¡Dichosas estadísticas! Abiertas a la interpretación.

Los números abundan a nuestro alrededor y mires donde mires puedes encontrar todo tipo de estadísticas. El problema radica en que los números y las estadísticas están abiertos a la interpretación y, por tanto, las conclusiones obtenidas pueden resultar muy subjetivas, condicionadas, parciales o erróneas.

Dos amigos se reúnen para comerse un pollo asado. Uno se lo come enterito mientras el otro no prueba ni un bocado. Las estadísticas dirían que cada uno se ha comido medio pollo o el 50 %. Sin embargo, la realidad es bien diferente.

En el ámbito del combate con armas de fuego también pueden encontrarse múltiples estadísticas que analizan los números recogidos de hechos o experiencias. Una interesante estadística que el FBI realiza cada año es la que bajo el nombre Law Enforcement Officers Killed and Assaulted (LEOKA) [Policías Fallecidos y Agredidos] recoge los números relativos a policías fallecidos accidental o criminalmente y policías agredidos mientras ejercían sus funciones. Esos números permiten realizar múltiples estadísticas abiertas a la interpretación pero hay una conclusión que resulta indiscutible y que no requiere aplicar método inductivo alguno: el trabajo policial es peligroso y puede implicar graves heridas o incluso la muerte.

Son tantas las variables extrañas que influyen en esos datos empíricos (LEOKA) que difícilmente se puede aplicar el método inductivo para sacar conclusiones, aunque pueden servir como referencia, por ejemplo, para conocer las amenazas a las que “puede” enfrentarse un policía.

Sin embargo, parece que en ocasiones se tergiversan las estadísticas con interpretaciones erróneas que se trasladan a la realidad creyendo, a veces inocentemente y a veces intencionadamente (propio de algunos políticos), que las estadísticas constituyen un argumento cuando en realidad se trata de una “falacia”.

Volviendo a los datos obtenidos anualmente por el programa LEOKA se pueden extraer múltiples cifras como referencia para analizar determinadas cuestiones pero difícilmente se podrán inducir otras conclusiones que lleguen a ser válidas o sólidas. Por ejemplo, durante el año 2013 fueron 33 los policías fallecidos en incidentes relacionados con armas de fuego cuando en 2012 fueron 49, lo que supone un descenso de un 33 %. Con estas cifras se puede concluir que “afortunadamente en 2013 el número de policías fallecidos en incidentes relacionados con armas de fuego ha disminuido un 33 % respecto al año anterior”, pero nada más. Con estas cifras no se pueden argumentar “falacias” del tipo “en 2013 los policías estaban mejor preparados que en 2012”, “en 2013 la competencia de los policías fue mayor que en 2012”, “en 2013 los ataques a policías fueron menos que en 2012”, … Ese tipo de conclusiones no se pueden argumentar con estas cifras aunque las conclusiones pudieran ser ciertas.

Blanco de Combate EBdT2, por Iberian Targets, el mejor blanco para entrenar

Los datos obtenidos por el programa LEOKA también se intentan trasladar en ocasiones al ámbito de la instrucción y/o adiestramiento en el combate con armas de fuego, a veces para justificar, creo que erróneamente, determinadas decisiones, como puede ser la distancia al blanco a la que practicar. El hecho por el que las estadísticas confirmen que la mayoría de los enfrentamientos con armas de fuego en los que se ve envuelto un policía tienen lugar a distancias menores de 5 metros no quiere decir que la mayoría del tiempo en el campo/galería de tiro haya que pasarla a menos de 5 metros del blanco. Eso no es lo que indican las estadísticas.

Algo que resulta obvio es que la mayoría de los enfrentamientos se producen a la distancia a la que normalmente interviene un policía, lo que sí confirman las dichosas estadísticas. Puesto que dos personas necesitan encontrarse relativamente próximas para interactuar o comunicarse parece obvio que en el momento de producirse un enfrentamiento sea a tal distancia. Como esa distancia será la habitual distancia a la que interactuar y a la que más probablemente se producirá un enfrentamiento con armas de fuego resulta obvio que habrá que dedicarle tiempo en el campo/galería de tiro ¿pero cuánto tiempo? ¿tanto como el porcentaje de enfrentamientos que se producen a tales distancias según el programa LEOKA? Pues evidentemente no, eso sería absurdo.

