Situación táctica: un policía fuera de servicio dispara mortalmente a un adolescente durante un atraco. Chicago, EE.UU. 10 de febrero de 2014.

Quizás no se trate de adiestramiento, sino de mentalidad. Dudo muchísimo que yo fuera capaz de enfrentarme a tal situación, pero un lunes, 10 de febrero de 2014, un policía fuera de servicio no solo salió airoso de un atraco a mano armada en una gasolinera de Chicago (EE.UU.), sino que abatió ─mortalmente─ a su atracador «de un solo disparo». Ni amígdala, ni sistema límbico, ni visión de túnel, ni pollas en vinagre, sencillamente «mente fría», diría yo. Puede que también sea cuestión de entrenamiento sin excusas, del bueno, pero no es algo seguro que se pueda adivinar viendo el vídeo. Hizo lo que tenía que hacer para salvar su vida.

Ya sabes, «si entrenas una mierda, te saldrá un mierda».


GORNER, Jeremy; WILLIAMS-HARRIS, Deanese. Cops: Off-duty sergeant fatally shoots teen during robbery. Chicago Tribune. 11 de febrero de 2014.

Con un arma apuntándole a la barriga, el policía fuera de servicio rebusca torpemente el dinero en sus bolsillos con la mano izquierda mientras los tres atracadores le rodean en la gasolinera de Far South Side (Chicago, EE.UU.).

El policía, muy seguro de sí mismo, desenfunda su propio arma con la mano derecha y dispara a quemarropa. El pistolero, de 16 años de edad, cae a sus pies mientras los otros dos se dan a la fuga, tal y como se puede ver en el vídeo de vigilancia que grabó el atraco en la noche del lunes 10 de febrero de 2014, en una gasolinera Citgo, en la esquina de la calle 103 y la avenida Cottage Grove, a pocos metros del estadio Gately.

El policía se da la vuelta hacia los atracadores, que inmediatamente se dan a la fuga, y acto seguido apunta el arma hacia abajo mientras el pistolero intenta ponerse de pie. Las imágenes muestran cómo el policía aparta de una patada el arma del atracador y después abre la puerta del acompañante de su coche, aparentemente para coger su teléfono.

El adolescente de 16 años, Deonta Dewight Mackey, recibió un disparo en la cabeza y falleció en el lugar, según la policía. Vivía en el número 900 de la calle 104 Este, a cuatro números de donde falleció.

El policía no resultó herido en el incidente. La policía buscaba a los otros dos atracadores tras el suceso.

El tiroteo se produjo en torno a las 22:00 horas, cuando el policía repostaba su coche en la gasolinera Citgo.

El vídeo de vigilancia muestra a un hombre con un arma en la mano derecha corriendo hacia el policía y apuntándole con el arma. El policía retrocede, deja caer la boca de la manguera y levanta las manos, según se puede ver en el vídeo. Otros dos hombres corren hacia él y se reúnen con el pistolero.

En el vídeo parece que el policía le entrega algo al pistolero y después rebusca en sus bolsillos con la mano izquierda. A continuación, el policía mueve rápidamente su mano derecha y dispara al pistolero.


¡Quién sabe qué podría haber pasado! Se trata de una auténtica desgracia que el atracador de 16 años de edad acabara muerto, pero mejor él que no su víctima elegida. No hace falta decir que su víctima tendría que responder muchas más preguntas si esto sucediera en España y posiblemente su reacción se tacharía de desproporcionada, pero sobrevivir no es para nada desproporcionado cuando eres elegido como víctima por algún desalmado.

.