Entrenar a 5 metros ─o menos─ del blanco es prepararse para fallar. La realidad va más allá de los 5 metros.

Tiro a corta distancia 1Pat Rogers decía algo así como «a 5 metros del blanco cualquiera es un sniper» [con pistola]. Lo que quería decir con esto es que a tal distancia ─o menos─ cualquiera puede darle al blanco, de forma que no tiene demasiado mérito entrenar exclusivamente dicha distancia. La cuestión es que parece que en los últimos tiempos se ha pasado de un extremo a otro: de una época en la que «solo» se entrenaba [con pistola] a 25 metros del blanco se ha pasado a otra en la que «solo» se dispara a 5 metros del blanco. No es que no haya que entrenar a 5 metros del blanco, sino que no hay que dejar de hacerlo a 25 metros. Hay que entrenar todas las distancias, porque «entrenar a 5 metros ─o menos─ del blanco es prepararse para fallar a cualquier otra distancia» y «la realidad va más allá de los 5 metros».

El caso es que lo de entrenar a 5 metros del blanco parece más una excusa propia de malos tiradores que un argumento sólido. Por mucho que se quiera tirar de las dichosas estadísticas, en realidad no dicen lo que alguno se piensa, sino que vienen a demostrar que «la distancia favorece al tirador entrenado» [distance favors the trained shooter] (SPAULDING, Dave. Make Ready with Dave Spaulding: Adaptive Combat Pistol. Panteao Productions). ¡Anda que no está fuera de contexto eso de la distancia media de enfrentamiento para justificar el hecho de entrenar a 5 metros del blanco!

A corta distancia se comprueba que, aún sin entrenamiento, cualquiera ─incluidos los malos─ puede darle al blanco. Pero a distancias de 15 metros o más la cosa cambia y difícilmente se le puede dar al blanco sin contar con cierto entrenamiento. Se trata de una conclusión que no solo resulta lógica y razonable, sino que se correlaciona con los datos que puedes obtener haciendo la prueba tú mismo. Verás que a 5 metros se le da al blanco muy fácilmente y a partir de 15 metros la cosa se complica bastante.

Si echamos un vistazo a los datos que recopila y publica anualmente el FBI como parte del informe Policías muertos y agredidos [Law Enforcement Officers Killed & Assaulted (LEOKA)], se puede observar una correlación inversamente proporcional entre el número de policías muertos y heridos por una agresión con armas de fuego y la distancia de la agresión, como se puede comprobar en la Tabla 32 y la Tabla 110 del informe  LEOKA  de 2015 ─el último actualmente disponible─, de forma que a más distancia menos policías muertos y heridos, especialmente a partir de los 15 metros (50 pies). De todas formas, que no te confundan los números, que sólo servirían para indicar una tendencia si tuviéramos una cifra expresada porcentualmente respecto al total de agresiones con armas de fuego en cada margen de distancias. Supongo que gran parte de las agresiones se producen a corta distancia, dado que así es la distancia normal a la hora de establecer una interacción entre personas ─policías y ciudadanos─.

Tiro a corta distancia 2

El hecho de entrenar «única y exclusivamente» a 5 metros ─o menos─ del blanco supone prepararse para fallar a cualquier otra distancia mayor ─como es evidente─ porque lo que a 5 metros puede ser un impacto sobre el blanco, a 10 metros fácilmente será un impacto fuera del blanco. Un desvío de 10 cm. a 5 m. se convierte en 20 cm. a 10 m., 30 cm. a 15 m., 40 cm. a 20 m., y así sucesivamente. Sin embargo, un impacto sobre el blanco a 10 metros indudablemente se traduciría en un impacto sobre el blanco a 5 metros. Vamos, que el que es capaz de darle al blanco a 10 m. también será capaz de darle al blanco a 5 m., pero no a la inversa. Así que entrena para lo difícil que lo fácil ya lo tienes.

En fin, que cada uno haga lo que quiera, pero después que no intente excusarse por su incompetencia. Si fallas no hay excusas que valgan. ¡Entrena!

Xiaomi MI A1

Acerca de Jorge Tierno Rey

Administrador del Blog. Experto en nada. Experiencia cero. Ninja de teclado.
Esta entrada fue publicada en Material didáctico. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Entrenar a 5 metros ─o menos─ del blanco es prepararse para fallar. La realidad va más allá de los 5 metros.

  1. Diego, en la vida real existen todo tipo de distancias y no es algo que se pueda elegir. Puede que una calle tenga 10 m. de anchura, o puede que tenga más. 10 m. son poco más de dos coches aparcados en línea, que no es mucho. Un autobús puede medir entre 13’50 y 15 m. o incluso hasta 18’75 metros si es articulado. Lo digo a efectos de referencias.
    Si entrenas a 5 o 10 m. ¿qué vas a hacer cuando la distancia sea mayor? ¿te acercas? ¿no haces nada porque no lo tienes entrenado?

  2. Alejandro, cuando digo que «a corta distancia se comprueba que, aún sin entrenamiento, cualquiera ─incluidos los malos─ pueden darle al blanco» me refiero exactamente a eso, sin otras consideraciones. Ello no impide que el estrés suponga una bajada en el rendimiento del tirador que en la realidad dificulta las cosas. Es por ello que hay que ser muy exigente durante el entrenamiento, porque ha de asumirse que en la vida real el rendimiento baja del orden del 50 %, por decir algo ─creo recordar habérselo escuchado decir a Larry Vickers─.

    No soy mucho de hablar de estrés y demás movidas porque la verdad es que no es un tema que domine ni que vaya a alterar el hecho por el que el adiestramiento te permita rendir decentemente a pesar de las circunstancias. Normalmente me da la impresión que hay quien habla de estrés y todas esas historias como excusa de su falta de entrenamiento y, por tanto, excusa de su bajo rendimiento.

    Muy posiblemente un tirador bien entrenado será capaz de conservar cierto nivel de competencia a pesar del estrés, mientras que un tirador con poco y/o mal entrenamiento lo va a tener muy jodido. Hay quien considera tirador experto a un tirador que lleva años disparando o entrenando, pero en realidad lo de experto va ligado al rendimiento, y alguien que entrene a 5 metros no puede considerarse experto si no es capaz de darle a un blanco a mayores distancias.

    Así que el título del artículo no es que sea perfectamente compatible con todo eso del estrés, sino que la situación se agrava, teniendo en cuenta que el rendimiento disminuye.

    Imaginemos que el rendimiento disminuye un 50% en una situación real por efecto del estrés y todo el rollo. Si entrenas a 5 m. esto quiere decir que más allá de 2’5 m. vas a fallar el blanco. Y si entrenas a 10 m. esto quiere decir que más allá de 5 m. vas a fallar el blanco. Se podría decir que entrenar a 10 m. te prepara para darle a un blanco a 5 m. Así que si quieres llegar a darle a 10 m. vas a tener que entrenar a 20 m. Y al entrenar a 5 m. te preparas para fallar incluso a más de 2’5 m. No te digo nada si además al entrenar admites como impacto bueno todo aquello que se vaya más allá de una zona de impactos de 20 cm. de diámetro.

    En resumen, que en el entrenamiento hay que exigirse más del doble de lo que te pide una situación real.

  3. Diego dijo:

    Buenas tardes, realmente estoy de acuerdo con entrenar en todo momento pero si la distancia aproximada de una calle es de 10 mts. Más de eso entrar en combate con un oponente podría terminar en algo mas grave y problemático.. .Saludos

  4. Alejandro dijo:

    Buenas Jorge,

    Estoy totalmente de acuerdo en que no se puede entrenar solo y exclusivamente una sola distancia de tiro, ya que las circunstancias y acontecimientos en los que una intervención policial se desarrolla son muy variables. No podemos conformarnos con estudiar la parte del examen que normalmente “entra”, porque hay veces que no es así. Las estadísticas, aunque no hay que dejarse llevar por ellas, no se pueden pasar por alto. Hay que entrenar todo y entrenarlo mucho.

    Por otro lado, difiero sobre el punto en el que manifiestas, “que acorta distancia sin entrenamiento, incluidos los malos, cualquiera puede darle al blanco”. La investigación ha confirmado que tiradores experimentados, en condiciones normales de estrés en las que no hay activación del sistema nervioso simpático, puesto que este no debe afrontar una situación que perciba como amenazante, no tienen problemas a la hora de hacer blanco en el campo de tiro.
    Por el contrario, ante un evento de estrés súbito, en el cual nuestra vida corre peligro, la activación del SNS se dispara, pasando por diferentes fases que merman las capacidades y el rendimiento del tirador, aumento de la frecuencia cardíaca, deterioro de los procesos cognitivos, perdidas de habilidades motoras finas y complejas etc. Hechos que originan que incluso estando a golpe de escupitajo un tirador experto pueda errar el tiro.
    No solo es la acción del disparo, sino también el que aprieta el gatillo, no es solo la distancia de tiro, sino también el medio donde lo ejecutes. Lo que si es cierto, que solo el entrenamiento puede llevarte a la victoria.

    Un saludo.

Por favor, déjanos tus comentarios. Se agradecen.