El precio de la competencia con las armas de fuego, ¿cuánto cuesta la formación y entrenamiento ─instrucción y adiestramiento─?

Pat Rogers y Paul Gardner en el curso de CQB de EAG Tactical

Ante la falta de competencia por parte de cualquier profesional de nada sirven las excusas ni las lamentaciones, sean del tipo que sean, aunque la responsabilidad o culpa sea relativamente cosa de otros, o de la propia Administración ─pública o privada, no cambia las cosas─ en general. Sin lugar a dudas contra la incompetencia lo mejor es la formación y entrenamiento ─instrucción y adiestramiento─.

Por supuesto, la competencia depende de la formación ─en tanto en cuanto formar implica «preparar intelectual, moral o profesionalmente a una persona o a un grupo de personas» (DRAE)─ y puede que en muchos casos la formación sea mala y/o insuficiente. Pero ello no impide que cada uno tenga su parte de responsabilidad y culpa en que así sea, muchas veces por mera inacción o falta de actitud proactiva.

(Artículo publicado en el número de SEP17 de la revista gratuita Tactical Online)

En lo que se refiere a la preparación de un profesional de las armas de fuego ─aquel cuya profesión implica portar algún arma de fuego─, lo primero sería disponer de unos estándares de rendimiento ─y una forma de evaluarlos─ que determinen el mínimo nivel de competencia exigible, y a partir de ahí definir y diseñar la formación.

La clave para alcanzar el objetivo de la competencia radica en que «la formación en cantidad y calidad necesaria y suficiente constituye tanto un derecho como una obligación de todo profesional».

De esta forma, la mera existencia de formación ─que existir suele existir─ responde a su carácter de «necesaria» ─digamos que así se cubre el expediente─, sin que implique que sea «suficiente» en «cantidad» y «calidad». Si la formación es poca ─cantidad─ y/o mala ─calidad─ no llegará a cumplir su objetivo. Para lograrlo ha de ser bastante ─cantidad─ y decente ─calidad─, sin que tenga por qué ser demasiada ─cantidad─ y excelente ─calidad─. No sé si me explico. Hablamos de lograr el efecto deseado (eficacia) ─calidad suficiente─ con el mínimo de recursos y tiempo posible (eficiencia) ─cantidad suficiente─.

Por otra parte, además de atender tales requisitos, la formación constituye tanto un «derecho» que todo profesional tiene la facultad de exigirle a la Administración ─pública o privada─, como una «obligación» que le corresponde a todo profesional, que constituye una imposición o exigencia moral que debe regir su voluntad y a la que se encuentra vinculado por precepto de ley, por voluntario otorgamiento y por derivación recta de su profesión (DRAE). Dicho de otro modo, para que la formación alcance su objetivo requiere ineludiblemente del compromiso mutuo entre Administración y administrados, de tal forma que ambos pongan toda su voluntad e interés. Como dice el refranero español, «a Dios ─la Administración─ rogando y con el mazo dando».

Pat Rogers. EAG Tactical.

El profesional de las armas de fuego «se preparará para alcanzar el más alto nivel de competencia profesional, especialmente en los ámbitos operativo, técnico y de gestión de recursos, y para desarrollar la capacidad de adaptarse a diferentes misiones y escenarios», para lo cual «el Estado proporcionará los cauces, medios, acciones y medidas» que se lo permitan y «velará especialmente por lo relacionado con la preparación y competencia profesional y la asignación de medios para el cumplimiento de las misiones encomendadas» (artículo 6.1.decimoquinta y 6.3 de la «Ley Orgánica 9/2011, de 27 de julio, de derechos y deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas»).

Ese compromiso mutuo implícito entre Administración y administrados ha de traducirse en una férrea voluntad y profundo interés por parte de la Administración para ofrecer bastantes y decentes oportunidades de formación ─a sus administrados─, y por parte de los administrados para estar siempre prestos a aprovechar tales oportunidades.

Suponiendo ─y no seré yo el que diga ni que sí ni que no─ que ese compromiso mutuo existe, ¿cuál es el problema entonces? Pues parte del problema radica en que los recursos ─sean del tipo que sean─ están y siempre estarán limitados. Dado que los recursos normalmente van a depender de la disponibilidad económica ─fondos, dinero, presupuesto─, puede que el principal problema de la Administración respecto a la formación ─y otras cuestiones─ radique precisamente en lo limitado del recurso económico. Como luego veremos, la formación no es nada barata.

Irremediablemente la limitación del recurso económico exige priorizar el gasto. Una buena gestión implica saber priorizar el gasto de forma que éste se dirija hacia aquellas cuestiones que presenten una mejor relación coste-beneficio o mayor Retorno de la Inversión [Return On Investment]. Pero no se trata de una ciencia exacta, lo que genera problemas a la hora de acertar con las decisiones.

Tanto la formación como sus beneficios ─competencia de un profesional─ son cuestiones enormemente subjetivas e intangibles difícilmente trasladables a números con los que poder realizar cálculos en base a los que tomar decisiones en materia de gasto. En consecuencia, puede que no sea posible ─ni necesario─ aumentar el gasto en materia de formación, así que, volviendo al principio de este artículo, «hablamos de lograr el efecto deseado (eficacia) ─calidad suficiente─ con el mínimo de recursos y tiempo posible (eficiencia) ─cantidad suficiente─». Hacer más no con menos sino con lo mismo.

Si nos centramos en la materia de las armas de fuego, para ser conscientes del precio que puede llegar a tener el que todo profesional alcance cierta competencia con las armas de fuego, tenemos que ser conscientes del coste de la formación. Así que en base a unas cuantas suposiciones vamos a realizar algunos cálculos. Por facilidad en los cálculos he utilizado cifras redondas inventadas con ese propósito y he tirado por lo bajo ─las cifras reales serían más altas─. Sólo habría que utilizar cifras más precisas para ajustarnos más a la realidad.

Supongamos que una determinada Administración cuenta con un total de 50.000 profesionales armados en plantilla, que perciben un sueldo bruto mensual ─eso es lo que le cuesta a la Administración, que es más que el sueldo neto que percibe cada uno─ de 1.860 €, que sumarían un total de 26.040 € brutos al año por persona (14 pagas al año). A razón de 8 horas por día laboral (40 horas semanales) durante 217 días laborables al año ─tras deducir días no laborables, asuntos particulares y vacaciones─ resultan un total de 1.736 horas laborales por persona al año. Con estos números la hora laboral por persona le cuesta a la Administración 15 € (26.040 € / 1.736 horas).

No hay atajos que valgan. No puedes hacer milagros para vencer en un combate. El deseo de derrotar al enemigo ha de venir de dentro.

Vamos a suponer que el estándar establecido por la Administración para que todo profesional mantenga cierta competencia con las armas de fuego es de una hora y 50 cartuchos 9 Luger al mes por persona de entrenamiento en la galería/campo de tiro, es decir, 12 horas y 600 cartuchos 9 Luger al año por persona. A 15 € la hora laboral y suponiendo que una caja de 50 cartuchos 9 Luger cueste 12 €, el entrenamiento tendría un coste de 180 € anuales por persona y 144 € en munición, es decir, 324 € al año por persona. Extrapolándolo a toda la plantilla (50.000 personas), resultan un total de 50.000 horas y 2.500.000 de cartuchos al mes, 750.000 € y 600.000 € al mes, respectivamente, para sumar un total de 1.350.000 € al mes, lo que supondría un total de 600.000 horas y 30.000.000 de cartuchos al año, 9.000.000 € y 7.200.000 € al año, respectivamente, para sumar un total de 16.200.000 € al año.

Si obviamos los gastos materiales ─incluidos los de la galería/campo de tiro─ y calculamos el coste de disponer de un instructor o profesor para entrenar en grupos de 10 personas, son necesarias 5.000 horas de instructor o profesor al mes, 60.000 horas al año, que si consideramos el mismo coste que anteriormente de 15 € por hora laboral, resultan un total de 75.000 € al mes, 900.000 € al año, en instructores o profesores.

En resumen, una hora y 50 disparos al mes por persona de entrenamiento en la galería/campo de tiro para una plantilla de 50.000 personas tiene un coste estimado de 17.100.000 € al año ─solo en personal y munición─, de los cuales  9.000.000 € son para pagar la asistencia del personal y 7.200.000 € para pagar la munición. Si el entrenamiento en la galería/campo de tiro se reduce a 2 horas y 100 disparos al año el coste estimado es de 2.850.000 € al año, de los que 1.500.000 € son el coste de asistencia del personal y 1.200.000 € el de la munición. La diferencia entre 12 horas y 600 disparos y 2 horas y 100 disparos al año por persona, además de ser de 14.250.000 €, va a ser considerable en cuanto a competencia con las armas de fuego, con el beneficio que ello supone ─algo difícil de cuantificar pero evidente─.

Como se puede ver, la asistencia del personal supone un gasto importante, mucho mayor que el coste de la munición. De tal forma que dejando ese gasto al margen la diferencia queda reducida a 6.000.000 € en munición. No sé si con estas cifras ves alguna puerta abierta para que cada profesional pueda mejorar su formación y entrenamiento.

¿Qué pasaría si existiera la posibilidad de disponer de galería/campo de tiro, instructor o profesor, munición, pistola, blancos, gafas de protección, tapones, etc. ─todo lo necesario para entrenar─ y uno solo tuviera que presentarse en la galería/campo de tiro y poner su tiempo? No lo recuerdo bien, pero en cierta ocasión alguien de una policía local de una ciudad de EE.UU. comentó en un foro que hicieron la prueba en su unidad y siempre eran los mismos los que aparecían, que eran precisamente los mismos que ya lo venían haciendo asiduamente por su cuenta. Al final la voluntad y el interés de cada uno es lo que manda.

Mochilas 5.11 RUSH

Acerca de Jorge Tierno Rey

Administrador del Blog.
Experto en nada. Experiencia cero. Ninja de teclado.

Esta entrada fue publicada en Conceptos y definiciones. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a El precio de la competencia con las armas de fuego, ¿cuánto cuesta la formación y entrenamiento ─instrucción y adiestramiento─?

  1. Aurora dijo:

    Pues lo lleva bien. Lo ha entendido? Mándeme un privado, si tiene tiempo y le interesa. Podría contestarle parecido, pero no quiero. Saludos y siga leyendo. Yo, le seguré cuando pueda. Pero, insisto, escríbame. Antes de que me olvide.

  2. José dijo:

    Por favor antes de escribir argumentos tan pesados y extensos vamos a cerciorarnos de saber lo que es una coma, un punto, cuándo se usa una mayúscula y sus aplicaciones.

    Aurora, es imposible comprender en su totalidad lo que quieres exponer, de echo es una mierda de exposición pero, seguro que lo que dices está basado en algo que te gustaría que calase como poco en el autor de la publicación.

    Estaría bien que antes de publicar tal parrafada te la leyeses dos veces, corrigieses las barbaridades y después pulsases enviar. Si tienes problemas con la gramática española no pasa nada, en google hoy en día se soluciona todo y te ayudará a no escribir semejante aberración léxica.

    Este foro es uno de los más competentes sino el que más de España, no lo ensuciemos.

    Venga Aurora que a la próxima te sale.

  3. Aurora dijo:

    Podemos empezar por el principio. Quién tiene competencias en Cuerpos estatales? Y en auronómicos -sin perjuicio algunos quepan en un taxi-? Y en los locales? Bien. Alguien lo ve lógico y eficiente. Imagino que sí. Y por qué unos cobran más que otros? Y por qué la formación básica es diferente y no la controla el Estado? No es Seguridad ciudadana, pública, estatal, etc. Bien. Cuánto cuestan 20 parlamentos? Cuánto cuestan altos cargos, pequeños cargos, administraciones paralelas, privilegios (acceded a las listas de algunas navieras, etc.). Pues no es demagogia. Ej: Jorge quiere entrenar, pero quizás le llamen “pistolero” o que consume tiempo y munición. Y hablo de un capitán. Jorge va a otra base y quizás ya no pueda entrenar. Como él dice, alguién ve lógico solicitar protocolos como ese, o exámenes peródicos, o conferencias y que sean excepción. Es que no se ve claramente una antipatía, cuando no miedo, ante quienes defienden a la sociedad de criminales cada vez más sanguinarios y perversos. Y eso se manifiesta en leyes de mala calidad, dispersión de mandos, Cuerpos y decisiones fiscales (ojo, es la persona que acusa, para el que no lo sepa) y judiciales. No quiero poner ejemplos recientes. Hay coordinación, como Unos y Otros, de forma eficaz? O ágapes. Sólo entre compañeros y en la práctica, a veces. Podía seguír, pero supongo os aburro. De ahí que falte lo indispensable, como si no me equivoco, la inyección sobre hemorragias, aquí presentada, y prácticas así, hasta olvidarlas. Para qué voy a hablar de subcontratas de aviones, de testimonios de traficantes para inhabilitar, de superiores que molestan, de falta de blindajes, etc. Y siempre con excepciones, claro. Ahora diles algo sobre cualquier aspecto útil y no pongas dinero y material. Es injusto e inmoral. A eso venía todo. Y ahora, me retiro y os seguiré leyendo y aprendiendo. Los políticos y sus cómplices valoran lo que tienen, pero los primeros piensan en sus puestos y los segundos, por dinero y poder, juegan con vidas y haciendas. Pídeles algo, porfa…… Con sus ridículos cortejos de paniaguados alrededor. Saludos. Perdón como siempre, salvo a los aludidos. Y paz para los demás y sus familias.

