«Aptitud Docente». Pat McNamara. 9 de marzo de 2013.

«Muchas veces me preguntan por trucos docentes, pero en esto no existe una piedra filosofal. Trabajar como instructor en el equipo de Selección y Formación de mi antigua Unidad fue el pasaporte que me llevó por el buen camino. Aunque mis cursos son en plan "Formador de Formadores", no es tanto lo que puedo comunicar en sólo un par de días. Así que tienes que ser la persona adecuada que va a decir lo correcto en el momento oportuno a la persona adecuada. Uno ha de disponer de la capacidad para comprender cómo aprenden las personas en un nivel primigenio, cómo gestionar el tiempo disponible, trabajar una línea de tiro (esta es una forma de arte), entender la curva de aprendizaje y cómo extenderla, trabajar con una disparidad de habilidades, desarrollar una vocación y un estilo de enseñanza. Atender todos los intereses y mantener el interés del personal resulta tan importante como saber cuándo NO decir algo. A veces, menos es más. Demasiados nosotros estamos demasiado ansiosos por decir demasiado, pero no es tanta la información que podemos procesar. Cualquiera puede ser un instructor de línea de tiro de esos que ejecutan "ejercicios de tiro" sin sentido. Sin embargo, ser un buen profesor requiere la capacidad de ser suficientemente flexible como para salirse de la rigidez de un guión marcado, pero eso exige ingenio y mucho bagaje. Hace poco leí un artículo en el que se afirmaba (parafraseando) que todos los instructores enseñan lo mismo. Hasta ciert
Has alcanzado el límite de 1 artículo diario gratis. Para continuar leyendo sin límite, ¡suscríbete! ─por solo 15€ al año─. ¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí.