Tácticas de Combate desde el Coche. Sobrevivir a una Emboscada. Max F. Joseph. SWAT AGO12.

Cuando se empleen armas largas resulta fundamental que la boca de fuego asome por delante del pilar del parabrisas, además de tener en cuenta la diferencia de altura entre boca de fuego y visor/elementos de puntería

Cuando se empleen armas largas resulta fundamental que la boca de fuego asome por delante del pilar del parabrisas, además de tener en cuenta la diferencia de altura entre boca de fuego y visor/elementos de puntería

Son las once de la mañana de un martes cuando cinco policías, tres de ellos de uniforme en un coche patrulla y los otros dos de paisano en un coche camuflado, se dirigen a una venta para tomar algo. Cinco terroristas que ocupan una posición elevada en las proximidades vigilan la carretera y observan cómo ambos coches abandonan el lugar de regreso a la localidad cercana. En un tramo de la carretera en el que los coches tienen que reducir mucho la velocidad antes de una curva muy cerrada, los terroristas ejecutan una emboscada y disparan ráfagas continuas de fuego automático sobre la zona de muerte en la que se ven atrapados ambos coches. Los policías responden al fuego con sus pistolas pero no alcanzan a ninguno de sus enemigos. Dos de los policías mueren en el acto a consecuencia de los disparos y los otros tres resultan heridos de gravedad. Uno de los policías heridos se fue arrastrando por la carretera en dirección a la localidad cercana hasta que quedó tendido en el suelo, donde se lo encontró un lugareño que por allí pasaba, que lo introdujo en su furgoneta para llevarlo al hospital. Pero tres de los terroristas que ejecutaron la emboscada detuvieron la furgoneta un poco más adelante y al encontrarse con el policía herido le pegaron un tiro en la cabeza.

Los hechos narrados tuvieron lugar el 14 de septiembre de 1982 en Rentería (Guipúzcoa). Jesús Ordóñez Pérez, Juan Seronero Sacristán, Alfonso López Fernández, Antonio Cedillo Toscano y Juan José Torrente Terrón, que en paz descansen, fueron asesinados por un comando de ETA en una emboscada (más información sobre este atentado).

Este tipo de ataques no solo son una posibilidad sino toda una realidad, incluso en nuestro país, aunque afortunadamente en la actualidad no estén a la orden del día. Lo cierto es que las personas nos desplazamos habitualmente en coche, por lo que no será difícil que el enemigo intente sorprendernos en ese momento y habrá que estar preparado para combatir con armas de fuego desde el coche. En el siguiente artículo, un experto en la materia como Max F. Joseph nos explica algunas tácticas de combate desde el coche que podrían ayudarnos a sobrevivir a una emboscada.

Uno de los principales problemas con los que nos vamos a encontrar a la hora de practicar cómo combatir desde el coche en el campo/galería de tiro va a ser precisamente la ausencia de un coche de verdad. Pero ello no tiene por qué ser un problema insalvable y seguro que se nos ocurren formas de suplir esta carencia, aunque sin llegar a alcanzar todo el grado de realismo que supone disponer de un coche de verdad. Se pueden utilizar sillas y otros elementos de fabricación casera que nos permitan ponernos en situación. Algo es algo.

Y no olvides que antes de combatir desde el coche hay que saber combatir con armas de fuego fuera de él, aunque molen más las prácticas de tiro desde el coche. Por decirlo de otro modo, no se puede aprender a realizar maniobras evasivas con un coche antes de aprender a conducir un coche, aunque molen más las prácticas de maniobras evasivas.

(Artículo publicado en el número de ENE17 de la revista gratuita Tactical Online)

(Este artículo es una traducción de su original en inglés Vehicle Engagement Tactics. Surviving An Ambush, escrito por el reputado instructor Max F. Joseph, y publicado en la revista SWAT en su número de agosto del año 2012. La traducción y publicación de este artículo cuenta con la autorización de Rich Lucibella, director de la revista SWAT)

Tácticas de Combate desde el Coche. Sobrevivir a una Emboscada

Por Max F. Joseph (traducido por Jorge Tierno Rey)

Pasamos mucho tiempo en el coche casi todos los días. Conducimos el coche para ir al trabajo, después nos metemos en el coche patrulla y ahí nos pasamos entre ocho y doce horas de servicio.

Teniendo en cuenta la cantidad de tiempo que pasamos en y en torno al coche, tiene todo el sentido pensar que son muchas las posibilidades de vernos involucrados en un enfrentamiento armado a lo largo de ese periodo de tiempo.

El cinturón de seguridad se quita 30 segundos antes de llegar a la posición prevista para poder desplegar rápidamente en caso necesario.

El cinturón de seguridad se quita 30 segundos antes de llegar a la posición prevista para poder desplegar rápidamente en caso necesario.

El contenido de este artículo va a tener una gran importancia para todos aquellos lectores que trabajen como policías o en entornos de alto riesgo. Su objetivo no es otro más que compartir algunas cuestiones con aquellos policías, soldados y otras personas que trabajan en teatros hostiles en los que pueden verse obligados a utilizar sus armas de fuego desde el interior del coche y en torno al mismo.

 

ENTRENAMIENTO

Nuestro entrenamiento ha de reflejar la realidad en la medida que la seguridad y el sentido común lo permitan. Si no es así se tratará sencillamente de un ejercicio inútil. El tiempo de entrenamiento con fuego real que se dedica a enfrentamientos desde el coche resulta sorprendentemente escaso. Suelo preguntarme cuáles son las razones que motivan tal situación.

En primer lugar, creo que muchos de los instructores de tiro a cargo de un campo/galería de tiro carecen de la experiencia, motivación e imaginación necesarias para implementar ejercicios de tiro aplicados y realistas con coches, dado que la mayor parte del tiempo lo dedican a trabajo estático en el campo/galería de tiro.

Además creo que siempre existe cierto temor a que un alumno pueda darle al coche con un disparo durante este tipo de ejercicios de tiro. La culpa es de los instructores por no enseñar técnicas adecuadas para disparar desde el interior del coche y en torno al mismo. No recuerdo la cantidad de veces que he escuchado decir en varios cuerpos de Policía a un instructor de tiro que “ya no disparamos desde los coches porque hubo un alumno que le pegó un tiro a un faro, al parachoques, capó, suelo, etc.”.

Está claro que hay dos tipos de coches que se pueden utilizar en entrenamientos, aquellos a los que se les puede disparar y aquellos a los que NO se les puede disparar. Cuando utilizamos coches patrulla, a los jefes les provoca mucha consternación presentarse en el campo/galería de tiro y ver que el nuevo coche patrulla tiene agujeros de bala.

Cuando se dispare a través del parabrisas en entrenamientos las gafas de protección resultan obligatorias. También resulta muy recomendable utilizar algún tipo de máscara con filtro para la nariz y la boca.

Cuando se dispare a través del parabrisas en entrenamientos las gafas de protección resultan obligatorias. También resulta muy recomendable utilizar algún tipo de máscara con filtro para la nariz y la boca.

Cuando utilizamos coches a los que NO se puede disparar, tenemos que asegurarnos de que los tiradores asomen la boca de fuego por delante de cualquier parte del coche antes de presionar el disparador. Cuando se dispare por encima del capó, el tirador tiene que asegurarse de que la boca de fuego se encuentra bastante por encima del capó. Los tiradores de menor estatura puede que tengan que disparar por delante de la parrilla frontal del coche en el caso de que trabajemos con coches todocamino/todoterreno. Con arma larga tenemos que tener en cuenta además la diferencia de altura entre la boca de fuego del arma y el visor/elementos de puntería que utilicemos, para evitar que aparezcan impactos en el capó.

DISPARAR DESDE O EN TORNO AL COCHE

Desde la perspectiva de la Física, se trata de un hecho que cuando un proyectil impacta en el capó o en el portón del maletero se desvía de su trayectoria y el ángulo de salida resulta algo menor que el de incidencia. Con esto en mente una buena táctica consiste en enseñar al tirador a apartarse un metro o un poco más del coche para disparar. Desde esta distancia existe una mayor probabilidad de que los proyectiles que reboten al impactar sobre el capó pasen por encima de nosotros. Esto es cuando utilicemos vehículos a los que se pueda disparar. Me da igual la experiencia que tengan los tiradores, si haces que disparen a un metro del coche por encima del capó, conseguirás que le peguen un tiro al coche, probablemente más pronto que tarde.

A veces la mejor defensa es un buen ataque.

A veces la mejor defensa es un buen ataque.

Disparar a través del parabrisas desde dentro del coche no tiene precio a la hora de demostrar cómo se desvían los proyectiles. Aunque todos los parabrisas son un poco diferentes, como norma general el proyectil se irá un metro más arriba si disparas a un blanco a poco más de 6 metros de distancia por delante del parabrisas. Se trata de un desvío en elevación considerable, así que es importante que los alumnos sean conscientes de ello. Cuando disparen a través del parabrisas, asegúrate de que todos los tiradores lleven gafas de protección. Lo ideal es que además lleven una mascarilla para el polvo o un pañuelo sobre la nariz y la boca para protegerse de las micropartículas de vidrio pulverizadas en el aire. Acércate a un desguace de coches de vez en cuando y llévate algún que otro coche desde el que o en torno al que se pueda disparar para que el personal pueda practicar estas técnicas.

Fragmentos de vidrio dispersos en el aire. Utiliza siempre guantes, manga larga y algún otro equipo de protección.

Fragmentos de vidrio dispersos en el aire. Utiliza siempre guantes, manga larga y algún otro equipo de protección.

CINTURÓN DE SEGURIDAD

¿Cuándo nos quitamos el cinturón de seguridad? A mi me enseñaron hace ya muchos años, y así lo enseño yo todavía, que el cinturón de seguridad se quita 30 segundos o una calle [50 metros] antes de llegar a la posición prevista. Si alguien va a tender una emboscada a un policía, al equipo de protección de una persona importante o a cualquier particular, lo hará a la llegada o a la salida de un determinado lugar. Nuestras habilidades de contravigilancia resultan fundamentales para reducir las posibilidades de que esto suceda, pero hemos de estar siempre preparados para lo peor.

He visto en varias ocasiones cómo hombres hechos y derechos en condiciones de estrés forcejeaban desesperadamente para salir del coche con el cinturón de seguridad todavía puesto. Te garantizo que esa pelea la va a ganar siempre el cinturón de seguridad. Por el contrario, al iniciar la marcha desde un determinado lugar, no has de ponerte el cinturón de seguridad hasta transcurridos 30 segundos del inicio del movimiento o hasta que te encuentres a una calle [50 metros] de distancia del punto de partida. Este debería ser un procedimiento operativo vigente (POV) habitual [Standard Operating Procedure (SOP)] en nuestra rutina diaria.

Entre otras cuestiones genéricas a tener en cuenta figura el procedimiento a aplicar una vez se entra en el coche. La primera prioridad es bloquear las puertas y acto seguido arrancar el coche. Hecho esto ya podemos dedicarnos a configurar el GPS o abrir el ordenador, etc.

No apoyes las manos, que constituyen la plataforma de tiro, en la carrocería del coche.

No apoyes las manos, que constituyen la plataforma de tiro, en la carrocería del coche.

Cuando el tirador apoya las muñecas en el coche el retroceso incide directamente en las manos y hace que el retroceso de un calibre 9 mm. sea más como el de un .44 Magnum.

Cuando el tirador apoya las muñecas en el coche el retroceso incide directamente en las manos y hace que el retroceso de un calibre 9 mm. sea más como el de un .44 Magnum.

PROCEDIMIENTOS CONTRA EMBOSCADAS

Caer en una emboscada cuando vamos en coche constituye una posibilidad real tanto para militares como para policías. Una vez más, la mayor probabilidad de caer en una emboscada se produce en el momento de llegar o de partir de un determinado lugar.

Si caemos en una emboscada cuando vamos en coche tenemos cuatro opciones básicas.

Atravesar la emboscada en el coche

La forma más segura de sobrevivir a un enfrentamiento armado radica en no estar allí cuando éste se desencadene. Aquí es donde entra a jugar la opción de atravesar la emboscada en el coche. Por ejemplo, puede que recibamos disparos aislados a partir de una emboscada inmediata [hasty ambush] o una emboscada lejana [distant ambush]. Cuanto antes logremos abandonar la zona de muerte más seguros estaremos. A esto se le llama “agacha la cabeza, pisa a fondo y aprieta el culo”. Los coches pasan por encima o a través de muchos obstáculos que para aquellos que no están acostumbrados a maniobrar con un coche a gran velocidad parece imposible.

¡El conductor tiene que concentrarse únicamente en conducir y nada más! Constituye el elemento clave de nuestra supervivencia. Tiene un único trabajo en el mundo, ¡conducir el coche! Todos los demás ocupantes del coche también tienen un trabajo, ¡proteger al conductor!

El tirador mantiene un perfil bajo mientras asoma la boca de fuego por delante del pilar del parabrisas para disparar.

El tirador mantiene un perfil bajo mientras asoma la boca de fuego por delante del pilar del parabrisas para disparar.

El pilar del parabrisas puede parar más proyectiles de lo que se suele pensar.

El pilar del parabrisas puede parar más proyectiles de lo que se suele pensar.

Cuando entrenes con coches a los que NO se puede disparar, mantén la boca de fuego bastante por encima del coche.

Cuando entrenes con coches a los que NO se puede disparar, mantén la boca de fuego bastante por encima del coche.

Embestir con el coche

Si se nos presenta tal opción, hemos de utilizar siempre el arma más eficaz que tengamos a nuestro alcance, y en este caso el coche constituye nuestra mejor arma. ¿Por qué echar mano a un arma de dos kilos cuando disponemos de una de 2.000 kilos? Si el enemigo levanta una barricada o interpone un obstáculo para bloquearnos el paso y  detener nuestro avance, puede que la mejor opción sea embestir el obstáculo.

Hay que tener cuidado con la velocidad a la que se impacta contra la barricada. La máxima que se enseña desde hace ya bastante tiempo consiste en reducir la velocidad tanto como si fuéramos a detenernos. Esto despistará momentáneamente al enemigo y le hará creer que realmente vamos a seguir sus instrucciones. Cuando te encuentres a unos 25 metros de la barricada, pisa a fondo y prepárate para el impacto. Un exceso de velocidad por nuestra parte puede suponer que el coche quede inutilizado a consecuencia de los daños por el impacto. Lo que se pretende es que el choque se produzca entre nuestro parachoques delantero y su eje trasero de forma que contemos con un mayor brazo de palanca a la hora de empujar la barricada y apartarla de nuestro camino.

Hay que mantener la vigilancia en todas las llegadas y salidas.

Hay que mantener la vigilancia en todas las llegadas y salidas.

Dar marcha atrás

Si el enemigo nos ha estado vigilando y sabe que nuestro POV consiste en embestir cualquier obstáculo que nos pongan por delante, puede que opte por reforzar la barricada. Un coche blindado o un camión hormigonera constituyen un obstáculo magnífico y nos niegan la posibilidad de embestirlos. En este caso nuestra siguiente opción sería dar marcha atrás, ya sea en línea recta o con un giro en forma de J [maniobra vuelta del contrabandista o vuelta corta]. Si se va a viajar en convoy resulta fundamental coordinar durante el entrenamiento la forma en que van a aplicar este procedimiento todos los coches.

