La protección frente a la explosión primaria (onda expansiva) en el diseño de cascos de combate: una comparación histórica entre la actualidad y la Primera Guerra Mundial. Por Joost Op’t Eynde, Allen W. Yu, Christopher P. Eckersley, Cameron R. Bass. 13 de febrero de 2020.

Subscribe
-

¡Suscríbete! ─por solo 15€ al año─ para leer sin límites. ¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión.

No es lo mismo proteger la cabeza frente al impacto de un proyectil que pueda destruir tejidos por su acción mecánica, que proteger la cabeza frente a la onda expansiva de una explosión. En este segundo caso, aún no se sabe tanto como nos gustaría y ha sido motivo de importantes traumatismos craneoencefálicos que pasan factura a quienes han estado expuestos a una explosión, como es el caso de un artefacto explosivo improvisado (IED). En el siguiente estudio, que traducimos al español para ti, se compara la protección frente a la onda expansiva que ofrece un casco moderno, así como algunos cascos históricos de hace 100 años. Este estudio pretende llamar la atención sobre la necesidad de diseñar cascos teniendo presente la protección frente a la onda expansiva, además de la protección frente al impacto de proyectiles. En ello están marcas como Team Wendy, que se preocupan enormemente por la protección de la cabeza de nuestros combatientes.

 

Resumen

Desde la Primera Guerra Mundial, se han utilizando cascos para proteger la cabeza en combate, diseñados principalmente como protección frente a la metralla de artillería. Más recientemente, entre los requisitos para los cascos se ha incluido la protección balística y frente a golpes, pero las lesiones cerebrales por la explosión primaria (onda expansiva) nunca han sido un factor determinante en el diseño de los cascos. No ha sido hasta hace unos años cuando se ha empezado a tener en cuenta la amenaza que plantea el impacto directo de la onda expansiva en la cabeza ─aparte de las heridas penetrantes─. Este estudio compara el efecto protector frente a explosiones de cascos de combate históricos (Primera Guerra Mundial) y actuales, unos respecto a otros y respecto a ir «sin casco» o con la cabeza al aire, cuando la onda expansiva impacta de forma realista en la corona del casco. El estudio incluyó cascos de la Primera Guerra Mundial utilizados por Reino Unido y Estados Unidos (Brodie), Francia (Adrian), Alemania (Stahlhelm), y un casco de combate actual estadounidense (Advanced Combat Helmet). Se montaron los cascos sobre una reproducción de cabeza y cuello, con un tubo de choque [shock tube] cilíndrico encima, alineado con la corona de la cabeza para simular una explosión aérea. Se generaron ondas expansivas de diferente magnitud en función de las condiciones estimadas de la explosión de proyectiles históricos. Se comparó el pico de sobrepresión generado en el extremo abierto del tubo de choque con el pico de sobrepresión medido en varios puntos de la cabeza. Todos los cascos produjeron una atenuación de presión significativa respecto a no utilizar casco. El modelo de casco moderno no produjo una mayor atenuación de presión que los cascos históricos, y algunos cascos históricos ofrecieron un mejor rendimiento en determinados lugares de medición de la cabeza. El estudio demuestra que tanto los cascos históricos como los actuales tienen cierta capacidad de protección frente a la explosión primaria (onda expansiva), y que simples características de diseño pueden mejorar esta capacidad en futuros cascos.

Cita: Op‘t Eynde J, Yu AW, Eckersley CP, Bass CR (2020). Primary blast wave protection in combat helmet design: A historical comparison between present day and World War I. PLoS ONE 15(2): e0228802. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0228802

Editor: David Zonies, Oregon Health and Science University [Universidad de Ciencia y Salud de Oregón], ESTADOS UNIDOS.

Recibido: 20 de agosto de 2019. Aceptado: 23 de enero de 2020. Publicado: 13 de febrero de 2020.

Copyright: ©2020 Op‘t Eynde et al. Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la licencia de atribución Creative Commons, que permite el uso, distribución y reproducción en cualquier medio sin restricciones, siempre que se cite el autor y fuente original.

Disponibilidad de datos: Todos los datos utilizados en el estudio se pueden encontrar en un repositorio público alojado en el Duke Data Repository [repositorio de datos de Duke]. Los 46 archivos se encuentran disponibles en el enlace https://doi.org/10.7924/r4r49m981.

Financiación: Nos gustaría agradecer la financiación y el apoyo del Fondo Benéfico de la Fundación en Memoria de Josiah Charles Trent [Josiah Charles Trent Memorial Foundation Endowment Fund], de la Universidad de Duke, por aportar directamente los fondos para realizar esta investigación. No hay ninguna subvención particular vinculada a este trabajo y no aportaron fondos a ningún miembro en particular del grupo de investigación. Los financiadores no tuvieron ninguna participación en el diseño del estudio, la obtención y análisis de los datos, la preparación del manuscrito, ni la decisión de publicarlo.

Conflicto de intereses: Los autores han declarado que no hay conflicto de intereses.

 

Introducción

«Que el ser humano no aprende mucho de las lecciones de la Historia es la más importante de todas las lecciones que tiene que enseñarnos la Historia» ─Aldous Huxley─.

Al empezar la Primera Guerra Mundial (1ªGM), en julio de 1914, el casco no formaba parte del equipo individual básico de los militares de ninguna de las potencias centrales o aliadas1. La mayoría de prendas de cabeza eran de tela (por ejemplo, el Kepi francés2) o cuero (por ejemplo, el Pickelhaube alemán3) y no ofrecían a su usuario protección alguna frente a explosiones, metralla o impactos balísticos. Varios informes de la época estimaban que al principio de la guerra, más del cincuenta por ciento de las muertes se debían a metralla o fragmentos de proyectiles de artillería, que solían impactar en la cabeza, frente a los que podría ser eficaz un casco de acero1, 4.

En 1915, Francia fue la primera nación de la 1ªGM en dotar a los soldados con cascos de acero, utilizando el casco M15 Adrian, cuya denominación responde al diseño del General Adrian5. El inventor John L. Brodie abordó la necesidad británica de protección de la cabeza a finales de 1915, con un diseño de casco cuya finalidad era proteger la cabeza frente a la metralla, al mismo tiempo que buscaba una fácil fabricación6. Otras naciones también utilizaron el casco Brodie, incluida Estados Unidos cuando se unió a la guerra a finales de 19177. Después de múltiples pruebas de cascos aliados, se dotó a los soldados alemanes con el Stahlhelm (traducción: casco de acero) a principios de 19168.

El diseño de estos cascos era eficaz para proteger frente a la metralla de proyectiles de artillería1. Además de lanzar metralla, la explosión de un proyectil de artillería también genera una onda de choque. La onda de choque se conoce como explosión primaria (onda expansiva), mientras que los fragmentos despedidos por una explosión se consideran explosión secundaria (metralla). En la 1ªGM, se sufrieron a gran escala por primera vez en un teatro de combate los efectos de estas ondas expansivas. Los soldados que sufrieron explosiones a corta distancia fueron trasladados a hospitales de campaña a pesar de tener pocos o ningún signo de heridas externas. El médico británico Charles Myers utilizó el término «Shell Shock» [choque o shock de proyectil] en 1915 para describir una serie de síntomas sufridos por los soldados tras la explosión de un proyectil9, que hoy se cree que pueden ser causados ​por una combinación de traumatismo craneoencefálico (TCE) y trauma psicológico10.

Desde principios de la década de 1900, la explosión de proyectiles de artillería ha sido la mayor causa de bajas en combate en grandes conflictos11. En las guerras estadounidenses desde la 1ªGM, se ha observado una tendencia creciente hacia un mayor número de bajas causadas por explosiones, con un estudio que indica que el 78% de todas las heridas en el período 2001-2005 del conflicto en Irak fueron causadas por explosiones12. Durante los conflictos en Irak y Afganistán, más del 65% de informes de TCE estaban asociados a una explosión13. Un estudio de 2008 de soldados de infantería del Ejército de Tierra estadounidense que regresaban de misión en Irak comprobó que más del 15% sufrían algún tipo de traumatismo craneoencefálico leve (TCEL)14. En la última década, se ha observado un aumento de la conciencia sobre los efectos incapacitantes a largo plazo causados por un TCEL fruto de una explosión primaria (onda expansiva), tales como lesiones axonales15, 16. La exposición a explosiones que causan mínimas lesiones agudas puede producir cambios funcionales cerebrales con el tiempo o tras repetidas exposiciones. Dado que la mayoría de TCE por explosiones se clasifican como «leves», existe una creciente demanda de cascos de combate que protejan frente a estas exposiciones.

En la década de 196017 se desarrolló la evaluación del riesgo de lesiones del sistema pulmonar en humanos por explosiones [Risk assessment of human blast injury to the pulmonary system] y en los últimos tiempos se dotó de una base experimental más sólida18, 19. La mayor parte de estudios históricos sobre efectos de explosiones indica que la tolerancia pulmonar es mucho menor que la tolerancia neurológica frente a una explosión20-22. Así se ha confirmado recientemente en experimentos comparativos directos con conejos23. En sintonía con estos estudios, algunos investigadores han desarrollado recientemente funciones de riesgo de potenciales lesiones neurológicas por explosión23, 24 que proporcionan herramientas de evaluación de los efectos de la explosión primaria (onda expansiva) en la cabeza. En un principio desconcertante, la incidencia de lesiones pulmonares por explosión tras la exposición a una explosión en conflictos militares actuales es bastante baja respecto a lesiones neurológicas por explosión25, a pesar de la diferencia en tolerancia. Esta aparente contradicción se resuelve mediante el uso casi universal de blindaje corporal, que aumenta drásticamente la tolerancia pulmonar frente a una explosión comparada con la del cerebro26.

Las condiciones del campo de batalla de la 1ªGM en el Frente Occidental comprenden explosiones similares a las que se ven hoy en día. Las batallas libradas desde trincheras con saltos cortos de una unidad que avanza suponen principalmente la exposición de la cabeza con casco a la explosión, mientras el torso permanece más alejado o a cubierto, lo que reduce la posibilidad de lesiones pulmonares por explosión. Ningún casco de combate actualmente en uso se ha diseñado específicamente para proteger frente a explosiones, aunque algunos estudios minuciosos sugieren que los cascos modernos ofrecen cierto grado de protección frente a explosiones27-29.

Este estudio compara la capacidad de protección frente a explosiones de los principales cascos militares de los combatientes de la 1ªGM con un casco moderno de materiales compuestos. Para los tres cascos históricos analizados en este estudio, no se encontró ningún dato en la literatura científica sobre la evaluación de su protección frente a la explosión primaria (onda expansiva). El presente estudio es, que sepamos, el primero en evaluar la capacidad de protección frente a explosiones de estos cascos de combate históricos. Las lesiones cerebrales producidas por la explosión primaria se identificaron por primera vez aproximadamente al mismo tiempo que se estaban diseñando estos cascos30, y la explosión primaria (onda expansiva) es un mecanismo de lesiones cerebrales actualmente muy aceptado. Este estudio es una investigación sobre si se ha mejorado la protección que ofrecen los actuales cascos de combate frente a la explosión primaria o si hay lecciones que aprender de los cascos diseñados durante estos 100 años.

 

Metodología

Cascos

Para las pruebas frente a explosiciones se adquirieron tres cascos de combate de infantería de la 1ªGM, incluido el forro interior original: un casco Adrian M15 (modelo de 1915) utilizado por el Ejército de Tierra francés (designado FRC), un casco Stahlhelm M1916 utilizado por el Ejército Imperial Alemán (designado GER), y un casco Brodie M1917 utilizado por el Ejército de Tierra estadounidense (basado en el diseño británico M1915 y designado AMR). El casco Brodie M1917 fue fabricado por la empresa de estampado y esmaltado Columbian Enameling and Stamping Company, en Terre Haute (Indiana, EE.UU.). Se incluyó en el estudio el Advanced Combat Helmet [casco avanzado de combate] (en talla grande, designado ACH), el actual casco de combate utilizado por el Ejército de Tierra estadounidense, para comparar los históricos con los cascos de combate actuales. Como elemento de control se utilizó una carcasa de cabeza desnuda «sin casco» (designada BAR).

Los tres cascos de la 1ªGM están fabricados en acero conformado, y el Casco Avanzado de Combate (ACH) está fabricado con materiales compuestos. Se midió el espesor medio de cada casco con un calibre electrónico (EC799, L. S. Starrett Company; Athol, MA, USA). El área proyectada para la vista superior de cada uno de los cascos se calculó utilizando ImageJ (NIH; Bethesda, MD, EE.UU.). En la tabla siguiente se detalla el peso, espesor y área proyectada de cada uno de los cascos, así como las abreviaturas utilizadas en este documento. Se realizaron imágenes de tomografía computerizada de rayos X de alta resolución (Nikon XTH 225 ST, Nikon Inc.; Minato, Tokyo, Japón) de los cascos históricos y en la imagen 1 se muestran las secciones coronales obtenidas.

Abreviaturas y características de los cascos de prueba
Casco Abreviatura Peso (kg) Espesor medio (mm) Área proyectada desde arriba (cm2)
Adrian M15 FRC 0,67 0,75 439,9
Stahlhelm M1916 GER 1,23 1,20 544,5
Brodie M1917 AMR 0,88 0,95 689,2
Advanced Combat Helmet ACH 1,51 8,40 516,4
Cabeza desnuda BAR 0 0 327,6

Imagen 1. Tomografía computerizada de las secciones coronales de los cascos probados.
a) Casco Adrian, b) casco Brodie, c) casco Stahlhelm, d) casco avanzado de combate (ACH). El casco Adrian (a) es el de acerco más delgado, seguido por el Brodie (b) y el Stahlhelm (c). El ACH (d) está fabricado con fibras de material compuesto.

 

Configuración para las pruebas

Se montó cada casco sobre una reproducción de cabeza masculina del percentil 50º Hybrid III® (Humanetics; Farmington Hills, MI, EE.UU.) y se ancló al cuello Hybrid III. Se sujetó cada casco a la barbilla y por detrás de la reproducción de cabeza (imagen 2) para evitar movimientos extraños del casco durante las pruebas. No se utilizaron las hebillas y correas de cuero originales porque estaban demasiado deterioradas como para soportar las explosiones simuladas. Con el ACH sí se utilizaron las correas originales. El ACH se ajusta adecuadamente a la reproducción de cabeza, cubriendo la frente, pero dejando un espacio de uno a dos centímetros por encima de los ojos como se indica en el manual de usuario del casco ACH. Todos los cascos históricos se ajustan bien a la cabeza, apoyando sobre el sistema de suspensión (badana interior) sin que la corona de la cabeza toque el casco. Cada casco conservaba intactos tanto los elementos externos de acero como los elementos internos de tela o cuero. Se orientó boca abajo la reproducción de cabeza, y se alineó el centro de la cabeza con el extremo abierto de un tubo de choque cilíndrico (esquema en la imagen 3). Esta orientación y exposición a la explosión simulan una explosión aérea, como sería habitual en una guerra de trincheras, donde los proyectiles de artillería explosionan sobre las trincheras.

Imagen 2. Cascos de prueba sobre reproducción de cabeza Hybrid III según configuración para realizar las pruebas.
a) casco Brodie, b) casco Adrian, c) casco Stahlhelm, d) casco avanzado de combate, e) cabeza desnuda.

Imagen 3. Esquema de la configuración del tubo de choque.
La exposición es en dirección a la corona, simulando una explosión aérea que representa una exposición típica del personal en trincheras o tendido en el suelo.

La parte superior del casco se alineó con el extremo final del tubo de choque para minimizar la distancia de separación. El tubo de choque tiene un diámetro de 305 milímetros y consta de una sección conductora (305 milímetros de longitud), donde se comprime gas de helio, y una sección conducida (3,05 metros de longitud). Las secciones conducida y conductora están separadas por un diafragma formado por una serie de membranas de tereftalato de polietileno (PET). Se libera helio a alta presión en la sección conductora hasta que explota el diafragma de PET, lo que genera una onda de choque que se desplaza a lo largo de la sección conducida del tubo de choque. La relación 10:1 entre las longitudes de las secciones conducida y conductora hace que la onda de choque forme un frente de choque uniforme, con una presión aproximadamente igual en toda la sección del tubo31. En un estudio anterior31, se comprobó la validez de las pruebas en el exterior del tubo de choque siempre que se minimice la distancia de separación.

Se expusieron los cascos a ondas de choque con tres intensidades de explosión diferentes, variando el espesor del diafragma de membranas de PET: dos membranas de 0,254 mm de espesor (espesor total: 0,508 mm), nueve (2,286 mm) y doce (3,048 mm). Se optó por estos espesores de la membrana y las correspondientes intensidades de onda de choque, para reproducir la exposición a explosiones históricas (ver apartado simulación de la explosión) y los niveles aproximados de explosiones que se corresponden con un riesgo de un 50% de hemorragia subaracnoidea o meníngea leve, hemorragia subaracnoidea o meníngea moderada y hemorragia subaracnoidea o meníngea  severa, respectivamente, según los datos sobre efectos de explosiones sobre el cerebro con la cabeza al desnudo de Rafaels et al.24 En total, se realizaron cuarenta y seis pruebas de explosiones para este estudio, detalladas en la siguiente tabla. Primero se realizaron todas las pruebas con diafragma de dos membranas en el orden ACH-FRC-AMR-GER-BAR, después todas las pruebas con diafragma de nueve membranas en el orden BAR-GER-AMR-FRC-ACH, y, por último, todas las pruebas con diafragma de doce membranas en el orden ACH-AMR-FRC-GER-BAR. Para cada casco se realizaron consecutivamente todas las pruebas con el diafragma de un número específico de membranas.

Número de pruebas de explosión realizadas para cada casco, 46 en total
Número (espesor) de membranas de PET
Casco 2 (0,508 mm) 9 (2,286 mm) 12 (3,048 mm)
BAR 4 4 3
ACH 3 3 3
GER 3 4 2
AMR 3 3 2
FRC 3 3 2

 

Obtención de datos

Se midió la sobrepresión de cada explosión utilizando tres transductores de presión (Endevco 8530B; San Juan Capistrano, CA, EE.UU.) en la salida del tubo de choque, dentro de la pared del tubo, incidiendo en la dirección de la onda de choque. Se colocó un transductor en la parte superior del tubo, con los otros dos colocados simétricamente con un ángulo de 120° en el sentido de las agujas del reloj y en sentido contrario a las agujas del reloj respecto a la posición del primero. Además de las mediciones de presión del tubo, se insertaron cinco transductores de presión en la reproducción de cabeza Hybrid III. Se situaron los transductores orientados radialmente hacia el exterior, en la corona, frente, oreja derecha, ojo izquierdo y detrás de la cabeza. En la imagen 4 se indican las posiciones de los medidores de presión en la reproducción de cabeza Hybrid III. Se montó una célula de carga de tres ejes (Modelo 2564, Robert A. Denton, Inc; Rochester Hills, MI, EE.UU.) entre la reproducción de cabeza y cuello Hybrid III, para analizar las fuerzas sobre el cuello. En el presente estudio no se incluyen los datos de la célula de carga del cuello. Se tomaron muestras de fuerzas y presiones a 200 kHz utilizando un sistema de obtención de datos meDAQ® (Hi-Techniques, Inc.; Madison, WI, EE.UU.). Se despreciaron las trazas de presión a una presión ambiente de cero, pero no se filtraron. En la imagen 5 se muestra un ejemplo de traza de presión para cada casco a la mayor amplitud de presión probada. Se grabó cada explosión en vídeo de alta velocidad a 8000 fps utilizando una cámara Phantom® V711 (Vision Research; Wayne, NJ, EE.UU.).

Imagen 4. Vistas de la cabeza simulada Hybrid III con las ubicaciones de los sensores de presión indicadas.
a) corona, b) frente, c) ojo izquierdo, d) detrás de la cabeza, y e) oreja derecha.

Imagen 5. Trazas representativas de la presión.
Medidas en la corona de la simulación de cabeza, para las pruebas con 12 membranas de PET (3,048 mm) de la a) cabeza desnuda, b) casco avanzado de combate, c) casco Brodie, d) casco Adrian, y e) casco Stahlhelm.

 

Conversión de presión

Para comparar la presión medida por los transductores «de lado» en la pared del tubo de choque con la presión medida por el transductor «de frente» en la corona de la cabeza, se utilizaron ecuaciones de Rankine-Hugoniot para convertir la presión incidente en presión reflejada32.

En la ecuación, Prefl es la presión reflejada (manómetro), Patm es la presión atmosférica, ajustada a 101,325 kPa, y Pinc es la presión incidente medida (manómetro).

 

Curvas de riesgo de lesiones

Se utilizaron curvas de riesgo de lesión de Rafaels et al.24 para aportar un valor de riesgo de lesión cerebral a la sobrepresión medida en la corona. Se obtuvieron curvas de riesgo de hemorragia subaracnoidea o meníngea a partir de extrapolar los datos de experimentos sobre los efectos de explosiones en el cerebro, definiendo la hemorragia como leve, moderada y grave según el área de la superficie cerebral cubierta por la hemorragia (<3%, 3-10% y >10%, respectivamente). La duración de la explosión en estos experimentos se extrapoló a una masa de referencia de un ser humano de 70 kg utilizando una escala de raíces cúbicas de masa corporal. Se convirtieron las curvas de riesgo de presión incidente a presión reflejada utilizando la ecuación anterior.

Además de las mediciones de presión en la posición de la oreja, se utilizaron las curvas de riesgo de Richmond et al.33 para estimar el riesgo de rotura del tímpano. Dichas mediciones en la oreja se realizaron con una orientación hacia la onda de choque. Se definieron curvas presión-tiempo para un riesgo de lesión de un 50% en tres niveles de ruptura del tímpano: menor (pequeños desgarros, interrupción lineal de las fibras del tímpano), moderado (grandes desgarros, varios agujeros o desgarros pequeños) y mayor (interrupción total de las fibras, agujeros grandes en el tímpano).

 

Simulación de la explosión

Las explosiones utilizadas en este estudio se compararon con las explosiones de proyectiles de artillería alemanes de la 1ªGM para determinar unas distancias de exposición equivalentes. En la tabla siguiente34 se detallan las características de los proyectiles de artillería alemanes.

Proyectiles de artillería alemanes de la 1ªGM34
Artillería alemana Peso del proyectil (kg) Carga explosiva (kg TNT) Millones de proyectiles disparados
77 mm FK 6,5 0,4 156
105 mm FH 15 1,5 67
150 mm FH/K 38,6 5,6 42
210 mm Mörser 114,5 11,6 7

Estos proyectiles representan la mayor parte del fuego de artillería alemán sobre el Frente Occidental35. Para cada uno de estos proyectiles se calculó la distancia a la carga para experimentar una explosión similar a la de las pruebas utilizando ConWep (Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Tierra estadounidense, Protective Design Center, Vicksburg, MS). Las explosiones de las pruebas se agruparon en 3 niveles de gravedad en función del espesor de la membrana de PET utilizada para generar la explosión, como se indica en esta tabla.

Niveles de gravedad según las condiciónes de la explosión sobre la cabeza desnuda
Gravedad Membranas de PET (espesor en mm) Presión máxima en la corona (kPa +/- σ) Duración de la fase positiva (ms +/- σ)
Baja 2 (0,508) 880 +/- 91 1,47 +/- 0,11
Media 9 (2,286) 3558 +/- 224 3,25 +/- 0,07
Alta 12 (3,048) 4521 +/- 488 3,66 +/- 0,13
σ desviación típica

Como valores representativos de la onda de choque para cada nivel de gravedad se utilizó la presión media sobre la corona de la cabeza desnuda y la duración de la fase positiva de la onda de choque. La imagen 6 muestra los resultados de las simulaciones, indicando a qué distancia sería equivalente la explosión de las pruebas respecto a las explosiones de proyectiles de artillería alemanes de la 1ªGM.

Imagen 6. Distancia equivalente a explosiones de proyectiles de la 1ªGM. Distancia de la explosión de un proyectil alemán de la 1ªGM para experimentar las condiciones de la explosión probada en este estudio. Se utilizaron las medidas de presión para condiciones de prueba con la cabeza desnuda para calcular estas distancias.

 

Análisis estadístico

Para realizar el análisis estadístico de los datos se utilizó el software JMP® Pro 13.0.0 (SAS Institute Inc.; Cary, NC, EE.UU.). Se construyó un modelo lineal genérico (MLG) con el pico de presión en la corona como variable de resultado. Se incluyeron el tipo de casco (sin casco, ACH, Brodie, Adrian, Stahlhelm) y el lugar de medición (corona, frente, cabeza trasera, ojo, oreja) como factores, junto con la presión máxima medida en el tubo como una covariable. Se comprobó que todos los términos de interacción eran significativos (p<0,0001), por lo que se realizó una subdivisión para considerar cada lugar de medición por separado. La interacción entre el tipo de casco y la presión máxima en el tubo fue significativa (p<0,0001) para cada lugar de medición y se incluyó en el modelo (es decir, la pendiente de la regresión lineal entre la presión en el tubo y la presión en la corona difiere según el casco). Se realizaron comparaciones por pares entre los cascos analizando la importancia del término de interacción entre el tipo de casco y la presión en el tubo al incluir en el modelo solo las condiciones del casco comparado. Si el término de interacción no era significativo, se eliminaba del modelo para analizar un efecto en conjunto del casco cuando las pendientes son iguales.

 

Resultados

En total, se llevaron a cabo cuarenta y seis pruebas de explosiones con los cinco cascos en tres grados de explosiones descritos en una tabla anterior. Tras observar deformaciones que pueden afectar a la integridad estructural en el casco Brodie y el casco Adrian (imagen 7) en las pruebas con las presiones máximas más altas, se decidió dejar en dos el número de pruebas con el diafragma PET de 3,048 mm en el caso de los cascos históricos. Para todas las demás exposiciones, los cascos experimentaron una deformación mínima y no se observaron evidencias de degradación por la reiterada exposición a las explosiones. En este estudio no se evaluó el impacto sobre la cabeza por la deformación del casco.

Imagen 7. Fotogramas a alta velocidad del impacto de la explosión en la cabeza.
Fotogramas del vídeo de alta velocidad de las pruebas de explosión de alta intensidad inmediatamente después de la incidencia de la onda de choque en el a) casco Brodie y b) casco Adrian.

Se comprobó que la presión máxima del tubo, el tipo de casco y sus interacciones tenían un efecto estadísticamente significativo sobre la presión en la corona en cada lugar de medición (p<0,001). La importancia estadística del término de interacción entre el tipo de casco y la presión en el tubo justifica el uso de diferentes pendientes de regresión para los diferentes tipos de casco.

En la corona de la cabeza, el término de interacción difiere significativamente entre la cabeza desnuda y todos los cascos (p<0,0001), con presiones en la corona más altas para la cabeza desnuda. También se dio una diferencia significativa en la pendiente entre el casco ACH y el casco francés Adrian (p<0,0001). Al eliminar el término de interacción, los resultados para el casco Adrian mostraron una diferencia significativa en la presión respecto al casco británico/estadounidense Brodie y el casco alemán Stahlhelm (p<0,01). El casco Adrian registró presiones más bajas en la corona que en todos los demás casos. No se apreciaron diferencias significativas entre sí (p>0,05) con los casos ACH, Stahlhelm (GER) y Brodie (AMR). Los resultados del modelo lineal general para el lugar de medición en la corona se reflejan en la imagen 8. Algunas de las líneas de regresión para los resultados de las explosiones sobre los cascos no pasan a través del origen, lo que sugiere que la atenuación de la presión máxima que proporcionan los cascos puede no ser lineal a presiones más bajas de la explosión.

Imagen 8. Presiones en la corona más altas sin casco, más bajas con el casco Adrian.
Presión medida en la corona y en el turno para cada prueba realizada, y la regresión lineal que se ajusta a cada tipo de casco. La presión en la corona de la cabeza desnuda es más alta que con cualquier casco (p<0,0001), y la presión en la corona con el casco francés Adrian es más baja que con cualquier otro casco (p<0,01).

Además de presiones máximas más bajas, las trazas de presión en la corona también mostraron una carga más gradual en lugar de un frente de choque casi instantáneo al evaluar los casos con casco respecto a la cabeza desnuda (imagen 5). El análisis del vídeo del momento de la explosión mostró que el retraso en los aumentos de presión observados en la imagen corresponde al casco que se desplaza sobre el sistema de suspensión (badana) hacia la cabeza, y el tiempo de presión máxima corresponde aproximadamente a la compresión máxima del sistema de suspensión del casco (badana). Sin embargo, debido a la corta duración (<2 ms) de estos picos de presión, se consideró adecuado el uso de un criterio de lesión por explosión.

Se comprobó que las pruebas de explosiones llevadas a cabo con diferentes amplitudes se encontraban en el rango de riesgo del 50% de hemorragia meníngea leve, moderada y grave para la presión en la corona sobre la cabeza desnuda (imagen  9), basándose en la extrapolación de las curvas de riesgo  (sección 2.5)24. El uso del casco se asoció con una disminución del riesgo de hemorragia. Esto indica que las pruebas realizadas simulan de forma realista la exposición a explosiones en las que el uso del casco podría modificar los efectos fisiológicos sobre el cerebro. En la imagen 10, se compara el caso del 50% de riesgo de hemorragia meníngea moderada para la cabeza desnuda con los resultados de la cabeza con casco a ese nivel de explosión. Para los mismos niveles de explosión, el riesgo de hemorragia moderada es menor del 10% con todos los cascos, y cerca del 1% para el casco Adrian.

Imagen 9. El casco reduce el riesgo de hemorragia meníngea.
Condiciones de explosión probadas representadas sobre las curvas de riesgo de hemorragia meníngea por explosión de Rafaels et al.24 En condiciones de prueba con la cabeza desnuda se sitúan prácticamente en el margen del 50% de riesgo de hemorragia meníngea leve, moderada y grave, mientras que el riesgo de hemorragia con los cascos probados es mucho menor (ver imagen 10 para un ejemplo más detallado).

Imagen 10. Reducción del riesgo de hemorragia moderada con el uso de casco.
Presión máxima media medida en la corona de la cabeza para explosiones de gravedad media (tabla anterior), incluido el error estándar indicado en las barras. Para aproximadamente un 50% de riesgo de hemorragia moderada en el caso de la cabeza desnuda, el riesgo de hemorragia moderada es más de 5 veces menor con cualquier casco para las mismas condiciones de prueba.

En las mediciones de la frente (imagen 11a), se produjo una diferencia significativa entre las pendientes para la cabeza desnuda y todos los cascos (p<0,0001), y el casco Stahlhelm varió respecto al casco ACH y al casco Brodie (p<0,05) con presiones más altas. No se encontraron diferencias adicionales al eliminar el término de interacción (p>0,05).

Imagen 11. Cualquier casco reduce la sobrepresión en todos los sensores de la cabeza.
Regresión lineal ajustada para cada casco de la presión máxima medida en el tubo de choque y la presión máxima medida en cada ubicación de la cabeza simulada (imagen 4). a) Frente: con la cabeza desnuda es más alta que con cualquier casco (p<0,0001), y con el casco Stahlhelm es más alta que con el ACH y el Brodie (p<0,05). b) Detrás de la cabeza: con la cabeza desnuda es más alta que con cualquier casco (p<0,0001), con el casco Stahlhelm es más alta que con el ACH y el Brodie (p<0,01), y con el casco Adrian es más alta que con el ACH y el Brodie (p<0,005). c) Ojo: con la cabeza desnuda es más alta que con cualquier casco (p<0,0001), con el casco ACH es más alta que con cualquier otro casco (p<0,0001), y con el casco Adrian es más alta que con el Brodie (p<0,001). d) Oreja: con la cabeza desnuda es más alta que con cualquier casco (p<0,0001), con el casco Adrian es más alta que con el Brodie, el ACH (p<0,01), y el Stahlhelm (p<0,05).

En la mediciones detrás de la cabeza (imagen 11b), nuevamente se produjo una diferencia significativa entre las pendientes para la cabeza desnuda y todos los cascos (p<0,0001). Al eliminar el término de interacción para considerar pendientes iguales, se comprobó que el casco Stahlhelm difería del casco Brodie y el ACH (p<0,01), y el casco Adrian también difería del casco Brodie y el ACH (p<0,005).

Para la presión medida en el ojo izquierdo (imagen 11c), tanto la cabeza desnuda como el casco ACH difieren en las pendientes respecto a todos los demás cascos (p<0,0001), con presiones más altas. La pendiente para el casco Adrian difiere significativamente de la del casco Brodie (p<0,001). Para pendientes iguales, la cabeza desnuda tiene una presión significativamente más alta que con el casco ACH (p<0,0001).

En las mediciones tras la oreja derecha (imagen 11d), la cabeza desnuda mostró una pendiente más pronunciada que la de todos los cascos (p<0,0001). Al comparar los resultados con pendientes iguales, con el casco Adrian se registró una presión más alta que con el casco Brodie y el ACH (p<0,01), y que con el casco Stahlhelm (p<0,05).

Las presiones en el oído con la cabeza desnuda superaron el 50% del riesgo de ruptura mayor del tímpano33 en todos los niveles de explosión de las pruebas (imagen 12). El riesgo de ruptura del tímpano se redujo con todos los cascos, con menos de un 50% de riesgo de ruptura menor del tímpano en los niveles bajos de explosión para todos los cascos excepto el casco Adrian y un 50% de riesgo de ruptura moderada y 50% de riesgo de ruptura mayor del tímpano en los niveles medios y altos de explosión, respectivamente.

Imagen 12. Cualquier casco reduce el riesgo de ruptura del tímpano.
Presiones incidentes máximas medidas en la oreja y curvas de riesgo de ruptura del tímpano de Richmond et al.33 El riesgo de ruptura del tímpano es menor con cualquier casco respecto a la cabeza desnuda, y es más alto con el casco francés Adrian respecto a cualquier otro casco de los probados.

 

Discusión

El resultado de la exposición a una explosión de la cabeza desnuda fue más grave que en el caso de la cabeza protegida por cualquier casco de prueba, para todas las intensidades de explosión y en todos los lugares de medición de la cabeza. La cabeza desnuda experimentó presiones máximas entre tres y cinco veces más altas (imagen 8) en la corona de la cabeza (para duraciones similares de la fase positiva de la explosión), lo que corresponde a un mayor riesgo de hemorragia subaracnoidea o meníngea y otras potenciales lesiones cerebrales24. Los cascos proporcionaron una mayor atenuación de las ondas de choque a niveles de presión más bajos que a niveles de presión más altos (imagen 8), lo que sugiere que los cascos podrían desempeñar un papel especialmente importante en la protección frente a traumatismos craneoencefálicos leves inducidos por una explosión primaria (onda expansiva). Llevar casco, especialmente para duraciones cortas de la fase positiva (0,5-5 ms), tiene un efecto de reducción significativa del riesgo de lesión cerebral por explosión en la corona de la cabeza en los casos de explosión áerea. En otras orientaciones, la medición de la onda expansiva se complica por la diferencia entre las presiones reflejadas (medidas con manómetros orientados paralelamente a la dirección de la explosión) e incidentes (medidas con manómetros orientados perpendicularmente a la dirección de la explosión), lo que lleva a informes contradictorios de cascos que posiblemente incrementen el riesgo de lesiones por onda expansiva36-42. Se ha de evaluar cuidadosamente este riesgo, porque las mediciones de la presión reflejada pueden ser entre dos y ocho veces mayores que las mediciones de la presión incidente para una misma explosión32.

Un resultado interesante de estos experimentos es el efecto protector frente a explosiones que proporciona el casco francés Adrian, que experimentó una presión en la corona menor que la de los demás cascos, a pesar de estar fabricado con materiales similares al casco Stahlhelm y el Brodie, con una carcasa de menor espesor (tabla de características de los cascos). Este resultado puede deberse a la cresta deflectora a lo largo de la línea media del casco (imagen 1a). Añadida específicamente con la idea de hacer frente a la metralla de las explosiones aéreas43, esta característica del casco puede desviar la onda de choque hacia los lados de la cabeza, en lugar de permitir el impacto de la onda de choque sobre una superficie más plana, como se observa en los otros cascos. La cresta proporciona además una primera capa adicional para reflejar la onda de choque antes de reflejarse una segunda vez por el casco en sí. El sensor de presión de la corona de la cabeza utilizado en las mediciones se situó debajo de la cresta deflectora y por este motivo puede haber experimentado una presión máxima menor. Son necesarios más estudios para comprobar si la modificación de la geometría de la superficie o los accesorios del casco pueden aumentar la capacidad protectora de los cascos frente a explosiones.

Las presiones máximas medidas en lugares diferentes de la corona de la cabeza fueron mucho más bajas por realizarse la medición con una orientación incidente a la onda expansiva y por encontrarse parcial o totalmente cubiertas por los cascos. En estos lugares de medición, el casco Adrian no proporcionó la misma ventaja protectora observada en la corona de la cabeza. Aparentemente la atenuación de la presión se debió al ancho del ala y/o a la cubierta del casco (imagen 2). En la oreja, el ala más estrecha y la cubierta más pequeña del casco Adrian supusieron presiones más altas que los otros cascos (imagen 11d), con el correspondiente aumento del riesgo de daños en el tímpano (iamgen 12). El casco ACH, sin ala como se ve en los cascos históricos, registró mayores presiones en el ojo (imagen 11c), pero proporcionó una protección similar en los demás lugares de medición.

Aunque la protección balística que ofrecen los cascos ha aumentado significativamente desde la 1ªGM y ha salvado muchas vidas39, los resultados ofrecidos por este estudio sugieren que el casco ACH no se comportó cuantitativa o cualitativamente mejor que los cascos históricos, y arrojó un peor resultado que el casco Adrian frente a una explosión primaria aérea en la corona de la cabeza. Por otra parte, aunque el diseño de los cascos de combate se ha centrado activamente en la protección balística, la protección frente a la explosión primaria (onda expansiva) no ha sido un elemento importante del diseño39, y el nivel de protección frente a la explosión primaria de todos los cascos probados es grande respecto a llevar la cabeza desnuda. Uno de los motivos es que durante los sesenta años siguientes a la 1ªGM no se llegó a entender bien el mecanismo de protección frente a la onda expansiva. Aunque aún no se sabe el mecanismo exacto de las lesiones causadas por la explosión primaria, la comunidad científica (cf. Cooper, 1991)44 identificó la impedancia acústica como un mecanismo importante de protección frente a la onda expansiva.

El mecanismo de protección de impedancia acústica frente a las lesiones por onda expansiva es diferente al de protección frente a las lesiones de proyectiles. Una protección ideal frente a impactos balísticos puede absorber localmente impactos de alta energía sin fallos o deformaciones excesivas al distribuir la energía por el material45. Los materiales más recomendables tienen una alta resistencia, un alto módulo y una alta velocidad local del sonido. Se puede conseguir protección frente a una explosión primaria atenuando la onda expansiva mediante el uso de un desajuste de la impedancia acústica en una interfaz a través de la cual viaja la onda. Una mayor diferencia en la impedancia acústica hace que se refleje una mayor proporción de la onda expansiva, en lugar de penetrar en el cuerpo y causar estrés local y daños en los tejidos44. A partir de la siguiente ecuación se puede calcular el coeficiente de reflexión R.

En la ecuación, Zcasco es la impedancia acústica del casco y Zaire es la impedancia acústica del aire. La impedancia acústica Z se calcula como el producto de la velocidad del sonido en el material y la densidad del material. Los materiales ideales tienen una alta velocidad local del sonido y una alta densidad. El acero tiene una mayor impedancia acústica (~38⋅106 Pa⋅s/m3 para el acero al manganeso endurecido46, utilizado en cascos de la 1ªGM) que las fibras compuestas (~12⋅106 Pa⋅s/m3 para el Kevlar® 129, utilizado en el casco ACH47), pero dado que ambas impedancias tienen órdenes de magnitud mayores que el aire (~440 Pa⋅s/m3), la reflexión será relativamente parecida (R=0,999977 para el acero y R=0,999927 para el Kevlar® 129). Esto explica los resultados similares para el casco ACH, el Brodie y el Stahlhelm. Muchos materiales para cascos y blindajes corporales tienen propiedades adecuadas tanto para protección frente a impactos balísticos como frente a explosiones. En toda interfaz que presente un desajuste de la impedancia acústica se produce una reflexión de la onda de choque, por lo que se puede mejorar la protección frente a la explosión primaria (onda de choque) mediante el uso de configuraciones de varias capas de alta y baja impedancia acústica, de forma que cada una refleje una proporción de la onda penetrante. No todas las capas de material aportan beneficios para la protección frente a la onda expansiva, y si un material tiene una impedancia acústica entremedias de la de dos materiales contiguos, va a aumentar la penetración de la onda expansiva. La estructura en capas del casco ACH puede contribuir a su protección frente a explosiones, pero son necesarios más estudios para evaluar el efecto de una estructura en capas.

El grosor del casco mejora la protección balística al proporcionar mayor resistencia y absorción de energía, pero no influye en la protección frente a explosiones ya que la reflexión solo se produce en las interfaces. Aunque en este estudio el casco Adrian aportó una mayor protección frente a explosiones en la corona de la cabeza en el caso de explosiones aéreas, Dean1 señaló que la protección balística que proporcionaba era menor que la del casco Brodie y el Stahlhelm.

