The Tactical Wire. Movimiento en Combate. Dave Spaulding. 18MAR14.

Aunque mucho se haya hablado ya sobre la cuestión del movimiento en combate, o eso de salir de la X [get off the X] (puedes leer estos otros dos artículos al respecto: Salir de la X [Get off the X]: ¿mito o realidad?; Algunos comentarios de Todd Green sobre la cuestión Salir de la X [Get off the X]), creo que siempre será una cuestión muy discutida y discutible. Entre el blanco y el negro hay muchas tonalidades. Lo mismo sucede con determinadas TTP’s. como el fuego EN movimiento y el fuego Y movimiento en las que existen muchas posturas y quizás ninguna postura sea absoluta. En esta ocasión le toca hablar del tema a Dave Spaulding, alguien que sin duda puede considerarse entendido en esto del combate con armas de fuego.

Antes de empezar déjame que sea claro. ¡El movimiento en combate es beneficioso y te ayudará a prevalecer! Digo esto porque no quiero que haya quien me malinterprete y aproveche para ganar notoriedad sacando de contexto fragmentos de este artículo sin considerarlo como un todo. Este artículo pretende generar un pensamiento crítico sobre un tema que resulta especialmente importante para la autoconservación si se realiza correctamente.

Muchos instructores y escuelas consideran que el movimiento en combate constituye una técnica “avanzada”, pero si observas algún vídeo de personas implicadas en un conflicto armado, tanto participantes como inocentes transeúntes, se trata de algo que sucede automáticamente. ¡Parece que las personas entienden que si vuelan las balas no tienen que estar allí!. Dicho esto, el concepto del movimiento de un participante en un combate con armas de fuego no es ni mucho menos un nuevo concepto. A finales de su vida Wyatt Eart hablaba de ello en una entrevista para un periódico: “Era auxiliar de alguacil [Deputy U.S. Marshal] en el combate de O.K. Corral, entonces avanzaba y normalmente retrocedía. ¡Disparas más recto cuando avanzas!” Earp está en lo cierto y aquellos a los que se les ha instruido en la técnica saben que disparar en movimiento [shooting on the move] funciona mejor cuando te mueves hacia delante. Puedes disparar rápido y con precisión, lo cual no es el caso al moverse hacia atrás o lateralmente. Para impactar con cierto nivel de precisión incapacitante en cualquier otra dirección que no sea hacia delante el movimiento se hace tan lento que utilizarlo para evitar recibir un disparo no resulta más que una mera ilusión. ¿No lo crees así? Simplemente observa cómo utilizan la técnica los mejores tiradores del país durante una competición y pregúntate a tí mismo “¿podría llegar a moverme a tal velocidad que me permitiera salvar mi propia vida?” Tal ilusión también se puede aplicar a otras formas de movimiento “táctico”. Un ejemplo reciente puede ser una mujer policía que tuve como alumna en uno de mis cursos. Le habían enseñado que siempre que no estuviera disparando tenía que moverse. Como le habían enseñado a hacer esto en una línea de tiro llena de gente sus movimientos mientras extraía su pistola, recargaba o solucionaba una interrupción parecían más un árbol balanceándose con el viento que otra cosa. Además este mínimo movimiento ralentizaba considerablemente sus manipulaciones, tanto como 3 segundos para realizar un simple cambio de cargador o 10 segundos para solucionar una interrupción. Cuando llamé su atención sobre esto me respondió que “el movimiento evitará que recibas un disparo, ¡por lo tanto no dejo de moverme!”. Supongo que todo se reduce a qué se considera movimiento útil.

Cuanto más he considerado el hecho de disparar mientras me muevo más me he inclinado a pensar en disparar y después moverme/moverme y después disparar. Llevo estudiando el conflicto armado toda mi vida adulta, entrevistando muchas personas que se han visto envueltas en un conflicto armado. También tengo unas pocas experiencias propias de las que echar mano y he llegado a la conclusión que, con la excepción de un ataque hacia delante, probablemente deberíamos disparar con precisión o movernos rápidamente si queremos prevalecer. Tal movimiento ha de ser dinámico, agresivo, veloz, rápido (cualquier palabra que te ayude a fijar el concepto en tu cerebro), ya que por sí sólo el movimiento atrás y adelante o en círculo no funcionará y enseñar tal movimiento a la vez que se incita a los tiradores a creer que así evitarán los disparos entrantes constituye un defecto formativo mortal. Aunque el movimiento en combate está condicionado por la situación creo que existen principalmente tres razones por las que moverse:

1. Moverse dinámicamente hasta que estar preparado para realizar disparos certeros de la calidad suficiente como para incapacitar a la persona que intenta matarte.

2. Moverse hasta una posición en la que no puedan verte. Aunque la mejor opción sería una auténtica cubierta, estar oculto ante el campo de visión de tu atacante resulta ciertamente útil.

3. Retirarse completamente de la zona de muerte.

Dicho esto, la triste realidad podría suponer que te encuentres de pie en mitad de un lugar que no permite movimiento alguno: un policía de pie en el interior de una estancia abarrotada, un ciudadano armado entre dos coches de un aparcamiento (para tu información, en una ocasión un atracador me dijo que esa era su posición favorita para sorprender a sus víctimas) o un miembro de un equipo táctico recorriendo un pasillo. Estas situaciones exigirían quedarse y combatir, huir o atacar con la clásica técnica de fuego en movimiento hacia delante.  No hay forma de saber cuál es la elección correcta hasta que se decide.

El movimiento agresivo y dinámico constituye tanto una técnica como una táctica y ha de utilizarse sin vacilación para que funcione. Lo que sabemos desde la época de los Espartanos es que ¡la persona que puede adaptarse más rápido a la situación cambiante es la que probablemente prevalecerá! El movimiento agresivo es parte de esta adaptación puesto que te da tiempo adicional y ¡el tiempo es vida! ¿Existe un lugar para ese mínimo movimiento que describía anteriormente? Pues si, constituye una herramienta de entrenamiento con la que empezar el proceso de aprendizaje sobre cómo moverse mientras empuñas tu arma.  Pasos laterales al desenfundar, moverse atrás y adelante en la línea mientras se recarga y otras técncias relacionadas son las fases iniciales para enseñar el movimiento en un conflicto pero no son la técnica definitiva. Para que esta técnica se convierta en una táctica el movimiento ha de cumplir un objetivo final y no ser sólo algo que te haga sentir “táctico”.

Dave Spaulding

The Tactical WireThe Tactical Wire es un boletín electrónico de noticias sobre el mundo de las armas de fuego que generalmente se publica, únicamente online, los martes y los jueves. Dicho boletín incluye de vez en cuando algún artículo de un autor invitado, en esta ocasión Dave Spaulding, sobre diferentes cuestiones relativas al combate con armas de fuego. En EBdT2 hemos sido autorizados para reproducir una traducción al español de esta serie de artículos.
Dave Spaulding es un policía retirado con 36 años de experiencia como policía y en seguridad privada. Además de alumno en muchos de los mejores cursos de formación con armas de fuego del país también es autor de cerca de 1.000 artículos que han aparecido en múltiples publicaciones. Es el propietario y principal instructor de Handgun Combatives, LLC., un centro de formación que se centra en “la aplicación al combate de la pistola”. Dave es protagonista de dos estupendos vídeos didácticos con Panteao Productions: Make Ready With Dave Spaulding: Combative Pistolcraft Essentials; Make Ready with Dave Spaulding: Situational Combative Pistol.

Chaleco blindado SIOEN

Acerca de Jorge Tierno Rey

Administrador del Blog. Experto en nada. Experiencia cero. Ninja de teclado.
Esta entrada fue publicada en TTPs. Guarda el enlace permanente.

Por favor, déjanos tus comentarios. Se agradecen.