La Justificación de la Munición Embutida Sin Vaina [Caseless Telescoped Ammunition]. Sin embargo, la inercia institucional supone un obstáculo para la adopción de cartuchos más ligeros.

En su momento ─allá por 1990─ el innovador fusil HK G11 y su peculiar munición embutida sin vaina no llegó a ser más que una anécdota. El proyecto se abandonó por falta de presupuesto ─y de interés─. Ahora, tras más de 20 años, resurge la idea de la munición embutida sin vaina como uno de los avances en cuanto a armas portátiles por suponer una considerable reducción de peso, volumen y coste de la munición. Pero va a llevar algo de tiempo comprobar en qué queda la cosa. La Justificación de la Munición Embutida Sin Vaina [Caseless Telescoped Ammunition]. Sin embargo, la inercia institucional supone un obstáculo para la adopción de cartuchos más ligeros.
Has alcanzado el límite de 1 artículo diario gratis. Para continuar leyendo sin límite, ¡suscríbete! ─por solo 15€ al año─. ¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí.