Posición y/o postura y empuñe de una pistola.

Técnica para el aprendizaje del empuñe con “pulgares paralelos”.La instrucción y/o adiestramiento en el combate con armas de fuego comprende aprender y practicar tácticas, técnicas y procedimientos (TTPs). Teniendo en cuenta, que puede haber tantas TTPs como puntos en una recta, es decir, infinitas; y que, además, la teoría de la evolución (que no involución) también resulta aplicable a las TTPs, es decir, que éstas se quedan como están o cambian para mejor (no van a cambiar para peor) con el paso del tiempo, porque hoy no se sabe ni se dispone de los mismos medios, conocimientos y experiencia que ayer; se hace necesario optar por unas u otras TTPs, porque además de absurdo resulta imposible quedarse con todas.

(Artículo publicado en el número de NOV15 de la revista gratuita Tactical Online)

Entonces, ¿con qué TTPs me quedo? ¡Con aquellas que sean las mejores, con las más buenas!, como supongo que resulta evidente, pero muy especial y concretamente con aquellas que sean las mejores para nada pero las más buenas para todo, es decir, las más polivalentes, las que me permitan un mayor rango de aplicación a las múltiples situaciones cambiantes de la realidad del combate con armas de fuego (¡ahí es nada!). Y esas TTPs serán seleccionadas entre todas las de cada momento, de tal forma que unas prevalecerán como las actuales y vigentes (como la isósceles moderna o modificada) y otras quedarán obsoletas (como la californiana o la yaqui).

¿Y cuáles son las TTPs mejores o más buenas? Pues las que le ofrezcan mejores resultados a cada uno, aunque normalmente coincidirán para casi todos y serán populares. Por falta de recursos y muy especialmente tiempo no resulta práctico aplicar el método de ensayo y error a toda TTP conocida presente, pasada y futura, por lo que habrá que confiar en otros (ni en todos ni en cualquiera) y analizar sus resultados como un posible elemento de juicio y valoración. Parece bastante razonable que aquellos que se coronan como los mejores en una determinada disciplina, por obtener los mejores resultados en la misma, sean quienes utilicen las mejores TTPs. Dicho de otro modo, las mejores o más buenas TTPs suelen ser aquellas que utilizan los mejores. Y los mejores no son aquellos que lo parecen, sino aquellos que lo demuestran con sus resultados, por ejemplo, en el tiro deportivo los mejores son aquellos que compiten al más alto nivel y obtienen los primeros puestos de la clasificación, no los que mejor disparen entre un selecto grupo de malos tiradores.

¿Y cuáles son las TTPs mejores o más buenas? Pues las que le ofrezcan mejores resultados a cada uno, aunque normalmente coincidirán para casi todos y serán populares. Por falta de recursos y muy especialmente tiempo no resulta práctico aplicar el método de ensayo y error a toda TTP conocida presente, pasada y futura, por lo que habrá que confiar en otros (ni en todos ni en cualquiera) y analizar sus resultados como un posible elemento de juicio y valoración. Parece bastante razonable que aquellos que se coronan como los mejores en una determinada disciplina, por obtener los mejores resultados en la misma, sean quienes utilicen las mejores TTPs. Dicho de otro modo, las mejores o más buenas TTPs suelen ser aquellas que utilizan los mejores. Y los mejores no son aquellos que lo parecen, sino aquellos que lo demuestran con sus resultados, por ejemplo, en el tiro deportivo los mejores son aquellos que compiten al más alto nivel y obtienen los primeros puestos de la clasificación, no los que mejor disparen entre un selecto grupo de malos tiradores.

Por ejemplo, el salto de altura es una prueba de atletismo que lleva siendo olímpica desde los primeros juegos de Atenas en 1896. La TTP utilizada inicialmente por todos los atletas consistía en la tijera, supongo que porque no se conocía otra TTP que diera mejores resultados. Pero en 1968 Dick Fosbury se alzó con el título de campeón olímpico utilizando una, por aquel entonces, extravagante e innovadora TTP que consistía en saltar de espaldas, algo que a primera vista parecería absurdo. Me da la impresión que a la vista de los resultados todos los atletas adoptaron esta TTP y a fecha de hoy es la actual y vigente, habiendo quedado la de la tijera obsoleta años ha.

Evolución de la TTP del salto de altura.

Evolución de la TTP del salto de altura

Ahora bien, ¿en el combate con armas de fuego a quiénes podemos considerar los mejores a los que imitar? Por una parte, a aquellos con más experiencia exitosa en la materia, lo cual es difícil de cuantificar; y por otra parte, teniendo en cuenta que el combate con armas de fuego implica disparar (pero NO consiste únicamente en disparar), a aquellos que mejor disparan, es decir, campeones de tiro deportivo. Puede que los mejores tiradores deportivos no puedan enseñarte a combatir, pero casi seguro que pueden enseñarte a disparar, y disparar mejor se traduce en combatir mejor con armas de fuego, al menos en lo que respecta a la parte del tiro, que no es poco sino un parte bastante importante. De esta forma, por ejemplo, Rob Leatham, uno de los mejores tiradores del mundo de todos los tiempos, que lleva acumulando campeonatos desde principios de los años 1980, ha entrenado tanto a policías como a miembros de las unidades de operaciones especiales más elitistas.

De entre la infinidad de TTPs en el combate con armas de fuego, en este artículo, tal y como se indica en el título, vamos a tratar lo relativo a la posición y/o postura del tirador y el empuñe de una pistola, que son dos de los cuatro principios básicos del tiro. Los resultados a la hora de disparar o combatir con un arma de fuego van a depender en gran medida de estos dos principios básicos, de ahí la importancia del uso de las TTPs más eficaces.

La posición y/o postura del tirador y el empuñe del arma constituyen la plataforma de tiro. Tanto mejor cuanto mayor estabilidad, mejor control del retroceso y mayor facilidad y velocidad para apuntar el arma proporcione la plataforma de tiro. Teniendo en cuenta que el ser humano es bípedo, su posición y/o postura natural es erguido, de pie, máxime para desplazarse. Por lo tanto, especialmente en lo que al uso de la pistola se refiere, esa será la posición y/o postura del tirador más habitual y más probable, también la más difícil, y será en la que centremos nuestra atención en este artículo. La siguiente posición y/o postura en habitualidad y probabilidad ante un potencial combate con pistola sería la de sentado (en el interior de un vehículo, por ejemplo), de la que no hablaremos en este artículo.

Posición/postura del tirador: base ancha, base profunda, centro de gravedad desplazado hacia delante.

En lo que respecta a la posición y/o postura del tirador, una mayor estabilidad de la plataforma de tiro radica en disponer de una base ancha y profunda, la cual ofrece una mayor superficie de contacto y apoyo; y un mejor control del retroceso radica en contrarrestar dicho retroceso mediante el desplazamiento del centro de gravedad hacia delante. Ello se consigue adoptando una posición/postura similar a la utilizada y enseñada en otras artes marciales (boxeo, por ejemplo): pies separados más o menos a la anchura de los hombros, pie del lado de apoyo (izquierdo en el caso de personas diestras) adelantado, pie del lado de empuñe (derecho en el caso de personas diestras) retrasado, pierna adelantada flexionada, pierna retrasada estirada, torso inclinado hacia delante, …, vendría a ser algo así como si se estuviera empujando una pared o como cuando se empuja un coche si se queda sin batería, salvo que en este caso lo que se empuja es una pistola. Resulta más fácil explicarlo con imágenes que con palabras.

Posición/postura del tirador: base ancha, base profunda, centro de gravedad desplazado hacia delante.

Se trata de una posición/postura que se puede exagerar todo lo que se considere necesario, dentro de unos límites, pero que dista mucho de una posición de campo o galería de tiro más propia de la práctica deportiva. Aunque casi todo sea entrenamiento y se dispare sobre uno o varios blancos en el campo o galería de tiro, ha de recordarse que se trata de combate con armas de fuego y los blancos representan amenazas, lo cual se corresponde con una posición/postura agresiva, más acorde con un enfrentamiento armado y el dinamismo que lo caracteriza.

Weaver e isósceles moderna o modificada  son las dos TTPs más conocidas en cuanto a posición/postura del tirador, siendo Weaver la obsoleta e isósceles moderna o modificada la vigente (para mayor información sobre estas posiciones/posturas puedes leer el artículo La Isósceles Moderna [The Modern Isosceles]. Por Ron Avery).

Tiro con pistola en los años 1960.

Tiro con pistola en los años 1960

La Weaver data del año 1959, fue popularizada por Jeff Cooper (1920-2006) en los años 1970 y debe su nombre a su creador, Jack Weaver (1928-2009), un tirador deportivo y policía local de California. En una época en la que lo habitual era disparar a una mano casi desde la cadera, sin tomar elementos de puntería, llegó este señor, Jack Weaver, y se puso a disparar a dos manos adoptando la posición/postura que le debe su nombre. Todos lo miraron extrañados pero no tuvo que dar demasiadas explicaciones para que esa posición/postura se convirtiera en norma e incluso fuera adoptada oficialmente por el FBI en aquella época. Su éxito se debió ni más ni menos que a sus buenos resultados en competición. La historia es bien sencilla e interesante.

Jack Weaver y la posición/postura Weaver

Jack Weaver y la posición/postura Weaver

Weaver vence en un Leatherslap en 1959. El que está agachado en medio de las pacas de paja es Jeff Cooper. Obsérvense las diferencias entre uno y otro tirador en cuanto a TTP

Weaver vence en un Leatherslap en 1959. El que está agachado en medio de las pacas de paja es Jeff Cooper. Obsérvense las diferencias entre uno y otro tirador en cuanto a TTP

En 1956, tras alcanzar el empleo de Teniente Coronel en el Cuerpo de Infantería de Marina estadounidense y haber participado en la 2ª Guerra Mundial y en la Guerra de Corea, Jeff Cooper (el padre del arte marcial moderno del combate con armas de fuego) empezó a organizar competiciones de tiro bajo la denominación Leatherslap y fundó el club de tiro Bear Valley Gunslingers en Big Bear Lake, California. En las competiciones Leatherslap se enfrentaban mano a mano dos tiradores y a ver quién desenfundaba más rápido y era capaz de romper primero 12 globos de unos 45 cm. (18 pulgadas) de diámetro a una distancia de poco más de 6 m. (21 pies o 7 yardas), sin que hubiera restricciones en cuanto a TTPs, arma, calibre, funda pistolera o profesión.

La posición/postura Weaver frente al método a una mano. Jeff Cooper es el de la izquierda. Adivina quién ganó

La posición/postura Weaver frente al método a una mano. Jeff Cooper es el de la izquierda. Adivina quién ganó

Al principio todos los tiradores utilizaban alguna clase de tiro dirigido [point shooting] con la pistola a una sola mano desde la cadera; era lo más popular y se creía que lo más adecuado para ese propósito. Sin embargo, los tiradores disparaban muy rápido desde la cadera pero no lograban darle a todos los globos. En 1959 Jack Weaver empezó a disparar en estas competiciones con una técnica de tiro apuntado [aimed fire] a dos manos con el arma a la altura de los ojos. Así nació la posición/postura Weaver. Según sus propias palabras “un impacto bastante rápido era mejor que un fallo a toda velocidad”. Las continuas victorias de Weaver en estas competiciones validaron el uso de esta nueva TTP y pronto se convirtió en el estándar entre todos los tiradores.

Cinco de los seis mejores competidores de los primeros días del tiro práctico (IPSC), conocidos como los Combat Masters [maestros del combate], porque dominaban las competiciones. De izquierda a derecha: Ray Chapman, Elden Carl, Thell Reed, Jeff Cooper y Jack Weaver. El que falta es John Plahn. A Jeff Cooper no le gustaba esta foto porque en ellas todos vulneran dos de las reglas de seguridad con las armas de fuego

Cinco de los seis mejores competidores de los primeros días del tiro práctico (IPSC), conocidos como los Combat Masters [maestros del combate], porque dominaban las competiciones. De izquierda a derecha: Ray Chapman, Elden Carl, Thell Reed, Jeff Cooper y Jack Weaver. El que falta es John Plahn. A Jeff Cooper no le gustaba esta foto porque en ellas todos vulneran dos de las reglas de seguridad con las armas de fuego

Entrevista con el auténtico Jack Weaver.

La posición/postura Weaver estuvo vigente varios años, hasta que no se supo de nada mejor, lo cual sucedió a principios de los años 1980 de manos de tiradores como Brian Enos o Rob Leatham, que no hicieron más que ganar títulos, en buena parte gracias a la posición/postura que utilizaban, la isósceles moderna o modificada, que llega hasta nuestros días como el estándar (hasta que no se sepa de nada mejor). Esta posición/postura ofrece un mejor control del retroceso del arma y una mayor facilidad y velocidad para apuntar el arma y, por tanto, mejores resultados, como así lo acreditan los mejores tiradores del mundo que la utilizan. Sencillamente consiste en llevar la pistola hacia delante hasta situarla delante del ojo dominante de forma que los elementos de puntería se alineen con dicho ojo y el blanco a batir. Ambos brazos quedan más o menos estirados al frente, sin bloquear los codos, formando un triángulo relativamente isósceles junto con la línea de los hombros. La línea de los hombros permanece paralela al blanco y perpendicular a la línea de tiro. Sus ventajas son tales que actualmente ésta es la posición/postura elegida por cualquier tirador.

Los mejores tiradores del mundo utilizan la posición/postura isósceles moderna o modificada con los pulgares paralelos

Los mejores tiradores del mundo utilizan la posición/postura isósceles moderna o modificada con los pulgares paralelos

En cuanto al empuñe o empuñamiento de la pistola, otro de los principios básicos del tiro, para empezar hay dos grandes opciones: el empuñe a una sola mano, que a su vez puede ser sólo la mano fuerte o sólo la mano de apoyo, y el empuñe a dos manos. Como norma general, el empuñe a elegir es a dos manos por sus ventajas frente al de a una sola mano. La pistola únicamente se empuña a una sola mano cuando no queda otro remedio, lo cual puede suceder cuando la otra mano está impedida por mor de una herida o lesión, o cuando la otra mano está ocupada por algún motivo, como puede ser al apoyarse o agarrarse a algo para mantener el equilibrio (por ejemplo, a bordo de un buque), al coger a una persona de la mano (por ejemplo, un niño), al sujetar algún objeto (por ejemplo, una linterna), etc.

Ni la posición/postura ni el empuñe van a determinar dónde impactan los disparos, sino que eso será cuestión de la puntería y el control del disparador, otros dos principios básicos del tiro. El empuñe tiene como finalidad controlar el retroceso para poder realizar una secuencia rápida de disparos, además de dirigir el arma hacia el blanco lo más rápido que sea posible. Aplicando la puntería y el control del disparador se puede impactar en el blanco independientemente de la posición/postura y empuñe, aunque estos dos últimos principios ayudarán a que esto sea así. Tal es así que no es raro encontrarse algún tirador que demuestra esta independencia entre unos y otros principios disparando con la pistola boca abajo, incluso a largas distancias, para impactar en el blanco o blancos, como por ejemplo:

Sin entrar en demasiados detalles que se me hacen difíciles de explicar con palabras, el empuñe de una pistola a una sola mano consiste en abrazar la empuñadura del arma con toda la mano como el que agarra una barra. El brazo queda estirado hacia el frente, con el codo apuntando hacia abajo ligeramente hacia fuera, llevando la pistola frente al ojo dominante del tirador. Todos los dedos se cierran sobre la empuñadura, incluido el pulgar, cuya punta apuntará ligeramente hacia abajo. Para reducir todo lo posible la elevación de la boca de fuego del arma por efecto del retroceso la mano se sitúa lo más arriba posible en la empuñadura, siendo lo ideal que el brazo coincidiera exactamente en prolongación del eje del cañón. El diseño de la pistola determina la separación mínima entre el eje del cañón el borde superior (entre el dedo índice y el pulgar) de la mano de empuñe; cuanto menor es esta separación menor palanca ejerce la fuerza del retroceso y, por tanto, menor elevación de la boca de fuego.

Empuñe a dos manos “taza y platillo”

Cuando entra en escena la mano de apoyo para realizar el empuñe a dos manos, que será lo más habitual y deseable, existen varias opciones hasta llegar a la más extendida y eficaz actualmente. Descartada queda como TTP de empuñe válida la holliwoodiense que se podría denominar “taza y platillo”, en la que la mano de empuñe (taza) se apoya sobre la mano de apoyo (platillo), lo que no reporta demasiados beneficios más allá de servir de apoyo.

En el empuñe a dos manos la mano de apoyo abraza la empuñadura por el otro lado de la mano de empuñe. En los tiempos de Weaver y hasta principios de los años 1980 lo habitual era el empuñe “pulgar sobre pulgar”, en el que los pulgares de ambas manos se entrelazan sobre la empuñadura por el lado de la mano de apoyo, como se puede ver en las imágenes. En el caso del revólver, dado que no existe una corredera que se desplace hacia atrás como sucede con una pistola, el pulgar de la mano de apoyo puede cruzarse por encima del pulgar de la mano de empuñe, lo cual si se realiza con una pistola supone llevarse una buena mordida de la corredera en la mano.

