¿Necesitas una linterna montada en tu arma? SureFire X300 Ultra: potente, compacta y resistente. PRIMERA PARTE.

Salvo que se trate de un mero capricho personal, a la hora de invertir en algún elemento del equipo individual ese dinero que tanto cuesta ganar me pregunto ¿realmente lo necesito? Normalmente no se trata de una pregunta que tenga fácil respuesta y sus consecuencias pueden suponer que invierta todo mi capital en algo que NO necesito en detrimento de algo que SI necesito. Pero en el caso de la pregunta que plantea el título de este artículo, ¿necesito una linterna montada en mi arma?, mi respuesta es rotundamente “¡si, por supuesto!”.

(Artículo publicado en el número de OCT13 de la revista gratuita Tactical Online)

 

¿POR QUÉ LA NECESITO?

Hasta que la evolución de la raza humana no me proporcione la capacidad para ver en la oscuridad, como sucede con otros animales, me resulta imprescindible hacer la luz donde no la hay, o bien utilizar algún dispositivo de visión nocturna que me permita ver en la oscuridad. Hacer la luz donde no la hay resulta bien sencillo si se dispone de una buena linterna, y en el caso del combate con armas de fuego no se le puede pedir menos que un amplio haz de gran potencia luminosa, con el que poder iluminar el entorno e identificar rápidamente a buenos (compañeros, familiares, transeúntes, …) y malos (amenazas), y una gran fiabilidad en cualquier situación, de forma que cuando más la necesite esté disponible a pesar de la dureza del trato en combate o de servicio. Huelga decir que SureFire dispone de una amplia gama de linternas que reúnen tales requisitos y por ello se ha convertido en la elección de muchos profesionales en todo el mundo.

Queda claro entonces que por no poder ver en la oscuridad “necesito una linterna” como medio de iluminación de mi entorno, tal y como supongo que habrá necesitado el hombre desde sus orígenes, utilizando en cada momento aquel medio de iluminación que tuviera a su alcance: antorchas, velas, candelabros, lámparas de gas, etc. Ahora bien, para su uso en el combate con armas de fuego se pueden distinguir principalmente dos grandes grupos de linternas, las de mano y las montadas en el arma, y yo realmente necesito una de esas del segundo grupo, como respondía al principio. “Mis” razones por las que “necesito una linterna montada en mi arma” se pueden simplificar afirmando que allí donde haya oscuridad y tenga que hacer uso de mi arma sin lugar a dudas actuaré con mayor eficacia si dispongo de una “linterna montada en mi arma”. Dicho así pudiera parecer más un capricho que una necesidad, porque siempre podría optar por una polivalente linterna de mano en lugar de por una linterna montada en mi arma, aunque a decir verdad necesito ambas y no se trata de ningún capricho, sino de una auténtica necesidad. Al hacer uso de mi arma necesito una linterna montada en mi arma porque así resultaré más eficaz. Y cuando no haga uso de mi arma necesito una linterna de mano porque de ningún modo estaría justificado que utilizara la linterna montada en mi arma para iluminar una zona o una persona salvo que estuviera justificado el uso del arma, ya que allí donde iluminara con dicha linterna “estaría dirigiendo la boca de fuego de mi arma hacia personas o cosas sobre las que no pretendo disparar” (Regla de Seguridad número 2 de Jeff Cooper).

Supongo que no sería descabellado preguntarse si no sería mejor matar dos pájaros de un tiro y utilizar siempre una linterna de mano, tanto para iluminar como para combatir con mi arma de fuego, ¿no podría resultar igual de eficaz con mi arma en la oscuridad utilizando una linterna de mano que una linterna montada en mi arma? Pues supongo que ante esta pregunta, como buen gallego, podría responder con otra pregunta, del tipo: ¿no podría resultar igual de eficaz conduciendo mi coche en la oscuridad utilizando un foco de mano que unos faros montados en mi coche? Se me antoja un tanto absurda esta última pregunta, pero no menos que la primera. ¡Cómo diablos voy a combatir con mi arma de fuego con la misma eficacia tanto si tengo una linterna montada en mi arma como si tengo una de mis manos ocupadas en sostener y manipular una linterna de mano! En realidad esta conclusión no constituye nada nuevo como veremos posteriormente.

