¿Tienes un segundo? El ciclo OODA de Boyd en el entorno de combate cercano (CQB). Por Ken J. Good.

En los últimos tiempos en nuestro país parece existir un profundo interés por conocer la influencia del estrés o la tensión en el combate y sus consecuencias sobre el comportamiento del combatiente. De este modo, se puede comprobar cómo términos tales como amígdala, sistema límbico, habilidades motoras gruesas, exclusión auditiva, visión de túnel, adrenalina, ... son utilizados como si se tratara de algo novedoso y desconocido hasta ahora. Sería absurdamente atrevido por nuestra parte pensar que hasta hace bien poco el hombre no se había preocupado por conocer la influencia del estrés o la tensión en el combate y sus consecuencias sobre el comportamiento del combatiente. No hay ninguna duda que el combate es algo inherente al ser humano, que desde que existe ha luchado, tanto en guerras contra otros hombres, como en su vida diaria contra la naturaleza y sus animales. Es de suponer que ya el hombre de Cromagnon se vería influenciado de algún modo por el estrés o la tensión en el combate, por ejemplo, cuando tenía que hacer frente a un enorme mamut. Por tanto, resulta bastante razonable pensar que a lo largo de la historia muchos científicos y maestros se hayan preocupado por estudiar e investigar esto y que sus descubrimientos se hayan ido aplicando a la instrucción y adiestramiento de los guerreros para combatir. Cada día se sabe más y mejor al respecto, y esto es de aplicación al combate con armas de fuego, tanto en lo que al  desarrollo de t
Has alcanzado el límite de 1 artículo diario gratis. Para continuar leyendo sin límite, ¡suscríbete! ─por solo 15€ al año─. ¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí.