El mito del gatillazo. Por Juan I. Carrión.

Presión sobre el disparador de Doble Acción de una pistolaHola a todos.

¿Cuántas veces un tirador habrá oído eso de “estás metiendo gatillazos”? Me confieso ante todos que como entrenador en Técnicas de Tiro, yo también lo he dicho en muchas ocasiones, demasiadas quizás.

Haber asistido a dos cursos con el mejor entrenador (coach se define él mismo) del mundo en Técnicas de Tiro de Combate tiene sus ventajas. Una de ellas es el haber desterrado de mi repertorio como entrenador algunas expresiones tradicionalmente relacionadas con el Tiro, normalmente aprendidas porque era lo comúnmente aceptado y no por haber determinado que eran ciertas a través de la propia experiencia. El “gatillazo” fue la primera de ellas.

Ya en el artículo sobre el diagrama de impactos explicaba que el famoso “gatillazo” que muchos interpretan cuando ven impactos bajos en la silueta es debido principalmente a tres factores: anticipación, errores en la posición o errores en el empuñamiento y que la causa de esos impactos nunca era causada por un apretón fuerte del disparador por parte del tirador. Muchos se preguntarán cómo es posible llegar a esa afirmación, y la respuesta es el Diagnóstico por Vídeo. “El vídeo nunca miente” es una de las máximas de “Shrek”, y poder analizar los movimientos que realiza el tirador y su arma de centésima en centésima de segundo aporta una información que el ojo a simple vista no es capaz de asimilar. Una de las cosas que puede llegar a apreciarse es que nunca hay movimiento hacia abajo del arma en el momento de apretar el disparador, sino que hay movimientos hacia abajo justamente antes de apretarlo o los hay posteriores al disparo causados por un deficiente control del retroceso, lo que influye en los siguientes disparos.

La manera en que John “Shrek” McPhee (www.sobtactical.com) demuestra que lo expuesto en el párrafo anterior es así es la siguiente:

Lo que se observa en el vídeo es lo siguiente. Se coloca frente a un blanco a un tirador con su pistola preparada para hacer fuego. La posición y el empuñamiento deben de ser ejecutados lo mejor posible. Una vez preparado el tirador, “Shrek” introduce una herramienta (destornillador largo, llave de carraca, etc.) dentro del disparador y la golpea repetidamente, provocando un disparo cada vez.

Puedo asegurar que los golpeos fueron fuertes… soy yo el tirador que está aguantándolos. El hecho que demuestra este vídeo es que, por muy fuertes que sean los apretones del disparador, la posición y el empuñamiento perfectos permiten que los impactos estén en la zona deseada y no desperdigados por la silueta.

Para terminar, vuelvo a recordar, impactos por debajo de la zona de apuntado se deben a:

Diagrama de Impactos y causas

– Anticipación: movimiento de los hombros por parte del tirador justo antes de que se produzca el disparo. Disparos bajos en la vertical de la zona de apuntado.

– Errores en la posición: al ser desplazados hacia atrás por los disparos, se produce una sobrecompensación del retroceso. Se observan disparos por encima y por debajo de la zona de apuntado.

– Errores en el empuñamiento: un “empujar/estirar” deficiente de los brazos provoca impactos en la diagonal de la zona de apuntado. Los diestros suele ser desde las 2 hasta las 7 (usando la disposición horaria de un reloj).

Un saludo a todos.

luz solar portátil luminAID
Esta entrada fue publicada en Material didáctico. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a El mito del gatillazo. Por Juan I. Carrión.

  1. Francisco T. S. dijo:

    Sr. Carrión:
    Creo que debió ser en 1978 ó 79 cuando otros compañeros y yo nos grabamos tirando y analizamos los videos por primera vez. No era HD, desde luego, sino lo que había entonces. Luego lo he utilizado en bastantes ocasiones, conmigo y con muchos otros (expertos e inexpertos). No discuto su utilidad, sino cierto enfoque más útil para el tiro de competición que para el uso operativo del arma con carácter general y por personal de entrenamiento medio.
    En todo caso, mi respeto a todas las opiniones porque todas son interesantes.

  2. Juan Luis Guzmán dijo:

    Interesante articulo.Aprovecho para daros las gracias, ya que desde que os descubrí e aprendido y resuelto muchas dudas que tenia.Buen trabajo.

  3. aurora aurora dijo:

    Creo que lo más difícil es sujetar una pistola. Desde el desenfunde hasta los repetidos.

  4. aurora aurora dijo:

    Es un error de empuñamiento. Al no sujetar el arma se descoloca para el lado natural, según diestros o no. Personalmente comprobado. Puedes coger un 22, o utilizar una mano, y ver lo que sucede. Ese instructor es muy listo. Y lo de vender humo, en España está el fuego. Saludos y gracias.

  5. Francisco, no creo que sea ser tiquismiquis con la denominación el hecho de intentar ser lo más correcto con la denominación de cada cosa, entre otras cosas. Lo contrario sería quitarle importancia al diccionario. Nada mejor que llamarle a las cosas por su nombre, y que ese nombre sea el más correcto dentro de los posibles.

    Para mi un buen instructor ha de ser riguroso no solo con lo que enseña sino también con cómo lo denomina. Hablar de disparador en lugar de gatillo es un primer paso dentro del rigor.