  4. Aurora dijo:

    Pues basta leer. Y completar el puzzle. Y en persona. Búscame. No naciste ayer.

  5. Jesús* dijo:

    Pues yo me acabo de hacer un lío tremendo . . . . . .

  6. Aurora, lo siento pero no entiendo qué quieres decir.

  7. Aurora. dijo:

    El dinero no es problema. Sobra. Después de bajar impuestos y hacer hospitales y colegios y demás de calidad. El problema de las FF. AA. y de las FF. CC de Seguridad es: 1. Ausencia de ideas sobre la posición del país y la sociedad. 2. La ausencia de legislación de calidad y su cumplimiento. 3. En consecuencia, civiles y profesionales ven mermados sus derechos laborales y fundamentales. 4. Arrogarse la defensa de la sociedad no sólo significa si un avión vuela o no, o si se dispara más o menos o no. Significa plantar cara y batalla a la corrupción. 5. El caso “Villar” juraría es como Alíen. Está en todos los sitios. Cuanto más clasista, como el Ejército o G. C., más privilegios y privilegiados, y más explotadores y explotados. Ejemplos hay muchos. Desde el contrato profesional con parada en el culo al final, como cooptación de mandos o elementos. Basta. En estas condiciones, no sólo resultan infravalorados Cuerpos y miembros, sino la sociedad y sus hijos. No solamente la seguridad compete a ellos, sino a todo ciudadano. Entonces, las circunstancias que relatas, y bien, se multiplican para persona lista e inteligente pero honrada. No puede defender ni su casa ni su persona o familia. Y de ahí el populismo. Por tanto, si vosotros teneís problemas, los demás multiplicados. Si no teneís galerías, munición, armas, informática y sobre todo ineficacia en la adquisición de conocimientos jurídicos (ni idea), ni de la Ley. Ni por qué se hizo, ni por qué hay varias varas de medir. Además de no recibir ayuda en medicina, informática, información, idiomas (hay voluntarios aprendiendo árabe o inglés o lenguas eslavas, etc.), será cuestón de sobrevivir o de actuar. Todo se andará. Y se sabrá quién permitió que se planeara y ejecutara el atentado de Madrid. Tú no sabes que el comercio de personas, de drogas y de armas será cuidado? Vale que estemos en el nivel planteado en concreto. Pero todavía puedes contarlo, y haces bien. Un pasito más y se acabó. Muerte civil. Y no sólo vosotros defendéis la sociedad y no todos. Y no todos los demás van armados y en grupo y bajo mando, con medios que otros ni soñarían. Estamos en el mismo bando, pero lo que tú tiras, otros lo recogen. Lo cual no invalida tus argumentos, pero los centran un poco. Con humildad y sin soberbia, hasta la próxima. Saludos.

  8. Jesús* dijo:

    Opino que la formación empieza por la voluntad de uno mismo. Sabiendo la carencia de ella que las diferentes administraciones proporcionan, hay que recurrir a métodos y fondos propios para conseguir estar a la altura debida.

    Si esperamos a que “papá Estado” nos proporcione toda la formación deseable y necesaria, creo que no avanzaremos mucho.

    Un saludo