Tiro dirigido vs. Tiro apuntado. Una Perspectiva Histórica, por Tom Givens.

¡Cuántas veces habré escuchado o leído aquello de “con estrés no se puede apuntar”! Se trata de un argumento habitual entre aquellos que defienden el tiro dirigido [point shooting] por considerar que a corta distancia, en situaciones de estrés, o yo qué sé, no pueden utilizarse los elementos de puntería para apuntar. Desgraciadamente en muchos casos este argumento no viene acompañado de hechos que lo refrenden. Otros utilizan argumentos bastante más convincentes, que se basan en experiencias reales (no simulaciones condicionadas) que han podido recopilar (incluso entre sus antiguos alumnos), para defender que siempre hay que apuntar el arma utilizando los elementos de puntería y que sólo así será posible colocar los impactos sobre una amenaza correctamente. Indudablemente esto resultará más difícil en condiciones de estrés, motivo por el que hay que prepararse a conciencia.

Pues bien, en el siguiente artículo Tom Givens, de RangeMaster, nos explica por qué considera que el tiro dirigido [point shooting] forma parte del pasado y es el tiro apuntado [sighted fire] el que procede utilizar a día de hoy. Sus argumentos parecen válidos y sólidos, lo que no así sucede con algunos defensores del tiro dirigido [point shooting] que se limitan a “citar” sin más (apelación a la autoridad, como nos indica Tom en su artículo).

(Artículo publicado en el número de ENE14 de la revista gratuita Tactical Online)

(Este artículo es una traducción de su original en inglés Point Shooting vs. Sighted Fire. An Historical Perspective escrito por Tom Givens y  publicado en la revista SWAT en su número de enero del año 2013. La traducción y publicación de este artículo cuenta con la autorización de Rich Lucibella, director de la revista SWAT)

Aquellos que se adiestran en el uso defensivo de la pistola han mantenido varios encarnizados debates durante años que continúan en la actualidad. Entre ellos se incluyen la controversia del “9 mm. vs. .45”, el debate “revólver vs. pistola semiautomática” y la discordia “tiro dirigido[1] vs. tiro apuntado[2]”.

[1] Según la Wikipedia (http://en.wikipedia.org/wiki/Point_shooting) el tiro dirigido o point shooting, también llamado tiro centrado en la amenaza [threat focused shooting], es una técnica de tiro con un arma de fuego que confía en las reacciones instintivas de un tirador, la cinemática y el uso de la biomecánica que se puede utilizar con eficacia en emergencias que amenazan la vida para batir rápidamente blancos cercanos.
Esta técnica de tiro se recomienda en situaciones que amenazan la vida, en las que no se puede utilizar el tiro apuntado debido a la falta de tiempo para usar los elementos de puntería del arma, a las condiciones de poca luz o a la reacción natural del cuerpo humano ante amenazas cercanas que impide cumplir los requisitos de la puntería en el tiro apuntado.
(Obviamente este artículo viene a contradecir esta definición con ciertos argumentos que parecen válidos e incluso sólidos)
[2] Se entiende por tiro apuntado o sighted fire aquella técnica de tiro en la que se utilizan en todo momento los elementos de puntería del arma para colocar los impactos sobre el blanco.

En cualquier debate sobre una materia alguna de las partes suele recurrir a lo que se conoce como una “apelación a la autoridad”, especialmente si no dispone de una base fáctica para su argumento. Normalmente una “apelación a la autoridad” se plasma tal que así: “Mi postura es correcta porque así lo dijo …(escribir aquí un nombre)… o porque así lo hacía …(escribir aquí un nombre)…”.

Una de las apelaciones a la autoridad a la que más habitualmente recurren los partidarios del tiro dirigido [point shooting] es que “William Fairbairn utilizaba el tiro dirigido  y se lo enseñó a sus hombres en Shanghai en los años 1920 y 1930 y durante la Segunda Guerra Mundial se lo enseñó a los agentes secretos estadounidenses de la Oficina de Servicios Estratégicos [Office of Strategic Services (OSS)]”.

Imagen 3

Todo eso es cierto. Sin embargo, uno tiene que saber algo más de la historia de fondo para entender por qué Fairbairn utilizaba esta técnica y por qué sus motivos ya no son válidos.

En primer lugar, quizás un poco de historia contribuya a ver este asunto desde la perspectiva adecuada.

SHANGHAI

Shanghai es una ciudad portuaria de la costa Este de China. Al entrar en el siglo XX algunas potencias europeas obligaron al gobierno chino a cederles el control sobre ciertos puertos, incluido Shanghai, en los que los europeos construyeron modernos enclaves para su personal que supervisaba el vasto imperio comercial chino. Además del comercio legítimo estos puertos se convirtieron en centros neurálgicos para el comercio del opio y el tráfico humano.

En 1936 Shanghai era una de las ciudades más grandes del mundo con una población total de más de tres millones de habitantes. De todos ellos sólo 35.000 eran europeos, pero controlaban la ciudad y vivían en un moderno enclave con un circuito de velocidad, colegios y todos los servicios culturales que deseaban. Para mantener el orden y proteger a los europeos (principalmente británicos, franceses y alemanes) se había constituido la Policía Municipal de Shanghai (PMS) en 1854, dirigida por los británicos.

Durante los años 1920 y 1930 se produjo un importante aumento de la violencia criminal, alimentada por traficantes de opio y otros contrabandistas, bandas especializadas en la prostitución y el juego, activistas del partido comunista y delincuentes habituales. Estos grupos estaban en lucha constante contra los miembros de la PMS.

FAIRBAIRN Y APPLEGATE

William E. Fairbairn se alistó en la Infantería Ligera de la Real Infantería de Marina [Royal Marines Light Infantry] en 1901. Posteriormente se pasó a la PMS, en la que ascendió hasta el empleo de Inspector Jefe [Assistant Commissioner]. Durante muchos años en los años 1920 y 1930 se encargó de todo el adiestramiento con armas de fuego de la PMS y además participaba habitualmente en redadas peligrosas y otras operaciones. Esto supuso su implicación personal en literalmente decenas de combates con armas de fuego a lo largo de su carrera.

Junto con su compañero, Eric Sykes, concibió un sistema de combate cuerpo a cuerpo conocido como “Defendu” así como un programa de adiestramiento con armas de fuego para todo el personal de la PMS.

Imagen 4

Cuando la Segunda Guerra Mundial se aproximaba tanto Fairbairn como Sykes abandonaron Shanghai y regresaron a Inglaterra. Sykes se quedó en Inglaterra durante la guerra enseñando a Comandos británicos y miembros del Ejecutivo de Operaciones Especiales [Special Operations Executive (SOE)], el equivalente británico de la estadounidense Oficina de Servicios Estratégicos [Office of Strategic Services (OSS)]. A Fairbairn lo enviaron a los Estados Unidos para adiestrar a Comandos canadienses y estadounidenses y agentes de la OSS, la antepasado de la CIA.

Uno de los alumnos de Fairbairn en la OSS fue el Coronel Rex Applegate, que escribió ampliamente sobre sus técnicas y fue en gran medida responsable de la propagación en los Estados Unidos de sus enseñanzas. Si un defensor del tiro dirigido [point shooting] recurre a una apelación a la autoridad normalmente hace referencia a Fairbairn o a Applegate.

SHOOTING TO LIVE [Disparar para Vivir]

Fairbairn y Sykes escribieron juntos un libro titulado Shooting To Live [Disparar para Vivir] que fue publicado por primera vez en 1942. En la actualidad la editorial Paladin Press ofrece una reimpresión de este excelente libro que debería figurar en la biblioteca de cualquier entusiasta de las armas al que le interese la historia.

Shooting To Live [Disparar para Vivir] de Fairbairn & Sykes

Shooting To Live [Disparar para Vivir] de Fairbairn & Sykes merece un lugar en la biblioteca de cualquier tirador serio.

Tras la formación inicial se le asignaban un total de 36 cartuchos al año a cada policía para su adiestramiento y recalificación, una cantidad absolutamente escasa. La formación inicial de un aspirante se realizaba a dos y cuatro yardas [1’8 y 3’6 metros] del blanco y el criterio de evaluación consistía en un 50 % o más de impactos ¡en cualquier parte de un blanco-silueta a tamaño real! No parece algo demasiado exigente.

¿Cómo funcionó este régimen de formación en las crueles calles de Shanghai? Durante el periodo entre 1929 y 1938 los policías de la PMS realizaron un total de 3.329 disparos con sus pistolas en enfrentamientos reales con criminales. Estos 3.329 disparos reportaron un total de 159 sospechosos muertos y además 149 sospechosos heridos. En otras palabras, los policías de la PMS realizaban una media de 10’8 disparos por cada baja que ocasionaban entre sus agresores.

Los carentes de adiestramiento delincuentes chinos, durante el mismo preciso periodo de tiempo, realizaron un total de 789 disparos sobre los policías de la PMS con el resultado de 19 policías muertos y además 67 policías heridos. Los delincuentes realizaban una media de 9’2 disparos por cada baja que ocasionaban, lo que quiere decir que los policías adiestrados en la técnica de tiro dirigido [point shooting] de Fairbairn resultaban realmente menos eficaces que sus adversarios delincuentes carentes de adiestramiento.

