Un solo disparo para evaluar tu rendimiento: el primer paso para mejorar consiste en reconocer tu incompetencia.

IncompetenteEsto no tiene ningún secreto. De nada sirve creerse suficientemente competente con un arma de fuego, sea fusil o pistola, si tu rendimiento no lo atestigua. Se prodrían definir muchos estándares de rendimiento que determinen el mínimo de competencia con las armas de fuego exigible a cualquier profesional, pero yo te voy a proponer una sencilla prueba con la que tú mismo podrás colgarte el sambenito de “incompetente” (así pasarás de un nivel de incompetencia inconsciente al nivel de incompetencia consciente imprescindible para poder mejorar tu rendimiento). Solo vamos a evaluar si eres capaz de colocar un único impacto en el blanco, que es el primer paso hacia la competencia con las armas de fuego; de nada sirve todo lo demás si no eres capaz de colocar sobre tu blanco ese primer disparo.

Para realizar esta prueba de evaluación únicamente necesitas lo propio para practicar el tiro (campo/galería de tiro, armamento, munición, ganas, tiempo, etc.), pero además cinta métrica (nada de estimar la distancia a ojo, que luego pasa lo que pasa) y cronómetro de tiro, para que las mediciones sean precisas. Puedes utilizar cualquier tipo de blanco siempre que lleve delimitada una zona de impactos consistente en un círculo de 20 cm. de diámetro con su centro aproximadamente a una altura de 1’50 m. Si utilizas el clásico blanco de círculos concéntricos, como el blanco NRA B-8 (la zona del 8 tiene un diámetro de 20 cm., 8 pulgadas), tendrás una mejor y más fácil referencia de puntería, gracias al contraste entre los círculos negros centrales y los exteriores en color blanco. Sin embargo, si optas por mayor realismo, puedes utilizar el blanco de combate EBdT2, que añade la dificultad de no disponer de referencias de puntería.

Esta prueba pretende evaluar de algún modo tu rendimiento en cualquier momento, por lo que tienes que ejecutarla en frío, es decir, sin calentamiento previo, nada más llegar al campo/galería de tiro, sin realizar previamente prácticas, ensayos o pruebas de ningún tipo, ni en seco ni con munición real. Además, si hace varios días o semanas desde tu última sesión de entrenamiento, tanto mejor. De hecho, lo ideal sería que en cualquier momento del día, de forma inesperada, alguien requiriera tu presencia en el campo/galería de tiro para realizar esta prueba. Se trata de evaluar tu rendimiento en caso de tener que hacer frente a una situación en la vida real que requiera hacer uso del arma de fuego, y eso ni avisa, ni permite calentamiento previo, ni se produce poco después de una sesión de entrenamiento.

La prueba no podría ser más sencilla. Ahora te explico:

  1. Sitúate a 10 m. del blanco exactamente, medidos desde la base del blanco hasta la punta de tu pie más adelantado.
  2. Empuña el arma de fuego que corresponda (fusil o pistola) en la situación que se ajuste exactamente a la condición de porte que emplees habitualmente. Esto quiere decir que el arma ha de estar lista para hacer fuego, es decir, con cartucho en recámara y montada/amartillada, o no, según sea el mecanismo de disparo del arma (simple acción, safe action, doble acción, híbrido DA/SA, etc.). Da igual si eres de los que portan su arma en condición 1 o condición 2, es decir, con cartucho en recámara, o en condición 3, es decir, sin cartucho en recámara; esta prueba no pretende evaluar tal circunstancia y se realiza con el arma ya empuñada y lista para hacer fuego tras realizar la operación que corresponda en virtud de la condición de porte empleada. La cuestión es que si, como una gran mayoría de policías y militares de este país, utilizas una pistola con mecanismo de disparo híbrido DA/SA, en el caso de portar el arma en condición 1 (arma montada/amartillada y cartucho en recámara) la prueba tienes que realizarla con el arma en simple acción, si la portas en condición 2 (arma desamartillada y cartucho en recámara) la prueba tienes que realizarla en doble acción, y si la portas en condición 3 (sin cartucho en recámara) la prueba tienes que realizarla en simple acción. No sé si me explico. No te engañes a ti mismo; si portas tu arma en condición 2 tienes que hacerlo en doble acción aunque resulte un tanto más difícil disparar.
  3. Adopta la posición y/o postura de en guardia que utilices habitualmente (normalmente la guardia baja suele ser la mejor opción), como si estuvieras haciendo frente a una potencial amenaza.
  4. Cuando estés listo, alguien o tú mismo inicia el cronómetro de tiro y a la pitada tan sólo tienes que levantar el arma, apuntar a la zona de impacto y disparar, todo ello aplicando los principios básicos del tiro.

Y esa es toda la prueba de evaluación. Rápida y sencilla. Ahora vienen los criterios de evaluación:

  1. Sólo se considera impacto bueno aquel que entre dentro de la zona de impacto delimitada por el círculo de 20 cm. de diámetro que representa el centro de masas de una amenaza. Si el impacto cae fuera de dicha zona, aunque sólo sea un milímetro, la prueba se considera no superada y queda acreditada la incompetencia consciente.
  2. Para superar la prueba hay que registrar en el cronómetro de tiro un tiempo igual o inferior a 1’5 s. Lo ideal es registrar un tiempo igual o inferior a 1 s. Si el tiempo es superior a 1’5 s., aunque sólo sea una centésima, la prueba se considera no superada y queda acreditada la incompetencia consciente.

DiplomaEso es todo. Con esa sencilla prueba quedará acreditada tu incompetencia o tu competencia consciente y será cuestión de entrenar más y mejor. Incluso te puedes imprimir un diploma que te lo recuerde, para no perder nunca de vista tu objetivo: entrenar para mejorar. Recuerda que todo consiste en realizar mil y una repeticiones perfectas para así alcanzar destreza.

Una vez quede acreditada tu competencia consciente con esta sencilla prueba, puedes pasar a realizar la misma prueba pero con el arma en la funda pistolera, en el caso de la pistola, y ambas manos delante del cuerpo a la altura del pecho. En este caso el criterio de evaluación pasa a ser de un tiempo igual o inferior a 2 s. para superar la prueba o un tiempo ideal igual o inferior a 1’5 s.

Por supuesto, siempre puedes complicarlo más si en lugar de a 10 m. del blanco optas por colocarte a 15 o 20 m., manteniendo los mismo criterios de evaluación. Así entras en un nivel superior de competencia.

Acerca de Jorge Tierno Rey

Administrador del Blog. Experto en nada. Experiencia cero. Ninja de teclado.
Esta entrada fue publicada en Ejercicios. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Un solo disparo para evaluar tu rendimiento: el primer paso para mejorar consiste en reconocer tu incompetencia.

  1. Jesús* dijo:

    Un buen reto, que nos pondrá a más de uno “en su sitio”.

    Un saludo

Por favor, déjanos tus comentarios. Se agradecen.