Una de las limitaciones de este estudio es que solo se analizó una situación de explosión aérea. Si bien se trata de una buena aproximación a las explosiones de la guerra de trincheras como la 1ªGM, o de los bombardeos aéreos sobre soldados expuestos sobre el terreno durante la acción de una gran unidad, no resulta tan aplicable a otros casos como los dispositivos explosivos improvisados (IEDs) utilizados como bombas de cuneta [roadside bombs], una de las principales causas de heridos y muertos en los conflictos de Irak y Afganistán48. El presente estudio evaluó la protección frente a la explosión primaria (onda expansiva) sin considerar las superficies reflectantes. En situaciones de combate, la reflexión de una onda expansiva hacia fuera de la superficie puede influir considerablemente en los resultados49, como cuando un soldado entra en posición de tendido con la corona de la cabeza hacia la explosión, o está encerrado en una trinchera. Otra limitación del estudio es que los cascos históricos probados tienen más de cien años de antigüedad, y sus propiedades materiales pueden no ser las mismas que en su momento. Aunque las propiedades del acero son relativamente estables, el forro interior del casco puede estar demasiado deteriorado. Además, no existe garantía de que las réplicas sean copias idénticas de los originales, por lo que este estudio es tan fiel a los cascos originales como ha sido posible. Por último, este estudio no contempló la posibilidad de una contusión cerebral traumática por el impacto del casco en la cabeza a consecuencia de la aceleración por el paso de la onda de sobrepresión. Este efecto puede ser grande con las explosiones que tengan una mayor duración de la fase positiva y un mayor impulso que en el caso de los proyectiles de artillería considerados en este estudio.

 

Conclusiones

Curiosamente, aunque la protección frente a la explosición primaria (onda expansiva) no era un objetivo de diseño, tanto los cascos de combate históricos como los modernos brindan protección frente a la explosión primaria. Los cascos modernos probados proporcionan una protección similar a la de los históricos en el caso de una explosión aérea. Todos los cascos probados proporcionaron una protección significativa frente a las lesiones cerebrales por explosión primaria en comparación con llevar la cabeza descubierta. Esta protección redujo sustancialmente el potencial de sufrir traumatismos craneoencefálicos por la onda expansiva de explosiones equivalentes a los típicos proyectiles de artillería de la Primera Guerra Mundial según los criterios lesivos disponibles. Si bien los cascos también proporcionaron cierta protección frente a la rotura del tímpano según las actuales evaluaciones del riesgo de lesión del tímpano, las presiones resultantes no dejaban de ser dañinas incluso en el caso de los cascos con ala más ancha. Las principales mejoras realizadas en la tecnología de los cascos para aumentar su protección balística no ofrecen el mismo aumento en la protección frente a explosiones. En ciertos lugares de medición, algunos cascos históricos proporcionaron más atenuación de explosión que el casco moderno, aunque los cascos modernos basados en compuestos de fibra de hoy día protegen mucho más de las amenazas balísticas típicas. En concreto, el casco francés Adrian de 1915 produjo una presión máxima más baja en la corona de la cabeza en comparación con el casco avanzado de combate (ACH) y los otros cascos históricos. Estos resultados demuestran que existe una coincidencia considerable en materiales que tienen buenas cualidades para la protección balística y contra explosiones, pero los mecanismos de protección son diferentes. La protección contra la explosión primaria se centra principalmente en los desajustes de impedancia que reducen la amplitud de las ondas transmitidas a la cabeza. La introducción de cascos de acero durante la Primera Guerra Mundial redujo el número de lesiones por explosión y por impactos balísticos en el frente. En el futuro, se podría mejorar la protección contra la explosión primaria que ofrece un casco mediante la elección del material adecuado, el uso de múltiples capas de materiales con diferente impedancia acústica o la propia geometría del casco.

 

Agradecimientos

Los autores agradecen al Departamento de Ingeniería Biomédica de la Facultad de Ingeniería Pratt de la Universidad de Duke por su apoyo en la realización de este estudio.

 

Referencias

  1. Dean B. Helmets and Body Armor in Modern Warfare. New Haven, CT, USA: Yale University Press.; 1920.
  2. Coune F. Les Coiffures militaires francaises 1870–2000. Collections H, editor. Magny Les Hameaux, France: Histoire & Collections; 2012. 84 p. French.
  3. Bull S. World War One: German Army. London, United Kingdom: Brassey’s Uk Limited; 2000.
  4. Facon P. Atlas de la Première Guerre mondiale: Témoignages de Poilus. Évreux, France: Éditions Atlas; 2007. French.
  5. Amalric A, Bélanger A. La Grande guerre: chronologie, plans, cartes, illustrations, annotations sur l’armée, la troupe, les batailles, le matériel, les armes, etc. en: parallèle de la transcription des extraordinaires journaux de guerre d’Adrien Amalric: Bélanger; 2008. French.
  6. Dunstan S. Flak Jackets: 20th Century Military Body Armour. Oxford, United Kingdom: Osprey Publishing; 1984.
  7. Arnold C. Steel Pots: The History of America’s Steel Combat Helmets: Chris Arnold.; 1997.
  8. Baer L. The history of the German steel helmet, 1916–1945. San Jose, CA, USA: RJ Bender Publishing; 1985.
  9. Myers CS. A contribution to the study of shell shock.: Being an account of three cases of loss of memory, vision, smell, and taste, admitted into the duchess of westminster’s war hospital, le touquet. The Lancet. 1915;185(4772):316–20. View Article Google Scholar
  10. Jones E, Fear D Phil NT, Wessely S. Shell shock and mild traumatic brain injury: a historical review. Am J Psychiatry. 2007;164(11):1641–5. pmid:17974926 View Article PubMed/NCBI Google Scholar
  11. Holmes R, Strachan H, Bellamy C, Bicheno H. The Oxford companion to military history. Oxford, United Kingdom: Oxford University Press; 2001.
  12. Owens BD, Kragh JF Jr, Wenke JC, Macaitis J, Wade CE, Holcomb JB. Combat wounds in operation Iraqi Freedom and operation Enduring Freedom. J Trauma Acute Care. 2008;64(2):295–9. View Article Google Scholar
  13. Wojcik BE, Stein CR, Bagg K, Humphrey RJ, Orosco J. Traumatic brain injury hospitalizations of US army soldiers deployed to Afghanistan and Iraq. Am J Prev Med. 2010;38(1):S108–S16. View Article Google Scholar
  14. Hoge CW, McGurk D, Thomas JL, Cox AL, Engel CC, Castro CA. Mild traumatic brain injury in US soldiers returning from Iraq. N Engl J Med. 2008;358(5):453–63. pmid:18234750 View Article PubMed/NCBI Google Scholar
  15. Mac Donald CL, Johnson AM, Cooper D, Nelson EC, Werner NJ, Shimony JS, et al. Detection of blast-related traumatic brain injury in US military personnel. N Engl J Med. 2011;364(22):2091–100. pmid:21631321 View Article PubMed/NCBI Google Scholar
  16. Davenport ND, Lim KO, Armstrong MT, Sponheim SR. Diffuse and spatially variable white matter disruptions are associated with blast-related mild traumatic brain injury. Neuroimage. 2012;59(3):2017–24. pmid:22040736 View Article PubMed/NCBI Google Scholar
  17. Bowen IG, Fletcher ER, Richmond DR. Estimate of man’s tolerance to the direct effects of air blast. Albuquerque, NM: Lovelace Foundation for Medical Education and Research, 1968.
  18. Bass CR, Rafaels KA, Salzar RS. Pulmonary injury risk assessment for short-duration blasts. J Trauma Acute Care. 2008;65(3):604–15. View Article Google Scholar
  19. Panzer MB, Myers BS, Capehart BP, Bass CR. Development of a finite element model for blast brain injury and the effects of CSF cavitation. Ann Biomed Eng. 2012;40(7):1530–44. pmid:22298329 View Article PubMed/NCBI Google Scholar
  20. Hooker D. Physiological effects of air concussion. Am J Physiol. 1924;67(2):219–74. View Article Google Scholar
  21. Zuckerman S. Experimental study of blast injuries to the lungs. The Lancet. 1940;236(6104):219–24. View Article Google Scholar
  22. Clemedson C-J. Blast injury. Physiol Rev. 1956;36(3):336–54. pmid:13359127 View Article PubMed/NCBI Google Scholar
  23. Rafaels KA, Bass CR, Salzar RS, Panzer MB, Woods W, Feldman S, et al. Survival risk assessment for primary blast exposures to the head. J Neurotrauma. 2011;28(11):2319–28. pmid:21463161 View Article PubMed/NCBI Google Scholar
  24. Rafaels KA, Bass CR, Panzer MB, Salzar RS, Woods WA, Feldman SH, et al. Brain injury risk from primary blast. J Trauma Acute Care. 2012;73(4):895–901. View Article Google Scholar
  25. Mellor S. The relationship of blast loading to death and injury from explosion. World J Surg. 1992;16(5):893–8. pmid:1462626 View Article PubMed/NCBI Google Scholar
  26. Wood GW, Panzer MB, Shridharani JK, Matthews KA, Capehart BP, Myers BS, et al. Attenuation of blast pressure behind ballistic protective vests. Inj Prev. 2013;19(1):19–25. pmid:22544830 View Article PubMed/NCBI Google Scholar
  27. Shridharani J, Wood GW, Panzer MB, Matthews KA, Perritt C, Masters K, et al., editors. Blast effects behind ballistic protective helmets. Personal Armor Systems Symposium; 2012; Nuremberg, Germany.
  28. Panzer MB, Bass CR, Myers BS, editors. Numerical study on the role of helmet protection in blast brain injury. Personal Armor Systems Symposium; 2010; Quebec City, Canada.
  29. Rafaels KA, Shridharani J, Bass CR, Salzar RS, Walilko TJ, Panzer MB, editors. Blast wave attenuation: ballistic protective helmets and the head. Personal Armour Systems Symposium; 2010; Quebec City, Canada.
  30. Mott FW. The microscopic examination of the brains of two men dead of commotio cerebri (shell shock) without visible external injury. Br Med J. 1917;2(2967):612. pmid:20768802 View Article PubMed/NCBI Google Scholar
  31. Yu AW, Bigler BR, Wood GW, Panzer MB, Meaney DF, Morrison III B, et al., editors. In vs. Out: Controversies in shock tube blast experiments. Personal Armour Systems Symposium; 2014; Cambridge, UK.
  32. Bass CR, Panzer MB, Rafaels KA, Wood G, Shridharani J, Capehart B. Brain injuries from blast. Ann Biomed Eng. 2012;40(1):185–202. pmid:22012085 View Article PubMed/NCBI Google Scholar
  33. Richmond DR, Fletcher ER, Yelverton JT, Phillips YY. Physical correlates of eardrum rupture. Ann Otol Rhinol Laryngol. 1989;98(5):35–41. View Article Google Scholar
  34. Great Britain War Office. Notes on German Shells. London, United Kingdom. 1916.
  35. Jäger H. German Artillery of World War One. Marlborough, United Kingdom: Crowood Press; 2001.
  36. Moss WC, King MJ, Blackman EG. Skull flexure from blast waves: a mechanism for brain injury with implications for helmet design. Phys Rev Lett. 2009;103(10):108702. pmid:19792349 View Article PubMed/NCBI Google Scholar
  37. Ganpule S, Gu L, Alai A, Chandra N. Role of helmet in the mechanics of shock wave propagation under blast loading conditions. Comput Methods Biomech Biomed Engin. 2012;15(11):1233–44. pmid:21806412 View Article PubMed/NCBI Google Scholar
  38. Sarvghad-Moghaddam H, Rezaei A, Ziejewski M, Karami G. Evaluation of brain tissue responses because of the underwash overpressure of helmet and faceshield under blast loading. Int J Numer Method Biomed Eng. 2017;33(1). View Article Google Scholar
  39. Kulkarni S, Gao X-L, Horner S, Zheng J, David N. Ballistic helmets–their design, materials, and performance against traumatic brain injury. Compos Struct. 2013;101:313–31. View Article Google Scholar
  40. Zhang TG, Satapathy SS, Dagro AM, McKee PJ, editors. Numerical Study of Head/helmet interaction due to blast loading. ASME 2013 International Mechanical Engineering Congress and Exposition; 2013.
  41. Mott DR, Schwer DA, Young T, Levine J, Dionne J-P, Makris A, et al. Blast-induced pressure fields beneath a military helmet. Military Aspects of Blast and Shock (MABS); 2008.
  42. Mott DR, Young TR, Schwer DA, editors. Blast loading on the head under a military helmet: effect of face shield and mandible protection. 52nd Aerospace Sciences Meeting; 2014.
  43. Jouineau A. Officers and soldiers of the French Army 1918: 1915 to victory. Magny Les Hameaux, France: Histoire and Collections; 2009. 68 p.
  44. Cooper G, Townend D, Cater S, Pearce B. The role of stress waves in thoracic visceral injury from blast loading: modification of stress transmission by foams and high-density materials. J Biomech. 1991;24(5):273–85. pmid:2050704 View Article PubMed/NCBI Google Scholar
  45. Jacobs M, Van Dingenen J. Ballistic protection mechanisms in personal armour. J Mater Sci. 2001;36(13):3137–42. View Article Google Scholar
  46. Roshchupkin V, Lyakhovitskii M, Pokrasin M, Minina N, Kudriavtsev E. Experimental study of acoustic properties and microhardness of 09Mn2Si steel. High Temp. 2017;55(6):938–41. View Article Google Scholar
  47. Bajaj P. Ballistic protective clothing: An overview. Indian J Fibre Text. 1997;22(4):274–91. View Article Google Scholar
  48. Wilson C, editor Improvised explosive devices (IEDs) in Iraq and Afghanistan: effects and countermeasures 2007; Washinton, DC, USA: Library of Congress Congressional Research Service.
  49. Cullis I. Blast waves and how they interact with structures. J R Army Med Corps. 2001;147(1):16–26. pmid:11307674 View Article PubMed/NCBI Google Scholar

Puedes dejar tus comentarios, críticas y opiniones más abajo, o crear un hilo de debate en el foro.

Viator Plus Ultra, tu distribuidor de primeras marcas

-

¡Suscríbete! ─por solo 15€ al año─ para leer sin límites. ¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Jorge Tierno Rey.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Servidores tirotactico.net que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.