Silenciadores o supresores de sonido para armas de fuego. Segunda parte: ventajas y resultados.

(Este artículo solo está disponible para suscriptores. Suscríbete ahora, o inicia sesión si ya eres suscriptor.)

En la primera parte hablamos sobre cómo funcionan los silenciadores o supresores de sonido. En esta parte hablaremos de las ventajas y efectos que produce un silenciador en un arma de fuego, y analizaremos algunos datos.

En lugar de facilitarte los datos de determinadas marcas y modelos de silenciadores, te vamos a facilitar los datos respecto al uso de silenciadores en general, a partir de un proyecto conjunto de investigación que se llevó a cabo en 1992 en Finlandia, para probar silenciadores de armas de fuego en calibre de fusil.

Fueron varios los motivos que llevaron a plantear tal proyecto, entre otros determinar los efectos adversos de los campos de tiro sobre poblaciones cercanas y la influencia de los disparos en numerosos casos de lesiones auditivas entre militares de carrera y de reemplazo del Ejército de Tierra, así como cazadores y tiradores deportivos.

Se consideró que la prometedora eficiencia de los nuevos silenciadores de fabricación finlandesa de aquella época ofrecía una opción eficaz para salvar la audición de los tiradores y reducir la zona de exclusión en torno a los campos de tiro por culpa del ruido de los disparos. El proyecto contó con la financiación del Ministerio de Medio Ambiente y el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo de Finlandia. Obviamente, en Finlandia no tienen ICAE y no consideran como delincuentes a sus ciudadanos legalmente armados.

Las mediciones se realizaron utilizando fusiles de asalto del Ejército de Tierra finlandés tipo Kalashnikov (calibre 7,62x39mm M-43) y fusiles comunes de caza calibre .308, con y sin supresor, para comprobar todas las propiedades fundamentales de los silenciadores y sus efectos sobre el tiro.

Los resultados de las pruebas realizadas durante el proyecto fueron los siguientes, que se pueden extrapolar a los silenciadores de hoy día, con pequeñas diferencias:

  1. Todos los silenciadores ─o supresores─ reducen la exposición del tirador al ruido desde un nivel de 160±3dB (sin silenciador) hasta un nivel por debajo del límite de riesgo de 140db para niveles de pico. En la posición de un espectador 2 metros por detrás o a un lado del tirador, la reducción del ruido resulta igualmente eficaz. En la posición de un espectador separado 10 metros del tirador, el nivel de ruido disminuye por debajo de los 130dB. En cuanto a la atenuación del sonido, las diferencias entre diferentes marcas y modelos de silenciadores son pequeñas.
  2. Todas las marcas y modelos de frenos de boca o compensadores de retroceso aumentan la exposición al ruido del tirador entre 5 y 10dB. La exposición al ruido es proporcional al efecto de reducción del retroceso del freno de boca.
  3. Los silenciadores reducen la energía del retroceso entre un 20 y un 30%, tanto como un freno de boca, haciendo menos doloroso disparar con un fusil potente de cerrojo para caza, especialmente en series de disparos al entrenar. También evitan la elevación de la boca de fuego en fusiles de asalto al disparar ráfagas de fuego automático o series rápidas de disparos.
  4. Los silenciadores no tienen un efecto adverso sobre la precisión de un arma de fuego. En realidad, el diámetro de la agrupación media estadística de los impactos resulta ligeramente menor al disparar con silenciador respecto a hacerlo sin silenciador.
  5. Cuando se acopla un silenciador ─o un peso similar─ a la boca de fuego de un fusil, el centro de la agrupación suele alejarse unos centímetros del punto de puntería sobre un blanco a 100 metros de distancia. Este desplazamiento del punto de impacto se debe al cambio en la frecuencia y/o amplitud de las vibraciones del cañón. Ese desplazamiento del punto de impacto se puede compensar fácilmente reajustando los elementos de puntería, o compensando el punto de puntería.
  6. En el ámbito militar, especialmente snipers, el silenciador oculta el fogonazo en la boca de fuego y evita de forma eficaz el movimiento de la vegetación en torno a la boca de fuego del arma o el levantamiento de polvo o arena, que delataría la posición del tirador. «El silenciador no hace al soldado silencioso, pero sí invisible», dice un dicho finlandés.
  7. El ruido del estampido o «latigazo» del vuelo de un proyectil es inevitable, si este viaja a una velocidad superior a la del sonido en el aire (Mach 1,0, entre 310m/s y 350m/s, según la temperatura ambiente y la presión del aire). Ningún silenciador o «supresor» puede evitar el ruido del boom sónico (155dB a 0,65m de la senda de vuelo de un proyectil calibre 7,62mm). El ruido de ese estampido o boom sónico no surge de repente a una velocidad de Mach 1,0, sino gradualmente a medida que la velocidad del proyectil supera Mach 0,90. El diámetro, longitud y forma del proyectil (entre 5,7mm y 9mm) parecen factores de menor importancia en cuanto al boom sónico.
  8. Un silenciador no añade mucha mayor longitud al cañón del arma. Concretamente, los silenciadores réflex telescópicos solo añaden unos pocos centímetros al largo del cañón. Además, los silenciadores aguantan bastante hasta las condiciones más duras. Y un silenciador aumenta aproximadamente un 10% el peso de un fusil de asalto (por ejemplo, de 3,7Kg a 4,1Kg).
  9. En cuanto al precio unitario, un silenciador fabricado en serie puede costar entre 50€ y 70€, para los tipo réflex. Su reducido precio convierte al silenciador en una solución totalmente asequible y eficaz para proteger el medio ambiente y la audición de tiradores y espectadores, lo que abarca tanto tiradores civiles como militares en entrenamiento u operaciones.

 

En la siguiente gráfica, datada el 24 de mayo de 1992, se representa el ruido del vuelo (boom sónico) de un proyectil según la velocidad. En el eje horizontal superior se lee la velocidad en pies por segundo y en el inferior en metros por segundo, medida a 5m de la boca de fuego. En el eje vertical se lee el nivel de pico del ruido en dBA*, medido a 32m por delante de la boca de fuego y 10m a un lado de la senda del proyecil. Se disparan dos tipos de proyectiles, desde un fusil Tikka calibre .308 de cañón pesado, con un silenciador réflex modelo T8 de la marca BR Tuote: un proyectil de 8,08 gramos de peso, 7,83mm de diámetro y 23,1mm de longitud; y otro proyectil de 4,80 gramos de peso, 7,81mm de diámetro y 25,0mm de longitud.

*Las medidas en dBA se han ajustado para tener en cuenta la diferente sensibilidad del oído humano a diferentes frecuencias de sonido. Por tanto, a las frecuencias muy altas y bajas se les da menos peso que en la escala estándar de decibelios. Muchos límites de ruido se establecen en virtud de dBA, considerando que el dBA guarda una mejor correlación con el riesgo relativo de pérdida de audición inducida por ruido. Comparado con el dB, las mediciones en dBA subestiman el volumen percibido, el grado de molestia y la capacidad para inducir estrés de los ruidos con frecuencias bajas, especialmente con volúmenes de ruido altos y moderados.

(Richard L St Pierre Jr and Daniel J Maguire, “The Impact of A-weighting Sound Pressure Level Measurements during the Evaluation of Noise Exposure” (paper presented at NOISE-CON, Baltimore, Maryland, July 12–14, 2004)

Bajo este párrafo tienes un diagrama, datado el 13 de enero de 1991, con el nivel de sonido según la posición respecto a la dirección del disparo, medido el nivel de pico del sonido a una distancia de 15m. En la leyenda del diagrama se indica a qué corresponde cada trazo, siendo de fuera a dentro, munición estándar a 700m/s SIN silenciador, munición estándar a 700m/s CON silenciador, munición subsónica a 300m/s CON silenciador. Los disparos se realizaron con un fusil de asalto Sako M62 tipo Kalashnikov en calibre 7,62x39mm con un silenciador RX3F de la época, que añade únicamente 51mm a la longitud del cañón del fusil.

