Respuesta inmediata de un vigilante de seguridad ante un enfrentamiento armado por sorpresa. Escrito por Tom Givens.

Atraco a mano armadaMuchas veces me comentan que las personas «no pueden» hacer ciertas cosas bajo el estrés de una amenaza armada en la vida real. Normalmente, las personas que me comentan esto lo utilizan como excusa para no entrenar.

Aquí tienes un vídeo sobre un enfrentamiento armado por sorpresa, en el que dos ladrones armados inician un atraco a mano armada contra un único vigilante de seguridad armado. Tres cámaras de videovigilancia diferentes graban la secuencia, por lo que podemos hacernos una idea bastante buena de lo que sucedió. Por favor, visualízalo un par de veces y después lee mis comentarios más abajo.

En primer lugar, los ladrones entran en el edificio. Ambos tienen un arma en la mano, además uno lleva una bolsa para el botín que se creen que van a conseguir. Cuando irrumpen a través de la puerta interior, tienen la ventaja de que ya llevan la pistola en la mano, además de la sorpresa.

El vigilante de seguridad NO muestra para nada la llamada «respuesta del sobresalto» [startle response], tal como lanzar las manos hacia delante. Sus manos van DIRECTAMENTE a la pistola de su funda pistolera, la cual extrae y presenta al frente inmediatamente.

El vigilante empuña con las dos manos, a la altura de los ojos, dispara con precisión y logra impactos sobre las amenazas. Uy, lo olvidaba, no se puede enseñar a una persona a hacer eso.

Los dos ladrones armados se quedan totalmente desconcertados por esta respuesta resolutiva, violenta e inmediata del vigilante. Se quedan totalmente perplejos y huyen despavoridos. A uno de ellos se le cae la pistola al salir por la puerta cuando desesperadamente intenta escapar. Yo diría que se le desbarató un poco su ciclo OODA.

El vigilante realizó un simple movimiento lateral (pasos laterales) para conseguir varias cosas:

  1. Utilizó su mostrador de seguridad como una barrera visual (ocultación), lo que le permitió batir a uno de los ladrones primero mientras obstaculizaba la visión del otro.
  2. Se mantuvo en movimiento, lo confundió aún más a los ladrones.
  3. Al moverse pudo mantener a los ladrones a la vista en todo momento.

Tan pronto como pudo se metió en un pasillo lateral, lo que le permitió ocupar una posición relativamente a cubierto desde la que vigilar la puerta por si volvían los ladrones. Esto demuestra que mantuvo su buen juicio y continuó pensando tácticamente, a pesar de recibir el ataque totalmente por sorpresa.

Así es cómo se hace.

(Traducción de su original en inglés, escrito por Tom Givens, de RangeMaster)