Camino hacia la eficacia y eficiencia: mirar o NO mirar el brocal del cargador al realizar una recarga rápida o de emergencia.

Diagnóstico por Vídeo, por Juan I. Carrión. Parte 4 de 4. RecargaJuan I. Carrión ya nos habló sobre la eficiencia en otro artículo como una de las claves para ser mejor tirador. Para explicar de forma práctica este concepto utilizó la recarga rápida o de emergencia, sobre lo que también nos habló en el diagnóstico por vídeo que me hizo. En este breve artículo me voy a parar a pensar en lo que se refiere a mirar o NO mirar el brocal del cargador a la hora de introducir el cargador lleno en el arma, una vez expulsado el vacío, durante una recarga rápida o de emergencia.

En primer lugar, voy a puntualizar lo dicho por Juan I. Carrión, respecto a que durante una recarga rápida el hecho de mirar el brocal del cargador “fugazmente” en el momento de llevar el cargador lleno al arma sea lo más eficiente. En realidad, atendiendo a las definiciones, lo más eficiente (capacidad de conseguir un objetivo con el menor empleo de recursos posibles) es NO mirar, pero lo más eficaz (capacidad de alcanzar un objetivo) es mirar. Digo esto porque creo que se puede ser eficaz sin ser eficiente o ser eficiente sin ser eficaz, así que la clave radica en ser eficaz y eficiente al mismo tiempo. Al mirar se pierde tiempo, aunque sea poco, por lo que no es lo más eficiente. Al NO mirar se pierde menos tiempo, por lo que es lo más eficiente, aunque resulta tan poco tiempo que se hace irrelevante y además se corre más riesgo de no lograr el objetivo y por tanto perder la eficacia.

Dicho esto, de todos es sabido, que en el combate con armas de fuego todo aquello que suponga apartar la vista o la atención del entorno, de las amenazas, está sujeto a debate. Dado que mirar el brocal del cargador durante una recarga rápida supone apartar la vista del entorno, aunque solo sea “fugazmente”, existe cierto debate al respecto. En realidad, el debate tiene la misma entidad que el tiempo que se aparta la vista del entorno, que no llega a ser ni lo que se tarda en pestañear una sola vez (0’3 segundos), por lo que no se trata de una cuestión de tiempo.

Además, en cuanto a tiempo, teniendo en cuenta que la TTP de mirar el brocal del cargador presuntamente procede del ámbito del tiro deportivo, en el que se buscan aquellas TTPs que permitan arañar aunque solo sean unas décimas (a diferencia del combate con armas de fuego), no quedan muchas dudas de que en la práctica mirar permite alcanzar el objetivo en menos tiempo.

Pero mirar NO siempre es una opción. ¿Y si no hay luz?, es decir, ¿y si se trata de uno de esos entornos de la vida real que se dan en condiciones de poca luz (detesto eso de condiciones de baja luminosidad)? ¿cómo vas a conseguir realizar una recarga rápida si la TTP que utilizas habitualmente requiere mirar el brocal del cargador? Pues como en muchas ocasiones al hablar de TTPs de combate con armas de fuego la respuesta radica en el entrenamiento y el desarrollo de algo tan innato como la propiocepción (percepción inconsciente de los movimientos y de la posición del cuerpo, independiente de la visión), que a base de repetir a la perfección una y otra vez la misma TTP nos va a permitir aplicar esa TTP sin mirar, aunque normalmente miremos.

Chaleco blindado SIOEN

Puede que erróneamente, lo que me llevó a decantarme por una TTP de recarga rápida que supone NO mirar el brocal del cargador (como se puede ver en el diagnóstico por vídeo) fue el hecho de buscar y darle prioridad a aquellas TTP que resulten más polivalentes, que puedan aplicarse en más contextos tácticos, como aquellos con condiciones de poca luz; aquellas que puede que no sean la mejor TTP para un contexto táctico en concreto, pero que sean la mejor TTP para casi todos los contextos tácticos. En un principio, NO mirar el brocal del cargador parece una buena opción, pero en la práctica supone más tropiezos al embocar el cargador en el brocal que si se mira “fugazmente”. Además, a la hora de aprender no queda otra más que mirar, porque el cargador no va a ir al sitio por arte de magia y la propiocepción necesaria para llegar a hacerlo sin mirar hay que desarrollarla a base de muchas repeticiones perfectamente ejecutadas, para lo que hay que mirar. En alguna ocasión he practicado en seco con los ojos cerrados y salir sale pero no sin algún tropiezo del cargador con el borde del brocal.

Ahora, siguiendo los consejos de Juan I. Carrión en su diagnóstico por vídeo, me toca llevar a cabo un proceso de reeducación, que suele ser más complicado que aprender desde cero, para subir la posición de la pistola al introducir el cargador durante una recarga rápida y así poder mirar “fugazmente” el brocal en el preciso momento en que el cargador lleno va a entrar en su sitio.

Ni qué decir tiene que te vas a encontrar tiradores e instructores tanto para una como para otra TTP de recarga rápida, aunque en el tiro deportivo predomina la que supone mirar “fugazmente” y así sucede también con muchos instructores, porque a fin de cuentas se trata de lo más eficaz y eficiente. Basta echar un vistazo a los vídeos que puedes encontrar en el ciberespacio para comprobar que la mayoría de los más grandes tiradores e instructores miran “fugazmente”.

Por último, aquí te dejo lo que dice Mike Pannone, uno de esos que saben bien de lo que hablan:

Le echas un vistazo rápido. Cualquiera que diga lo contrario no es realista. A mi siempre me enseñaron, en todos y cada uno de los cursos de tiro que hice, en todas y cada una de las unidades en las que estuve destinado, con todos y cada uno de los tiradores contratados con los que entrené alguna vez, que si puedes ver deberías echar un vistazo rápido (puede que sean 0’20 segundos) para asegurarte de que la orientación e introducción del cargador es correcta. Si lo haces correctamente creas la memoria procedimental adecuada. Esto te permitirá realizar la acción incluso cuando no puedas ver porque orientas la pistola hacia el cuerpo y hacia el cargador que viene a la pistola siempre de la misma forma. No pierdes nada cuantificable de conciencia de la situación que no vayas a peder ya al pestañear dos veces rápidamente pero te concedes a ti mismo una mayor probabilidad de éxito. Aún si es de noche y llevas gafas de visión nocturna puede que eches un vistazo al brocal porque forma parte de la acción, pero con el tiempo tu conciencia de la situación respecto a la visión limitada va a eliminar esa parte. Siempre que tenga disponible algo de visión que pueda aprovechar miraré, si no no.

En resumen, todos y cada uno de los grandes tiradores (militares, policías o tiradores deportivos) que conozco miran durante una fracción de segundo siempre que se pueda ver algo. Lo hacen así por una razón en concreto, por contar con la mayor probabilidad de éxito sin perder conciencia de la situación.

(TUOHY, Andrew. Look at your firearms while reloading. Vuurwapen Blog. 27JUN13)

Acerca de Jorge Tierno Rey

Administrador del Blog. Experto en nada. Experiencia cero. Ninja de teclado.
Esta entrada fue publicada en TTPs. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Camino hacia la eficacia y eficiencia: mirar o NO mirar el brocal del cargador al realizar una recarga rápida o de emergencia.

  1. Jesús* dijo:

    No creo que el mirar al brocal del cargador suponga muchos problemas. Si acaso en alguna modalidad deportiva nos puede generar problemas, ya que la dirección del cañón sobrepase los ángulos de seguridad.

    Ha nivel profesional le veo más ventajas que inconvenientes, ya que el mismo procedimiento lo podemos entrenar para arma corta y larga.

    Un saludo

Por favor, déjanos tus comentarios. Se agradecen.