Salir del coche

Tras realizar las múltiples tareas de frenar, poner la palanca de cambios en la posición de aparcamiento [coche con cambio automático] y abrir la puerta, el conductor ha de mantener perfectamente controlada la boca de fuego y el dedo del disparador estirado por fuera del guardamontes.

Tras realizar las múltiples tareas de frenar, poner la palanca de cambios en la posición de aparcamiento [coche con cambio automático] y abrir la puerta, el conductor ha de mantener perfectamente controlada la boca de fuego y el dedo del disparador estirado por fuera del guardamontes.

El hecho de optar por desembarcar del coche supone una decisión crítica. Como ya hemos comentado, siempre que sea posible es mejor atravesar la emboscada en el coche. Son dos las ocasiones en las que se optará por salir del coche. En primer lugar si el coche resulta gravemente dañado y se queda inutilizado, sin poder moverse, en cuyo caso se convertirá en un auténtico atrapabalas. Desplegar dinámicamente desde el coche mediante fuego y movimiento coordinado puede permitir que sus ocupantes alcancen una posición defensiva más ventajosa.

Otra de las ocasiones en las que puede que el equipo de protección tenga que desplegar desde el coche se da cuando la misión asignada sea precisamente esa, actuar ante cualquier ataque como fuerza de reacción del convoy. Mientras el coche del protegido abandona la zona de muerte, el equipo de reacción proporcionará potencia de fuego precisa con el objetivo de aproximarse, neutralizar y/o distraer a la amenaza.

CONSIDERACIONES ADICIONALES

Busca siempre una cubierta. Sé consciente de qué partes del coche pueden detener un proyectil y qué partes no. Cuando se viaja en los asientos delanteros, el grado de cubierta que proporciona el propio coche resulta significativo. Obviamente el bloque motor puede protegernos frente a cualquier proyectil, salvo los más potentes. Se sabe que el parabrisas puede desviar muchos proyectiles salvo que impacten contra el cristal con una trayectoria relativamente perpendicular a su superficie. El pilar de apoyo delantero que va del capó hasta el techo del coche se conoce con el nombre de pilar A o pilar del parabrisas. Yo he visto personalmente cómo este pilar puede detener o desviar drásticamente muchos proyectiles de pistola e incluso muchos proyectiles de fusil calibre 5’56 mm.

¡Cualquier cubierta siempre es mejor que ninguna!

¡Cualquier cubierta siempre es mejor que ninguna!

Mantén siempre controlada la boca de fuego. Como es evidente este es el estándar a la hora de disparar o moverse en un campo/galería de tiro normal, pero al trabajar dentro de las reducidas dimensiones del habitáculo de un coche esta norma se vuelve mucho más estricta y necesaria dado que el margen de error resulta mucho más pequeño. A la hora de revolvernos en los asientos del coche y proporcionar fuego de cobertura a nuestros compañeros de equipo que despliegan desde el vehículo, hemos de ser conscientes de que la boca de fuego nunca puede apuntarles ni a ellos ni a nosotros mismos en ninguna parte del cuerpo. Resulta tremendamente recomendable realizar muchas prácticas en seco hasta que los tiradores se habitúen a este dinámico y un tanto físicamente exigente procedimiento.

Mantén el dedo del disparador estirado fuera del guardamontes salvo cuando realmente vayas a disparar. Una vez más se trata de una obviedad en el campo/galería de tiro cuadriculado, pero al realizar ejercicios con salidas de emergencia, que implican abandonar el coche a toda prisa, puede que en un momento tengamos que disparar a través del parabrisas y acto seguido abrir la puerta para desplegar. En esta transición mental entre fuego y movimiento, el dedo del disparador ha de abandonar el guardamontes y las armas han de quedar desamartilladas o en seguro.

Siempre que te sea posible refuerza la resistencia balística de tu coche. Si nos encomiendan la tarea de realizar un asalto de emergencia en campo abierto, va a ser mejor que nos aseguremos de que contamos con toda protección balística a nuestro alcance. Esto puede significar que tengamos que poner chalecos balísticos adicionales sobre el capó o incluso por encima o por dentro de las puertas. Los sacos terreros son una idea ya antigua pero que a día de hoy da tan buen resultado como hace 100 años. Yo siempre llevaría alguno encima, si no tuviera que cargar con él.

A la hora de disparar no utilices la carrocería del coche para apoyarte. Al contrario de lo que en un principio se podría pensar, el hecho de apoyarnos en la carrocería del coche para estabilizar los elementos de puntería no nos va a ayudar a disparar con mayor precisión. Todo lo contrario, supone un detrimento para la precisión. Si anclamos nuestro sistema de armas a la carrocería del coche se reducirá nuestra capacidad para abarcar con rapidez todo nuestro sector de tiro. Tenemos que separarnos de la carrocería del coche para disparar. Si hay alguien saliendo del coche al mismo tiempo que disparamos, la carrocería del coche se va a mover por efecto de la suspensión y por tanto también se moverán los elementos de puntería.

Por último, una emboscada bien ejecutada transcurre rápida y violentamente, y la mayor potencia de fuego recae sobre la zona de muerte. Como en cualquier emboscada, cuanto antes se abandone la zona de muerte y se bata por el fuego al enemigo, mayor será la posibilidad de sobrevivir a la emboscada. Utiliza siempre al máximo cualquier cubierta disponible, y no olvides que cualquier cubierta es mejor que ninguna.

Mochilas 5.11 RUSH

Max Joseph lleva trabajando ininterrumpidamente los últimos 27 años en el ámbito de las operaciones especiales y el entrenamiento y es el fundador y director de formación tanto de Tactical Firearms Training Team (TFTT) como de Direct Action Group (DAG). Además de dirigir a tiempo completo TFTT/Direct Action Group, Max también trabaja desde 1993 como instructor táctico y de apertura de brechas para Tactical Explosive Entry School, dirigida por Alan Brosnan. Ha entrenado y trabajado con personal y unidades contraterroristas de Asia, África, Europa del Este, Oriente Medio y América del Sur. Max es un reconocido experto en apertura táctica de brechas [tactical breaching] con explosivos y otras operaciones especiales. También cuenta con amplia experiencia en protección de personas [executive protection] y ha trabajado como parte de un equipo de protección en América Central, América del Sur, Europa del Este y Afganistán. Se puede contactar con él a través de la dirección director@tftt.com o visitar la página web de su empresa de formación www.tftt.com.

Acerca de Jorge Tierno Rey

Administrador del Blog.
Experto en nada. Experiencia cero. Ninja de teclado.

Esta entrada fue publicada en Material didáctico, TTPs y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Tácticas de Combate desde el Coche. Sobrevivir a una Emboscada. Max F. Joseph. SWAT AGO12.

  1. aurora aurora dijo:

    Resulta increíble lo lejos que estamos de estos ejercicios, mientras los coches se pudren. Creo que falta contravilancia. Y de todo. No se invierte, no se practica. La instrucción, de bajo nivel. Agentes que pasan de precauciones. Psicología para reducir conflictos, cero. Repasen el atentado. Con su vida, la nuestra, se vieron obligados a buscarse la vida.

  2. Concordamos con todos los fundamentos del maestro Max, algunos de los cuales los hemos estado aplicamos sin saber, hasta hoy, que son conceptos realmente científicos y nos sorprende que sean tan bien analizados en función de los resultados en las condiciones defensivas de calle.
    Tomaremos en cuenta el aporte del maestro Max sobre la distancia de aproximación y sobre la técnica de embestida.
    Excelente aporte científico sobre la defensa vehicular integral con conductas de alto estándar de entrenamiento.