El «arma a la sien» [Temple Index]: realidad vs. campo de tiro, por Aaron Cowan. Traducido por Juan I. Carrión.

Controversia y técnicas de tiro vienen de la mano. Siempre que una nueva técnica es introducida o que una técnica poco ortodoxa se extiende ampliamente (sin que importe cuánto tiempo se lleve utilizando), habrá una gran cantidad de instructores, tiradores y espectadores repicando sobre la inutilidad o estupidez de la misma. Recientemente, la técnica que se ha encontrado en el punto de mira es la que popularmente se refieren como «arma a la sien» (traducción no litera del inglés «temple index»).


Sobre esta misma cuestión puedes leer el artículo Los fallos del «temple index» [arma a la sien] o por qué prefiero una técnica diferente mejor, por Mike Pannone.


Como en cualquier otra controversia, el contexto es normalmente ignorado y la especulación está basada en explicaciones de terceros, opiniones personales o fotografías sin detalles. Tal vez el peor culpable de todo cuando se trata en estos debates y argumentos impulsados, sea la mentalidad “campo de tiro” y que daña mucho más de lo que ayuda. Mucho más en el caso de una técnica aplicable en el mundo real  que es demonizada o desestimada solo porque no puede ser aplicada a éste o ese método de entrenamiento, ya que es vista a través de la lente de su utilidad en el campo de tiro.

Entrenamos en el campo de tiro, practicamos en el campo de tiro. No entrenamos para combatir en el campo de tiro.

La historia de la posición «arma a la sien» [Temple Index] es larga y bien contada, aunque el reconocimiento en el mundo del entrenamiento contemporáneo es reciente. Cuando la aprendí por primera vez, se me enseñó como Guardia Alta Vertical (High Vertical Ready) y se usaba para maniobrar dentro de vehículos en Técnicas de Protección de Personas. Se usaba para girar con seguridad en un asiento sin apuntar el arma a ninguno de los pasajeros pudiendo enfrentarse a las amenazas ya sea dentro o fuera del habitáculo. Como cualquiera que haya trabajado en Protección de Personas sabe, a veces hay posibles amenazas dentro del vehículo junto a tu cliente, y todos los que están fuera del coche son posibles amenazas. Ser capaz de maniobrar en el asiento con el arma desenfundada, estando con tu familia, tus compañeros policías, soldados, del equipo de protección o pasajeros en general es un trabajo complicado con algunas técnicas.

La siguiente vez que la vi se le denominaba Guardia Alta (High Ready) y era explicada como un método seguro de evitar encañonar a desconocidos cuando se salía del vehículo, especialmente en zonas con mucha gente alrededor y también como método para usar para/si tenías que ir a la parte trasera del vehículo para alcanzar el equipo del maletero o buscar parapeto en una parte más resistente. Cualquiera que haya estado dentro de un coche o incluso de un todoterreno sabe que moverse en el asiento deja muy poco espacio para dirigir tu arma si la horizontal no es una opción.

El último entrenamiento donde encontré el «arma a la sien» estaba relacionado con el fusil y se denominaba Porteo Alto (High Port) y era enseñado por un veterano de Operaciones Especiales de la Armada como método de maniobrar el arma  en zonas de mucha nieve/vegetación y para moverse en espacios cerrados o rápidamente cuando el movimiento con el cañón hacia abajo puede llevar a muchos contactos cañón/pierna. Correr con el fusil, especialmente cuando lo haces como parte de un equipo, deja pocas maneras de llevarlo sin encañonar a los otros; y el movimiento en espacios cerrados o en terrenos “menos que ideales” es un problema con pocas soluciones. Moverte por un pasillo o un túnel con más gente y que surja la necesidad de utilizar tu arma es mucho más sencillo de hacer cuando tu cañón está dirigido hacia arriba que si lo está hacia abajo, por razones obvias.

Como cualquier otra técnica, el contexto es muy importante. Si una técnica es tomada fuera de contexto o defendida por alguien que no tiene toda la apreciación del contexto, solo hace que las cosas empeoren. Sin embargo, la parte más dañina sobre cualquier debate acerca de cualquier técnica aplicable es la mentalidad “campo de tiro”. Los campos de tiro son lugares ordenados con suelo ideal, blancos adecuados, líneas limpias y muchos ángulos dentro de la familia de los 90 grados. Unos pocos son calles urbanas, chozas estrechas, estacionamientos, obras de construcción, ramblas o zonas escarpadas. En los campos de tiro normalmente todas las balas van en una dirección y todo el mundo está seguro de que todo lo que se tiene que disparar está en esa dirección. Conocemos el campo de tiro y éste es un lugar seguro mientras que la seguridad sea mantenida.

Arriba es una posición habitualmente mal vista, en  donde mantener el cañón del arma debido a la gravedad. En el campo de tiro siempre tenernos que tener nuestra arma en una dirección segura y esa suele ser hacia el espaldón o hacia el suelo. Bien, el campo de tiro no es el mundo real y éste no tiene un “hacia el espaldón”. Es necesario decir que apuntar tu arma hacia el suelo en el mundo real también puede no ser una opción puesto que puede haber gente debajo de ti, o puedes llegar a apuntarte a ti mismo si estás corriendo, andas agachado o en el caso de un tráiler que se está empleando como laboratorio de metanfetamina porque los laboratorios de metanfetamina no reaccionan bien a los disparos y a través del techo es mejor que si se hace a través de un contenedor con quién sabe que lleva dentro.

Cuando entreno estudiantes, ya sean civiles o fuerzas policiales, la seguridad es enseñada en relación con el mundo real. Si hay un lugar más seguro a dónde dirigir el arma cuando no se está utilizando, entonces ese es el que tienen que apuntar.   Esta es una regla de suma importancia en la instrucción enfocada a la auto-defensa: dirección segura conocida frente a dirección segura no conocida. ¿Qué quiero decir? Si estoy saliendo de un vehículo y hay tiendas, peatones, vehículos con pasajeros o casas residenciales en mi sector, el arma no puede apuntar en esa dirección. Arriba o «arma a la sien» es la dirección segura conocida que permite movimientos agachados, correr o salir del vehículo con el arma ya desenfundada(especialmente para los tiradores diestros).

En lo referente al fusil, ¿qué métodos hay para salir y no apuntar en la horizontal? Con el debido respeto a los instructores que hablan en contra de la posición de «arma a la sien», Guardia Alta o Porteo Alto o como lo quieran llamar, el arma debe estar dirigida hacia la posición conocida más segura y habitualmente arriba lo es en esas circunstancias. ¿Puede haber un disparo accidental? Absolutamente sí, y además sabemos que si ocurre el proyectil tiene una capacidad de daño potencial cuando vuelva a la tierra. ¿Es más o menos riesgo que si el disparo accidental se produce con el arma apuntando a una casa, un patio, una hilera de coches que se encuentran parados en un semáforo? Sé que hay gente allí, por lo que el cielo es la dirección más segura para dirigir el arma en esas circunstancias. ¿Cómo de rápido puedes correr en SUL sin apuntarte a ti mismo? Mejor dicho, ¿dónde apuntas tu arma cuando corres? No vamos a ignorar la existencia de otras normas de seguridad como la disciplina del dedo en el disparador porque en ese caso todo lo que se hace es remarcar un desdén subjetivo o desacuerdo del instructor con una técnica basándose en la mentalidad de “campo de tiro” y/o la falta de experiencia/instrucción con una técnica válida.

Si estoy trabajando en medio de una grupo de niños/adultos chillando y que huyen de un tirador activo ¿dónde apunto mi arma? ¿Arriba, o abajo donde cualquier contacto físico puede afectar a mi capacidad de lucha? ¿Hay una respuesta a esta pregunta?  Diría que no hay solo una respuesta correcta, pero una incorrecta sería aquella que asumiera que disparar en el campo de tiro y en la vida real juegan con las mismas reglas.

 

Contexto, Contexto, Contexto

No puedo decirlo suficientemente. No es la nueva posición SUL, e incluso la SUL está siendo usada más de lo debido o incorrectamente aplicada por tiradores de todo tipo. El «arma a la sien» es para una situación muy específica y es otra herramienta más de muchas. Las armas no operan dentro de cajas con límites imaginarios. Pueden y deben ser dirigidas hacia lugares seguros cada vez que no sean necesitadas para conseguir objetivos o incapacitar a la amenaza. La dirección más segura está dictada por dónde eres obligado a combatir, no por reglas inquebrantables que son de cumplimiento en un mundo real con la consideración de campo de tiro.

Hay muchos instructores cualificados que enseñan el «arma a la sien» y la enseñan en su contexto.  William Petty, un agente de policía e instructor de Texas (y el hombre que acuñó el término «arma a la sien» y que fue el origen de la gran «controversia» por enseñarla), Steve Fisher de Sentinel Concepts, Chris Costa de Costa Ludus, Jeff Gonzalez de Trident Concepts, y yo mismo de Sage Dynamics somos algunos de los que enseñan la técnica en el contexto al que pertenece.

Es una técnica válida y a pesar del alboroto está aquí para permanecer, particularmente desde que está siendo usada por muchas personas desde los años 70, que ha sobrevivido incontables veces a usos en el mundo real sin fallos, probando su utilidad y que solo ha conseguido recientemente su expansión gracias a internet. No hay nada de inseguridad acerca de la posición «arma a la sien» por su necesidad, solo por usarla fuera de contexto, cuando, basándose en la situación,  otras opciones serían mejores.  Si esas otras opciones no existen o no son tan prudentes, el «arma a la sien», cuando se hace correctamente, permite al tirador mantener total atención y moverse tan seguro como la situación se lo permita hasta que el cañón pueda ser redirigido.

Dejando a un lado la controversia, espero que haya ayudado a poner las cosas bajo una luz diferente o al menos dar un contexto a aquellos tiradores/instructores que no están seguros de ella o que hablan en contra sin tener una explicación adecuada. Es una herramienta, y serías un loco si la ignorases si lo que buscas es un “entrenamiento para el mundo real”.

(Este artículo es una traducción de su original en inglés, The Temple Index – Real World vs the Range, escrito por Aaron Cowan con fecha 23 de octubre de 2014, y traducido al español por Juan I. Carrión Gutiérrez)

.