I+D+i Tácticos: ¡Eureka! ¡He descubierto la pólvora!

En cierta ocasión leí un artículo (si no recuerdo mal su autor era el prestigioso Scott Reitz) en el que se hacía referencia a la facilidad con la que los novatos habitualmente redescubrían la pólvora, o la rueda, y pensaban haber descubierto una beneficiosa innovación táctica fruto de su entusiasmo y su especial interés en ello. Pero, lamentablemente, en la mayoría de las ocasiones recibían una misma respuesta de algunos veteranos. “¡Chaval, eso ya lo probamos hace 20 años y no funciona!”

Me sorprende comprobar cómo en la actualidad algunas personas parecen despreciar la sabiduría y conocimientos de otros que les precedieron para intentar partir de cero en sus estudios e investigaciones llegando en demasiadas ocasiones a conclusiones o teoremas que ya fueron superados anteriormente o que existen desde hace algún tiempo. La cuestión creo que radica en el desconocimiento que nos lleva a pensar que hemos descubierto la pólvora cuando en realidad el problema es que nosotros no conocemos su fórmula pero ésta ya fue inventada hace muchos siglos y perfeccionada sucesivamente. Lo que nos lleva a la conclusión que aún no pudiendo redescubrir la fórmula de la pólvora bien podemos perfeccionarla.

Por otra parte, nuestra ignorancia también nos lleva a pensar en algunas ocasiones que nos encontramos ante un gran descubrimiento o innovación, ya que si no sabemos de su existencia con anterioridad, cualquiera que nos presente algo novedoso para nosotros fácilmente puede hacernos creer que él es su auténtico descubridor o inventor. Quiero decir con esto que me da la impresión que existe cierta tendencia a creer sin exigir demasiados argumentos al respecto. Parece que en ocasiones se asume que una persona sabe de lo que habla sólo por hablar de algo que no conocemos.

Si nos centramos en el “combate con armas de fuego”, como así lo llama Pat Rogers, no resulta difícil encontrar muchas tácticas, técnicas y procedimientos (TTPs) que son sometidas a crítica y discutidas por muchos profesionales a los que les preocupa alcanzar la mayor eficacia, eficiencia y rendimiento en el combate. El objetivo no consiste simplemente en criticar o discutir una u otra manera de hacer las cosas (una TTP frente a otra posible TTP) basándose en meras opiniones personales o en las impresiones de cada uno, ni se trata de menospreciar lo de otros y defender lo propio, sino en buscar aquello que proporcione un mejor resultado o que garantice en mayor medida el éxito, porque cuando se trata de combatir nos estamos jugando la vida y creo que a todos nos interesa resultar vencedores.

De esta forma, creo que para poder valorar y evaluar con buen criterio cualquier TTP hay que disponer de todos los conocimientos necesarios para ello, es decir, hay que conocer tanto el cuándo y por qué como las ventajas e inconvenientes de esa y otras TTPs similares. Así es como se ha evolucionado en lo que a combate con armas de fuego se refiere, ya que ni mucho menos hoy día se sabe todo lo que se sabía hace unos años, sino más, ni se utilizan las mismas TTPs (algunas sí, otras son totalmente nuevas y otras han sido modificadas o adaptadas).

Ahora bien, ¿es necesario que valore y evalúe por mi mismo cada TTP hasta dar con la que me resulte más eficaz? ¿realmente he de conocer todas las TTPs habidas y por haber? En mi opinión la respuesta es rotundamente no. Creo que resulta suficiente con conocer aquellas TTPs que indudablemente funcionan y practicarlas hasta la saciedad. No merece la pena ni resulta relevante tener que probarlo todo por uno mismo para llegar a la misma conclusión a la que ya otros han llegado anteriormente. No obstante, sí que es cierto que cada uno tendrá sus propias preferencias personales por unas determinadas TTPs y posiblemente haya de adaptar a sus propias características (habilidades, características físicas, armamento y equipo, situación táctica) algunas de ellas, aunque en esencia serán las mismas. No podemos olvidar que el objetivo final de toda TTP es lograr la máxima eficacia en combate, no se trata de una cuestión de innovar para ser diferente ni para vender el producto, sino para mejorar.

