Antes odiaba las armas. Ralph Mroz.

El amigo Ralph Mroz escribió lo siguiente en su libro Tiro Defensivo para Enfrentamientos en la Vida Real [Defensive Shooting for Real-Life Encounters]: Antes odiaba las armas (no, no estoy de broma). En mi cabeza eso era para paletos vagos y gordos sin la ambición o la autodisciplina para sudar en el tatami. Entonces un día, después de unos 10 años en el mundo de las artes marciales, tuve una sincera conversación conmigo mismo: «Vale, llevas 10 años entrenando. Tienes una pelea con alguien sin mucho entrenamiento o experiencia. ¿Cuáles son tus posibilidades?» «Bastante buenas.» «Bien. Ahora el tipo tiene entrenamiento y/o experiencia. ¿Cuáles son tus posibilidades entonces?» «¿50/50?» «Bastante ajustado. Ahora son dos, ambos sin entrenamiento, pero grandes. ¿Mis posibilidades?» «Para serte sincero, no tengo ni idea, probablemente menos del 50/50.» «Vale. Ahora son dos tipos con entrenamiento.» «Tengo muy pocas posibilidades.» «¿Y si se trata de un tipo con un cuchillo» «¡Oh, mierda!» La conversación continuó durante unos cuantos casos más. Captas la idea, ¿no? La semana siguiente ya estaba buscando una pistola... Eso sí, se aplica en ambos sentidos. Los que piensan que basta con tener un arma sin un mínimo de habilidades físicas tampoco se preparan para vencer. Puedes descargar el libro al completo que escribió Ralph Mroz en este enlace a su blog Los Estádares de la Calle [The Street Standards]. Fuente: WERNER, Claude.
Has alcanzado el límite de 1 artículo diario gratis. Para continuar leyendo sin límite, ¡suscríbete! ─por solo 15€ al año─. ¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí.