Situación táctica: un policía dispara a un perro y mata a una persona. Arlington, Texas (EE.UU.).

https://youtu.be/f4Jsl1nGBZk Sobre las 17:20 horas del 1 de agosto de 2019, en la ciudad de Arlington, en Texas (EE.UU.), una mujer de 30 años llamada Margarita Victoria Brooks, hija de un jefe de los bomberos de la ciudad, resultó muerta al ser alcanzada por un disparo en el torso. El disparo procedía de un policía, que disparó contra el perro de la difunta con la mala fortuna que uno de los disparos alcanzó a la mujer. La cámara corporal del policía grabó lo sucedido. Una vez más, este hecho vuelve a poner de manifiesto el peligro que plantean las balas perdidas. La importancia de darle al blanco y entrenar para ello no solo radica en lograr una inmediata incapacitación de una amenaza, sino que también busca no fallar el blanco y poner balas perdidas en el aire que puedan resultar en situaciones como esta, en la que una persona es alcanzada. No te digo nada sobre lo estúpido del método «rociar y rezar», que solo sirve para poner balas perdidas en el aire. No queda otra que tratar de «apuntar y colocar» los impactos y entrenar para ello, de forma que se minimicen situaciones como la del vídeo. Después dícilmente servirán las excusas, sobre todo para quienes al menos no lo hayan intentado, porque las desgracias ocurren y seguirán ocurriendo, pero el mero hecho de intentar que no sea así puede ayudar a que sucedan con menor frecuencia. Los hechos tuvieron lugar en un camino peatonal que discurre perpendicular a la calle Cantor Drive, a la altura
Has alcanzado el límite de 1 artículo diario gratis. Para continuar leyendo sin límite, ¡suscríbete! ─por solo 15€ al año─. ¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí.