Los falsos profetas o doctores liendres y el efecto Dunning-Kruger.

Efecto Dunning-Kruger.En el mundo del combate con armas de fuego no es fácil encontrar verdadero maestros. Son más los falsos profetas o doctores liendres, que aquejados del efecto Dunning-Kruger, que ahora mismo acabo de descubrir que existe como tal (leer más abajo su definición), se creen maestros por obra y gracia de la divinidad, ya que su experiencia y conocimientos suelen ser más bien “escasitos”, prácticamente nulos, pero el gran ego y prepotencia que les caracteriza les impiden ver la realidad.

  • Leer uno o mil libros no convierte a nadie en experto, ni mucho menos en maestro. Ni siquiera escribirlos, ¡cuántos pésimos escritores existen!
  • Superar uno o mil cursos, por “especiales” que éstos sean, tanto si son en USA como en España, no convierte a nadie en experto, ni mucho menos en maestro. Ni siquiera impartirlos, ¡cuántos pésimos profesores existen!
  • Vivir una o mil experiencias reales en combate, por muy cercanas a la muerte que sean, no convierte a nadie en experto, ni mucho menos en maestro.
  • Competir en uno o mil campeonatos deportivos, por “importantes” que éstos sean, no convierte a nadie en experto, ni mucho menos en maestro, ni siquiera ganándolos.
  • Pasar uno o mil años en una unidad, por “especial” que ésta sea, haciendo lo mismo, por “peligroso” que sea, no convierte a nadie en experto, ni mucho menos en maestro.

[…]

¡Mucho cuidado que las apariencias engañan!, que para ser un auténtico maestro no basta con parecerlo. Puede que en el Reino de los Ciegos el Tuerto sea el Rey, pero NO en la vida real.

Y lo peor de todo es que en el combate con armas de fuego ponerse en manos de un falso profeta o doctor liendre supone una desventaja táctica, ya que muy posiblemente las tácticas, técnicas y procedimientos (TTP’s.) que enseñe no sean las más eficaces y hayan quedado obsoletas, o incluso ni siquiera hayan llegado a estar vigentes en ningún momento. Y esa desventaja táctica que podría parecer una nimiedad implica asumir más riesgo del necesario, exponerse más a una derrota que podría suponer perder la propia vida, por no contar en nuestro haber con las tácticas, técnicas y procedimientos (TTP’s.) más actuales y vigentes, que serán las más eficaces en combate, y que un auténtico maestro ha de conocer, practicar y enseñar.

En realidad, el falsoprofetismo o doctorliendrismo no es algo exclusivo de la cultura española sino más bien algo propio de nuestra propia naturaleza humana y no entiende de fronteras. Tenemos este tipo de personas tanto aquí como en USA o cualquier otro país, independientemente de la raza, cultura, sexo, religión,… del individuo.

Aquellos que padecen falsoprofetismo o doctorliendrismo sufren lo que parece que ha venido en llamarse efecto Dunning-Kruger, que se define como “una desviación cognitiva en la que individuos no cualificados sufren de superioridad ilusoria, calificando erróneamente su aptitud como muy superior a la media. Esta desviación se atribuye a la incapacidad cognitiva de los no cualificados para reconocer sus errores.”

[…]

“Las personas tienden a mantener visiones excesivamente favorables de sus propias habilidades en muchos campos intelectuales y sociales. Los autores sugieren que esta sobrestimación se produce, en parte, porque las personas que no están cualificadas en dichos campos soportan una doble carga: no sólo estas personas alcanzan conclusiones erróneas y toman decisiones desafortunadas sino que su incompetencia les priva de la habilidad metacognitiva de percatarse de ello.” 

DUNNING, David; KRUGER, Justin. Journal of Personality and Social Psychology, 1999, Vol 77 No.6, 1121-1134.

Y ahora el que se dé por aludido que reflexione al respecto. ¡Él sabrá los motivos que tiene para ello!

¿Y tú? ¿conoces algún Dunner-Kruger? ¿estás seguro que aquel en el que depositas tu confianza para aprender de él realmente sabe de lo que habla? ¿te han engañado alguna vez con historias para no dormir? ¡A mi sí!

Por favor, déjanos tus comentarios, críticas y opiniones.

Xiaomi MI A1

Acerca de Jorge Tierno Rey

Administrador del Blog. Experto en nada. Experiencia cero. Ninja de teclado.
Esta entrada fue publicada en Conceptos y definiciones. Guarda el enlace permanente.

44 respuestas a Los falsos profetas o doctores liendres y el efecto Dunning-Kruger.

