Silenciadores o supresores de sonido para armas de fuego. Tercera parte: diseño y fabricación.

(Este artículo solo está disponible para suscriptores. Suscríbete ahora, o inicia sesión si ya eres suscriptor.)

Después de hablar sobre su funcionamiento en la primera parte, y sobre sus ventajas y efectos en la segunda parte, para terminar hablaremos de cómo se diseña y fabrica un silenciador o supresor para armas de fuego.

 

Diseño y fabricación de un silenciador

Hacer un silenciador ─o supresor─ es fácil y difícil al mismo tiempo. Es fácil, en tanto en cuanto prácticamente cualquier cosa que pongas delante de la boca de fuego va a atenuar el ruido. Lo cual, en algunos casos, va contra el Reglamento de Armas y puede suponer la comisión de un delito. Y es difícil, en tanto en cuanto lo que se utilice para atenuar el ruido puede restar precisión, generar problemas para utilizar los elementos de puntería y convertirse en un inconveniente, en un artilugio tosco y sencillamente horrendo que va unido a la boca de fuego.

En esta imagen puedes ver el interior de un silenciador. El diseño y fabricación de un silenciador consiste en una serie de deflectores soldados al interior de un tubo.

Los diseñadores y fabricantes de silenciadores se esfuerzan por hacer silenciadores sencillos, con buen aspecto y sin detrimento de la precisión (en realidad, la mejoran, como vimos en la segunda parte), al mismo tiempo que reducen significativamente el ruido del disparo.

Los diferentes diseños de silenciadores se pueden encuadrar en dos categorías genéricas: monobloque y deflectores apilados. En cada categoría existen además dos tipos de silenciadores: los de armazón sellado y los desmontables, para permitir el mantenimiento por el usuario ─mantenimiento que consiste sencillamente en desmontar, limpiar y volver a montar─. Mención aparte merecen los silenciadores réflex, que ahora veremos.

 

Silenciadores réflex

Para ser eficaces, los silenciadores para fusiles de grueso calibre tienden a ser voluminosos. Un silenciador puede llegar a aumentar hasta 30cm la longitud total de un fusil de grueso calibre, lo que hace el arma poco manejable y pesada en la boca de fuego. El arma con silenciador no cabe en su maletín de transporte, por lo que hay que desmontarlo para guardar y transportar el arma. Se puede mitigar este aumento en longitud utilizando un cañón más corto, pero eso resta velocidad en la boca de fuego. Para abordar estos y otros problemas, el diseñador finlandés Juha Hartikka inventó el silenciador réflex.

El diseño réflex de un silenciador distribuye la cámara de expansión alrededor del cañón y hacia atrás de la boca de fuego entre 10 y 20cm. Así se reduce lo que sobresale el silenciador por delante de la boca de fuego y le resta peso en la boca de fuego.

Este diseño se orientó principalmente hacia cazadores, para reducir los efectos dañinos del ruido de un disparo en la audición, utilizando un silenciador sencillo, barato y fácil de utilizar.

 

Deflectores apilados

El diseño de un silenciador con deflectores apilados comprende un tubo, dentro del cual el fabricante apila una serie de deflectores en forma de cono. En un inicio había dos tipos de deflectores: en forma de «K» y en forma de «M». Hoy día se pueden encontrar todo tipo de deflectores que funcionan perfectamente con sutiles diferencias en fracciones de un dB, que únicamente podrán apreciar aquellos con un oído más exquisito. Los deflectores se diseñan para albergar un espacio entre ellos. Esos huecos constituyen el volumen necesario para la expansión de los gases. Precisamente, al primer hueco se lo denomina «cámara de expansión».

Los deflectores pueden adoptar formas de lo más variopinto, como se puede ver en los cortes seccionales de diferentes supresores. Además, pueden ir perforados para permitir el paso de los gases en expansión y generar turbulencias en el flujo del gas. Esas turbulencias aumentan la eficiencia y mejoran la atenuación del ruido, aunque hay quien cuestiona cuánto influye realmente.

Los deflectores tienen que permanecer fijos dentro del tubo, por lo que se fabrican para encajar muy ajustados dentro del tubo. El tubo se sella por delante y por detrás con sendos tapones que retienen los deflectores dentro del tubo. El tapón trasero incorpora además un sistema de montaje-anclaje a la boca de fuego del arma en cuestión, que puede ser por rosca directa o de anclaje-suelta rápida.

Estos deflectores ya mecanizados están listos para el siguiente paso del proceso de fabricación de un silenciador.

Normalmente, los silenciadores para calibres de pistola (9 Luger, por ejemplo) o de fuego anular (.22 LR, por ejemplo), llevan ambos tapones roscados, de tal forma que puedan desmontarse para limpiar el conjunto. De lo contrario, con el tiempo el silenciador se volvería inservible por acumulación de residuos de pólvora quemada, aceites lubricantes y fragmentos de proyectiles, que rellenarían los huecos en los deflectores y acabarían obstruyendo incluso el paso del proyectil.

Por el contrario, se puede decir que los silenciadores para calibres de fusil se autolimpian, y no suelen requerir mantenimiento por parte del usuario. No lo requieren, salvo que el fusil de fuego central en el que se monte el silenciador, dispare proyectiles de plomo fundido, en cuyo caso es mejor utilizar un silenciador desmontable.

Una vez fundidos o mecanizados y tras un tratamiento de la superficie, se puede montar una pila de deflectores en su tubo para convertirse en un silenciador.

 

Soldaduras en los silenciadores de armazón sellado

Los silenciadores con el armazón sellado llevan, como mínimo, las tapas soldadas al tubo. En términos generales, más soldadura implica mayor resistencia del silenciador. Existen cinco niveles de soldadura.

Tapones soldados

En este caso, únicamente van soldados los tapones delantero y trasero del silenciador. Los deflectores se fijan en su posición dentro del tubo por la presión de los tapones. Aunque los deflectores entran muy ajustados dentro del tubo, no están fijos.

Deflectores con puntos de soldadura

En este tipo de silenciadores ─normalmente diseños antiguos─, los deflectores se apilan fuera del tubo y se sueldan entre sí con dos o tres puntos de soldadura en los bordes para fijarlos entre sí. Las soldaduras se lijan y suavizan para que la pila de deflectores entre a presión en el tubo. Después se sueldan los tapones.

Otra opción consiste en soldar los bordes de cada deflector directamente al tubo a través de unos agujeros previamente taladrados a la altura que tiene que quedar el borde de cada deflector. De esta forma, cada deflector lleva dos o tres puntos de soldadura directamente al tubo a través de dichos agujeros.

Los deflectores pueden ser más simples o más complejos. Si desmontas un silenciador, no te sorprendas por lo que te puedes encontrar al sacar la pila de deflectores.

Deflectores soldados

En este caso, se suelda en toda su circunferencia el reborde de cada deflector al siguiente deflector de la pila. El conjunto se lija o tornea para rebajar las soldaduras y volver a darle forma redondeada, antes de encajarlo bien ajustado dentro del tubo, dentro del que puede volver a soldarse para fijarlo, soldar las tapas únicamente, o ambas cosas. También se puede soldar cada deflector al tubo, pero es mucho más difícil.

Deflectores soldados sin tubo

Este es el sistema que utiliza SIG Sauer. Fabrican los deflectores de tal forma que incluyen un faldón exterior cilíndrico. Los deflectores se sueldan completamente entre sí apilados y los faldones exteriores forman el tubo en el que de otro modo acabaría metiéndose la pila de deflectores. Se trata de un proceso que exige equipo con una gran precisión, pero el resultado final es un silenciador con mayor volumen interno y menos peso, dado que no utiliza una pila de deflectores y un tubo exterior.

Monobloque

Este tipo de silenciadores se fabrican a partir de un bloque cilíndrico macizo, en lugar de apilar deflectores con forma cónica. El cilindro macizo pasa por un proceso de mecanizado CNC multieje, que talla y tornea los huecos, agujeros y deflectores directamente sobre ese bloque de metal. El bloque ya mecanizado se encaja después dentro de un tubo. La gran ventaja de este proceso es que se puede crear un monobloque con formas que no es posible reproducir mediante una pila de deflectores cónicos.

El monobloque suele pesar más que una pila de deflectores del mismo diámetro y longitud, pero se puede compensar después al utilizar un tubo de menos grosor y un material más ligero.

El monobloque de un silenciador para calibres de fuego anular admite el uso de materiales sintéticos. Si el monobloque se degrada puede sustituirse por 20 o 30 euros y no es una pieza controlada.

La principal ventaja de este tipo de fabricación radica en una mayor atenuación del ruido, gracias a esos contornos adicionales integrados en un solo bloque. Además, permite fabricar más fácilmente silenciadores para calibres de fusil que permiten su despiece y limpieza. De este modo, se puede utilizar un supresor monobloque como solución multicalibre, al poder desmontarse y limpiarse muy fácilmente.

Hay otro detalle interesante en el diseño de los silenciadores monobloque. No solo es relativamente fácil hacer un silenciador monobloque que se pueda desmontar, sino que también se puede hacer sin rosca en el tubo exterior. El tubo liso exterior lleva todos los marcajes con el nombre del fabricante, la referencia del modelo y el número de serie. Si, al desmontar o limpiar el supresor, alguna rosca sufre algún daño (algo que puede pasar si te descuidas y se funde la carbonilla en algún punto), se puede sustituir fácilmente cualquiera de las partes roscadas, sean los tapones o el propio monobloque. El tubo, al carecer de rosca, es muy improbable que pueda sufrir daños durante el proceso de desmontaje y limpieza, así que no va a ser un problema tener que cambiarlo.

Los diseños monobloque permiten al fabricante ubicar las roscas del tubo en diferentes sitios. Incluso puede permitirse el lujo de hacer un tubo sin roscas.

Este diseño moderno utilizar un monobloque y un tubo sin roscas.

 

¿Qué tipo de deflector resulta más eficaz en un silenciador?

El método de fabricación elegido por una marca depende en gran medida del momento en que empezó a producir silenciadores, la inversión que está dispuesta a realizar en equipo y el calibre y uso que vayan a recibir sus silenciadores. Una marca que lleva en el negocio varios años, con equipo ya de sobra conocido, fabricando silenciadores fiables a la antigua usanza, no va a querer invertir en equipo nuevo para fabricar silenciadores que van a ser solo un poco mejores que los que ya fabrica.

Por otra parte, en virtud del diseño y materiales utilizados, los silenciadores van a tener un coste u otro, y no siempre es necesario. Según si se trata de un cazador que va a pegar pocos tiros, o un profesional de las armas que pretenda realizar fuego sostenido, será necesario realizar una mayor o menor inversión y aprovechar el menor peso y mayor resistencia de un tipo de silenciadores más caros frente a otros.

 

Fuentes:

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Jorge Tierno Rey.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Servidores tirotactico.net que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.