Y puestos a dudar también podría preguntarme ¿y yo para qué coño quiero una linterna si nunca salgo de noche? Y puestos a responder esta pregunta también podría utilizar otra pregunta ¿y yo para qué coño quiero unos faros en mi coche si nunca conduzco de noche? Ya, claro, ¿y si cae la noche durante el camino de vuelta a casa? ¿y si entras en un túnel? ¿y si el día está muy oscuro y no ves bien la carretera? ¿y si entras en un garaje a oscuras? ¿y si…? La oscuridad no sólo es propia de la noche sino de cualquier entorno en el que no haya luz o haya poca. Así que a la hora de necesitar una linterna montada en mi arma nada importa que salga o no salga de noche, porque la necesitaré siempre que las condiciones sean de poca luz, lo que puede suceder en cualquier momento y lugar, sin previo aviso.

Por otra parte, todos los coches vienen con faros y todas las armas deberían venir con una linterna montada en el arma, pero “a falta de pan, buenas son tortas”, y me va a tocar a mi montar una linterna en mi arma aunque ello me suponga desembolsar cierto capital de mi propio bolsillo.

¿CUÁNDO SURGE TAL NECESIDAD?

Como venía diciendo anteriormente, la conclusión respecto a la necesidad de una linterna montada en mi arma no constituye nada nuevo y aunque no he podido determinar exactamente hasta cuándo se remonta seguramente sea desde la antigüedad, desde que existen las armas de fuego. No obstante, no podrían existir linternas montadas en el arma cuando ni siquiera existían linternas, así que todo empieza a partir del momento en el que la ciencia y la tecnología ponen los medios para desarrollar una solución al problema de la iluminación del entorno durante el combate con armas de fuego. Supongo que antes del huevo fue la gallina, por lo que antes de las linternas montadas en un arma vinieron las linternas de mano.

En cuanto las linternas de mano tuvieron un tamaño relativamente pequeño como para montarlas en un arma, y ante la falta de productos comerciales que cubrieran la necesidad de disponer de una linterna montada en un arma, empezaron a aparecer soluciones caseras tan simples como sencillamente acoplar de algún modo (con cinta adhesiva, por ejemplo) una linterna de mano al arma (inicialmente armas largas porque el tamaño de las linternas de mano no era lo suficientemente pequeño como para acoplarlas a una pistola). Existe algún buen ejemplo gráfico sobre esta solución casera, como se puede ver en las imágenes siguientes.

05MAY1980. Asalto a la embajada de Irán en Londres por el SAS

5 de mayor de 1980. Asalto a la embajada de Irán en Londres por parte de un equipo táctico del Special Air Service (SAS) durante la operación de rescate de los rehenes allí retenidos por un grupo de 6 hombres armados. Obsérvese la gran linterna de mano (Maglite supongo, de esas de pilas grandotas) que lleva montada de forma casera sobre su HK MP5 uno miembro del SAS. (La imagen en color de la derecha no procede del hecho real sino de una reconstrucción de los mismos para un documental a mediados de 1990).

1971. Charlton Heston en The Omega Man

1971. Charlton Heston interpreta al protagonista de la película El Último Hombre Vivo [The Omega Man] en la que se le puede ver con una tosca linterna adosaba bajo su subfusil como solución casera a falta de una linterna más adecuada.

1929.Agente Especial J. W. Reid, de la policía del ferrocarril Union Pacific, con su arma anti-bandidos.

1929. Agente Especial J. W. Reid, de la policía del ferrocarril Union Pacific, con su arma anti-bandidos.

US Patent 894306 1908Las imágenes parecen indicar que al menos hasta después de 1980 no hubo otras linternas montadas en el arma más que la mera solución casera que permitían las enormes (comparadas con las de ahora) linternas de mano de la época. Pero en realidad sí que hubo algunos intentos anteriores a 1980 por dar con algún tipo de linterna o iluminación montada en el arma. Quizás los primeros intentos se remonten tan atrás como el mismo momento en que haya existido un arma. Se dice que en algún museo se puede encontrar una ballesta de la Edad Media que contaba con un soporte  para montar una lámpara de aceite, una vela o lo que quiera que estuviera disponible como fuente de luz en aquella época.

Por otra parte, resulta especialmente curiosa una patente estadounidense (894.306) a nombre de William H. Wright que data de 1908 por la que se dejaba constancia ya entonces de un incipiente diseño de linterna montada en un arma. Supongo que la limitada ciencia y tecnología en el campo de la iluminación en aquella época impidió que aquello se convirtiera en un producto comercial de éxito.

También existe constancia de una linterna montada en un arma allá por los años 40, o incluso antes, aunque parece más algo anecdótico que no un producto comercial eficaz. En un foro profesional me facilitaron un enlace a una casa de subastas en la que en abril de 2012 subastaron el lote número 1589, con un precio estimado entre $75,000 y $150,000 [entre 60.000 € y 120.000 €], compuesto por una exclusiva pieza de colección: una pistola semiautomática Luger, dotada de una linterna montada en el arma, que en la época era de dotación en la Reichssicherheitsdienst (RSD), la guardia personal de Hitler.

pistola semiautomática Luger, dotada de una linterna montada en el arma, que en la época era de dotación en la Reichssicherheitsdienst (RSD), la guardia personal de Hitler

A la vista está que desde muy antiguo se viene buscando disponer de una linterna montada en el arma, lo que parece demostrar que verdaderamente constituye una necesidad para muchos profesionales de hoy y de ayer. Sin embargo, no resulta fácil determinar hasta cuándo tenemos que remontarnos para dar con la primera linterna montada en un arma que suponga un verdadero producto comercial y no una solución casera o algo más anecdótico y/o curioso que eficaz.

Repasando la Historia Contemporánea en lo que se refiere al campo de la iluminación táctica parece que fue la marca ahora conocida como SureFire la pionera y responsable de una verdadera linterna montada en un arma, tal y como explican los hechos que se relatan a continuación.

HISTORIA DE SUREFIRE Y LA PRIMERA LINTERNA MONTADA EN UN ARMA

Para determinar el origen de las actuales linternas montadas en un arma hay que remontarse hasta 1969, cuando el visionario y genial ingeniero Dr. John Matthews, convencido de que el futuro radicaba en el láser, apostó por fundar Newport Corporation para aplicar la potencia del láser a la industria. El éxito de su apuesta fue rotundo y la empresa alcanzó un importante volumen de negocio, convirtiendo al Dr. Matthews en una persona muy solvente. Animado por su gran afición y pasión por las armas de fuego el Dr. Matthews centró sus esfuerzos en el desarrollo de un láser que pudiera ser utilizado como elemento de puntería para armas de fuego y en 1979 patentó el primero de ellos. Se trataba de algo grande y poco manejable que requeriría una importante inversión en el desarrollo de dicha tecnología, lo que se apartaba del principal objetivo de Newport Corporation, por lo que el Dr. Matthews y dos importantes técnicos de la empresa (Dr. Peter Hauk y Ed Reynolds) que compartían sus intereses por las armas compraron la parte de la empresa dedicada al desarrollo de elementos de puntería láser para armas y fundaron Laser Products el 17 de octubre de 1979. El Dr. Matthews se puso al mando de la nueva empresa y renunció a su puesto como presidente de Newport Corporation.

Revólver Apuntado por Láser LPC Modelo 7 [LPC Model 7, Laser-Aimed Revolver], un Colt Trooper en calibre .357 Magnum

1979. Revólver Apuntado por Láser LPC Modelo 7 [LPC Model 7, Laser-Aimed Revolver], un Colt Trooper en calibre .357 Magnum.

El primer producto de Laser Products a la venta, y primer elemento de puntería láser integrado en un arma de fuego disponible comercialmente, fue el Revólver Apuntado por Láser LPC Modelo 7 [LPC Model 7, Laser-Aimed Revolver], que consistía en un láser de gas helio-neón montado en lugar del alza y punto de mira sobre un revólver Colt Trooper en calibre .357 Magnum. El láser utilizado en aquellos días necesitaba mucha energía y fue necesario alimentar el láser con una batería recargable externa hecha a medida que encajaba dentro de una empuñadura Pachmayr modificada.

En la película Superdetective en Hollywood II (987). Karla (Brigitte Nielsen) con su Revólver Apuntado por Láser LPC Modelo 7 [LPC Model 7, Laser-Aimed Revolver], un Colt Trooper en calibre .357 Magnum

1987. En la película Superdetective en Hollywood II Karla (Brigitte Nielsen) con su Revólver Apuntado por Láser LPC Modelo 7 [LPC Model 7, Laser-Aimed Revolver], un Colt Trooper en calibre .357 Magnum

Además de poder verse en manos de Karla (Brigitte Nielsen) en la película Superdetective en Hollywood II en 1987, el Revólver Apuntado por Láser LPC Modelo 7 [LPC Model 7, Laser-Aimed Revolver] se vendió especialmente para su uso por unidades antiterroristas, de Operaciones Especiales y SWAT.

AMT Longslide con elemento de puntería láser, la pistola de Terminator I en 1984 (2)

1984. Elemento de puntería láser creado ad hoc por Laser Products para una pistola AMT Hardballer Longslide en calibre .45 utilizada por Arnold Schwarzenegger en Terminator I.

