Breve Historia de las Técnicas de Tiro con Pistola. Por Chris Cerino.

Subscribe

Para evitar «reinventar la rueda» o «redescubrir la pólvora», para no empezar con cosas ya superadas, para no despreciar la evolución sino favorecerla, hay veces en las que es necesario algo de Historia. Eso puede ahorrarnos falsas sensaciones de ¡eureka, ya lo tengo! No en vano creo que cuando se empieza en una Ciencia se parte de los descubrimientos anteriores. Así que no está de más conocer un poco la Historia del Combate con Armas de Fuego, para evitar volver a cosas ya superadas y así continuar evolucionando desde donde otros lo dejaron, en lugar de volver a empezar y contribuir a la involución. Aquí tienes un artículo que no descubre nada nuevo, sino que lo reitera.

 

Breve Historia de las Técnicas de Tiro con Pistola.

Por Chris Cerino.

(Este artículo es una traducción NO autorizada de su original en inglés A Short History Of Pistol Shooting Techniques, por Chris Cerino, publicado en Shooting Sports USA con fecha 4 de octubre de 2019)

¿Has estado alguna vez en Graceland, la casa del difunto Elvis Presley en Memphis (EE.UU.)? Si es así, serás capaz de relacionarlo con lo que tengo en mente. En una conversación reciente con un alumno, estaba intentando explicar cómo algunos antiguos estilos y técnicas de tiro me recuerdan a Graceland.

En los años 1950, las competiciones Leather Slap [darle al cuero, o algo así podríamos decir en español] eran populares y servían para algo más que pasar un buen rato en el campo de tiro. Los mejores pistoleros de aquella época siempre estaban buscando formas de disparar más rápido y con mayor precisión. Las tiradas de desenfunde rápido Leather Slap surgieron de la aventura amorosa estadounidense con las películas del Oeste de aquella época, pero los Bear Valley Gunslingers* [Tiradores del Valle del Oso] siempre estaban experimentando técnicas más modernas.

*El club de tiro Bear Valley Gunslingers [Tiradores del Valle del Oso] se fundó en 1959 en California (EE.UU.) con el propósico declarado de introducir realismo y variedad en las competiciones deportivas con pistola. A su debido tiempo Gunslingers se convirtió en la South West Combat Pistol League [Liga de Pistola de Combate del Suroeste]. El propósito de todo esto era «ganar realismo» y evaluar los sistemas mediante los que se pudieran evaluar y premiar adecuadamente las habilidades de combate con la pistola.

El Coronel Jeff Cooper, uno de los primeros Bear Valley Gunslingers [Tiradores del Valle del Oso]

Al principio, los competidores utilizaban principalmente el tiro dirigido [point shooting]. Era popular el tiro con pistola desde la cadera a una mano estilo vaquero y se pensaban que era el más adecuado para su propósito. Los tiradores solían realizar varios disparos de esta forma en una rápida sucesión y aún así fallaban el blanco en forma de globos de 18 pulgadas (46 cm) de diámetro a una distancia de siete yardas (6,4 metros). Jack Weaver, campeón desde el principio, había pasado a utilizar una técnica de tiro apuntado con el arma empuñada a dos manos a la altura de los ojos. No tan rápida como la anterior, pero como se le atribuye haber dicho: «un impacto bastante rápido es mejor que fallar el blanco a la velocidad del rayo».

Así es cómo surgió la postura/posición Weaver. Se trata de una postura/posición ladeada con el pie del lado de empuñe retrasado, lo que hace que el tirador tenga el brazo de empuñe estirado casi recto y el brazo de apoyo flexionado. Eso creaba un empuñe tipo empujar/tirar sobre la pistola; al tener el brazo de apoyo flexionado este tiraba hacia atrás desde delante, mientras que el brazo de empuñe empujaba hacia delante.

Antes del método innovador de Weaver, los tiradores disparaban con pistola a una sola mano. Desde la altura de la cadera, de 3/4 de la cadera, del pecho y de la cara, practicaban todo menos el tiro a dos manos. Al fin y al cabo, la pistola [handgun] era un arma de mano [hand gun] y no un arma de manos [hands gun]. El desenfunde y/o presentación de la pistola era una especie de movimiento de bombeo desde un ángulo hacia abajo de unos 45 grados hasta la altura de la cara aproximadamente y todos los escalones intermedios. En realidad no se utilizaban o confiaba en los elemenos de puntería, dado que se suponía que el tiro dirigido [point shooting] era tremendamente instintivo.

Hay algunos que aún hoy enseñan la postura/posición Weaver y lo de empujar/tirar, o la técnica con el brazo flexionado. Y, a pesar de que desde hace más de 100 años que las armas de fuego se fabrican con elementos de puntería incorporados, algunos aún sienten la necesidad de despreciar su uso.

Jack Weaver, el originador de la postura/posición Weaver.

Desde la época de los revólveres de simple acción, hasta la de los revólveres de doble acción, y hasta la actual de la pistola semiautomática moderna, hemos recorrido un largo camino.  La pistola se ha convertido claramente en el arma de manos [hands gun]. La mayoría de tiradores de primera utilizan la posición/postura Isósceles Moderna con un empuñe alto y los pulgares hacia delante. Se está de acuerdo en que ponerse «de frente» detrás del arma es más eficaz ─tanto con fusiles de cerrojo como con subfusiles, carabinas y pistolas─.

Pies, rodillas, caderas y hombros de frente hacia el blanco es la base de la posición/postura Isósceles Moderna. Esto coincide con la respuesta humana de sobresalto por la que se da frente a la amenaza, adoptando una postura de base ancha y bajando el centro de gravedad para lidiar con lo que sea que tengamos delante de nosotros. La presentación de la pistola se realiza lanzando las manos hacia delante con ambas manos empujando hacia la amenaza. Imagínate a un luchador de pie en posición de partida.

El empuñe moderno alto con los pulgares hacia delante es más que una pose. Las manos generan tensión o presión sobre y en torno a la pistola. Los dedos de la mano de empuñe tiran de la pistola hacia la palma de la mano. La mano de apoyo ejerce presión de lado a lado para garantizar el agarre sobre los 360 grados. Con los codos ligeramente flexionados hacia fuera, en lugar de doblados hacia abajo, no sólo contamos con absorción del retroceso, sino también con mayor presión en la parte superior del armazón de la pistola más cercana a la corredera.

Con la corredera como fuente del empuje de una pistola semiautomática, queremos estar tan cerca somo sea posible de ese eje del retroceso. Con un empuñe alto de la pistola y los pulgares hacia delante, ganamos más control sobre el arma. Con esos pulgares hacia delante se crea un bloqueo de los tendones de la muñeca. El bloqueo de las muñecas favorece el paso del retroceso, de forma que pueda ser absorbido con esos codos flexionados.

Al llevar los brazos igualmente estirados con los hombros y caderas hacia delante se favorece que el cuerpo absorba el retroceso; el retroceso va recto hacia atrás desde el arma delante de nosotros, en lugar de hacia un lado mientras el otro lado está flojo. El lado flojo siempre cederá y provocará un giro que obligará al tirador a efercer fuerza para llevar el arma de vuelta al blanco. Las leyes de la Física son claras: misma fuerza implica misma resistencia.

Así que hemos pasado de la época del tiro en plan vaquero a una mano desde la cadera  a la del tiro a una mano que bombea el arma hacia delante hasta la altura de los ojos. No se utilizaban los elementos de puntería pero al menos podíamos ver hacia dónde apuntaba el arma. Entonces, un día un hombre agarró una pistola con las dos manos y utilizó de verdad los elementos de puntería. Era inevitable que triunfara comparado con prácticas pasadas y esto se convirtió en la «técnica moderna». Y para alguno, aún lo es.

