A-10 Thunderbolt II: érase un avión a una ametralladora pegado.

Normalmente son las aeronaves las que se dotan de armamento pero en este caso es el armamento (una ametralladora multitubo) al que se le dota de una aeronave. El A-10 Thunderbolt II fue diseñado en torno a la ametralladora multitubo GAU-8 Avenger, que constituye su arma principal.

Este impresionante arma dispara unos potentes proyectiles de 30 mm. a través de sus 7 cañones de accionamiento hidráulico con motor eléctrico. Se trata de un arma que pesa casi 300 kg. y que con su sistema de alimentación y tambor municionado al completo (1.174 disparos) alcanza más de 1.800 kg. y mide casi 6 m. de largo.

Habitualmente monta una combinación de proyectiles contracarro de 30 x 173 mm. que introduce un cartucho con proyectil de alto explosivo incendiario (PGU-13/B) por cada cuatro cartuchos con proyectil perforante incendiario (PGU-14/B).  Sólo el proyectil tiene un peso considerable, así el de alto explosivo incendiario pesa 360 gramos y el perforante incendiario 425 gramos.

Para aliviar un poco de peso el diseño de la ametralladora GAU-8 Avenger incluyó una importante innovación que consiste en fabricar todas las vainas de los cartuchos en una aleación de aluminio, lo que reduce un 30% el peso del cartucho. Eso no evita que los cartuchos ofrezcan un aspecto imponente con sus 290 mm. de longitud y 690 gramos de peso.

La cadencia de fuego de este arma también es a lo grande, 3.900 disparos por minuto, con una velocidad de salida en boca de fuego para el proyectil perforante incendiario de 990 m/s. Y todo con una precisión asombrosa que permite que el 80 % de los disparos realizados a 1.200 metros de un blanco registren sus impactos dentro de un círculo de 12 m. de diámetro.

Curiosamente el sistema de alimentación del arma es de ida y vuelta, de forma que las vainas de aluminio vuelven al tambor una vez se dispara el cartucho y pueden reciclarse posteriormente. De esta forma se evitan los peligros que supondría expulsar las vainas al exterior. Además, los cartuchos no van encintados sino que discurren libremente por el sistema de alimentación, lo que reduce considerablemente los posibles atascos.

Como no podía ser de otra manera a la vista de sus dimensiones el retroceso con el que sacude este arma es tal que ha sido muy tenido en cuenta durante el diseño de la aeronave que lleva acoplada. Cada uno de los siete cañones de la ametralladora GAU-8 Avenger disparo cuando se encuentra más a la derecha (las 9 en punto si vemos el morro del avión desde el frente), por lo que la posición de la ametralladora se encuentra desplazada hacia la izquierda del eje del avión para que el cañón que dispara coincida prácticamente con dicho eje y el retroceso no interfiere en el vuelo del avión haciéndole variar su trayectoria. Asimismo la ametralladora se instala por debajo del centro de gravedad de la aeronave para alinear el vector de la fuerza de retroceso y evitar que cada disparo pueda afectar al cabeceo o a la guiñada de la aeronave.

En cifras la fuerza de retroceso de la ametralladora GAU-8 Avenger es de 45 kN, una auténtica burrada que supera incluso el empuje que proporciona uno de los dos motores General Electric TF34 que propulsan a esta aeronave. A pesar de lo salvaje de esta cifra la aeronave sólo se ve frenada unos pocos kilómetros por hora cuando hace fuego con la ametralladora.

Los disparos de la ametralladora GAU-8 Avenger tienen un sonido característico y con cada disparo se genera tal humareda que este factor ha tenido que ser tenido en cuenta durante el diseño para dotar a los motores de un sistema de ignición que se pone en marcha cuando la ametralladora dispara, ya que el humo de los disparos no contiene oxígeno y en caso de introducirse en la turbina podría apagarla automáticamente.

El A-10 Thunderbolt II, encargado de darle alas a la ametralladora GAU-8 Avenger, fue desarrollado por la extinta Fairchild-Republic a principios de los años 1970 a petición del Ejército del Aire de los EE.UU., que buscaba una aeronave que proporcionara apoyo aéreo cercano [Close Air Support (CAS)] a las fuerzas terrestres. De hecho fue el primer avión del Ejército del Aire estadounidense diseñado exclusivamente para apoyo aéreo cercano.

Se trata de una aeronave monoplaza biturbina de ala recta totalmente pensada para sobrevivir, por lo que incorpora medidas de protección que permiten que continúe volando a pesar de sufrir daños importantes. El fuselaje incorpora más de 550 kg. de blindaje para proteger al piloto, que dada la cercanía al suelo durante sus ataques estará muy expuesto al fuego enemigo.

El nombre oficial del A-10 proviene del avión Republic P-47 Thunderbolt que data de la Segunda Guerra Mundial y que resultaba muy eficaz para apoyo aéreo cercano, aunque además de por Thunderbolt el A-10 es comúnmente conocido como “Warthog” o “Hog” [jabalí], supongo que por la similitud con el morro/hocico de dicho animal.

A pesar de su longevidad al A-10 todavía le quedan mucho años de vida y no está previsto que sea sustituido hasta 2028 en adelante (o eso parecía, hasta que el Ejército del Aire estadounidense inició una cruzada para intentar jubilar el A-10 en pro del F-35 JSF, cuyas capacidades en apoyo aéreo cercano no son ni de lejos las del A-10; pero ese es otro tema).

¿Qué te parece? ¿Te pondrías a tiro de uno de estos jabalís voladores? ¿qué crees que podría hacerle a tu coche?

Blanco de Combate EBdT2, por Iberian Targets, el mejor blanco para entrenar

Acerca de Jorge Tierno Rey

Administrador del Blog. Experto en nada. Experiencia cero. Ninja de teclado.
Esta entrada fue publicada en Interesante. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a A-10 Thunderbolt II: érase un avión a una ametralladora pegado.

  1. No sé mucho sobre estas cosas pero si, supongo que es necesaria una clara superioridad aérea antes que los A-10 puedan llevar a cabo misiones CAS, pero tal superioridad aérea será lo que se busque antes de tener una fuerza terrestre operando que pueda necesitar misiones CAS.

  2. angel dijo:

    La ametralladora de este avion esta muy bien,el blindaje del A-10 es muy resistente al disparo de artilleria antiaerea,pero se necesita un espacio aereo seguro,es decir,que no haya aviones enemigos en la zona,ya que,aunque el A-10 puede ser armado con AIM-9 como medida de autodefensa,el no tiene nada que hacer contra un caza

  3. Jejejejee me encanta el sonidillo que hace.Lo tengo en un SIM el torque de las turbis se acelera al girar el cañón, está muy equilibrado.Además la pintura en el morro con esos dientes ya acojona lo bastante como para saltar del tanke (y rima aun por encima).

  4. Gracias, compañero. Me alegro que te resulte interesante. Hay artilugios que no dejan de impresionarme y este es uno de ellos. En vivo y en directo tiene que ser increíble, aunque el vídeo no deja indiferente.

  5. Pues no lo había pensado pero parece una posibilidad. Cada disparo lo frena un poquito, así que si encadena una buena ráfaga seguro que lo nota, no sé si tanto como para quedarse parado en el aire.

    De todas formas una ráfaga demasiado larga dudo que lo permita el tipo de ataque que realiza este avión, que prácticamente tiene que picar sobre tierra.

  6. Mcgver dijo:

    Interesante artículo.
    Felicidades.
    Sobre esta artillería volante, hay una referencia curiosa de leer en uno de los libros de Tom Clancy.
    Enhorabuena por este trabajo.

  7. Jesús* dijo:

    Este aparato lo había visto en algún vídeo y verdaderamente es impresionante verlo disparar y hacer pasadas sobre blancos blindados. Recuerdo que también se le acoplaban diversas bombas bajo en fuselaje y cuando “suelta” todo es impresionante la capacidad de destrucción que porta.

    Desde luego el cañón es curioso en cuanto a funcionamiento, cadencia de disparo, efectividad y letalidad

    UN SALUDO

  8. Juan Pedro dijo:

    Bueno, en realidad si que hay problemas en hacer ráfagas largas con el Avenger, pero no de problemas de fiabilidad de cañón ni de tipo estructural.

    El problema es que el retroceso es tan grande que el cañón hace que con cada ráfaga disminuya de forma apreciable la velocidad del A-10.

    Un saludo!

    Juan Pedro

  9. Y fíjate que todavía le quedan muchos años de servicio. Podrán modernizar motores y aviónica pero la ametralladora seguirá siendo la misma.

    La verdad es que resulta tan impresionante en dimensiones que parece más un cañón que una ametralladora.

    Sorprendente la cadencia de fuego que permite. Y por lo visto no existe ningún problema en realizar una única ráfaga que agote toda la munición, lo que supondría tan solo unos segundos. No parece que ello represente problemas para el arma, aunque se dice que eso recortaría sensiblemente la vida útil de cada cañón.

    Gracias por tu comentario, Juan Pedro.

  10. Juan Pedro dijo:

    Y pensar que a punto estuvieron de darlo de baja y adjudicarle sus misiones CAS al F-16.

    Menos mal que no la liaron, se estarían tirando de los pelos ahora mismo.

    Por cierto, me rechina un poco el llamar al Avenger ametralladora, para mi siempre será un cañón multitubo.

    Un saludo!

    Juan Pedro

  11. Manuel Ortiz Garcia dijo:

    Es un placer placer para mi el aportar aunque sea de vez en cuando algún granito de arena para este estupendo blog. Tienes mucha razón al decir que los proyectiles y las aeronaves tienen en comun la particularidad de que ambos vuelan, máxime cuando en este caso hablamos de una plataforma volante que como reza el título de tu artículo, y que me perdonen los verdaderos expertos en materia aeronáutica. Se trata de una “gigantesca ametralladora volante”. Gracias a ti, Jorge. Saludos.

  12. Muchas gracias por tu comentario, Manuel. No conocía tu afición a estas cosas voladoras. A decir verdad está todo relacionado porque los proyectiles también vuelan, así que aeronaves y armas de fuego quizás mantengan una relación más estrecha de lo que parecería a primera vista.

    Por lo que cuentas el mote le va como anillo al dedo a esta aeronave. Desde luego resulta más letal que un jabalí, eso seguro, aunque también hace sus estragos el animal ese.

  13. Manuel Ortiz Garcia dijo:

    Hola Jorge, como gran aficionado que soy a “todo lo que vuela”, permíteme que comente. En una ocasión leí que el mote de “Wartog” le viene porque los primeros prototipos de este extraordinario avión, tenía problemas con el tren delantero al tomar tierra fracturandose este y metiendo el morro u “hocico” como lo hace el jabalí para buscar su comida. También es curioso el hecho de que debido a que básicamente es un avión como tu apuntas construido alrededor de su magnífico cañon, y debido a las dimensiones del mismo, el tren delantero va montado a un lado del fuselaje y no en el centro como sería lo habitual. Un formidable caza-carros y un “Angel de la guarda” cuando los soldados estadounidenses lo ven sobrevolar sus cabezas para prestarles apoyo.
    Como siempre magnífico artículo. Sigue así. Saludos.

Por favor, déjanos tus comentarios. Se agradecen.