Formación de policías. Parte 1 de 4: ¿Formamos a nuestros policías para asegurar su éxito en la calle… o para «rellenar el expediente»? Por Dr. William Lewinski, Force Science Institute. 31 de enero de 2019.

Subscribe

Un Cuerpo medio de Policía Local en Estados Unidos se gasta aproximadamente cien mil dólares, desde la solicitud hasta la salida de la academia de Policía, en la formación de sus policías para atender las múltiples exigencias a las que se enfrentarán diariamente durante su trabajo en la calle.  Tienen que saber de todo, tanto Derecho constitucional, como delitos e infracciones; tanto conducir un coche con seguridad, como comunicarse y persuadir a un individuo emocionalmente alterado; tanto tomar decisiones de forma eficaz en situaciones sin tiempo que perder, como documentar al detalle y con precisión todo lo sucedido en un altercado con mucha carga emocional entre varias personas; así como usar la fuerza de forma eficaz, tanto técnicas de control y detención, como el uso de fuerza letal.  Obviamente, eso solo abarca una pequeña parte de los conocimientos, técnicas y habilidades que un policía tiene que dominar a lo largo de su vida profesional.

La formación de la academia es la cuestión más importante y costosa de este proceso de preparación. Por tanto, en esta era de labor policial basada en evidencias, es de vital importancia que nos hagamos la siguiente pregunta: «¿cuánto de buena es la formación y entrenamiento que se le proporciona a los policías para prepararles profesionalmente para los desafíos a los que se acabarán enfrentando?»  ¿Cuántos policías se han visto en situaciones en las que no podían recordar las palabras adecuadas a usar o las acciones a llevar a cabo para resolver una situación?  ¿Cuántos policías tienen la confianza, o la certeza, de que podrían usar correctamente todas las técnicas de control y detención que aprendieron en la academia?  ¿Cuántos policías creen que si tuvieran un mayor dominio de estas técnicas, una situación difícil posiblemente habría terminado de otra manera?  Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas hace que los policías se den cuenta de que no mantienen la formación o las técnicas de la academia que posteriormente tanto van a necesitar como ayuda sobre el terreno, no están solos.  De hecho, un estudio reciente realizado por el Force Science Institute [Instituto Ciencia de la Fuerza] ha revelado una gran cantidad de información sobre por qué la formación de la academia, a pesar de las mejores intenciones de quienes la imparten, puede haberles fallado a los policías cuando más la necesitaban.

En esencia, todo, incluida la formación de la academia, se puede evaluar por su intencionalidad o propósito.

¿Está diseñada para forjar las técnicas profesionales que los policías van a utilizar y desarrollar a lo largo de su carrera? ¿Se imparte porque es obligatorio por ley o normativa y, por lo tanto, inmuniza al Cuerpo de Policía Local frente a preocupaciones relacionadas con su responsabilidad? ¿Es para crear conciencia y análisis, madurez y sensatez como profesionales? ¿Cuál es el verdadero propósito de la formación que se imparte en una academia?

¿El proceso por el cual se imparte la formación ayuda a la academia a cumplir su cometido? ¿Se imparte de una manera que permita a la academia «rellenar el expediente»? ¿se hace de una manera que garantice la funcionalidad profesional en una variedad de técnicas, toma de decisiones e incluso sensatez?, ¿o se encuentra en algún punto intermedio?

Tras décadas de investigación y docenas de proyectos de investigación, artículos científicos y publicaciones profesionales, el Force Science Institute (FSI) [Instituto Ciencia de la Fuerza] vuelve su atención hacia su principal y fundador propósito.

Introducción

Esta es la introducción de una serie de artículos sobre las repercusiones de la investigación del Force Science Institute en virtud de una evaluación basada en evidencias de la formación previa al servicio y durante el servicio en lo que respecta a los elementos de fuerza del rendimiento humano por parte de un policía entrenado.  El objetivo del Force Science Institute (FSI) ha sido llevar a cabo una investigación para establecer una base científica en los elementos de la ciencia del comportamiento del rendimiento humano en situaciones de alto estrés, incluida la formación necesaria para conseguir un buen rendimiento y tomar buenas decisiones.  En un principio, la investigación del FSI consistió en análisis de vídeo de la dinámica del movimiento y la velocidad de la agresión. Ahora, décadas más tarde, el FSI continúa estudiando la amenaza mediante análisis de vídeo digital de alta velocidad, así como incorporando acelerómetros y giroscopios en el cuerpo y extremidades de los sujetos de la investigación que actúan como agresores. Los resultados, como es lógico, no dejan de indicarnos que una agresión puede ocurrir muy rápidamente y muchas veces sin indicios claros previos a la agresión.  Estos estudios han llevado a estudios aún más intrigantes sobre cómo preparar a los policías para hacer frente de una forma eficaz a estas amenazas ahora bien definidas y medidas.

Los estudios ofrecen resultados consistentes

Esta investigación, y los estudios realizados por Pinizzotto, Davis, Miller y otros sobre el análisis de los agresores de los policías y sus tácticas, nos indican que los policías tienen que estar mejor preparados.  Esto se refiere no solo a bien preparados tácticamente en elementos de fuerza. Tienen que contar con una amplia gama de técnicas clínicas de varias profesiones. Esto incluye la capacidad de leer e influir en personas y situaciones, participar en la evaluación estratégica de recursos y desafíos, así como tener una gran capacidad de juicio clínico.  Teniendo en cuenta que dos tercios de los policías que salen de una academia de policía estadounidense no contarán con el apoyo de nada parecido a un programa de formación sobre el terreno [Field Training Program], este contenido tiene que impartirse entonces durante la formación previa al servicio.