    Por otra parte, eso que dices de que “no hay que bendecir todo lo que dicen instructores americanos, porque son “comerciantes” que a menudo venden humo, trucos e ideas dudosas” me parece muy bien, aunque no creo que sea el caso, cuando se trata de alguien que explica y demuestra las cosas. Después ya cada uno decide si eso le convence o no. Además, eso de los comerciantes que a menudo venden humo, truco e ideas dudosas no es exclusivo de instructores americanos, sino de cualquiera, españoles también, por supuesto. La clave radica en saber de quién fiarse y perdona que te diga que en experiencia y conocimientos es difícil que en otros países superen a algunos instructores estadounidenses como Shrek.

  6. Juan I. Carrion dijo:

    Carlos:
    Como poder ser, pueden ser muchas cosas. Pero lo que tú comentas se me hace extraño, puesto que los dedos flexionan hacia atrás no hacia abajo.
    La ventaja del diagnóstico por vídeo es que te permite ver exáctamente que pasa la centésima de segundo anterior a que salga la bala por el cañón. Solo así puedes determinar lo que REALMENTE pasa y no conjeturas de lo que se cree que está pasando.
    Gracias por el tiempo que has empleado en leer el artículo

  7. Juan I. Carrion dijo:

    Francisco:
    Creo que no has entendido la esencia del articulo. La idea del mismo es desmitificar una causa a la que se agarran muchos instructores para explicar los impactos bajos por parte del tirador.
    Las causas pueden ser muchas, yo he hablado de las 3 principales, pero también pueden ser errores en la toma de miras, o movimientos del cuerpo justo antes del disparo.
    Decir que si el apretón es externo no es válido, me parece una hipótesis algo aventurada. Un dedo índice no va a hacer tanta fuerza como el golpe que se ve en el video. Si ese golpe no me mueve la pistola, entonces la causa no va a ser nunca el dedo índice (esa es la esencia del artículo). ¿Cuál será? Eso es lo que tiene que adivinar el instructor.
    Quisiera hacerte una pregunta, ¿cuántas veces has grabado a alguien y visto su vídeo a camara lenta en HD? Yo llevo unas cuantas, y te puedo decir que me he dado cuenta de la cantidad de cosas que pasan justo antes y después de cada disparo… pero no he visto el “gatillazo” como tal.
    Una de las cosas que tiene ir en contra de lo establecido es que muchos no les parece correcto salirse de la norma e intentar encontrar otros caminos. Este mundo es muy amplio y da para todo, por suerte para la gente ya que les da la capacidad de decidir.
    De todos modos, gracias por el interés que has demostrado leyéndolo.

  8. Francisco T. S. dijo:

    ¿Se trata de ser tiquismiquis con la denominación?. No estoy de acuerdo con lo que se dice ni con lo que pretende demostrar el video, porque una intervención ajena al tirador sobre el arma elimina las causas psicofísicas que provocan el “gatillazo”. Éste se debe al propio tirador: por anticipación, tratar de compensar el retroceso, crispación general de toda la mano, etc. (no quiero dar aquí un curso sobre el asunto). Y, muchas veces, a varias causas mezcladas. El hecho de presionar el gatillo (que es la cola del disparador) de golpe y con fuerza irregular, en ocasiones tratando de “cazar” el encaje correcto de miras, es una de las causas más típicas de los llamados gatillazos. Basta con hacerle creer al tirador que está manejando un arma cargada y ver lo que hace con sus manos, cuerpo, posición, etc., en el momento que aprieta el gatillo creyendo que va a salir el tiro.
    No hay que bendecir todo lo que dicen instructores americanos, porque son “comerciantes” que a menudo venden humo, trucos e ideas dudosas. Los artículos anteriores que he leído sobre las “técnicas” de éste y su uso del video no me convencen.

  9. Carlos dijo:

    Ese gatillazo no podria ser un movimiento flexor de todos los dedos de la mano diestra? En el momento de apretar el disparador , no se aisla el movimiento del índice y se aprieta con todos los dedos de la mano ; eso produce tambien la flexion de la muñeca y esa oscilacion hacia abajo que caracteriza el gatillazo .

  10. Raúl dijo:

    Muy muy interesante este me ha hecho tener otro punto de vista

  11. Paco dijo:

    Magnífico artículo una vez más y definitivamente didáctico con la demostración en vídeo. Creo que muchas de las expresiones –en la instrucción en tiro– que hemos estado utilizando durante muchos años significaban cosas diferentes a las que pretendíamos expresar. Y así, efectivamente cuando la mayoría de instructores se refieren (nos referimos) al denominado “gatillazo” en realidad lo que muchas veces observamos en el alumno es una anticipación muscular al momento en el que el tirador cree se producirá el disparo, y no a una excesiva presión del disparador; eso pasa tanto en tiro de combate como en tiro, digamos, más de precisión (el tiro de combate requerirá la precisión demandada por el incidente)

    El control del disparador (independizarlo del resto de la/s mano/s) creo que tiene que ver más –su desproporción– con la variación que podemos imprimir en la presión de nuestro empuñamiento, lo que también afectaría de alguna manera nuestros resultados. Pero desde luego tiene mucha lógica lo que plantea Shrek.

    Sólo me cabe la duda de realizar el ejercicio del “destornillador de Shrek” algo más alejado del objetivo, más que nada para hacer la prueba de cuanta presión podemos ejercer sobre nuestro disparador sin que nuestro cono de dispersión sea exageradamente grande: dentro de unos 20 cm de diámetro en el pecho del objetivo.

    Gracias por compartir tu experiencia americana.

  12. No sé si podríamos llamarlo “muñecazo”, que puede que se ajuste más a lo que sucede realmente.

Por favor, déjanos tus comentarios. Se agradecen.