El Airsoft no es solo de frikis, sino también de profesionales. Una herramienta ideal para el entrenamiento del combate con armas de fuego.

Aunque no son pocas las ocasiones en las que se identifica el Airsoft con una práctica de frikis, en realidad se trata de una herramienta de entrenamiento muy práctica para profesionales o no, gracias a su sencillez y reducido precio. Por supuesto que tiene sus inconvenientes, pero son más las ventajas que hacen que sea una opción casi imprescindible para practicar. Todo aquel que disponga de un arma de fuego real debiera disponer de una réplica de airsoft, a ser posible del mismo modelo y con la misma configuración de accesorios, lo cual no resulta difícil teniendo en cuenta la abundancia de armas y accesorios de Airsoft y su reducido precio, muy inferior al de sus homólogos reales. Por mi parte, aunque reconozco que últimamente no las utilizo, tengo una réplica de airsoft de una pistola G19 y de un fusil de asalto HK G36KV. No resulta difícil encontrar una réplica de airsoft de casi cualquier arma, incluso escopetas como la Remington 870 (echa un vistazo al amplio catálogo de Mad Tactical y seguro que encuentras tu réplica a buen precio).

Las armas de airsoft se pueden utilizar tanto como herramienta de entrenamiento para practicar los principios básicos del tiro y la manipulación “segura” del arma (sin olvidar en ningún momento las cuatro reglas de oro de seguridad con las armas de fuego, aunque se trate de armas de airsoft), como para entrenamiento fuerza contra fuerza [Force On Force].

Con poca cosa puedes montarte una buena sesión de entrenamiento en tu propia casa, lo que resulta toda una ventaja teniendo en cuenta que ni siquiera tienes que perder tiempo en el desplazamiento a un campo o galería de tiro. Te basta con una caja de cartón o una plancha de poliestireno de alta densidad para sujetar tu blanco de papel y contener las bolas de plástico que dispares con tu arma de Airsoft.

La utilidad de las armas de Airsoft es tal que no son pocos los profesionales e instructores que las utilizan y recomiendan. No es la panacea pero constituye un complemento excelente.

En general existen dos categorías de armas de Airsoft según su sistema de funcionamiento, cada una con sus pros y sus contras.

Por un lado se encuentran las armas de Airsoft de gas [Gas Blow Back (GBB)], que utilizan un gas comprimido para impulsar la bola de plástico. Habitualmente se trata más de pistolas que de fusiles, aunque existen ambos tipos de armas con este sistema de funcionamiento. Una de las principales ventajas de las armas de airsoft de gas (GBB) radica en su sistema de funcionamiento, que reproduce muy fielmente la realidad del arma de fuego que pretende imitar, dado que la corredera de la pistola o el cierre del fusil se desplazan por la acción del gas comprimido y el tirador percibe un ligero retroceso, no demasiado, pero suficiente para alcanzar cierto grado de realismo. Además, la forma de cargar, montar y resolver interrupciones resulta prácticamente idéntica que en el caso de un arma de fuego real.

MAD Tactical Airsoft, tu tienda amigo de todo en airsoft

Junto con su realismo en cuanto a funcionamiento y manipulación, las armas de Airsoft de gas resultan ideales para practicar el tiro y para el entrenamiento fuerza contra fuerza [Force On Force]. Lo bueno es que existen réplicas de Airsoft de gas de muchas de las armas reales más utilizadas, que se van a ajustar perfectamente a las fundas pistoleras y accesorios correspondientes al arma real: Glock 17, HK USP, HK USP Compact, S&W M&P9, Beretta 92,  etc.

Sin embargo, este tipo de armas de Airsoft tienen dos pegas destacables. Los cargadores, que alojan tanto el depósito de gas comprimido como las bolas de plástico, se rompen con facilidad si caen al suelo. Asimismo, el hecho de utilizar gas comprimido supone que este tipo de armas no resulte demasiado eficaz si la temperatura ambiente es baja. Tampoco se trata de grandes problemas, la verdad.

Por otro lado se encuentran las armas de Airsoft eléctricas [Automatic Electric Guns (AEGs)], que utilizan una batería recargable para alimentar un motor eléctrico que mueve un mecanismo de muelle y pistón cuya acción impulsa la bola de plástico. En este caso se trata del sistema habitual utilizado por los fusiles de Airsoft que permite tanto el fuego automático como semiautomático, es decir, tiro a tiro (bueno, bola a bola), que resulta mucho más realista que las ráfagas interminables de cientos de bolas de plástico. Sus principales ventajas frente a las armas de Airsoft de gas es que éstos resultan más robustos y fiables y tienen una mayor autonomía con una sola carga de batería.

