La Toma De Decisiones: La Fracción De Segundo Que Puede Cambiar Tu Vida. Por Alejandro Madrid.

«Todo lo que podía ver era su pecho y el cuchillo, y entonces todo se quedó tranquilo y el movimiento se volvió más lento. Sentí que podía sopesar las opciones: ¿Qué pasaría si sacrificaba al rehén delante de mí? ¿Y si el asesino tiraba el cuchillo y se reía de mí? ¿Confiaba el rehén en que sabía lo que estaba haciendo? Sabía que tenía que disparar o el rehén moriría. Durante solo un segundo, me pareció que toda mi vida había sido para este momento, un momento que era ahora y nunca más volvería a ocurrir. Solo yo podía decidir».

Este texto extraído de los archivos del escritor y ex-policía Loren Christensen es un ejemplo formidable de las complejas decisiones a las que tienen que hacer frente día tras día los agentes de policías de todo el mundo en el desempeño de sus funciones, decisiones en las que una fracción de segundo supone la diferencia entre vivir o morir.

Hablar de toma de decisiones conlleva la esencial tarea de hablar de todos los mecanismos fisiológicos y psicológicos que entran en juego en un momento dado de estrés repentino, donde las decisiones están basadas en las emociones y en la influencia de los procesamientos mentales de los que no somos conscientes. Dicho esto, podemos decir que la atención es un factor clave en la referida toma de decisiones, por lo que llegar a ser capaces de captar y prestar atención a estímulos significativos y filtrar los que no son relevantes puede llegar a ser clave. Ahora bien, ¿cómo influye nuestra atención en una situación de emergencia? ¿Cómo podemos centrar nuestra atención en lo que de verdad es relevante?

Según el Dr. William J. Lewinski (2009), en su estudio sobre la atención indicó que durante siglos en muchos países el campo del derecho ha considerado al ser humano como una máquina factual de procesamiento de información y un tomador de decisiones racional. Los llamamientos al corazón o la influencia de las emociones no tenían cabida. El pensamiento de que las emociones podrían influir en la percepción, incluso a un nivel subconsciente, habría sido absurdo. Sin embargo, investigaciones posteriores demostraron lo contrario, incluso que las emociones influyen en la percepción antes de que esta se produzca.

La investigación señala que en una situación conflictiva en la que tengamos que tomar decisiones, nuestra atención puede ser internamente dirigida o conducida hacia algo, o externamente atraída hacia ella, y este proceso es a la vez consciente y automáticamente inconsciente. Lewinski indica que, si un agente de policía que se encuentra identificando a un individuo y este de manera repentina e inesperada saca una pistola y apunta al policía, ese movimiento atrae de modo instantáneo la atención del agente, incluso si este ni siquiera estaba pensando en que el suceso pudiera volverse violento. Este ejemplo nos ofrece dos maneras en las que la atención de un agente puede ser atraída hacia algo. Su formación, experiencia y/o información le lleva a deducir que necesita buscar visualmente algo en su entorno o algo en el entorno que capte su atención.

Tiroteo policial en Baton Rouge, La.

La policía detiene un automóvil y le indica al conductor que muestre sus manos después de venir de la dirección de un tiroteo policial en la autopista Airline Highway en Baton Rouge, La.,  el 17 de julio de 2016 donde varios agentes resultaron muertos y heridos. (AP Photo / Max Becherer)

Sin embargo, hay que tener en cuenta que no somos seres multitarea, aunque creamos lo contrario. Podemos beber café, hablar por el móvil y conducir al mismo tiempo, pero en el momento en que nuestra atención se centra en algún estímulo, dejamos de ser conscientes de los otros estímulos que estamos ignorando, incluso si están justo delante de nosotros. Nuestros recursos atencionales son muy limitados, como dice la Dra. Artwohl, «nuestra incapacidad para poner atención a múltiples cosas a la vez es el centro de nuestra incapacidad para realizar múltiples tareas de manera eficaz». Por lo que en un agente que esté intensamente enfocado visualmente en una amenaza su cerebro ignorará o incluso suprimirá los estímulos auditivos, dado que el cerebro es incapaz de prestar toda la atención a todas las modalidades sensoriales en todo momento. Cuanto más nos enfocamos en una modalidad sensorial, más sufrirán las demás.

Es decir, se produce un estrechamiento atencional, que limita el procesamiento de fuentes menos importantes de información, para promover una respuesta enfocada y efectiva en situaciones de emergencia. A este estrechamiento de la atención se le conoce en el plano policial como visión de túnel. Este término ha sido utilizado desde la década de 1950, pero recientes investigaciones sugieren que la denominación más apropiada para este proceso sería atención selectiva o atención túnel, ya que demuestra que se trata sobre todo en lo que se centra la atención consciente de nuestro cerebro. El Dr. Lewinski indica que «la atención selectiva se refiere a algo en lo que la persona está enfocada con atención e incluye el uso de todos los sentidos y procesos atencionales y no sólo visión y audición. La investigación, en particular en la cognición visual y la atención selectiva, señala que, una vez que alguien se centra selectivamente en algo, se dice que la persona es ciega de manera desatenta a cualquier otra cosa. Esto significa que, independientemente de si el proceso atencional está internamente dirigido hacia algo o externamente atraído hacia él, una vez que nos enfocamos atentamente en algo, tenemos, de acuerdo con la investigación de Just et al. (2001), una capacidad muy limitada de notar cualquier cosa más».

¿Es posible entrenar y mejorar las capacidades atencionales de los agentes de policías? Sin duda, sí. Durante milenios el homo sapiens ha sobrevivido gracias a sus recursos atencionales, tomando decisiones viables para sobrevivir en el tiempo, observando el entorno, prestando atención a los estímulos más significativos que disonaran del resto y que pudieran hacerle daño, anticipándose a los hechos. El problema radica en que, dependiendo de la persona y la situación, variará el estímulo significativo. Según la Dra. Artwohl, en cuanto a «la diferencia entre principiantes y expertos en cualquier tarea dada, la investigación muestra que los expertos sobresalen en parte porque son mucho más capaces de captar y prestar atención inmediatamente a estímulos significativos y filtrar los que no son relevantes para la tarea en cuestión. Esta habilidad perfectamente afinada para enfocarse en los estímulos más relevantes proviene de la práctica y experiencia en el tiempo, y puede o no puede hacerse de manera consciente. Las personas también son más propensas a notar cosas que esperan ver, pero pierden las cosas que son inesperadas. Los policías veteranos tendrán, por lo tanto, una gama más pequeña de fenómenos que son inesperados simplemente porque los han “visto antes”. Esto les ayudará a notar rápidamente los estímulos relevantes, y luego anticiparse y lidiar con situaciones que dejan a los novatos despistados y desprevenidos».

El Dr. Gary A. Klein, psicólogo investigador y experto en el campo de la toma de decisiones, analizó las estrategias que pueden ayudar a los principiantes y a expertos a desarrollar y perfeccionar sus técnicas de toma de decisiones intuitivas:

  1. Identificar y entender los requisitos para la toma de decisiones de su trabajo. El tipo de estrategias de toma de decisiones utilizadas por los detectives para tratar de resolver un caso complejo será algo diferente del de un agente de policía que esté de patrulla frente a un sospechoso armado en un callejón oscuro.
  2. Practique su toma de decisiones en contexto. Klein llama a estos DMX, o Ejercicios para la Toma de Decisiones (Decision-Making Exercises). Otros los llaman entrenamientos de escenario o con situaciones hipotéticas. Esto les permite practicar su habilidad, así como medir la eficacia con la que lo están haciendo. El entrenamiento de escenario no es sólo para las habilidades físicas, puede aplicarse para cualquier situación en la que tienes que tomar algún tipo de tipo de decisión y demostrar pericia, ya se trate de un escenario de uso de la fuerza, encargarse de un empleado conflictivo, o resolver un complejo y desconcertante caso. El entrenamiento de escenario debe ser lo más realista posible, simulando todas las exigencias físicas, mentales, emocionales, ambientales y que inducen al estrés del trabajo tanto como sea posible.
  3. Revise su efectividad en la toma de decisiones (auto-entrenamiento). Tener una medida válida de efectividad es obviamente importante.
  4. Obtenga retroalimentación: ¡entrenamiento, entrenamiento, entrenamiento!
  5. Interprete activamente esta retroalimentación para sí mismo (análisis reflexivo y más auto-entrenamiento).
  6. Repeticiones. Los expertos se hacen, no nacen. Es imposible ignorar el hecho de dedicar tiempo y esfuerzo para conseguirlo.

En el siguiente vídeo se puede ver cómo unos policías reaccionan en un segundo después de que el Taser no surta efecto frente a un individuo armado con un cuchillo

Por lo tanto, existen medios, formas y procedimientos que pueden ser de ayuda para que una toma de decisión en una situación de estrés súbito llegue a ser satisfactoria, sin dejar de obviar aquellas distorsiones perceptivas fruto de la naturaleza humana, como las emociones y los procesos mentales inconscientes. Aunque los interrogantes en las técnicas de aprendizaje, así como el control selectivo de las respuestas fisiológicas del cuerpo en estas situaciones persisten, la conciencia de cómo y por qué nuestra atención se centra puede ayudarnos a hacer la mejor elección cuando el azar o la mala suerte nos ponga a prueba el día menos pensado en una decisión de vida o muerte.

 

REFERENCIAS

Artwohl, Alexis, Ph.D. Are you a Robocop? The Tactical Edge, Summer 2007.

Artwohl, Alexis, Ph.D.  We look but we not see, part one y part two. The Tactical Edge, Winter 2008.

Artwohl, Alexis, Ph.D. You think you can multitask? Think again? The Tactical Edge, Summer 2013.

Artwohl, Alexis, Ph.D. Achieving expertise. The Tactical Edge, Spring 2011.

Lewinski, William J. The attention study. Law Enforcement Executive Forum, 2009.

Esta entrada fue publicada en Conceptos y definiciones. Guarda el enlace permanente.