«Lo primero y más importante es darle al blanco» ─recargas, interrupciones, suelo, y demás historias, de nada sirven si no le das al blanco─.

Impactos y blancos de tiroQue «lo primero y más importante es darle al blanco» es una obviedad de tal calibre que dudo que requiera ninguna explicación. Y la obviedad no se limita a que haya que «darle al blanco», sino que ha de ser así siempre ─sea a la distancia que sea─. Además se trata de un hecho muy fácil de comprobar ─basta con contar los impactos en el blanco─.

«La velocidad está bien, pero la precisión es definitiva» (Wyatt Earp)

Por ser eso «lo primero y más importante» ─independientemente del tipo de tiro, sea éste tiro deportivo o tiro de combate─ ha de recibir toda la atención en la formación y entrenamientoinstrucción y adiestramiento─ y definirse unos estándares exigentes en torno a ello.

Diagnóstico por Vídeo, por Juan I. Carrión. Parte 2 de 4. EmpuñeLo mejor de todo es que «darle al blanco» depende en gran medida de algo tan sencillo ─y habitualmente olvidado─ como son los principios básicos del tiro. El principal problema radica en que no se trata de algo que mole tanto o resulte tan divertido como otras cuestiones ─recargas, interrupciones, suelo, y demás historias, que de nada sirven si no le das al blanco─, por lo que no es raro que se descuide este aspecto. Prueba de ello es lo poco que se practica el tiro en seco, que resulta «imprescindible» para aprender y afianzar los principios básicos del tiro.

Y, claro, lo que «vende» es lo que mola o divierte.

Dicho de otro modo, esto es como si alguien que a duras penas sabe conducir un coche ─aunque tenga el carné─ pretende aprender y practicar maniobras evasivas, ofensivas y defensivas ─o como se llamen─. Casi mejor que primero aprenda a conducir decentemente.

Por otra parte, tanto que le gustan a algunos ─y no miro a nadie─ las estadísticas, cabe preguntarse qué pueden indicarnos respecto al hecho de darle al blanco. Por lo obvio que resulta, no parece que hagan falta demasiados datos para deducir que incapacitar a una amenaza ─lo que nos haría virtualmente vencedores en un combate─ no sólo requiere darle al blanco, sino que además hay que colocar bien los impactos. Desafortunadamente los números indican que no se le suele dar al blanco y parece que ello se debe principalmente a la falta de una adecuada formación y entrenamiento.

Empuñe, pulgar sobre pulgar, uno de los principios básicos del tiro con armas de fuegoAlguno ─erróneamente─ se basa en eso de la distancia media de enfrentamiento, y fruto de una vaga e inadecuada interpretación de las estadísticas, considera que prácticamente solo hay que entrenar a distancias cortas ─de unos pocos metros─. Por esa misma regla de tres, si damos por cierta la popular «regla del 3», valga la redundancia ─que dice algo así como que la mayoría de los enfrentamientos armados tienen lugar a menos de 3 metros, duran menos de 3 segundos y se resuelven en 3 disparos─, supuestamente basada en números de casos reales, parecería que prácticamente solo hay que entrenar a 3 metros 3 disparos en menos de 3 segundos, cuando ni mucho menos se trata de eso. Eso vendría a remarcar que las recargas no hacen ninguna falta, porque casi todo se resuelve con tres disparos.

Dejando la interpretación de las estadísticas para otros, lo evidente es que si no «le das al blanco», todo lo demás no sirve de nada, salvo ─con un poco de suerte─ correr mucho. Así que «lo primero y más importante» es que aprendas y seas competente al aplicar los principios básicos del tiro (ni qué decir tiene que antes de nada se encuenran las normas de seguridad).

Acerca de Jorge Tierno Rey

Administrador del Blog.
Experto en nada. Experiencia cero. Ninja de teclado.

Esta entrada fue publicada en Material didáctico. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a «Lo primero y más importante es darle al blanco» ─recargas, interrupciones, suelo, y demás historias, de nada sirven si no le das al blanco─.

  1. Jesús* dijo:

    Aún siendo fundamental, lo básico no vende igual que lo “bonito”. Desde luego, si entrenamos en seco los resultados son mejores, pero este tipo de entrenamiento no nos suelo gusta mucho.

    Respecto a las estadísticas, pues son eso, estadísticas y cada uno las interpreta como más le conviene.

    Un saludo