Esto plantea la cuestión “¿por qué persistió Fairbairn en una técnica tan ineficaz?”. Creo que la respuesta resulta bastante sencilla y se puede ilustrar sin demasiados problemas.

ARMAS CORTAS REGLAMENTARIAS EN LA PMS

La PMS proporcionaba todas las armas cortas que utilizaban sus policías y dado que contaba en sus filas tanto con policías europeos (principalmente británicos) como con policías asiáticos dos eran los tipos de pistolas reglamentarias. Los policías europeos eran dotados de pistolas Colt 1911 en calibre .45 y los más menudos policías asiáticos eran dotados de pistolas Colt 1908 Pocket Hammerless en calibre .380 (9 Corto). Todas estas pistolas fueron fabricadas por Colt en los años 1920 y principios de los años 1930. Personalmente Fairbairn no le tenía mucho cariño a las Colt en calibre .380 pero creía que eran lo mejor que podía ofrecerles a los policías con manos demasiado pequeñas para manejar bien una 1911.

Se da la casualidad que tengo una de las pistolas 1911 de la PMS, con número de serie 233, un modelo comercial de Colt Government fabricada en 1928. Lleva grabado “Shanghai Municipal Police” en el armazón y el número 233 en el armazón, en la corredera y en el cañón. Se trata de un modelo transitorio de 1911, con algunas características de la 1911 y algunas de la 1911A1. Los cambios entre el modelo 1911 y el 1911A1 empezaron en 1927 pero muchas pistolas fabricadas en los dos años siguientes fueron ensambladas a partir de piezas que estaban a mano en la fábrica y de tanto en cuando se ven estos modelos transitorios.

Pistola 1911 de la Policía Municipal de Shanghai con número de serie 233

Pistola 1911 de la Policía Municipal de Shanghai con número de serie 233

 

 

También tengo una Colt 1908 Pocket como las reglamentarias en la PMS (aunque la mía no perteneció a la PMS). Ambas pistolas disponen de unos elementos de puntería que resultan pésimos desde el punto de vista del tiro. El punto de mira es minúsculo (bajo y muy estrecho) y, tanto en las pistolas 1911 como en las 1908, la muesca del alza es muy pequeña. Resulta casi imposible ver estos elementos de puntería salvo con una iluminación ambiental perfecta y es muy difícil alinearlos a cualquier velocidad.

La conclusión es obvia si se comparan los elementos de puntería de la 1911 y la 1908 con los de la pistola que porto actualmente, una Glock 35. Fairbairn enseñaba el tiro dirigido porque los elementos de puntería de sus armas resultaban inútiles. No hacen falta mayores explicaciones. Si tienes unos elementos de puntería que no puedes ver aprendes a dirigir el arma.

Hoy día que los modernos elementos de puntería de alta visibilidad son un estándar en el sector es momento de dejar atrás los años 1930.

Puntos de mira de una Glock 35 y de una 1911 de la PMS

Puntos de mira de una Glock 35 y de una 1911 de la PMS

Diferene alza de una Glock 35 y de una 1911 de la PMS

Diferene alza de una Glock 35 y de una 1911 de la PMS

Antes de formar parte de RangeMaster a tiempo completo en 1996 Tom trabajó durante 25 años como policía y especialista en seguridad.
Durante más de 35 años Tom ha participado en la enseñanza de las armas de fuego. Ha formado tanto a vigilantes de seguridad como a policías a nivel nacional, autonómico y local, así como a policías extranjeros.
Tom ha llevado a cabo cientos de detenciones, entre las que se incluyen numerosas detenciones de delincuentes armados, y ha utilizado con éxito una pistola para defenderse a sí mismo y a otros frente a criminales armados. Tom diseña y supervisa todos los cursos de formación en RangeMaster y es el principal instructor de los cursos de pistola nivel 3-5 y cursos especializados. Además de los cursos en Memphis (sede de RangeMaster) Tom enseña durante todo el año en otros lugares a lo largo y ancho de los Estados Unidos.
Si crees que lo que acabas de leer merece la pena, tanto como unos céntimos o euros, puedes donarlos. ¡Gracias! 

Tercios del Mar, Historia de la primera Infantería de Marina española


Si compras algo podríamos recibir una comisión por estos anuncios. A ti no te cuesta nada.


Acerca de Jorge Tierno Rey

Administrador del blog. Regalahúmos. Experto en nada. Ninja del teclado. Sin experiencia real en combate. Autodidacta. Sin formación. Sin preparación. Siempre aprendiendo. Me encanta aprender.
Esta entrada fue publicada en Material didáctico. Guarda el enlace permanente.

31 respuestas a Tiro dirigido vs. Tiro apuntado. Una Perspectiva Histórica, por Tom Givens.

  1. Juan dijo:

    Hola a todos. Aunque he sido militar, mi especialidad no era el tiro. No tengo los conocimientos prácticos, tácticos, históricos ni bibliográficos que algunos ponentes parecen poseer, así que voy a usar lo que muchos escritores y especialistas con una opinión interesada no suelen usar: el sentido común. Disparar con una mano, con las dos, el tipo de arma a usar, si se dirige el disparo o se apunta religiosamente, todo son herramientas y técnicas cuyo uso no debe ser defendido por la costumbre ni el postureo (¿a cuántos Cobrettis hemos visto en los campos de tiro con palillo y todo? XD ), sino por la necesidad del momento y las posibilidades de llevarlo a cabo. Vivimos en un mundo en el que cualquiera puede comprar un chaleco antibalas en Amazon, sin ir más lejos, (acabo de comprobarlo 269,99 €) por lo que no importa si no nos gusta, o nos hace parecer poco cowboy, apuntar se ha convertido en una necesidad. Los ejércitos, los cuerpos de seguridad pública y privada, están bajo la lupa de la opinión pública constantemente. Tirar al bulto y rezar para que el agresor quede incapacitado para devolver el fuego, también ha dejado de ser una opción. Bueno, no creo haber arrojado demasiada luz al debate, pero creo que es mejor que hacer las cosas porque lo dijera alguien con posibilidades, capacidades, armamento y escenarios distintos hace 80 años.
    Tengo una pregunta: En los escenarios en los que se prevé poca iluminación (noche, interior de edificios viejos…) ¿No es posible acoplar visión termográfica al arma o al casco? Cada miembro del equipo puede llevar, además, un aparato pequeño, tipo insignia o chapa que genere una huella térmica distintiva para evitar confusiones indeseadas.
    Un saludo 🙂

  2. Carlos, estoy totalmente de acuerdo contigo y entiendo que todo instructor de tiro y cualquiera que pretenda prepararse para combatir con armas de fuego lo único que busca es prevalecer frente a su oponente, es decir, impactar primero. La cuestión es cómo llegar a conseguir impactar primero. Ahí es donde entran todos estos debates que buscan llegar a determinar qué resulta más eficaz.

  3. Carlos Mones dijo:

    Estimados Hermanos, hace muy poquito que he descubierto este espacio, el Blog de Jorge, el nivel profesonal con que se abordan todos los temas vinculados al uso de armas, ademas de las excelentes posibilidades de acceder a paginas de primer nivel sobre el tema. Como soy nuevo en el Blog, les comento que participo desde Argentina, mas precisamente desde Cachi, en los Valles Calchaquies en la Provincia de Salta. El año pasado me he jubilado, era Comisario De tiro e Instructor en el Tiro Federal de Cordoba y hace exactamente 57 años que uso armas de fuego, disciplina hermosa en la que mi padre me inicio cuando yo tenia 5 años, habiendo tenido mi primer torneo a los ocho, con Mauser a 150 mts., no pudiendo asumir las tres posiciones, haceptaron qu realizara los 15 disparos en posicion de tendido(cuerpo a tierra).
    Bueno disculpen mi disgregación…voy al tema. Sin dudas, en un enfrentamiento armado,a no mas de tres metros creo que el tema: «sin miras o con miras» es totalmente secundario. Lo fundamental, lo que cuenta es: yo sigo vivo, mi agresor NO. Con todo respeto y humildad, frente a comentarios como los que han vertidos auténticos «pesos pesados», me permito comentar que cuando he dado un curso a personal policial de ciudades «complicadas» como Cordoba o Rosario, lo que realmente me preocupaba era que el cursante parado ante un blanco FBI, a tres mts., siguiendo la premisa;» Entrena como combatiras y combatiras como entrenas», utilizando su cartuchera de reglamento (algunas con TAPA) y portacargadores con tapas, extarjeran su arma, coloquen municion en recamara (en Argentina, la policia tiene prohibido tener bala en recamara) y efectuen un doble tap al medio del pecho en el menor tiempo posible y siempre dando un paso hacia su izquierda(la derecha del caco), sin plantearse que debian buscar los aparatos de punteria o ignorarlos. El objetivo era salir de la linea de tiro del caco quien ya tenia su arma en la mano y colocarle dos impacos en el pecho. El ejercicio comenzaba aclarandoles que no me importaba la velocidad sino que inteernalizaran la tecnica y que lo prioritario era la efectividad.
    Vaciar cargadores es para Hoolybud. Pero si me sorprende que cuando se quiere fundamentar a favor o en contra, se tomen como referencias videos de Hermanos muy capaces sin dudas, pero que estan tranquilamente parados enfrentando un carton…muy leos de un enfrentamiento.
    Con todo respeto a quienes tienen tanta mas experiencia que yo, como Instructor me preocupa trasmitir elementos que posibiliten la vida del instruido y ello puede significar que USE o NO USE LOS APARATOS DE PUNTERIA, pero que sí signifique que él sigue con vida.
    Un abrazo fraternos a todos Ustedes y FELICITACIONES a Jorge por sus aportes y profesionalismo. Gracias a todos che…

  4. Ernesto Matias dijo:

    Bien, con respecto a la demanda al señor Bruce Siddle no parece ser por fraude de su parte, sino por hacer una demanda y perder, juntamente con su esposa, en realidad no sabia que no era doctor.

    5 (cinco compañeros) en los últimos meses tuvieron enfrentamientos (no todos en servicio) todos en horas nocturnas, 4 tiene entrenamiento de tiro y si,se les enseña tiro apuntado en posición isósceles y tiros de cadera a menos de un metros del blanco, también tiro instintivo ( posición isósceles, mirando el blanco y no los aparatos de puntería) a distancias de menos de 7 metros, principalmente a 5, ademas otros ejercicios de tiro o tiro frió. Al quinto lo conozco mejor ya que fue mi alumno en un curso, el disparo que realizo hace 4 días, fue de noche y a mas de 20 metros dándole en la cabeza al delincuente, fue de parado en posición isósceles y no utilizo los aparatos de puntería (siendo que los sabe utilizar).

    Tanto la visión túnel, como el estrés afectan de forma similar pero no igual, también es verdad que muchas personas en riesgo de vida no sufrieron muchos de los síntomas que se explican o citan.

    Vuelvo sobre lo que leí del señor Tom Givens alumno de Cooper que es de filosofía apuesta a Rex Applegate alumno de Fairbairn quien trabajo con Sykes. Refuta una técnica de tiro probada en enfrentamientos, como también la de apuntar pero como le escribí situaciones «puntuales, especificas y excepcionales». en mi servicio he disparado de las dos maneras, pero cuando he apuntado fue porque podía o tuve tiempo (básicamente el blanco estaba lejos, yo estaba parapetado o no me sentí expuesto o pronto a ser agredido) también tengo varios allanamientos y detenciones de distintas complejidad y si siempre que encañone ( a fin de hacer desistir la acción agresiva) use aparatos de puntería que el arma tuviera.

    «La conclusión es obvia si se comparan los elementos de puntería de la 1911 y la 1908 con los de la pistola que porto actualmente, una Glock 35. Fairbairn enseñaba el tiro dirigido porque los elementos de puntería de sus armas resultaban inútiles. No hacen falta mayores explicaciones. Si tienes unos elementos de puntería que no puedes ver aprendes a dirigir el arma.»

    Esta conclusión no se basa ciencia pura, ni experiencia, se basa en una percepción personal y es ahí donde todo lo demás que trata de dejar fuera de juego el tiro no apuntado, pierde sustento.

    Yo he leído y visto filmaciones de Jeff Cooper también he leído artículos de Rex Apleggate y Shooting to live, pero no abrazo a ninguno. A veces es preferible decir no me gusta o no comparto tal o cual cosa que escribir un articulo liviano en fundamentos (por Tom Givens) tratando de refutar un tecnifica basándose en un alzo y un guion.

    Me queda por leer los artículos que me hace referencia (fletc.gov), de los cuales no le responderé, no por falta de educación, por el contrario para no seguir robando espacio al blog, confió que algo bueno y productivo sacare. desde ya le agradezco el permitirme expresarme, respetar mis opiniones y puntos de vista. ademas de seguir leyendo otras notas aqui publicadas.

    Ernesto Matias Peralta.

  5. Ernesto, gracias por tu respuesta. Descuida que no me ofendo, no creo que tenga por qué hacerlo. Asimismo espero que no te ofendas con mis puntualizaciones.

    Te agradezco el enlace a ese artículo pero no me inspira demasiada confianza. Se limita a repetir lo de siempre sin demasiadas explicaciones y en ausencia de referencias bibliográficas a estudios o proyectos de investigación «científicos». Sólo hace referencia a señores como Bruce K. Siddle, que por lo que parece ni es doctor ni tiene estudios ni parece haber sido policía o militar. Siddle tiene muchos «amigos» en EE.UU. y actualmente no pasa por su mejor momento al tener que hacer frente a una demanda millonaria. Asimismo su trabajo está sujeto a controversia y no es actual. En su momento fue como un vaso de agua en el desierto porque poco había al respecto. Puedes investigar en Internet y encontrarás mucha información contradictoria sobre Siddle y su trabajo. Incluso le han dedicado una página web http://web.archive.org/web/20140111212235/http://www.brucesiddlelawsuit.com/

    Por otra parte, Dave Grossman no es Doctor en Psicología sino que, si no me equivoco, tiene un máster en Counselling Psycology. De hecho, no se hace referencia a él como Dr. sino como Lt. Col. o Col. Grossman.
    El trabajo de Grossman constituye una referencia habitual aunque parece ser que tampoco está muy acertado, al igual que Siddle, en cuestiones como el ritmo cardíaco y las habilidades motoras finas bajo estrés. No en vano no presentan estudios o proyectos «científicos» sino recopilación de información de otras fuentes, que quizás no están actualizadas.

    La Dra. Alexis Artwohl Artwohl sí es doctora de verdad. Echa un vistazo a este otro artículo que trata de atajar uno de los mitos del estrés como es la visión de túnel donde se citan algunos autores de los mencionados. http://tirotactico.net/2015/07/30/mitos-y-leyendas-sobre-la-vision-de-tunel-por-w-hock-hochheim/

    En resumidas cuentas, Ernesto, que no existe una justificación clara respecto a eso del estrés y gran parte de los argumentos que se esgrimen están ya obsoletos.

    No te voy a engañar, yo no he leído mucho sobre el estrés, principalmente porque eso me llevaría años y sólo entonces podría hablar de este tema. Así que únicamente me puedo limitar a citar algunos autores y confiar en lo que digan según si sus argumentos resultan convincentes. Dos documentos que sí he leído con atención y que me convencen por las citas y referencias bibliográficas que utilizan así como por los que intervienen (algunos reputados doctores de verdad) son los proyectos de investigación del Centro Nacional de Formación Policial estadounidence [Federal Law Enforcement Training Center (FLETC)] sobre la influencia del estrés en la formación del policía y la toma de decisiones. Aquí tienes los enlaces por si quieres leerlos:
    https://www.fletc.gov/sites/default/files/imported_files/reference/research-papers/survival_scores_research.pdf

    Por otra parte, ¿tú sabes si los trabajos de esos autores (Dave Grossman, Bruce Siddle) están disponibles en español o sólo están disponibles en Inglés? Porque si sólo están disponibles en inglés y alguien los cita en algún trabajo sin saber inglés posiblemente se trate de una cita copiada de una cita de otra cita… ya que difícilmente podrá haber leído el mismo estos textos. Y copiar citas no es una buena forma de llegar al fondo de una cuestión y entender su origen.

    Por último, dices que «cada vez que hay un enfrentamiento y tengo la posibilidad me entrevisto con los colegas que los tuvieron; ninguno tomo puntería, básicamente sacaron el arma la dirigieron al blanco y dispararon de forma frontal algunos en isósceles y otros con una sola mano. También es cierto que la efectividad de los disparos fue muy cuestionable.»

    ¿Cuántas veces han sido? ¿De esos casos qué formación habían recibido esos policías? Difícilmente alguien va a lograr apuntar en tales situaciones si no le han formado para ello, pero ello no quiere decir que en una situación de estrés no se pueda apuntar.

    Seguramente si le doy un arma a una persona que no haya recibido la más mínima formación y la someto a una prueba en la que tiene que hacer frente a una simulación de una situación de estrés la persona ni apunte, ni dispare, ni nada, pero no será por culpa del estrés sino por su falta de formación.

    No es lo mismo decir que en condiciones de estrés no se puede apuntar que decir que una persona sin la formación adecuada en una situación de estrés no puede apuntar. ¿Sabemos si con la formación adecuada se puede apuntar en una situación de estrés? Yo no lo tengo claro. Parece que algunos en una situación de estrés sí que han sido capaces de apuntar tal y como les habían enseñado. También parece que algunos en una situación de estrés no han sido capaces de apuntar (o no recuerdan haberlo hecho), puede que porque precisamente les enseñaron a no hacerlo o porque no les enseñaron a hacerlo. No sé si me explico.

    En fin, que si la cosa estuviera tan clara no habría discusión alguna y tantas opiniones contrapuestas. No se trata de un tema que se pueda tomar a la ligera y creo que hay que escapar de los tópicos y los mitos, especialmente cuando sus fuentes no son fiables.

  6. Ernesto matias dijo:

    Señor Jorge Rey:
    No pretendo ofenderle ni a usted ni a su trabajo, me parece que muchos de los contenidos de esta pagina son buenos y necesario, otros simplemente no.
    Humildemente le tomo como a un colega, presto servicio en una fuerza y instruyo en la parte de tiro y armas. Lo que el autor del articulo expone no es así ya que la ciencia, entre ellos los neurólogos y demás ramas de la medicina, entienden que es lo que le pasa al cuerpo humano bajo altas cuotas de estrés. Aquí le dejo un enlace donde puede acceder a una explicación con base científica, el ultimo párrafo de la pagina 4 y el primero de la 5 http://www.aeitp.es/el%20deseo%20de%20sobrevivir.pdf

    Ademas tengo unos apuntes con conclusiones de Bruce K. Siddle profesional que figura también en el documento arriba mencionado, donde explica la imposibilidad de hacer uso de la miras en determinadas situación de combate principalmente en el (ámbito policial o defensivo).

    Con respecto al «guru» Jeff Cooper en cual contribuyo con muchos aportes al mundo del tiro en general, es dable mencionar que también muchas de sus verdades hicieron «agua» la posición Weaver entre ellas, la cual para hacerla se necesita de una capacidad motora compleja para ser ejecutada con visos de efectividad.

    No desestimo el tiro apuntado ya que en situaciones se podrá realizar o se deberá realizar, empero son puntuales especificas y excepcionales. Obviamente que es necesario saber hacer uso de los aparatos de puntería.
    Cada vez que hay un enfrentamiento y tengo la posibilidad me entrevisto con los colegas que los tuvieron; ninguno tomo puntería, básicamente sacaron el arma la dirigieron al blanco y dispararon de forma frontal algunos en isósceles y otros con una sola mano. También es cierto que la efectividad de los disparos fue muy cuestionable.

    Tom Givens tampoco aporta pruebas científicas de sus afirmaciones (articulo en cuestión) que básicamente son conclusiones personales. Personalmente use durante mi servicio una browning GP 35 hecha bajo licencia en argentina ( modelos anteriores a la fabricación sin licencia actual) y en practicas de combate a cuarto cerrado, discriminación de blancos y situaciones rehén apuntábamos y pegábamos, tenga usted en cuenta que el alza y el guion no distan micho de los de una
    Colt 1911.

    en cuanto pueda trascribiré lo que afirma Bruce K. Siddle, por el momento no lo tengo a mano.

    Saluda ATTE Ernesto Matias Peralta

  7. Ernesto, gracias por tu comentario. Respeto tu opinión aunque lejos de convencerme en absoluto creo que no aportas ni un sólo argumento que sustente tu opinión.

    No sé que crees saber tú que no sepan los que abogan por el tiro apuntado y no el point shooting. Si estuviera tan clara la cosa no existiría debate alguno al respecto ¿no crees?

    Estaría bien que aportaras cuáles son esos escritos a los que haces referencia y qué neurólogos son sus autores. No llego a comprender qué tiene que ver con esto un neurólogo, persona especializada en neurología, siendo la neurología el estudio del sistema nervioso y de sus enfermedades.

    Si quiero aprender a conducir le pregunto a un piloto y no a un ingeniero o un mecánico. Si quiere aprender a combatir con armas de fuego le pregunto a un operador y no a un neurólogo.

    Por otra parte, las conclusiones del autor no sólo están respaldadas por datos reales de la calle sino por otros como Jeff Cooper que abogaba precisamente por lo mismo y también contaba con el respaldo de datos reales de la calle aportados por sus alumnos que confirmaban que si se puede apuntar.

    Asimismo entre los comentarios a este artículo puedes encontrar un artículo de Randy Watt publicado en el número de invierno de 2007 de la revista The Tactical Edge bajo el título “POINT” SHOOTING, FACT OR FALLACY?.

    Un saludo.

  8. Ernesto Matias dijo:

    Realmente y sacando los datos históricos, las conclusiones del autor no tiene sustento y deja entrever mas escritorio que calle, por años de instructor que tenga, ya hay escritos de neurólogos que afirman las poca posibilidades de usar las miras metálicas del arma en situaciones de estrés. El point shooting es el mas utilizado en enfrentamientos policiales, simplemente porque es lo que sale en ese momento. Tampoco creo que allá entendido mucho el libro shooting to live. Se equivoca en sus afirmaciones, no siempre se va a poder apuntar por mas glock 35 que se tenga. El point shooting o tiro instintivo es para distancias cortas donde la visión se centra en el blanco y no en los aparatos de puntería creo que eso lo sabemos todos. poner que F&S crearon el point shooting porque las pistolas Colt tenia miras de bajo perfil es de risa.

