Special Tactics, algo de grano entre tanta paja.

Entre tanto vendehúmos táctico y más de un impostor hay veces en las que solo un ojo entrenado es capaz de «separar el grano de la paja». De un tiempo a esta parte han proliferado los expertos y escuelas en cualquier materia, que suman seguidores en redes sociales, gracias a mucho postureo, fantasía y narcisismo. Así que viene bien contar con buenas referencias y referentes, que aporten información que no sea un mero plagio o invento por parte de quienes carecen de formación y experiencia en la materia que venden. No te quepa duda que vendehúmos e impostores plagian ─normalmente bastante mal─ lo que encuentran en Internet en los productos que venden.

Afortunadamente nos tienes a nosotros para orientarte respecto a qué o quién prestarle atención, como es el caso de Special Tactics, a los que conocemos desde hace ya unos años, cuando iniciaron su proyecto empresarial, y que cada día amplían más sus contenidos. Merece la pena pagar por alguno de sus libros o cursos, en lugar de ponerse en manos de vendehúmos e impostores. Próximamente te iremos trayendo alguno de sus artículos para que conozcas mejor la calidad de sus contenidos.

(Traducción del apartado «sobre nosotros» de la web de Special Tactics)


Special Tactics fue desarrollado por operadores veteranos ya retirados procedentes de unidades especiales de primer orden junto a un variado equipo de expertos de las comunidades de operadores especiales, de militares convencionales, de policías y de académicos. Nuestra misión es ayudar a mejorar el rendimiento técnico, físico y mental entre militares, policías, profesionales de la seguridad privada y ciudadanos responsables. Consideramos nuestra misión como algo más que un trabajo o negocio, como una continuación de nuestro deber sagrado con Dios, nuestro país y las personas de todo el mundo que aman la paz. Para cumplir esta misión fundamental, nos centramos en tres conceptos clave que constituyen la base de nuestra filosofía de entrenamiento.

SIMPLIFICAR: en situaciones de alto estrés, las estrategias complicadas suelen fracasar. Hacemos hincapié en una preparación minuciosa y una ejecución disciplinada de tácticas, técnicas y procedimientos (TTPs) probados en combate. Esta sencilla pero eficaz estrategia puede capacitar a una persona o equipo para afrontar con confianza hasta los desafíos más difíciles.

CENTRARSE EN LOS ESENCIAL: el tiempo, la energía y los recursos son siempre limitados, por lo que resulta fundamental centrarse en las habilidades esenciales que conducen directamente al rendimiento óptimo en una situación crítica. Cada fase y aspecto del entrenamiento ha de tener una aplicación clara en una situación realista del mundo real.

DOMINAR LOS PRINCIPIOS BÁSICOS: es mejor dominar solo unas cuantas técnicas básicas que aprender superficialmente un montón de técnicas. La verdadera maestría no se consigue practicando algo una, dos o diez veces, sino interiorizando una habilidad para responder intuitiva o automáticamente, más rápido que pensar. Asentar una base sólida de competencia en este nivel de maestría es la única forma de mejorar al máximo liderazgo, trabajo en equipo y eficacia operativa.

.