Entre 1979 y 1984 Laser Products desarrolló elementos de puntería láser para, entre otras armas, la escopeta Remington 870, el fusil Ruger Mini-14, el subfusil H&K MP5 y el fusil Colt M-16. Durante los Juegos Olímpicos de Los Ángeles (EE.UU.) de 1984 tanto la Policía Local de Los Ángeles (LAPD) como la del condado (LA County Sheriffs) utilizaron elementos de puntería láser en sus escopetas, lo que curiosamente llamó la atención de la industria del cine de Hollywood, que se puso en contacto con Laser Products para pedirles que prepararan un elemento de puntería láser para una pistola AMT Hardballer Longslide en calibre .45 que iban a utilizar en una película. No fue tarea fácil y al tratarse de un ejemplar único no podían permitirse el lujo de diseñar una batería específica por lo que se optó por una batería externa que el actor llevaría en un bolsillo accionando el láser a distancia con una mano a través de un botón. La película en cuestión fue, ni más ni menos, la primera parte de Terminator, en 1984, que convirtió a Arnold Schwarzenegger en toda una celebridad.

AMT Longslide con elemento de puntería láser, la pistola de Terminator I en 1984 (5)

1984. Elemento de puntería láser creado ad hoc por Laser Products para una pistola AMT Hardballer Longslide en calibre .45 utilizada por Arnold Schwarzenegger en Terminator I.

Hasta 1985 Laser Products se había dedicado únicamente a los elementos de puntería láser para armas, pero entonces nació la línea de linternas SureFire para responder a las solicitudes de varias policías locales que buscaban una forma eficaz de acoplar una linterna a sus escopetas. Inicialmente no se trataba de verdaderas linternas específicas para montar en un arma sino de monturas que permitían acoplar una linterna de mano al arma sustituyendo el tapón por un interruptor-pulsador de almohadilla unido por un cable a la linterna que permitía el encendido remoto de la linterna (Modelo 300, primer producto de la línea SureFire). Tan sólo unos meses después, en enero de 1986, se lanzó al mercado la primera linterna realmente montada en un arma (Modelo 310), como no, para una pistola Colt 1911. Y ese parece ser que fue el principio de las linternas montadas en un arma como tales, como producto comercial, con una evolución que ha culminado en 2012 con la X300 Ultra.

(Pulsa AQUÍ para ir a la SEGUNDA PARTE de este artículo)

Adeventure Menu, la comida natural para llevar a cualquier parte

Acerca de Jorge Tierno Rey

Administrador del Blog. Experto en nada. Experiencia cero. Ninja de teclado.
Esta entrada fue publicada en Accesorios. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿Necesitas una linterna montada en tu arma? SureFire X300 Ultra: potente, compacta y resistente. PRIMERA PARTE.

  1. Casi siempre hay solución. Me suena que hay un adaptador para el raíl de la HK USP Compact, ¿lo has consultado con el distribuidor?

    Y funda pistolera creo que podrías encontrar para porte oculto en Kydex hecha a medida. Consulta por ejemplo a Gorilla Concealment (www.gorillaconcealment.com) que son españoles y creo que pueden hacer casi cualquier cosa a medida.

    Desde luego la mejor opción pasaría porque las armas de dotación se eligieran en base a criterios coherentes como el hecho de disponer de abundancia de piezas y accesorios.

    Un saludo.

  2. Ricop dijo:

    Soy profesional de ls seguridad desde hace 17 años, claro q tener una linterna en el arma corta es súper práctico, el problema en España es que ningún importador se ha preocupado en ofrecer la combinación entre pistola linterna y funda de servicio. Para los usuarios de la HK usp compact conseguir esto es una hazaña. Si no estoy en lo cierto ofrezcanme una solución o dejen de promocionar linternas que nunca podremos usar. Gracias.

  3. Jesús* dijo:

    Se me olvidaba. El acople que llevan en los MP5 es uno estandarizado de la propia casa H&K.

    Asimismo servía para poder instalar bien un visor o un iluminador láser.

  4. Jesús* dijo:

    Desde luego que la luz es primordial en muchas intervenciones, pero considero que lo ideal sería llevar luz en el arma y además una fuente de luz de mano.

    A nivel policial, circunscribir la fuente de luz solamente al arma nos puede crear inconvenientes como tener que tener el arma en la mano siempre que queramos iluminar algo o a alguien.

    Eso sí, cualquier fuente de luz que deseemos adquirir ha de ser de calidad, ya que ese esfuerzo en la adquisición lo recompensaremos de sobras cuando de verdad tengamos que hacer uso de la luz y todo funcione correctamente.

    Y por supuesto, entrenar en condiciones de baja luminosidad.

    Un saludo

Por favor, déjanos tus comentarios. Se agradecen.