Balística Terminal. Armas de Defensa Personal (PDW) de pequeño calibre: FN 5,7x28mm y HK 4,6x30mm. Por Dr. Gary K. Roberts.

Quizás el FN P90, y la pistola Five-seveN ─con su exclusivo calibre 5,7x28mm─ y el HK MP7 ─con su exclusivo calibre 4,6x30mm─ se encuentren totalmente sobreestimados y sean adquiridos por diferentes unidades militares y de policía sin ser plenamente conscientes de la auténtica realidad. Los datos aquí reflejados son bastante claros y desaconsejan totalmente el uso de estas armas si se pretende disparar a animales (incluidos los de 4 patas), debido a su pobre rendimiento terminal, salvo en situaciones muy concretas y definidas ─principalmente cuando no puedas disponer de otra cosa mejor, casi cualquier otra cosa─. Gracias al marketing en su lanzamiento inicial, FN y HK consiguieron vender unas cuantas armas, pero pasada la euforia inicial, no tuvieron mucho más recorrido. Actualmente FN intenta vender algún ejemplar de la pistola Five-seveN con el lanzamiento hace unas semanas de la versión MK3 MRD de esta pistola.

En esta ocasión reproducimos una traducción, autorizada por el autor, de la aportación realizada por el prestigioso experto en la materia Dr. Gary K. Roberts ─un dentista─ en el foro www.m4carbine.net.

 

19 de noviembre de 2018.

Son varios los documentos que han descrito el increíblemente pobre rendimiento terminal de los proyectiles de 5,7x28mm disparados por el FN P90: y la pistola Five-seveN:

  • DAHLSTROM, D.; POWLEY, K.; GORDON, C. “Wound Profile of the FN Cartridge (SS190) Fired from the FN P90 Submachine Gun». Wound Ballistic Review. Spring 2000. 4(3): 21-26.
  • FACKLER, M. «Errors & Omissions». Wound Ballistic Review. Winter 1991. 1(1):46.
  • FACKLER, M. «More on the Bizarre Fabrique National P-90». Wound Ballistic Review. 1997. 3(1):44-45.
  • FBI Academy Firearms Training Unit. FBI Handgun Ammunition Tests 1989-1995.
  • HAYES, C. “Personal Defense Weapons—Answer in Search of a Question”. Wound Ballistic Review. Spring 2001. 5(1):30-36.
  • ROBERTS, G. “Preliminary Evaluation of the Terminal Performance of the 5.7 x 28 mm 23 Grain FMJ Bullet Fired by the New FN P-90 , Using 10% Ordnance Gelatin as a Tissue Simulant”. AFTE Journal. Spring 1998. 30(2):326-329.

El actual proyectil blindado (FMJ) SS190 de 31 grains penetra casi adecuadamente, pero la herida resultante de este proyectil tiene una cavidad permanente relativamente pequeña, así como una insignificante cavidad temporal. Aunque el 5,7x28mm penetra blindajes blandos (soft body armor), su potencial lesivo es en el mejor de los casos como el de un .22 LR o un .22 Magnum. Incluso el 9mm NATO blindado (FMJ) produce una herida mayor ─y es de todos conocido el asombroso potencial incapacitante del proyectil  M882 (proyectil blindado de 9mm) de la M9 (pistola Beretta 92FS)… [ironía]─.

Unas cuantas unidades de policía estadounidenses importantes adoptaron armas del 5,7mm. Tras intervenir en varios incidentes con policías implicados con sus P90s, se desestimó el uso del 5,7mm en estas unidades como consecuencia del pobre rendimiento terminal.

Todo se debe a la física y la fisiología más básicas. Observa las dimensiones de la superficie en contacto con los tejidos para el 9mm blindado (FMJ) y el de punta hueca blindada (JHP) comparadas con las del 5,7mm. Cuando ambos proyectiles apuntan hacia delante el 9mm blindado (FMJ) destruye más tejidos que el 5,7mm. Durante el breve espacio de tiempo en el que el 5,7mm cavita completamente, este destruye más tejidos que el 9mm blindado (FMJ). En ningún momento el 5,7mm destruye más tejidos que el 9mm de punta hueca blindada (JHP). Incluso cuando el proyectil blindado (FMJ) de 5,7mm cavita completamente, un proyectil expandido de 9mm de punta hueca blindada (JHP) destruye más tejidos. Las relativamente pequeñas cavidades temporales producidas, tanto por los proyectiles de 9mm como por los de 5,7mm, muy probablemente no causarán daños significativos sobre la mayoría de las estructuras elásticas del cuerpo. Como en el caso de cualquier proyectil con suficiente penetración, si una bala de 9mm o de 5,7mm se coloca de forma ideal para ocasionar daños significativos sobre el Sistema Nervioso Central u órganos muy vascularizados, es muy probable que el resultado sea fatal.

Sin lugar a dudas, el P90 puede penetrar blindajes personales blandos (soft body armor), pero eso también pueden hacerlo los proyectiles perforantes (AP) del 9mm. El mayor momento lineal de los proyectiles del 9mm les permite superar vehículos y otras barreras intermedias mejor que a los proyectiles del 5,7mm. Los proyectiles de punta hueca blindada (JHP) del 9mm, del .40 S&W y del .45 ACP destruyen más tejidos, ofrecen una penetración más ideal y tienen la misma probabilidad de no atravesar al oponente que el 5,7mm. Las armas en calibre 5,56mm y 6,8mm ofrecen unos efectos terminales significativamente superiores en comparación al 5,7mm. La cuestión de fondo es ¿qué ofrece el P90 que no esté ya disponible?

 

14 de noviembre de 2011.

Las armas de defensa personal (PDWs) en pequeños calibres tales como el MP7 y el P90 constituyen armas especializadas que tienen papeles que jugar muy concretos y específicos.

A continuación, se reproducen los comentarios relativos concretamente al MP7 realizados por un veterano suboficial con experiencia en combate real de una unidad de operaciones especiales actualmente en servicio activo en las FAS de EE.UU.:

«Cuando se emplea el MP7 a cortas distancias, lo utilizas literalmente como si fuera una manguera de agua para rociar 4,6 por todo el torso del fulano que quieres reducir (normalmente en fuego automático, que de todos modos no es recomendable en cortas distancias, CQB) y tienes que continuar rociándole de proyectiles hasta que su cerebro averigua que le están dejando como un colador. Normalmente esto lleva más tiempo que disparar una respuesta no estándar (Non Standard Response) con un fusil, así que para cuando tu cerebro se da cuenta que el fulano lo ha dejado y está cayendo abatido casi te has quedado sin munición y cualquier otra amenaza de la habitación muy probablemente ha empezado a batirte con su fuego. Si tu equipo está preparado y todos y cada uno conocen la importancia de los sectores de tiro principal/secundario, entonces quizás puedas entrar allí y que todos tus chavales rocíen 4,6 a discreción sobre todos los malos de una forma eficiente, pero si no lo hacen así, entonces tendrás graves problemas rápidamente».

FN Five Seven

Pat Rogers, un antiguo policía de Nueva York y veterano combatiente infante de marina, es un altamente respetado profesional de las armas de fuego que también ha realizado algún comentario sobre el empleo de PDWs en pequeños calibres como el 4,6mm y el 5,7mm:

«Se requieren múltiples disparos para incapacitar. Esto implica significativamente mayor adiestramiento, lo que se traduce en un significativamente mayor consumo de munición, con un mayor coste por disparo y con limitadas fuentes de abastecimiento disponibles. Para garantizar una incapacitación inmediata será necesario centrarse en los disparos en el cerebro, lo que requiere mayor adiestramiento y también la introducción de más suerte en la ecuación, especialmente cuando se trata de múltiples oponentes. La limitada capacidad del sistema implica que los enfrentamientos a cualquier distancia más allá de la cercanía CQB pueden ser problemáticos. Esto quiere decir que presentará un completo nuevo abanico de dificultades. El arma resulta fácil de disparar y también divertida. Esto no siempre se traduce correctamente en las aplicaciones del mundo real. Si existe una sola razón por la que estas plataformas son en algún aspecto superiores al fusil de asalto M4 no la conozco».

Un condecorado y experimentado miembro de un equipo SWAT de un cuerpo de policía estadounidense que ha tenido múltiples incidentes OIS (Officer Involved Shooting) con FN P90s del 5,7mm ha escrito lo siguiente (ten en cuenta que sus comentarios se aplican igualmente al MP7 del 4,6mm):

«La pistola del 5,7mm como arma de servicio es un error. Existen combinaciones de armas y municiones mucho más eficaces ahí fuera. El único factor en favor del P90 (no de la pistola del 5,7mm) es su capacidad de fuego automático: 900dpm de fuego muy controlable. Incluso esta ventaja se limita a enfrentamientos a cortas distancias tipo CQB. Puedo colocar más impactos sobre un blanco y más rápido con el P90 que con mi M4 en enfrentamientos a corta distancia. Desafortunadamente, puede que tengas que colocar más impactos sobre la amenaza debido a los escasos daños que produce el proyectil. El 5,56 resulta mucho más eficaz para llamar la atención de cualquiera que el 5,7mm. No se trata de pura especulación. En este momento llevamos utilizando nuestros 30 P90s más de 5 años. Se les ha disparado a múltiples individuos con ellos. No volveremos a comprar más 5,7mm o cualquier otro sistema PDW en pequeño calibre.

