Simulador de Tiro/Combate con armas de fuego VirTra.

VirTraPosiblemente al escuchar la palabra simulador te vengan algunas ideas a la cabeza y sepas exactamente qué es, en qué consiste e incluso para qué sirve, pero quizás nunca antes te hayas parado a pensar en su aplicación y utilidad en el ámbito del combate con armas de fuego.

(Artículo publicado en el número de MAR14 de la revista gratuita Tactical Online)

Según el Diccionario de la Real Academia Española simular consiste en “representar algo, fingiendo o imitando lo que no es” y un simulador es aquel “aparato que reproduce el comportamiento de un sistema en determinadas condiciones, aplicado generalmente para el entrenamiento de quienes deben manejar dicho sistema”. Los límites de un simulador y la simulación en sí que éste proporciona los marca la ciencia y la tecnología disponibles así como la propia imaginación del ser humano que los desarrolla.

Hoy día es posible encontrar todo tipo de simuladores, desde los más lúdicos basados en consolas de videojuegos, por ejemplo, hasta los más profesionales que permiten simular muy fielmente la realidad, incluso los movimientos de, por ejemplo, la cabina de una aeronave. La diferencia entre unos y otros radica, además de en el precio, en el realismo de la simulación, que no sólo abarca las imágenes y sonidos sino también las sensaciones y la propia interfaz entre el simulador y su usuario. El simulador perfecto es aquel que permite reproducir (simular, valga la redundancia) con total exactitud aquello que pretende simular de forma que el usuario prácticamente crea estar enfrentándose a la realidad.

Los simuladores más lúdicos se quedan normalmente en el plano audiovisual, es decir, logran reproducir con cierto realismo imágenes y sonidos pero a lo sumo llegan a disponer de una interfaz parecida de lejos a la real, por ejemplo, al utilizar un mando de consola de videojuegos para controlar al jugador y su arma o unos rudimentarios pedales y volante para conducir un vehículo. Sin embargo, sólo con eso no resulta difícil “meterse en la película” y en algunos videojuegos de esos en primera persona (Call of Duty, Medal of Honor, Battlefield, etc.) es fácil llevarse algún sobresalto cuando una amenaza surge de repente en pantalla.

Por otro lado, los simuladores más profesionales proporcionan una simulación más auténtica al incluir además de un cuidado aspecto audiovisual una interfaz lo más ajustada posible a la realidad, lo que lleva a reproducir de forma fidedigna los controles, la cabina, el arma,… así como su comportamiento. Se trata de sistemas más completos y complejos y por ende más caros, fuera del alcance del usuario doméstico, como es lógico.

La verdadera finalidad y utilidad de un simulador radica en presentar al usuario una serie de situaciones o ejercicios que de otro modo serían imposibles o tendrían un coste muy elevado. El entorno controlado que proporciona un simulador minimiza la posibilidad por parte del ejecutante de sufrir lesiones y le permiten enfrentarse a situaciones en las que de otro modo su vida correría peligro y sería inadmisible integrarlas en su adiestramiento. Asimismo, los costes de determinados ejercicios limitan considerablemente el número de repeticiones posibles, lo que el simulador permite multiplicar al reducir el coste unitario de cada repetición.

©Mario Olivera

©Mario Olivera

En el ámbito del combate con armas de fuego no sólo no resulta ni novedoso ni innovador la existencia de simuladores sino que además éstos vienen utilizándose desde años. No obstante, los simuladores de la marca VirTra, que Andreu Soler i Associats distribuye en exclusiva en España y que fueron presentados por primera vez en nuestro país a finales de enero de 2014, constituyen una verdadera novedad e innovación gracias a su tecnología y realismo.

Se trata de un simulador que no sólo reproduce el tiro (simulador de tiro) con cualquier arma de fuego que se quiera integrar en el sistema sino que también permite reproducir combates con armas de fuego (simulador de combate con armas de fuego) en los que el ejecutante se puede enfrentar a toda una serie de supuestos prácticos o situaciones tácticas.

©Mario Olivera

©Mario Olivera

El simulador permite reproducir (simular) un campo de tiro o galería de tiro con las características, configuración y condiciones que se desee: 25, 50, 100, …, 500 metros, blancos de cualquier tipo, de día, de noche, con lluvia, con niebla, etc. Las opciones son casi ilimitadas y los técnicos de la marca pueden integrar en el sistema aquellas opciones que desee el usuario que no estén ya disponibles. En cuanto a la función de simulador de combates con armas de fuego el abanico de situaciones tácticas resulta tremendamente amplio y no se restringe a unas pocas preestablecidas de fábrica sino que puede ajustarse a las necesidades e intereses de cada usuario gracias a la polivalencia del sistema que permite crear sin demasiada dificultad todo tipo de escenarios y supuestos.

©Mario Olivera

©Mario Olivera

La principal característica diferenciadora entre otros simuladores y los de VirTra radica en el realismo, o mejor dicho hiperrealismo, que ayuda a que con solo un poco de predisposición el usuario “se crea la película” y aproveche todas las posibilidades que ofrecen estos simuladores. Parte del gran realismo se debe a una exquisita calidad gráfica que se consigue, al contrario que en otros simuladores, gracias a unas imágenes obtenidas de forma “real”, con grabaciones de vídeo, y no a partir de recreaciones gráficas hechas por ordenador. En estas grabaciones hasta los figurantes son reales, actores de carne y hueso, y no simples muñecos, androides o humanoides. A la calidad gráfica se suma también un sonido impresionante gracias a un cuidado sistema de audio de gran potencia no apto para el salón de casa.

Pero el realismo también alcanza al comportamiento en sí del sistema que considera múltiples variables que influyen en el vuelo del proyectil y que permite detectar los impactos sobre la pantalla con una precisión inimaginable hasta ahora (0’008 MILS, 8 mm. a 100 m.) que supera incluso los requisitos del mismísimo Ejército de Tierra estadounidense. VirTra no va a permitir disparos que serían imposibles en la vida real como sí sucede en muchos videojuegos. Se trata de un simulador que no aspira a ser simplemente un videojuego en el que todo vale sino un verdadero sistema de entrenamiento profesional en el que las cosas se ajustan lo más que se pueda a la realidad. Según el arma que se utilice el comportamiento del sistema será uno u otro y se adaptará a las condiciones que se pretendan simular.

VirTra

©Mario Olivera

Tanto realismo quedaría cojo si la interface no estuviera a la altura. Afortunadamente este aspecto también se ha cuidado al detalle y el usuario podrá utilizar el mismo arma de fuego (debidamente modificada) que tenga de dotación e incluso simular recargas e interrupciones. Hasta se simula el retroceso del arma gracias a un sistema de aire comprimido alojado en el propio arma.

Y para que el escenario pueda interactuar en mayor medida con el usuario existe la posibilidad de recibir un pequeño estímulo (mínima descarga eléctrica totalmente inocua) que le haga saber que ha sido alcanzado por un disparo realizado por la amenaza a la que se enfrenta.

Una destacable característica técnica de los simuladores de VirTra consiste en su gran modularidad y escalabilidad que les permite adaptarse a las diferentes necesidades y presupuestos de cada usuario sin coartar la posibilidad de posteriores mejoras. El sistema se puede configurar como un simulador de tiro capaz de gestionar hasta 4 puestos de tiro con una sola pantalla (V-100 Marksmanship) o como un simulador de combate con armas de fuego con un entorno envolvente de 180º en el caso de utilizar tres pantallas (V-180) o con un entorno envolvente de 300º en el caso de utilizar cinco pantallas (V-300). La capacidad de ampliación del equipo es tal que con varios sistemas se pueden proporcionar tantos puestos de tiro como se desee casi sin límites.