    Ernesto Matias peralta

  9. ¿A 10 metros tiro dirigido, es decir, no utilizar los elementos de puntería? No me veo capaz. No sé lo cuán rápido se puede o tiene que disparar a esa distancia. Por norma habrá que disparar todo lo rápido que se puede pero impactando, es decir, no se trata de disparar a una cadencia de 4 disparos por segundo (0’25 segundos/disparo) sin impactar sobre el blanco sino de impactar sobre el blanco a una cadencia lo más rápida posible. A 10 m. una cadencia de 1 disparo o dos por segundo parece asequible, es decir, entre 1 y 0’5 segundos por disparo.

    El crono, la cinta métrica y el blanco no mienten. Medir exactamente la distancia al blanco, cronometra el tiempo y comprobar los impactos sobre el centro de masas nos dirá con cierta precisión nuestra capacidad en el campo de tiro. A partir de ahí todo serán dificultades en la vida real, así que esa será nuestra marca en las mejores condiciones posibles y habrá que ser muy exigentes de forma que la merma de capacidad en la vida real suponga que aún así resultamos eficaces. Fácil, lo que se dice fácil, no es.

    Una forma de comprobar si se hace uso de los elementos de puntería puede ser grabar en vídeo la secuencia situando la cámara a la altura de los ojos. Creo que fácilmente se podrá observar si los elementos de puntería llegan a situarse en la línea de visión (tiro apuntado) o si por el contrario permanecen por debajo sin llegar a su altura (tiro dirigido). Creo que no siempre seremos conscientes de si utilizamos o no los elementos de puntería, al igual que puede que no seamos conscientes de si pisamos el embrague o no al frenar nuestro coche.

    También se puede hacer la prueba cubriendo completamente los elementos del puntería con cinta de carrocero, cinta de pintor, para asegurarnos que no los utilizamos al disparar. Entonces se puede hacer la prueba con los elementos de puntería cubiertos y con los elementos de puntería sin cubrir para comprobar las diferencias.

  10. Carlos Torres dijo:

    Cierto, aparte de las caracterísicas propias, son de gran importancia las condiciones físicas del entorno, si el atacante se encuentra a dos metros, por supuesto que no voy a utilizar el tiro apuntado, sino que voy a preferir el tiro dirigido; si el atacante está a 25 metros (distancia estándar de práctica) tendré que utilizar el tiro apuntado, Y es más, he practicado tirar tiros rápidos a dos manos con 9 mm. a blancos a 10 mts. y en este caso la rapidez, como es crucial, sólo nos permite utilizar el tiro dirigido. Creo que cada tirador sabrá elegir, según sus conocimientos y las condiciones si utilizar el tiro dirigido o el tiro apuntado. Saludos. Carlos.

  11. Fran Sancho dijo:

    Saludos a todos y felicidades por el blog, aquí se aprende hasta en (o por) cada discusión. Sumándome en parte al argumento del “depende” ¿De qué depende? No del punto de vista con que se mire… no o no sólo, y sí principalmente de la distancia del enfrentamiento. Si la agresión es cercana (menos de 6 m.) efectivamente las posibilidades de que alguien te alcance (aunque no sea en zona vital, lo que dependerá de la pericia del contrario) aumentarán ya que los errores angulares serán menores con respecto al/los blanco/s ( o sea tú y/o él) Es decir sin apuntar es más fácil darle al blanco –ya digo, dependiendo de la pericia del contrario– cuanto más cercano estemos de éste. Ahora bien, desde el punto de vista policial, si en distancia corta hemos tenido que desenfundar nuestra arma y disponernos para hacer un disparo contra una amenaza (ya sea apuntando o sin apuntar) será porque efectivamente la amenaza es inminente y el peligro real. Entonces, en esta situación partimos con una clara desventaja: el tiempo y la iniciativa; somos reactivos: reaccionamos sobre la acción de otro. Por tanto, partiendo con clara desventaja nosotros sólo podemos hacer dos cosas principalmente: ser más rápidos que nuestro agresor (y también esperar que falle o no impacte en zona incapacitante) y dificultarle su blanco (nosotros) Y eso se consigue –en mi modesta opinión– disparando sin ‘perder’ tiempo en tomar miras y, para dificultarle el blanco, moviéndonos a posiciones laterales para provocar errores angulares.
    Por supuesto, a medida que la distancia del enfrentamiento aumenta todos estos parámetros irán cambiando y efectivamente la necesidad de la toma de miras irá ganando enteros porque como muy bien se escribía en esto blog: tan importante es que un proyectil sea “incapacitante” como que el mismo se aloje en una zona que produzco tal efecto; y eso se logra “apuntando” (sí: apuntando muy rápido, claro), pericia que se consigue sólo con MUCHO entrenamiento.
    Esto es más extenso pero de momento ahí lo dejo. 

Por favor, déjanos tus comentarios. Se agradecen.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.