Sin embargo, las armas de Airsoft eléctricas no reproducen tan fielmente el funcionamiento y manipulación de un arma de fuego real como las armas de Airsoft de gas. El retroceso es prácticamente imperceptible, lo que le resta algo de realismo. Además, si se agota la batería no se puede recargar de forma tan rápida y sencilla como con los cargadores de las armas de Airsoft de gas, y te puedes quedar tirado si no tienes otra batería a mano. Lo peor de todo es que el disparador de las armas de Airsoft eléctricas no funciona como el de un arma de fuego, es decir, no tiene que empujar ninguna palanca o diente sino que se limita a cerrar un circuito, lo que la convierte en nada apta para practicar el principio básico del tiro relativo al control del disparador (para eso mejor las de gas).

Independientemente del tipo, un arma de Airsoft constituye una gran herramienta de entrenamiento que tiene mucho que aportar a un precio y gasto muy contenido. Tanto las de gas como las eléctricas permiten practicar la manipulación del arma, incluidos los cambios de cargador, aunque los cargadores de las de gas no conviene que caigan al suelo, por su fragilidad, como se decía anteriormente. Su uso ofrece más realismo que las armas de plástico tipo Red Gun o Blue Gun con un mayor grado de seguridad que las armas de fuego reales, aunque en todo caso han de considerarse como armas y, por tanto, respetar las precauciones de seguridad con las armas de fuego.

Las armas de Airsoft de gas son las más adecuadas para practicar los principios básicos del tiro, frente a las eléctricas, gracias a su funcionamiento casi idéntico al de un arma de fuego real, incluido su ligero retroceso con cada disparo que resulta un complemento ideal durante la práctica del tiro en seco así como a la hora de disparar las bolas de plástico, como si fuera fuego real pero en tu propia casa. A una distancia de unos 5 metros o menos consiguen reproducir con bastante exactitud la trayectoria de un proyectil. Basta utilizar blancos reducidos para simular el tiro de un arma de fuego real a mayor distancia. Por ejemplo, un círculo de 2 cm. a 2 m. equilvaldría a un círculo de 20 cm. a 20 m. En este sentido tienes varias opciones para practicar, como el ejercicio de tiro EBdT2 Scrabble, el ejercicio de tiro Amuletos de la Suerte [Lucky Charms Drill], el ejercicio de tiro Enredos [Twister Drill] o el ejercicio de Cambios de Marcha [Shift Gears Drill].

Una de las mejores prácticas en cuanto a realismo que facilitan las armas de Airsoft es el entrenamiento de fuerza contra fuerza [Force On Force], que representa el máximum del entrenamiento para el combate con armas de fuego. Aunque existen otras opciones mucho mejores, como Simunition o UTM, que sin duda son las opciones más profesionales y realistas, el Airsoft aporta mayor sencillez y seguridad con un precio y un coste mucho más reducido (sin olvidar que el entrenamiento con Airsoft no sustituye el entrenamiento con Simunition o UTM, sino que lo complementa) .

Aunque las armas de Airsoft de gas son las más realistas en cuanto a funcionamiento y manipulación, las eléctricas no dejan de ser una opción excelente para un entrenamiento de fuerza contra fuerza centrado en el movimiento, la toma de decisiones y la inoculación de estrés, sin que un menor realismo en el funcionamiento del arma le reste eficacia. Para que este tipo de entrenamiento no pierda utilidad práctica resulta importante limitar el tiro al modo semiautomático, bola a bola, y tener presente que aún tratándose de bolas de plástico se pretende imitar el fuego real, por lo que habrá que tener clara la diferencia entre lo que es cubierta y lo que es ocultación (el contrachapado no es una cubierta para un proyectil real aunque sí para una bola de plástico).

Si quieres adquirir armas y accesorios de Airsoft echa un vistazo al amplio catálogo de Mad Tactical. Tienen buenos precios y son de fiar.

Grilletes ASP UltraCuffs de aluminio

Acerca de Jorge Tierno Rey

Administrador del Blog. Experto en nada. Experiencia cero. Ninja de teclado.
Esta entrada fue publicada en Material didáctico. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El Airsoft no es solo de frikis, sino también de profesionales. Una herramienta ideal para el entrenamiento del combate con armas de fuego.

  1. Muchas gracias, David. Me alegro que te guste.

    Friki es lo que algunos te llaman cuando les resulta extraño lo que haces, pero nunca me lo he tomado como algo malo. Si hasta Enrique Iglesias nos ha dedicado una canción, jajaja:

    https://youtu.be/YUiVIPgJA0o

  2. David F. dijo:

    ¡¡Que bien, no soy solo un frikie!! Jaja, que cosas. Enhorabuena por el articulo, y por el blog.
    Un saludo.

  3. La verdad es que hace tiempo que no voy a ninguna partida. Últimamente no utilizo demasiado las réplicas de Airsoft y cuando lo hago es en el sótano para practicar un poco los principios básicos.
    Las partidas de Airsoft es algo muy divertido pero para sacarle todo el provecho como entrenamiento de fuerza contra fuerza tiene que quedar todo muy claro y definido.

  4. Fernando dijo:

    Bueno si tu lo dices, pos sera verdad jejeje frikis dice, Vaya tela, a ver si te vienes a alguna partida hombreee….