Empuñe a dos manos “pulgar sobre pulgar”

Empuñe a dos manos “pulgar sobre pulgar”

El empuñe “pulgar sobre pulgar” todavía puede verse en nuestros días en tiradores noveles por su facilidad y sencillez. Era la opción elegida por los tiradores de la época de Jack Weaver y Jeff Cooper. Con pistolas tipo 1911 se garantiza que no se activa inadvertidamente el seguro de aleta, al apoyarse el pulgar encima; en algunas pistolas esto puede suponer que se desamartille el arma tras cada disparo y ésta quede en doble acción, puesto que la aleta del seguro actúa como palanca de desamartillado si lleva más allá de la posición de fuego. Además, no es extraño que con el empuñe “pulgar sobre pulgar” algunos tiradores lleven el dedo índice de la mano de apoyo por delante del guardamontes.

Con el tiempo se comprobó que los “pulgares paralelos” no era la mejor opción disponible. A principios de los años 1980 Brian Enos y Rob Leatham dieron paso al empuñe con los “pulgares paralelos”, TTP que desarrollaron a base de ensayo y error. La razón por la que los pulgares se disponen paralelos en prolongación hacia el frente por el lado de apoyo del arma no tiene nada que ver con que los pulgares apunten o se dirijan hacia el blanco, como alguien podría pensar erróneamente, sino que lo que se pretende al llevar los “pulgares paralelos” es que la mano de apoyo pueda elevarse más en la empuñadura, que ésta cuente con una mayor superficie de contacto en la empuñadura y que la muñeca de la mano de apoyo adopte cierta inclinación hacia delante de tal forma que los músculos supinadores y pronadores del antebrazo le den mayor solidez; todo ello para disponer de un empuñe que permita disparar más rápido y mejor. Si abrazas el antebrazo de la mano de apoyo con la otra mano notarás cómo trabajan los músculos supinadores y pronadores a medida que inclinas la mano hacia delante o la dejas recta.

Empuñe a dos manos con pulgares paralelos

Empuñe a dos manos con pulgares paralelos

Empuñe a dos manos con pulgares paralelos

Para observar cómo el empuñe resulta más sólido al inclinar la muñeca hacia delante, gracias a los músculos supinadores y pronadores, puedes valerte del palo de una escoba y un compañero. Agarra firmemente el palo de la escoba perpendicular al suelo, es decir, con la muñeca recta, y que tu compañero haga fuerza para moverlo mientras tú tratas de impedirlo haciendo fuerza con la muñeca. Ahora agarra el palo de la escoba inclinado hacia delante, es decir, con la muñeca inclinada hacia delante, y que tu compañero haga lo mismo. En teoría, deberías observar que eres capaz de hacer más fuerza con la muñeca inclinada hacia delante.

Secuencia de empuñe a dos manos con “pulgares paralelos”

Secuencia de empuñe a dos manos con “pulgares paralelos”

Secuencia de empuñe a dos manos con “pulgares paralelos”

Obsérvese cómo el pulgar de la mano de apoyo se apoya sobre el pulgar de la mano de empuñe y se mantiene ligeramente alejado de la corredera para evitar que interfiera con la retenida de la correderaUno de los detalles del empuñe con “pulgares paralelos” consiste en que el pulgar de la mano de empuñe se apoya ligeramente sobre la mano de apoyo de forma que se mantenga lo suficientemente alejado del armazón/corredera como para no interferir con la palanca de retenida de la corredera, lo que supondría que la corredera no quedara retenida atrás al agotarse la munición en el cargador.

técnica para el aprendizaje del empuñe con “pulgares paralelos”Una técnica utilizada por algunos instructores de tiro para favorecer el aprendizaje del empuñe con “pulgares paralelos” consiste en pintar una línea que une los pulgares del alumno una vez adopta correctamente el empuñe; el alumno ha de practicar una y otra vez este empuñe haciendo que las líneas coincidan, lo que será indicativo de que lo está haciendo bien.

Para ganar solidez en el empuñe de un arma resulta de gran utilidad la fuerza y resistencia de los músculos del antebrazo, por lo que es conveniente ejercitarlos.

GripMaster Pro Hand Medium TensionUno de los dispositivos más útiles para mejorar la fuerza y resistencia de los dedos de las manos es el GripMaster, con el que puedes realizar múltiples ejercicios. Hace más de 5 años que utilizo un par de estos dispositivos y siguen funcionando como el primer día. Para notar sus beneficios en el empuñe de la pistola y el control del disparador basta con realizar una sesión de entrenamiento de unos minutos de vez en cuando, lo cual puedes llevar a cabo tirado en el sofá mientras estás viendo la tele. Puedes adquirir este dispositivo directamente en Amazon por poco más de 20 € cada unidad. Te recomiendo la versión Pro de tensión media (3 kilos, 7 libras).

Por último, posición/postura y empuñe han de combinarse con la extracción de la pistola de la funda, dado que todo transcurre a la vez cuando se hace necesario hacer uso del arma. En cuanto a la extracción del arma de la funda lo que prima es la velocidad para llevar el arma delante de los ojos lo antes posible y poder batir a una amenaza. Sin embargo, el arma vuelve a la funda sin prisa, puesto que esto se supone que sucederá cuando ésta no sea necesaria, cuando no sea inminente una amenaza. El arma llegará a su posición delante de los ojos antes si el itinerario que describe desde que sale de la funda es el más corto posible, lo que sucede cuando describe una línea prácticamente recta; esta es una de las opciones disponibles en lugar de llevarse la pistola a la altura del pecho antes de llevarla hacia delante (para mayor información sobre el desenfunde el artículo Cómo mejorar el desenfunde con Ron Avery, un gran maestro).

Secuencia de extracción, posición/postura y empuñe del arma. Obsérvese el detalle de que el dedo sólo va al disparador una vez los elementos de puntería están a la altura de los ojos.

Secuencia de extracción, posición/postura y empuñe del arma. Obsérvese el detalle de que el dedo sólo va al disparador una vez los elementos de puntería están a la altura de los ojos

Secuencia de extracción, posición/postura y empuñe del arma. Obsérvese el detalle de que el dedo sólo va al disparador una vez los elementos de puntería están a la altura de los ojos

Secuencia de extracción, posición/postura y empuñe del arma. Obsérvese el detalle de que el dedo sólo va al disparador una vez los elementos de puntería están a la altura de los ojos

Secuencia de extracción, posición/postura y empuñe del arma. Obsérvese el detalle de que el dedo sólo va al disparador una vez los elementos de puntería están a la altura de los ojos

Fuentes consultadas:
WIKIPEDIA: Modern technique; Weaver stance.
DUANE, Thomas. The Combat Grip. Handguns Magazine. 24 de septiembre de 2010.
Grilletes ASP UltraCuffs de aluminio

Acerca de Jorge Tierno Rey

Administrador del Blog. Experto en nada. Experiencia cero. Ninja de teclado.
Esta entrada fue publicada en Material didáctico, TTPs. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Posición y/o postura y empuñe de una pistola.

  1. pablo dijo:

    La verdad un una excelente descripción de como usar un arma, ojala que todos aquellos legítimos usuarios o que posean un arma tomen conciencia de lo que tienen en sus manos y las consecuencias que prodrian llegar a generar por un mal uso.

  2. Muchas gracias, Patxi.

  3. Patxi dijo:

    Muchas gracias Jorge.
    Un espléndido articulo, algunos de tus artículos deberían estar, en las academias de Policía de este país, en especial este, el empuñe del arma corta juntamente con la posición del cuerpo, un buen empuñe comienza en la funda, de hay asta llegar a su fase final, parar el arma y alinear los elementos de puntería y realizar el disparo.
    Hago un doble tap, asido agradable su lectura y como se dice una imagen vale mas que mil palabras.
    Un saludo.

  4. Muchas gracias. Espero que más o menos haya explicado decentemente la idea, porque la verdad es que me ha costado expresarlo con palabras, y tengo mis dudas de que lo haya hecho del todo bien. Realmente estas cosas se ven mejor en persona o incluso en vídeo.

  5. Corvis dijo:

    ¡Un gran trabajo!

    El nivel de la página web acaba de subir otro peldaño de calidad, estando ya de por si muy alto. ¡Bravo!

  6. axel dijo:

    Gran articulo y muy buenas las secuencias fotográficas.

    Yo empece en tiro cuando todavía se enseñaban posturas antiguas, tanto de arma larga como de corta, y me establecí con la weaver, posición que me daba buenos resultados en un tiro a tiro con poca cadencia; tuve la fortuna de coincidir con un muy buen instructor de tiro (prácticamente desconocido, esto es mas por su humildad, que por su calidad como tirador e instructor de tiro) que me adiestró en la isósceles moderna y note una sustancial evolución en mis tiros tanto en velocidad de apuntado como precisión en cadencias de tiro.

Por favor, déjanos tus comentarios. Se agradecen.