Esta serie de artículos del FSI explicará los estudios realizados durante décadas por el Force Science Institute (FSI) [Instituto Ciencia de la Fuerza] sobre la formación con la que se pretende desarrollar estas técnicas clínicas.  Lo haremos en una serie de cuatro partes que empieza por los problemas que el FSI ha identificado y termina con los principios y técnicas de entrenamiento que el FSI ha medido y comprobado su eficacia en entornos formativos con limitaciones de tiempo y dinero.

El primer estudio que realizó el FSI consistió en un análisis comparativo de la formación de policías en tres países.  El último estudio del FSI, publicado en enero de 2019 en la revista científica Behavior Analysis in Practice [Análisis del Comportamiento en la Práctica], implicó tres años de estudio sobre la formación de policías en tres academias estatales y el análisis de 10.000 vídeos grabados de los participantes para documentar la adquisición, retención y caducidad de las técnicas por los aspirantes a policía.

Una nueva investigación confirma las ocnclusiones anteriores

Desafortunadamente, esta investigación nos indica que los policías no están tan bien preparados como tendrían que estarlo, tal y como ya se pensaba anteriormente. Independientemente de la implicación y pasión de los instructores, parece que el tiempo, el coste, los métodos tradicionales de impartir la formación y la escasez de personal docente son tan limitados que comprometen la idoneidad y suficiencia de la actual formación de policías. Aunque este estudio es innovador en la aplicación de métodos científicos por parte del investigador para determinar el aprendizaje de los alumnos y el nivel de retención y caducidad de sus técnicas, no es el primero en sugerir que es necesario mejorar la formación policial. Estos estudios nos indican continuamente que el policía medio, unos meses después de salir de la academia, únicamente será capaz de describir cómo se tiene que aplicar una determinada técnica de control de un individuo, pero el policía tendrá poca habilidad a la hora de aplicarla de forma eficaz en «un enfrentamiento dinámico con un sujeto con una actitud desafiante que se resiste». Incluso técnicas sencillas como los golpes con defensa extensible se pueden llegar a aplicar de forma ineficaz en un entorno estático tan pronto como pasados dos meses tras finalizar la formación. Otras técnicas clínicas, que incluyen técnicas de comunicación y de toma de decisiones, enseñadas de la misma forma, parecen deteriorarse igual de rápido.

Estos estudios ponen de relieve que, además del contenido, existen problemas importantes en cuando a la metodología de enseñanza utilizada en muchas academias, no solo en la policía sino de los planes de estudios y los modelos formativos, ya sea en una academia o en una universidad. También critican la manía de reemplazar una buena formación en técnicas y toma de decisiones con una formación bien intencionada pero irrelevante.  Además, formar policías para los desafíos de hoy es totalmente diferente a lo que era hace décadas, pero seguimos utilizando muchas de las mismas técnicas.  Tenemos que entender cómo aprenden los adultos, ensalzar el papel del formador y aplicar una metodología eficaz si queremos atender las actuales expectativas de servir al ciudadano y mantener el orden.

 

En la próxima parte

En la próxima parte revelaremos los resultados detallados del primer estudio del Force Science Institute [Instituto Ciencia de la Fuerza] sobre la formación en las academias de Policía.  Fue un amplio estudio en tres países que abarcaba planes de estudio y métodología de enseñanza en varias academias.  Se trató de un estudio sobre formación de policías que revisó los contenidos y metodología de enseñanza. La pregunta fundamental que se planteó y respondió fue: «¿enseñamos de una forma que se adapta a metodologías modernas de enseñanza basadas en las investigaciones sobre cómo aprenden los humanos aquello que se les enseña?»  Estate atento para saber la respuesta.  Aquí tienes una pista, expresada en pocas palabras: es bueno que entren buenas personas, porque ningún profesional se esfuerza tanto y hace tanto, con tan poco.

(Este artículo es una traducción al español de su original en inglés Do We Train to Assure Officer Success… or to “Check the Box?”, del Dr. Bill Lewinski, publicado el 31 de enero de 2019 en el Force Science News [Boletín de Noticias Ciencia de la Fuerza])

Si quieres apoyar la existencia de este blog, haz el favor y dona uno o varios euros. ¡Gracias!


Si compras algo podríamos recibir una comisión por estos anuncios. A ti no te cuesta nada.


.

Acerca de Jorge Tierno Rey

Infante de Marina desde 1999, Capitán desde 2007. Experto en nada. Siempre aprendiendo. Me encanta aprender. Sin experiencia real en combate. Traduzco decentemente textos del inglés al español. Fundé y escribo en El Blog de Tiro Táctico (tirotactico.net). Soy un profesor mediocre. Más de 2.500 horas de clase, más de 60 cursos, más de 1.200 alumnos me han sufrido.
Esta entrada fue publicada en Material didáctico y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Por favor, déjanos tus comentarios. Se agradecen.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.