Para evitar equívocos decir que el precio de los simuladores de VirTra supera con creces el de una consola de videojuegos, como es lógico, quedando fuera del alcance de un usuario particular, para el que realmente no van dirigidos estos sistemas. Su precio depende de la configuración empleada y del número de kits de armas, pero ¿cuánto cuesta construir un campo o galería de tiro? ¿y su mantenimiento? ¿y la munición? Precisamente otra de las ventajas de los simuladores de VirTra se encuentra en el ahorro en mantenimiento y consumo respecto a un campo o galería de tiro, especialmente al precio de algunos calibres de munición. Habrá unidades que jamás puedan disponer de un campo o galería de tiro propios por falta de espacio o presupuesto pero sí puedan disponer en sus propias dependencias de un simulador de VirTra.

No todo son ventajas y se le pueden buscar algunos “peros” a los simuladores de VirTra. Sin embargo, creo que no se puede negar que son más las ventajas que los inconvenientes. Desde luego nadie podrá decir nunca que los simuladores de Virtra, o cualquiera otros, sustituyen o eliminan la necesidad de las prácticas con fuego real. De hecho, ese es el principal inconveniente de los simuladores: ¡no sustituyen las prácticas con fuego real! Ahora bien, donde está su principal inconveniente está su principal ventaja. Y es que los simuladores de VirTra podrán complementar maravillosamente las prácticas con fuego real y lograr que sus usuarios alcancen unos mayores niveles de competencia con las armas de fuego de los que alcanzarían sólo con las prácticas con fuego real, que normalmente están muy condicionadas por el presupuesto y la disponibilidad de campo o galería de tiro.

Por otra parte, algunos se mostrarán especialmente reacios a los simuladores de VirTra, quizás por el propio miedo que nos despierta lo desconocido, que les puede llevar a pensar que peligra su papel como instructores de tiro. Nada más lejos de la realidad. Jamás un simulador podrá sustituir la imprescindible labor de un buen instructor de tiro que evalúe puntual e individualmente a cada usuario. En realidad, el simulador va a facilitar, apoyar y complementar el trabajo del instructor de tiro, que será el que realmente instruya y adiestre a sus alumnos valiéndose de este excelente recurso formativo para aumentar el rendimiento. Simuladores como los de VirTra permiten un mayor seguimiento del alumno y una atención más personalizada que permitirá al instructor individualizar la instrucción y adiestramiento para cada usuario sin excesivas pérdidas de tiempo como sucede en una línea de tiro tradicional con varios tiradores.

Posiblemente los simuladores de VirTra planteen una revolución que requiere un cambio de mentalidad por parte de los instructores de tiro y los usuarios para así llegar a aprovechar las ventajas de estos sistemas, que les permitirán alcanzar una mayor competencia con las armas de fuego a un menor coste, no sólo económico sino también de tiempo.

En resumen, no puedo evitar tener la convicción que los simuladores de VirTra constituyen todo un avance en el ámbito de la instrucción y adiestramiento del combate con armas de fuego y considero que van a mejorar la preparación de sus usuarios respecto a contar sólo con prácticas con fuego real, más o menos limitadas. En mi opinión, un simulador como los de VirTra significa rentabilidad, rendimiento y competencia, todo en uno.

Acerca de Jorge Tierno Rey

Administrador del Blog. Experto en nada. Experiencia cero. Ninja de teclado.
Esta entrada fue publicada en Material didáctico. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Simulador de Tiro/Combate con armas de fuego VirTra.

  1. Lo mejor es que contactes con el distribuidor de tu zona o con la marca en EE.UU. directamente. El precio es elevado, según la configuración, y puede superar los $200,000.

  2. Juan de lucio dijo:

    Cuanto cuesta para México

  3. No te sé decir. Habría que consultar si hay distribuidor allí o bien consultarlo directamente con VirTra a través de su web.

  4. raul dijo:

    Cuanto cuesta en costa rica

  5. Jesús* dijo:

    Desde luego un buen material, pero en la situación actual, pocas Administraciones y Estamentos se pueden permitir el gasto que representa su compra y, más difícilmente justificar su adquisición.

    Opino que ahora es el tiempo de afianzar conceptos, ser imaginativo con el entrenamiento y realista con lo que queremos, tenemos y podemos alcanzar.

    Un saludo

Por favor, déjanos tus comentarios. Se agradecen.