No hace tanto tiempo que tenemos la posición/postura Isósceles Moderna con empuñe alto y pulgares extendidos, y aún así no sé de ningún tirador de éxito que hoy día no utilice esta técnica moderna, que bien merece el título de «técnica moderna».

Cuando Elvis Presley escuchó que el Presidente Lyndon Johnson tenía varias televisiones para ver todas las cadenas de noticias del día, hizo que le pusieron tres en una pared que acabó considerándose la sala de televisión en Graceland. Aquello era tecnología punta de la época, pero parece algo obsoleto comparado con la avanzada tecnología de hoy día.

Mi casa tiene techos altos, televisión en cada habitación, suelo de parqué y microondas. El suelo es elegante, los techos altos dan sensación de espacio, la imagen de la televisión se ve mejor que en la vida real y el microondas cocina tan rápido que no me da tiempo a poner la mesa. Es una casa grande, pero ideal para mi gusto.

Graceland es muy parecida pero de otra época. Fue a todos los efectos una mansión en su momento. Tiene suelo, pero en su mayor parte cubierto de jarapa. Tiene techos, pero no suben más de 2,4 metros. Tiene televisión de tubo en color en cada habitación, e incluso hay un microondas ─o quizás se trate de un horno Radar Range de la época─. Todo eso era tecnología punta por aquel entonces, un momento que está congelado en la historia. Estaba bien en aquellos tiempos, pero yo no querría vivir ahí hoy día.

Estoy relativamente seguro de que si los tipos del Leather Slap de antaño todavía estuvieran por aquí, sabrían exactamente a qué me refiero.

 

(Este artículo es una traducción NO autorizada de su original en inglés A Short History Of Pistol Shooting Techniques, por Chris Cerino, publicado en Shooting Sports USA con fecha 4 de octubre de 2019)

 

COMENTARIO DE UN LECTOR, Kirk Lawson, SOBRE ESTE ARTÍCULO:

El artículo es ameno, pero el autor realiza algunas suposiciones que son incorrectas.

El tiro a dos manos era conocido y practicado entonces, pero el tiro a una mano era más popular. Y sin duda se utilizaban los elementos de puntería.

Se puede documentar fácilmente el tiro con pistola a dos manos en la época de Corea y hasta en la Primera Guerra Mundial, a partir de autores como Applegate, Tracy y Reeves, e incluso se pueden encontrar referencias anteriores con un poco de esfuerzo.

He encontrado referencias a la posición/postura Weaver del autor Fitzgerald en los años 1930 y a la Isósceles de la mano de Reeves en 1913. El empuñe a dos manos con los pulgares hacia delante parece que también data de la época de Applegate y se puede encontrar en la página 137 y 145 de su libro.

El tiro apuntado es un tema muy importante para casi cualquier autor desde hace muchos años. El Capitán Tracy escribe ampliamente sobre ello en su manual de la Primera Guerra Mundial, y el campeón olímpico e instructor de tiro de la policía Alfred P. Lane, en su libro de 1914, dice «darle a un hombre mientras se le persigue con solo «apuntar con el dedo» (tiro dirigido [point shooting]) es un método incorrecto y más o menos un engaño», y dice «párate y apunta bien».

Así que, aunque me gustó el artículo, el autor hace muchas suposiciones que sencillamente no son ciertas o que únicamente reflejan las opiniones de algunos en un periodo de tiempo muy muy estrecho.

 

Si quieres apoyar la existencia de este blog, puedes donar uno o varios euros. ¡Gracias!


Si compras algo podríamos recibir una comisión por estos anuncios. A ti no te cuesta nada.


.

Acerca de Jorge Tierno Rey

Administrador del blog. Regalahúmos. Experto en nada. Ninja del teclado. Sin experiencia real en combate. Autodidacta. Sin formación. Sin preparación. Siempre aprendiendo. Me encanta aprender.
Esta entrada fue publicada en Material didáctico y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Por favor, déjanos tus comentarios. Se agradecen.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.