Un clásico enfrentamiento armado: O.K. Corral. Por Sheriff Jim Wilson.

Subscribe

Sin duda un clásico del que cualquier habrá escuchado hablar, aunque suele haber muchos mitos y leyendas en torno a estas cuestiones. Lo más interesante de cualquier situación táctica ─pasada, presente o futura─ consiste en identificar lecciones que pasen a ser lecciones aprendidas. No tiene mucho sentido tropezar en la piedra en la que que ya tropezaron otros anteriormente, ni tropezar dos veces en la misma piedras. Así que no se puede ser tan necio como para despreciar lo que puede enseñarnos la experiencia de otros.

(Este artículo es una traducción NO autorizada de su original en inglés A Classic Gunfight, por Sheriff Jim Wilson, publicado el 2 de julio de 2012 en Shooting Illustrated)

Un clásico enfrentamiento armado: O.K. Corral

Por Sheriff Jim Wilson.

Por supuesto, hablo del enfrentamiento armado que tuvo lugar el 26 de octubre de 1881 en el establo Old Kindersley [O.K. Corral]. Se trata de uno de los pocos casos reales en los que policías y criminales se encontraron de pie unos frente a otros y se liaron a tiros entre sí. Además del gran interés para los aficionados a la historia del Antiguo Oeste, los tiradores defensivos modernos también pueden aprender mucho de este incidente.

En aquel entonces, Tomstone era un pueblo minero, y los hermanos Earp se afincaron allí para mejorar sus ingresos en un entorno con plata en abundancia. James, Virgil y Wyatt llegaron al pueblo a finales de 1879. Morgan Earp y un amigo de Wyatt, John H. «Doc» Holliday, se les unieron unos meses después.

Los hermanos Earp se pusieron a buscar inmediatamente concesiones de minas, madera y agua, además de meterse en las concesiones de juego y apuestas en este próspero pueblo en pleno auge. Asimismo, Virgil llegó como agente de los U.S. Marshal [algo así como un policía nacional] y pronto fue nombrado policía del pueblo [city marshal]. Wyatt pronto se ganó el puesto de policía local [deputy sheriff] y el banco Wells Fargo lo puso en nómina para proteger sus intereses en esta hostil zona del territorio de Arizona.

Pronto surgió el conflicto, porque los hermanos Earp y la mayoría de los otros mineros eran republicanos y yanquis. Por otra parte, los vaqueros y muchos otros lugareños eran demócratas y sureños acérrimos.

Cuando se constituyó el Condado de Cochise, el nuevo jefe de la policía local [sheriff], el demócrata John Behan, se alineó con los vaqueros, que se ganaban la vida introduciendo de contrabando en el país ganado robado en México y atracando los cargamentos de lingotes que Wells Fargo enviaba fuera de la zona.

Cuando se produjo uno de estos asaltos, Wyatt Earp habló con el vaquero Ike Clanton para ver si se quería convertirse en su informante y ayudarle con la detención de algunos de sus compañeros atracadores. Wyatt fue muy claro en cuanto a que dejaría que Clanton se llevase la recompensa y Earp se llevaría la gloria de realizar la detención. No era ningún secreto que Wyatt pretendía presentarse a las próximas elecciones para jefe de la policía del condado [county sheriff].

Desafortunadamente, Clanton bebía demasiado para su propio bien y no era capaz de mantener la boca cerrada. Enseguida se temió lo que le pasaría si alguien se enteraba de que era un chivato. Matando a los hermanos Earp, especialmente a Wyatt, y a Doc Holliday encubriría todo el desastre.

La noche del 25 de octubre de 1881, Clanton bebió bastante y quiso enfrentarse a los hermanos Earp. A la mañana siguiente se le unieron su hermano Billy y Tom y Frank McLaury. Tras realizar múltiples amenazas y dejarse ver portando armas de fuego ─en contra de la ordenanza municipal─, los vaqueros y algunos amigos se reunieron en el establo Old Kindersley [O.K. Corral], que daba a la calle Allen, pero atravesaron toda la calle Fremont. Los hermanos Earp, con Virgil a la cabeza, y acompañados por Doc Holliday, fueron a detenerles.