  1. A la atención de Joan Grao.

    Continúo interesado en tu tesis doctoral “sobre el trabajo de los doctores Justin Kruger y David Dunning”.

    Te estaría muy agradecido si me la pudieras enviar a elblogdetirotactico@gmail.com.

    Gracias.

  2. Muchas gracias por tus amables palabras, Óscar.

    Puedes contactar conmigo a través de la dirección de correo electrónico: elblogdetirotactico@gmail.com

  3. oscar enrique dijo:

    Estimado Jorge: no hace mucho tiempo que he encontrado este blog y ello me alegra porqué es muy bueno conocer otras opiniones o puntos de vistas sobre una temática que tanto nos atrae. Además, tu redacción es muy correcta y agradable, cosa no muy común por estas épocas.
    Si no tienes inconvenientes, me gustaría conocer tu e-mail para contactarte (creo que tu conoces el mío), ya que me interesaría poder enviarte alguna literatura sobre estos temas que, quizás, podrían ser de tu interés.
    Recibe un saludo muy cordial.

  4. Roger ME dijo:

    Ya ves si me han vendido motos…por suerte ahora creo que tengo suficiente criterio, experiencia y sentido crítico para identificar a los falsos profetas. Recuerdo un curso carísimo de tiro, me costó casi 250€ por 3 días, y el instructor, campeón de Ipsc, con 20 años de “experiencia”, hablaba de las bondades de llevar el arma sin bala en recámara, o de la posición Weaver para combate, el shock pélvico, disparar al abdomen para doblar al malo y la aberración que suponía disparar en movimiento. En fin, un iluminado. Ese curso me lo comí pecando de novato por ser mi primer año de pro.
    Y como el anterior, un curso de defensa personal policial “nivel 2” impartido por el gran sensei 8 Dan de Cagarro-Jitsu mortal que explicava técnicas diseñadas para dejar a un tío parapléjico sudando del marco legal o del OCP. (De este curso de 5 días, me fui a las 4h..).
    Luego tuve la suerte de conocer a más gente con mis inquietudes, mejores profesionales y buenos instructores que me enseñaron a ser crítico, pensar por mi mismo y no tragarme todo lo que me quisieran enseñar por muy maestros que fueran o dijeran ser.
    Tuve la suerte de poder hacer cursos muy buenos y que me convencía lo que enseñaba superando mis momentos de “que pasa con tu método si hago esto o lo otro”.
    Más adelante Chris Costa y Travis Haley entraron e mi vida y vi que no había desperdiciado del todo mi tiempo de formación… Jajaja menos mal!
    Saludos!

  5. Pues pasado el tiempo ahí tienes tu respuesta del Doctor Grao: silencio.

  6. Para no dar lugar a equívocos como te ha pasado a ti acabo de corregir el encabezado del Blog de forma que ahora dice “Difusión de información y opinión en español relativa al combate con armas de fuego, tiro táctico o tiro de combate”.

    Gracias por tu sugerencia.

  7. “pero exijo respeto”

    ¿Me puedes indicar dónde y cuándo se te ha faltado al respeto, doctor?

  8. Muy buena respuesta, sí, señor, aunque no he entendido nada.

    Ahora ya lo tengo más claro y sé que este artículo ha dado en el clavo, de lo cual me alegro.

    Es una pena que te despidas así. Por lo que se ve al final me voy a quedar sin leer tu tesis y sin saber quiénes tienen la suerte de contar con tus servicios en ese gabinete psicopedagógico tan maravilloso.

    No obstante, aunque te despidas, si no te importa continúo interesado en leer tu tesis. Si me la puedes enviar por email te estaría muy agradecido.

    http://youtu.be/g5Sh-HydA28

  9. Joan Grao dijo:

    Estimado Sr. Tierno.

    Lo de Cal y Arena creía que era evidente, ya que según sus palabras si no digo donde está mi trabajo: “eres un impostor que ha visto en peligro su hegemonía con este artículo”, no he sido yo quien las ha dicho y por mucho que a usted se las digan otros hay maneras de decirlo.

    Hablo con muchos compañeros sobre dudas en mis respuestas y no siempre emplean palabras respetuosas, y no por ello las pongo en mis respuestas.

    Las preguntas me las hacia a mí mismo para que usted lo viera. Lo único que pretendía decir es que al final de todo no creo que tenga importancia nombre, profesión o trabajo, al final lo que cuenta es el argumento. Pero ante su insistencia en identificar mi trabajo valoro la posibilidad de que de venir de otro sitio o persona usted no hubiera sido aceptado.

    Cuando conteste a su blog no percibí la obligación de aportar todos mis datos identificativos y creí que con lo aportado era suficiente para crear un hipótesis de trabajo, no creo que todos los que le responden en su blog sean conocidos suyos y sepa con exactitud donde trabajan. Sin embargo, me pregunto si su insistencia y la de sus amigos en identificarme lo es solo por argumentar en contrario, ya que he visto algún que otro pseudónimo y no creo que hayan sido tan inquisitivos.

    Tal y como le argumente, y por los encales que me envía, algunos de los cuales por cierto, son idénticos a otros de otros autores que sin duda los han copiado, corroboran la base de mi argumento.

    Usted decía: ¿estás seguro que aquel en el que depositas tu confianza para aprender de él realmente sabe de lo que habla? ¿te han engañado alguna vez con historias para no dormir? ¡A mí sí!

    El estudio de Dunnung y Kruger y sucesivos, reconocen que las personas que desarrollan y trabajan sobremanera unas determinadas habilidades, es decir, tienen experiencia amplia y concreta en una materia o habilidad, no tienden necesariamente a creerse por encima de sus capacidades y tienden a reconocer las habilidades de los demás. Luego una persona de amplia experiencia en una materia concreta no tiene por qué ser un Falso Profeta o Doctor Liendres. En su artículo interrelaciona Experto (persona con experiencia en un ámbito concreto) con persona que padece Dunning-Kruger. Cuando el efecto Dunning-Kruger lo padecerían en todo caso quienes no le reconocieran como experto, siéndolo este y no porque crea este que sabe más de lo que domina.

    En último caso, el que dice saber menos de lo que realmente sabe de forma consciente, no padece efecto Dunning-Kruger, sino falsa modestia o falsa humildad.

    Una cosa en un blog de información y otro un Blog de opinión, yo creí que su Blog era de información hasta que vi que generaba opinión y para generar opinión hay que saber de lo que se opina, de lo contrario se puede involuntariamente desvirtuar la información.

    Lo de empresas colaboradoras, si lee bien, observara que digo: “ni muchísimo menos hacerle quedar mal con sus lectores ni las empresas colaboradoras que sostiene económicamente su página, al contrario le respeto y ..”. Su incluso fue para darle mayor énfasis de respeto a todo lo que aparece en su página, usted, sus lectores y sus patrocinadores, para todos los que pudieran sentirse aludidos.

    Que el pago por las colaboraciones sea en metálico o en especie, y que esos bienes se sorteen para promocionar la página o se los quede, sinceramente me da lo mismo, no creo fuese necesaria la aclaración y sinceramente creo que se lo gana sobradamente.

    Como último apunte el estudio del efecto Dunning-Kruger está más en el ámbito de la psicopedagogía. Al final es una manera de interrelacionar mente y aprendizaje. De hecho, habrá observado que es útil en las etapas o procesos del aprendizaje.

    Intuyo que ahora toca la mano y la bofetada será mañana, no me importa que esté de acuerdo no conmigo o no, pero exijo respeto, ya que yo en ningún momento le insulte ni falte al respeto, ni permitiría que por mi boca lo hicieran otros, por lo que me despido de su Blog deseándole lo mejor.

    Un saludo.
    Joan Grao

  10. Julián dijo:

    Creo que en este duelo alguien no cuenta toda la verdad.
    Me parece curioso, aunque se está quedando sin argumentos el presunto Sr. Grao.
    No me extiendo por que la fijación hacia el creador del blog es clara, y lo mismo que Jorge Tierno habla con cierto resentimiento de “falsos profetas” esta claro que el presunto Sr. Grao tiene un objetivo claro, atacar al Sr. Tierno.

    Me parece lícito entrar con un pseudónimo a un foro, pero no me parece honesto justificar o posicionar un razonamiento en base a una posición laboral y a unos estudios que muy probablemente sean falsos, no me parece aceptable justificar un razonamiento en base a una mentira.
    Me permito decir esto, e incluso podría decir que los gabinetes de corrige test de las unidades policiales son de chiste, por que yo no soy, repito una vez más, su objetivo.

    Sr. Tierno si me acepta un consejo, no entre al trapo.

  11. NAN dijo:

    Yo aquí lo que detecto es a todas luces tensión sexual no resuelta…
    Por supuesto, estoy bromeando, lo aclaro porque últimamente algunos están más que susceptibles y enseguida se toman cualquier comentario como una afrenta personal.
    Muy interesante este debate y misterioso el duelo entre Jorge y Joan; ¿acaso no parece una reedición del duelo Sherlock Holmes – Profesor Moriarty? ¿Quién es quién en este pulso? Insisto, muy interesante…

  12. Hola, Joan. Me alegra volver a leer un extenso comentario tuyo. Siempre se aprende algo interesante.

    En primer lugar, insisto en rogarte que no me trates de ud. Tutéame como yo lo hago si no te importa, aunque si prefieres que sea yo el que te trate de ud. no tienes más que decirlo.