    • 30 P90s durante cinco años.
    • 100.000 cartuchos por año con esas armas.
    • Arma muy fiable.
    • Muy fácil de usar.
    • Todo el mundo contento.
    • 3 enfrentamientos armados con policías implicados más tarde donde el arma demostró un rendimiento terminal increíblemente pobre y abandonamos esas armas… rápidamente.
    • Más de 22 enfrentamientos armados con policías implicados utilizando fusiles AR-15 en calibre .223 y todo el mundo contento con el resultado (salvo los 21 malos muertos).»

Como consecuencia de su pobre rendimiento terminal una importante unidad de policía nacional ya tampoco utiliza los P90 como solía hacer. Asimismo, algunas unidades militares que probaron en combate PDWs en pequeño calibre están adquiriendo otras opciones, tales como conjuntos superiores (upper) con cañón de 9 pulgadas en calibre .300 Blackout  (7,62x35mm) para utilizarlos con sus cajones de mecanismos (lowers) de M4.

Cuando un cuerpo de policía local opta por un sistema en fuego automático se necesita significativamente más tiempo para su adiestramiento. Esto incrementa los costes, tanto por la cantidad de munición que es necesario adquirir como por el pago de las horas extras que los policías han de invertir en su adiestramiento en lugar de estar en las calles de servicio. En lugar de una Respuesta No Estándar (NSR) de 1 a 5 disparos con un sistema de armas basado en el AR15, con un MP7 cada policía ahora va a realizar de forma rutinaria del orden de 15 a 20 disparos sobre cada blanco tanto en adiestramiento como en incidentes OIS (Officer Involved Shooting) reales, por lo que el consumo de munición será 4 veces mayor que en el caso de utilizarse un sistema de armas basado en el AR15 que dispare cualquier calibre común apto para CQB como el 5’56 mm., el .300 Blackout, el 6,8mm o incluso el 7,62x51mm.

 

¿Cómo va a permitirse un cuerpo de Policía Local cuatro veces más munición para el adiestramiento con un sistema de armas tal como el MP7 que exige que se dispare siempre en fuego automático y cuya munición es más cara que cualquier otro calibre común?

En el mundo civil, ¿cómo va a explicar un cuerpo de Policía Local a sus políticos y medios de comunicación por qué ahora tienen que disparar a cada sospechoso 15 o 20 veces?

Además, cuando tienes que realizar 15 o 20 disparos en fuego automático a cada blanco, existe una mayor probabilidad por la que alguno de esos disparos pueda errar el blanco. ¿Cómo va a asumir un cuerpo de Policía Local la responsabilidad resultante del incremento potencial en el número de balas perdidas que pueden producirse con un sistema de armas que ha de utilizarse en fuego automático como un «manguera de agua» para proporcionar una incapacitación adecuada de las amenazas?

Con los datos disponibles hoy día, un cuerpo de Policía Local estadounidense tendría que ser inaceptablemente ignorante o colosalmente estúpido para adquirir el MP7 (o el P90) para su equipo SWAT, habiendo disponibles numerosos sistemas de armas idóneos para su uso por equipos SWAT ─en entornos CQB─, que resultan mejores y más eficaces en costes que PDWs de pequeño calibre.

Si se busca un fusil de cañón corto (SBR) se puede considerar un 5,56mm con cañón de 10 a 12 pulgadas en el que emplear munición de buena calidad convenientemente seleccionada, o bien un conjunto superior (upper)  con cañón de 8 a 12 pulgadas en calibre  .300 Blackout tan pronto como salga al mercado munición apropiada para uso policial (dentro de 6-12 meses). Incluso mejor, se puede optar por un conjunto superior (upper) con cañón de 8 a 12 pulgadas en calibre 6,8mm. Pero si prefieres disponer del mejor rendimiento terminal opta por el nuevo grupo de fusiles con cañón de 16 pulgadas en calibre .308 tales como el KAC SR25 EMC, el LaRue Predatar (o el OBR para precisión), o el FN Mk17/SCAR-H, empleando munición adecuada.

.