El enfrentamiento armado tuvo lugar en una parcela vacía, unas seis parcelas al oeste de la entrada trasera del establo O.K., al lado del hostal donde vivía Holliday. La parcela tenía entre 5 y 6 metros de ancho y ambos grupos de hombres se encontraban apenas a un par de metros de distancia cuando empezó el tiroteo.

 

Los historiadores dicen que se realizaron 30 disparos en 30 segundos. Billy Clanton y Frank y Tom McLaury acabaron muertos. Resultaron heridos Morgan Earp, al que una bala le rozó la espalda, Virgin Earp, al que una bala le dio en la pantorrilla, y Doc Holliday, al que una bala le rozó la cadera. Aún a día de hoy es muy discutido quién disparó primero y a quién.

Echando la vista atrás al incidente, podemos encontrar varias cosas que podrían haber cambiado el resultado del enfrentamiento, o haberlo evitado por completo. Para empezar, varios vaqueros llevaban fusil en la silla de su caballo, pero prefirieron utilizar el revólver. Si hubieran utilizado el fusil y batido a los hermanos Earp a distancia, podrían haber ganado.

Por otra parte, Virgil cogió una escopeta en la sucursal de Wells Fargo. Si se hubiera llevado alguna escopeta más (unos fusiles también habrían valido) la demostración de potencia de fuego podría haber invitado a los vaqueros a entregrarse sin pelear.

Puede que el detalle más interesante de todo el enfrentamiento armado sea que se realizaron 30 disparos pero únicamente unos 10 fueron los impactos ─a una distancia de solo 2 o 3 metros─. Eso quiere decir que dos tercios de las balas volaron perdidas por la calle. Es un milagro que no le dieran a ningún inocente traseúnte. Claramente, todos utilizaron el tiro dirigido [point shooting]. Esto se parece mucho a algunos informes de actuales enfrentamientos armados, en los que todo el mundo vacía el cargador pero solo hay unos pocos impactos. Cuando tu vida corre peligro, es muy difícil que te concentres en el punto de mira, pero tienes que hacerlo si pretendes que tus disparos cuenten.

Por último, aunque los hermanos Earp aplicaron la ley y las muertes se consideraron finalmente legítima defensa, se gastaron casi todos sus ahorros en su defensa ante varios tribunales. Como consecuencia, sus esperanzas de llevar una vida cómoda se fueron para siempre.

Por supuesto, hay lecciones que aprender de este incidente. Siempre que sea posible hay que evitar un enfrentamiento armado ─aunque fuera justificado en tu situación─. Segundo, si tienes que combatir, concéntrate en el punto de mira para neutralizar la amenaza tan rápido y preciso como sea posible. Finalmente, prepárate para un después que puede ser una ruina financiera. Uno no puede evitar preguntarse cómo habría sido este famoso enfrentamiento armado si los participantes hubieran contado con un entrenamiento moderno en el combate con armas de fuego.

(Este artículo es una traducción NO autorizada de su original en inglés A Classic Gunfight, por Sheriff Jim Wilson, publicado el 2 de julio de 2012 en Shooting Illustrated)

Si crees que lo que acabas de leer merece la pena, tanto como unos céntimos o euros, puedes donarlos. ¡Gracias! 

Si compras algo podríamos recibir una comisión por estos anuncios. A ti no te cuesta nada.


.

Acerca de Jorge Tierno Rey

Administrador del blog. Regalahúmos. Experto en nada. Ninja del teclado. Sin experiencia real en combate. Autodidacta. Sin formación. Sin preparación. Siempre aprendiendo. Me encanta aprender.
Esta entrada fue publicada en Situación Táctica y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Por favor, déjanos tus comentarios. Se agradecen.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.