Existe un dicho que he leído en múltiples ocasiones de la mano de Pat Rogers que dice “un tío listo aprende de sus propios errores, pero un tío inteligente aprende de los errores de los demás”. La cuestión es que no es necesario que yo mismo tropiece en una piedra para no volver a tropezar en ella sino que es mejor que evite tal tropiezo a la vista del tropiezo de otro con esa misma piedra. Si ya otro ha probado una determinada TTP sin demasiado buen resultado no es necesario que yo mismo la pruebe para llegar al mismo resultado.

No comprendo por qué parece que alguno tiene como principal objetivo apartarse de una tendencia en cuanto a TTPs. Normalmente una determinada TTP se convierte en tendencia porque son muchos los que la siguen y evidentemente sus razones habrá para ello, sin que siempre sea necesario cuestionarlas. Es totalmente lícito pensar que todos esos profesionales que han optado por una determinada TTP es porque en su búsqueda de la eficacia han llegado a ella, lo cual muy posiblemente también se aplique a nosotros, simples mortales con unos conocimientos y práctica quizás más limitados (lo que no nos permite disponer de todos los elementos de valoración necesarios).

Por otra parte, aunque no siempre sea así y no haya de confundirse con la eterna justificación “porque siempre se ha hecho así”, una buena pista para saber si un determinado falso profeta pretende vender una moto consiste en valorar si realmente se aparta sin motivo justificado de lo que viene siendo una tendencia. Si circulo por una autopista en un determinado sentido de la marcha y no hago más que cruzarme con vehículos que circulan en el sentido contrario al mío ¿soy yo o son ellos los que circulan incorrectamente? Normalmente seré yo el que va en sentido equivocado, aunque no siempre. Cuando Galileo Galilei enunció la teoría heliocentrista (la Tierra gira en torno al Sol) fue tachado de hereje por los seguidores de la teoría geocentrista (el Sol gira en torno a la Tierra); circulaba en sentido contrario al de la mayoría, los cuales no tenían mejor argumento que el “porque siempre se ha hecho así” y no supieron valorar los argumentos debidamente fundados que manejaba Galileo Galilei. Sin embargo, en el caso de las TTPs no suele haber demasiados Galileo Galilei porque normalmente los auténticos profesionales buscan la eficacia y se autoconvencen si existe justificación para ello más allá de la mera pretensión por innovar sin necesidad.

A lo largo de los años he podido observar cómo en EE.UU., país que creo que dispone de la mayor comunidad profesional del mundo, han pasado del empleo mayoritario en unidades de operaciones especiales policiales y militares de subfusiles HK MP5 en calibre 9 mm. Luger al empleo de fusiles de asalto M4 en calibre 5’56 mm. NATO, cómo han pasado de emplear unas determinadas TTPs a otras, cómo han pasado de un tipo de adiestramiento a otro, …, y he asumido que tales cambios se deben a la experiencia, a la práctica, a las novedades técnicas, a los avances en el razonamiento, etc…, siempre en busca de una mayor eficacia y mayores garantías de éxito.

Una cuestión relativa al combate con armas de fuego que parece haber despertado cierto interés en España últimamente es la que se refiere a las reacciones fisiológicas y psicológicas antes situaciones de crisis o estrés y su relación con las TTPs a emplear. Podría llegarse a pensar que se trata de algo novedoso porque no disponemos de demasiada información al respecto pero creo que resulta evidente que el hombre ha estado combatiendo desde que tiene uso de razón y desde entonces se ha estado tratando de ser más eficaz en combate, lo que pasa por el estudio e investigación del estrés y su influencia en el combate. Se trata de una cuestión ampliamente estudiada por científicos y expertos en la materia de todo tipo que suman muchos medios y conocimientos al respecto y existen muchos estudios e investigaciones que se centran específicamente en los efectos del estrés sobre los profesionales de las FCS, las FAS y personal de emergencias (bomberos, ambulancias). La bibliografía es tan extensa que resulta realmente difícil que una persona pueda llegar a estudiarla en su totalidad.

