Gafas de protección balística Smith Optics Elite. Son tus ojos ¡protégelos! Sólo tienes dos y no los venden sueltos.

¿Por qué necesito unas gafas de protección de balística? Porque son mis ojos y nadie mejor que yo para protegerlos. Sólo tengo dos y no los venden sueltos. Así que no me importa en absoluto invertir en la protección de mis ojos. En realidad, unas gafas de protección balística son más que necesarias, resultan imprescindibles. Aunque las cavidades orbitarias del cráneo alojan nuestros queridos globos oculares y les ofrecen cierta protección, nuestros ojos están tremendamente expuestos a múltiples agresiones, algunas de ellas propias de la vida diaria (golpes, arañazos, viento, polvo, frío, etc.) y otras inherentes a nuestro entorno táctico, al combate con armas de fuego. Podría parecer difícil y/o poco probable, pero en realidad resulta muy sencillo e inminente sufrir una agresión en uno o ambos ojos. Esta agresión puede venir dada de múltiples formas. Durante una patrulla, al pasar cerca de un arbusto, una rama te da en el ojo. Durante un ejercicio en el campo de tiro, una vaina de un cartucho, que acaba de disparar tu compañero de la izquierda en la línea de tiro, es expulsada y te da en el ojo. Durante un ejercicio con helicópteros, una pequeña piedra del suelo sale disparada violentamente arrastrada por el viento que genera el rotor y te alcanza en un ojo. Durante un ejercicio de tiro con metales, una esquirla de un proyectil sale rebotada y te da en un ojo. Durante un ataque te lanzan una granada de mano que explosiona sin que te encu
Has alcanzado el límite de 1 artículo diario gratis. Para continuar leyendo sin límite, ¡suscríbete! ─por solo 15€ al año─. ¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí.