Correas portafusil. Por Juan I. Carrión.

5. Existe una amplia variedad de correas; es necesario saber cómo utilizar todas ellas. ©Tiger McKee

Hola a todos.

Al igual que ocurrió con el artículo de las fundas de pistola para su porte oculto, en donde enumeraba las diferentes opciones con sus ventajas e inconvenientes, en este artículo voy a plantear diferentes configuraciones de correas portafusil con sus “pros” y sus “contras”. No quiero dar la impresión de que haya unas que sean mejores que otras puesto que gran parte de su idoneidad radica en la misión que se tenga que desempeñar y en no menor medida, en las preferencias personales. Tampoco hay que olvidar el componente de “material oficial de dotación” que puede presentarse, haciendo que la elección de dicha correa no sea por parte del usuario/adjudicatario sino por parte de un departamento distinto (servicio de armamento o similar) y que no será la primera vez que adquieren algo desoyendo las recomendaciones de quien de verdad va a hacer uso de la misma.

Actualmente existen en el mercado numerosas configuraciones de correas portafusil, pero todas ellas pueden enclavarse en uno de los siguientes tipos: de uno, de dos o de tres puntos de anclaje. Pueden estar realizadas en material textil (con inserciones elásticas en algunos casos) o en piel.

  • Correas de un punto (ver foto). En este tipo, la correa va unida al arma larga solo por un punto de anclaje que es el trasero (más cercano a la culata) lo que provoca que la parte delantera del arma quede totalmente libre y pueda ser orientada hacia cualquier lado. Para mi gusto, es recomendable que estas correas tengan algún tipo de suelta rápida que permita liberar el arma sin tener que quitar la correa del cuerpo (normalmente van sujetas al chaleco portamedios/antibalas) ya sea porque se va a entrar a un vehículo, por fin de uso o por emergencia. Con esta suelta rápida se permite al usuario mantener en todo momento la correa sobre su chaleco, haciendo más rápido su empleo al tener que bajar de un vehículo, por ejemplo, ya que solo necesita volver a colocar el arma en la suelta rápida.
descarga

Correa de un punto

    • Ventajas: Esta configuración de correa da una gran libertad de movimientos del arma que permite adoptar posiciones sin tener que hacer ajustes en la misma (de pie, tendido, rodilla, cambio de hombro, transiciones…). Si dispone de suelta rápida facilidad para dejar/coger el arma sin tener que quitar toda la correa del cuerpo.
  • Tactical Multi-Mission Convertible Rifle Sling W Dual Quick Release (2)-500x500

    Ejemplos de “suelta rápida”

    • Inconvenientes: excesivo movimiento del cañón cuando el arma queda totalmente colgada de la correa (golpes en las piernas, tropiezos, ruidos innecesarios…). Si se deja el arma totalmente colgada durante periodos largos de tiempo puede llegar a ser incómoda al descargar todo su peso en la zona del trapecio/cuello del tirador.

Se puede paliar en buena medida la problemática del movimiento del arma cuando queda suspendida girando el fusil de manera que la correa quede por encima del culatín, de modo que ésta aprisione el arma entre ella y el cuerpo del tirador.

  • Correas de dos puntos (ver foto). Estas son las correas tradicionales en las armas largas desde hace mucho tiempo. Sujetan el arma al tirador por medio de dos puntos de anclaje (uno cerca de la culata y otro cerca de la boca del cañón). Los modelos más modernos de correas permiten un ajuste rápido de la longitud de la misma según los deseos del tirador con el simple tirón de una cinta o una hebilla de ajuste rápido.
descarga (1)

Correa de dos puntos

    • Ventajas: permite realizar la “presa” con la correa dando más estabilidad al tirador para disparos lejanos. El peso del arma recae en toda la espalda con lo que en caso de tener que llevarla suspendida durante largo rato es más cómoda. Puede llevarse con la bocacha hacia arriba o hacia abajo según los deseos del tirador. Mantiene un mayor control sobre la parte delantera del fusil, evitando movimientos excesivos en la misma.
  • Screen-Shot-2017-04-16-at-10.50.48-AM

    Ejemplo de hebilla de “ajuste rápido”

    • Inconvenientes: dificulta las adquisición de las distintas posiciones de tiro en caso de tenerla demasiado ajustada. Si tiene una hebilla de ajuste rápido, requiere de un entrenamiento adicional sobre su manejo. En caso de tener que abandonar el arma, hay que quitársela con la correa incluida, siendo un problema potencial dentro de vehículos al poder quedar enganchada en las distintas partes salientes que hay dentro del habitáculo.
  • Correa de tres puntos (ver foto). Modelo patentado por HK y prácticamente exclusivo de sus armas. Anclada al arma por dos puntos, tiene un tercero que se mueve a lo largo de la correa con el objetivo de paliar los defectos que presentaban las correas de dos puntos antiguas.
descarga (2)

Correa de tres puntos

    • Ventajas: es una opción mejor que una correa de dos puntos antigua, pero con los modelos actuales de dos y las de un punto, está en desventaja.
    • Inconvenientes: tanto ponérsela como quitársela es bastante más lento que los dos modelos anteriormente citados. El ajuste es complicado para un tirador no familiarizado con la correa. No permite el cambio de hombro del arma larga, obligando al tirador a quitarse la correa para poder hacerlo.
  • Correas mixtas (ver foto). Estas correas pueden ser de un punto o de dos simplemente soltando un mosquetón y cambiándolo de posición.
images

Correa mixta

    • Ventajas: Tiene las ventajas de las correas de un punto o de dos.
    • Inconvenientes: Necesitan un entrenamiento dedicado para aprender a cambiar de una a otra configuración rápidamente según las necesidades de la situación. Suelen ser más caras que las correas de un solo tipo de configuración.

Gracias por el tiempo dedicado, un saludo.

Esta entrada fue publicada en Accesorios. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Correas portafusil. Por Juan I. Carrión.

  1. J. STONE dijo:

    Soy un fiel admirador de la correa de tres puntos. Un breve apunte por si puede servir de algo mi experiéncia en formación. En la correa de tres puntos donde usted escribe los inconvenientes y dice: (No permite el cambio de hombro del arma larga, obligando al tirador a quitarse la correa para poder hacerlo).
    El hecho de que este el tercer punto (enganche) al lado de la mano operadora, sirve para que en un momento dado se necesite más correa para cambiar de hombro al desengancharlo tenemos ese trozo de correa necesario para realizar este cambio. Es un ejemplo, como todo hay que practicar. Sobre todo en las correas de tres puntos hay que llevarlas a medida, muy importante. Cada dia de mi vida profesional tengo que explicar transiciones, arma larga a arma corta y como llevar bien colocado el subfusil, fusil y escopeta y si se practica a menudo, se realiza ràpido, incluso con el chaleco antibala, mochila de combate etc… Un saludo y grácias.

  2. Jesús* dijo:

    Como dicen en el artículo, el trabajo que tenga que desempeñar cada uno tiene mucho que ver en utilizar una u otra correa. No es lo mismo estar en posición estática y de pie, que tener que estar subiendo y bajando repetidas veces de un vehículo.

    Desde luego, lo que hay que cambiar es la mentalidad del que “compra” sin dejarse aconsejar e indicar por el usuario del arma, pero eso es harina de otro costal.

    Agradezco al autor del articulo, una vez más, sus resúmenes y artículos tan concretos.

    Un saludo

  3. Gfers, está claro que si no lo ves, pues no lo ves. Pero no se trata tanto de verlo como del resultado que da una u otra correa portafusil.

    El hecho de que la correa portafusil ajustable de dos puntos sea la que muchos recomiendan y utilizan, tras haber utilizado las demás opciones, radica en el resultado que dan en la vida real. Se me hace raro ver a alguno de esos que se puede decir que saben lo que se hacen que no utilice una correa de este tipo, que los hay. No sé si me explico. Supongo que las ventajas de este tipo de correas es lo que llevó a los infantes de marina estadounidenses a adoptarlas como reglamentarias, aún teniendo tanta formación y experiencia en el combate en población.

    Estas correas no suponen ningún problema para el poco habitual cambio de hombro del fusil, cuya utilidad práctica se limita a unas cuantas circunstancias que aconsejan su uso. El hecho de que sean ajustables permite darles rápidamente algo más de longitud llegado el momento de cambiar de hombro el fusil.

    Como te decía al principio, si la has probado y, aunque sea raro, no te funciona, pues está claro que no va a ser tu correa portafusil.

  4. Gfers dijo:

    Jorge, pues yo sigo sin verlo, elegir una de 2 puntos para combate en población, en el cual el cambio de hombro es imprescindible, las correas estorban y aprietan el cuello (casi ahogan). Ni siquiera me convencen los vídeos de 5.11 o SOB que tanto y tanto han practicado, es que el vídeo promo de la VTAC la correa se engancha con la mira y se queda en la carrillera del fusil. Está claro que una de 1 punto no es la más “polivalente” y todos los que la hemos probado en pateadas largas lo hemos sufrido… Pero sigo sin quedarme con una de 2 puntos ajustable. Un saludo y espero que entienda mi humilde opinión.

  5. Sin duda lo que se lleva actualmente por méritos propios es la correa portafusil ajustable de dos puntos con suelta rápida. Basta echar un vistazo a las correas portafusil que utilizan algunos.
    http://tirotactico.net/2016/09/18/9962