Los niveles más altos de sonido se registran en la dirección del disparo, al paso del proyectil, lo que se corresponde con el boom sónico que genera el vuelo de un proyectil supersónico. Hacia el frente prácticamente no hay diferencia en el nivel de sonido entre disparar con o sin silenciador, dado que este no tiene efecto sobre ese boom sónico, como se explicaba anteriormente. A los lados y hacia atrás se puede reducir el ruido incluso con munición estándar supersónica hasta niveles aceptables. Con munición subsónica el nivel de sonido disminuye considerablemente incluso hacia el frente. En el diagrama se puede apreciar claramente una sombra que hace el tirador diestro en las curvas del nivel de ruido hacia atrás y hacia la izquierda de la posición del fusil, al hacer su cuerpo de pantalla. Asimismo pueden observarse las protuberancias hacia atrás y la derecha en las curvas del nivel de ruido, fruto de la salida de gases en un fusil accionado por toma de gases tipo Kalashnikov.

 

El siguiente cuadro recoge los resultados de las pruebas realizadas durante el proyecto, respecto al efecto del silenciador sobre la precisión y el desplazamiento del centro de la agrupación, al utilizar un silenciador o un tubo hueco de diferentes pesos y longitudes, así como una bocacha apagallamas, con un fusil de asalto tipo Kalashnikov Valmet-Sako M62 en calibre 7,62x39mm, dotado con un visor PSO-1. Las pruebas se realizaron el 15 de septiembre de 1992 en el campo de pruebas de 90 metros del Arsenal 1 del Ejército de Tierra finlandés, disparando con apoyo sobre saquete con munición estándar del Ejército de Tierra finlandés. El fabricante y lote de munición fue VPT 78. Se realizaron agrupaciones de 5 disparos, siendo T. Romppanen el tirador.

Léase la leyenda en inglés con las siguientes traducciones al español: «without suppressor», sin silenciador; «flash hider», con bocacha apagallamas; «reflex suppressor», con silenciador réflex; «empty suppressor jacket», con solo un tubo hueco; «length from muzzle», longitud desde la boca de fuego hasta la salida del proyectil; «shift of group center», desplazamiento del centro de la agrupación; «weight», peso.

La agrupación media sin silenciador fue de 83mm y de 74,8mm con silenciador, lo que supone una agrupación media un 10% menor en el caso de disparar con silenciador respecto a hacerlo sin silenciador. La mejor agrupación se disparó con un silenciador réflex TX8 de BR-Tuote (el más largo y pesado), con un diámetro medio de 52mm, que es un 37% menor que el tamaño de la agrupación de referencia.

Estas pruebas se realizaron para comprobar el efecto de acoplar un peso al cañón del fusil. Se sospechaba que un silenciador mejoraba la precisión y provocaba un desplazamiento del punto de impacto, principalmente por frenar y suprimir las vibraciones del cañón por el propio peso del silenciador y no por influir necesariamente en el vuelo del proyectil. Se comprobó que cualquier peso adicional acoplado a la boca de fuego, incluida una típica bocacha apagallamas o un tubo hueco, provocaba un desplazamiento del punto de impacto. El desplazamiento era aproximadamente proporcional al peso y centro de gravedad del dispositivo acoplado a la boca de fuego.

Con el clon de Kalashnikov modificado ─el fusil de asalto Valmet-Sako M62─, las vibraciones del cañón influyen claramente en la precisión y el desplazamiento del punto de impacto. En todos los fusiles tipo Kalashnikov, el cañón tiende a vibrar fuertemente en un plano diagonal de arriba a la derecha a abajo a la izquierda. La vibración está provocada principalmente por los dos tetones de la cabeza del cierre que acerrojan la recámara, lo cual provoca vibraciones en el cañón. La boca de fuego ya se mueve diagonalmente cuando el proyectil sale. Así que cualquier peso acoplado a la boca de fuego, sea una bocacha o un silenciador, influye sobre la fase y amplitud de las vibraciones de la boca de fuego, dándole al proyectil una menor componente de velocidad ortogonal.

En la siguiente tabla tienes los resultados de las pruebas de silenciadores realizadas por el Dr. Rauno Pääkkönen, el 28 de mayo de 1999, para diferentes armas, calibres y municiones. Incluye datos como la medición del ruido en la posición del tirador, 1m a un lado del tirador y 10m a un lado del tirador, así como la atenuación del ruido que logra el silenciador y el ruido adicional del primer disparo.

Y hasta aquí la segunda parte. En la tercera parte hablaremos del diseño y fabricación de un silenciador o supresor.

 

Fuentes:

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Jorge Tierno Rey.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Servidores tirotactico.net que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.