¿A dónde quiero llegar con todo esto? Pues a que España no es un mundo aparte y aislado donde la gravedad funcione de forma diferente al resto del mundo. Tal y como sucede en otros ámbitos es necesario que los profesionales intercambien sus conocimientos y experiencias internacionalmente para poder llegar a un consenso del que todos puedan beneficiarse y que siente unas auténticas bases respecto a las TTPs más eficaces. Me refiero a lo mismo que sucede en otros campos como la Medicina, la Psicología, la Biología, la Ingeniería, …, en los que se dispone de publicaciones internacionales, normalmente en inglés, seguidas a nivel mundial por muchos profesionales y en las que se hacen públicas las últimas novedades y avances, estudios, investigaciones, técnicas quirúrgicas, fármacos para el tratamiento del cáncer, …, es decir, donde los profesionales intercambian sus conocimientos en búsqueda del bien común, donde se reconoce a cada uno por su trabajo, donde se difunde la información para beneficio de todos, …

Dicho de otro modo, que si un médico en España crea una nueva técnica quirúrgica que resulte más eficaz que las actuales la dará a conocer al resto del mundo en congresos y revistas profesionales internacionales. Rápidamente dicha técnica quirúrgica será adoptada por otros médicos en su búsqueda por lograr una mayor eficacia y excelencia en su profesión en favor de sus pacientes. Pero el éxito de esta nueva técnica no radica en su carácter novedoso sino en su auténtica eficacia. Si, por el contrario, dicha técnica no constituyera realmente una novedad salvo en España, donde no se conocía antes por pura ignorancia, ésta podría convertirse en un auténtico fiasco con el agravante que podría tratarse de una técnica ya obsoleta practicada hace tiempo sin éxito por las complicaciones que generaba.

En conclusión, antes de aventurarse a descubrir la pólvora es necesario comprobar si ésta ha sido ya descubierta y dedicarse a mejorar su fórmula más que a reinvertarla. Resulta especialmente importante aunar esfuerzos (la unión hace la fuerza) y que todos hablemos el mismo idioma. No sirve de nada obcecarse en llamar a las mismas cosas (TTPs) de forma diferente o en innovar despreciando lo ya inventado. No está todo inventado pero casi.

Acerca de Jorge Tierno Rey

Administrador del Blog.
Experto en nada. Experiencia cero. Ninja de teclado.

Esta entrada fue publicada en Conceptos y definiciones. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a I+D+i Tácticos: ¡Eureka! ¡He descubierto la pólvora!

  1. melecio dijo:

    Hola, me gustó mucho la publicación, considero que para asimilar conocimientos nuevos y estar al día, también es necesario tener cultura de Propiedad industrial, pues es tan inmenso el cumulo de información que se genera en investigación básica y en la aplicada (en cualquier campo técnico), que se hace necesario saber buscar, interpretar y reproducir el conocimiento que se divulga en documentos de patente y en los papers.

  2. David. R. dijo:

    Existen grandes profesionales en este campo en España, como todo es saber rodearse de la gente adecuada . Hay profesionales que han dejado mucho tiempo en calentarse la cabeza pensando en desechar ciertas opciones y adoptar otras,y lo mas sorprendente de estos profesionaleses es su enorme HUMILDAD .”Resistir y peristir en la búsqueda de la verdad ” sigue siendo una definición de valentia tan actual como hoy dia (un tal sócrates hace unos añitos fue quien la mencionó)
    Lo que quiero decir ,y dejo de ir por las ramas , es que existe esa formación y la tenemos muy cerca .
    SIDE sistema integral defensivo comprobadlo y creo que acabaremos pensando lo mismo.
    Como siempre y como es habitual en este blog un articulo magnífico.

  3. Antonio M de Soto. dijo:

    …razón…

  4. Antonio M de Soto. dijo:

    Muy interesante, tienes toda la azón.

  5. KilerMT dijo:

    Una vez mas creo que no puedo estar mas deacuerdo con el texto! La evolucion no hay que olvidarla, cosa que hacen algunos veteranos, pero la experiencia hay que tenerla en cuenta, cosa que algunos novatos no hacen. Creo que el principal problema, en este caso, de los españoles, es que creemos que siempre llevamos razon y que rectificar es de tontos, no se si esto es falta de valores o exceso de complejos, pero generalizando y siempre con excepciones, la mayoria de los españoles son asi. Hay mucho friki que lee o ve algo y ya cree que tiene la formula. Y por no hablar de traducciones… “pues he leido de tal, el mejor de esto en el mundo, de YI-U-ES-EI (USA) que esto es asi por esto y por esto y yo lo se y lo he probado y finciona” Luego vas lo ves con tus propios ojos y ves que lo que a entendido es carne por pescado… y no es lo mismo.

    sALU2

  6. Fran dijo:

    Cierto es, muy interesante.

  7. Dani dijo:

    Enhorabuena.
    Gran artículo cargado de razón.