Empecemos el año llamándole a las cosas por su nombre.

Empecemos el año teniendo las cosas claras.

No creo que seamos los únicos que sentimos vergüenza ajena y miedo por lo que se ve en redes sociales.

Alguno no solo no se da cuenta del humo/mierda que enseña o le están enseñando, sino que además no es consciente del peligro que supone para todos. Y la buena intención no sirve de excusa.

Muy mal vamos cuando hay quien confía su formación en alguien que se cree la repolla y en un vídeo no hace más que demostrar todo lo que no hay que hacer con un arma de fuego en las manos, como es tratarla como una escoba y barrer a medio mundo con la boca de fuego. Y no es peor pretender justificarlo o excusarlo con palabrería absurda.

No está todo inventado, pero va a ser difícil reinventar la rueda o redescubrir la pólvora, especialmente cuando la formación y experiencia se reduce a toda una vida haciendo lo mismo y no habiendo estudiado nada.

Hay quien realmente lleva toda la vida estudiando y practicando eso del arte del combate con armas de fuego o el tiro. La diferencia salta a la vista respecto a los autoproclamados expertos en la materia. Utiliza buenas referencias y referentes para aprender cualquier cosa. No quieras que un Filósofo te enseñe Astronomía, o que un fontanero te arregle el coche.

Por favor, dejémonos de gilipolleces y llamémosle vendehúmos, o vendemierda, al que vende lo que parece humo/mierda y huele a humo/mierda. Si parece y huele, ya tienes un par de pistas.

.