A lo fácil no hay que dedicarle tanto tiempo como a lo difícil. Si queremos mayores garantías para vencer en un enfrentamiento tenemos que preparamos para lo más difícil esperando enfrentarnos siempre a lo más fácil. Resulta más fácil impactar sobre el blanco a distancias de menos de 5 metros que hacerlo a distancias de más de 5 metros. ¿Quiere eso decir entonces que hay que prepararse exclusivamente para batir blancos a 50 metros? ¿o que la mayor parte del tiempo en el campo/galería de tiro ha de transcurrir a más de 5 metros del blanco? Pues evidentemente no, eso sería absurdo. Sencillamente hay que estar preparado para todo, especialmente para lo peor, aunque no sea lo más probable.

En este otro artículo (Tiro a distancia. Con pistola también se puede. Kyle Defoor. 06DIC13) puedes leer más sobre el tiro a distancia con pistola.

Imagina que te enfrentas a una única pregunta de examen que si la fallas mueres y no tienes más que una oportunidad para responder. Las estadísticas indican que el 80 % de las veces todas las preguntas son de los 5 primeros temas. Además esos 5 primeros temas son los más cortos y los más fáciles de estudiar y recordar. ¿Le dedicarías tiempo a los otros 20 temas? ¿a qué temas le dedicarías más tiempo?

Por último, las mismas estadísticas que indican que la mayoría de los enfrentamientos con armas de fuego tienen lugar a distancias de menos de 5 metros también indican que la mayoría de los policías no llegan a necesitar hacer uso de su arma de fuego en toda su carrera. ¿Quiere eso decir entonces que la mayoría de los policías no necesitan prepararse para hacer uso de su arma de fuego?

¡Mucho cuidado con las dichosas estadísticas!

Acerca de Jorge Tierno Rey

Administrador del Blog. Experto en nada. Experiencia cero. Ninja de teclado.
Esta entrada fue publicada en Conceptos y definiciones. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¡Dichosas estadísticas! Abiertas a la interpretación.

  1. Supongo que la pericia del estadista está en saber sacar conclusiones a partir de los datos, como si fuera fácil.

  2. el motero dijo:

    “Los datos por si mismos no demuestran nada”.

    Totalmente cierto. Mi primera experiencia era en clase de estadística (luego hice estadísticas a nivel masters 2 años mas tarde) al recibir la nota de mi primer examen: un suficiente ! Como? Si TODOS los cómputos son correctos !! Miro los comentarios de la profesora y voy hablar con ella (llevaba entonces unos 35 enseñado despues del doctorado) y me dice que mi interpretación y análisis es insuficiente.

    Francamente, me di cuenta que tenia razon.

    Al fin y al cabo uno podría concluir que dado que mas mujeres sobrevivieron el hundimiento del Titanic, que hombres es porque las mujeres son mejores nadadoras y aguantan mejor el frio.

  3. Julian dijo:

    Las estadísticas son los datos más empleados por los políticos. Si con los mismos datos unos pueden decir una cosa y la contraria… Pues imaginemos que puede hacer alguien con un interés determinado. Yo no creo en el análisis aséptico de unos datos, no puede ser.
    Si es un tema que no nos interesa, no tendremos información suficiente para analizar, si por el contrario es un tema que nos concierne, tendremos una opinión preconcebida que intentaremos de una u otra manera, demostrarla a través de esos datos.
    La solución pasa por establecer unos sistemas de valoración donde los datos estadísticos sean uno más dentro de un amplio estudio que demuestre nuestro razonamiento.
    Los datos por si mismos no demuestran nada.

  4. Gorka dijo:

    El problema que yo veo es que las estadísticas muchos las interpretan a su conveniencia en función del curso que estén impartiendo para justificar sus enseñanzas y demostrar que su metido es infalible, o bien para ganarse el dinero de ponencias, artículos y demás. En cierta ocasión una docente ebrea nos dijo:” hay tres tipos de mentiras: las maliciosas, las piadosas y las estadísticas”. Creo que han de ser un medio para un fin y su análisis ha de ser aséptico y nada partidario.

Por favor, déjanos tus comentarios. Se agradecen.