente.

Por favor, déjanos tus comentarios. Se agradecen.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.