    Sinceramente, puedes creer que sí soy muy influenciable aunque ello no impida que tenga mi propia opinión.

    No logro entender muy bien qué quieres decirme. Eso de que me he “retroalimentado en estos días con la sombra de esas personas a las que dice dirigió la dureza de su artículo y sobre las que parece creer que usted puede poner en peligro su hegemonía” no sé qué significa. Durante los últimos días he estado bastante ocupado así que retroalimentarme poco o nada, que bastante debate hemos tenido con lo del perro como para estar bastante ocupado leyendo.

    En cuanto a sentirme amenazado, supongo que si lo estuviera los comentarios en el Blog contarían con moderación de forma que antes de hacerse públicos tuvieran que contar con mi visto bueno. Como habrás podido observar cuando alguien realiza un comentario en este Blog, aunque pueda incluir incluso algún insulto, como ya ha pasado, aparece inmediatamente colgado. En otros Blogs existe moderación de los comentarios e incluso censura, de hecho suele ser lo habitual. Aquí hemos optado por la transparencia aunque ello implique que pueda colarse algún insulto, que por supuesto es eliminado en cuanto se detecta.

    Tampoco entiendo qué quieres decir con que doy “una de Cal y otra de Arena, tiende la mano y luego da un tortazo y además dice hacerlo como justificación a lo que piensen los demás”. No sé a qué te refieres. Lo siento por mi torpeza pero no logro hacerme a la idea de lo que me quieres decir.

    En cuanto reconocer las inexactitudes de mi artículo ello se debe únicamente a tu comentario con el que me convenciste con tus argumentos, porque como bien dices parecen muy coherentes.

    No quiero importunarte pero no sé si conoces el tópico ese que dice que un gallego responde a una pregunta con otra pregunta. ¿Eres gallego? Lo digo porque no haces más que lanzar preguntas sin dar respuesta a las ya planteadas: “Si la argumentación es verosímil y la lectura detallada del efecto Dunning-Kruger le hicieron cambiar de opinión, ¿Qué importancia tienen nombre, puesto de trabajo o conocimientos técnicos? ¿Usted solo reconoce un error por el nombre o por el título de una persona? o ¿Es que su animadversión hacia otras personas le impide respetar otras opiniones? Si en lugar de ser Joan Grao hubiera sido alguien conocido, ¿Habría reconocido su error?”

    Julián fue quien preguntó primero dónde trabajas, dónde está ese gabinete psicopedagógico. Además de él un par de compañeros, durante el café mañanero, se preguntaban lo mismo a lo que añadían que no parecía muy de fiar alguien que se oculta en el anonimato sin decir quién es realmente. Me he limitado a transmitirte esa misma pregunta porque realmente me pareció interesante aunque inicialmente no le presté demasiada atención.

    En respuesta a tus preguntas, creo que el nombre, puesto de trabajo o conocimientos técnicos sí tienen cierta importancia, aunque no lo sean todo. De hecho, en tu primer comentario en este Blog quisiste dejar bien claro que “pertenezco al gabinete psicopedagógico de un cuerpo policial”, a lo que posteriormente añadías “realice mi tesis sobre el trabajo de los doctores Justin Kruger y David Dunning”.

    Por poner un ejemplo, si el eminente astrofísico Stephen Hawking afirma que existen los agujeros negros, seguramente muchos nos lo creamos en primera instancia sin necesidad de más argumentos sencillamente por ser él quien es. Aún siendo quien es puede equivocarse pero seguramente su afirmación vendría acompañada de una serie de argumentos coherentes que muy posiblemente yo no pueda entender. Pues bien, si esa misma afirmación la realizo yo, por muy buenos que sean mis argumentos, seguramente no se lo crea nadie e incluso se rían en mi cara, aunque pudiera estar yo en lo cierto. Supongo que hay cosas que según el nombre, puesto de trabajo o conocimientos técnicos de quién las diga ganan credibilidad, lo que no quiere decir que vayan a convertirse en verdades, pero es un comienzo.

    A raíz de tu comentario, ahora mismo, me he puesto a buscar en Google la relación entre efecto Dunning-Kruger y metodología de la enseñanza o formador de formadores. La búsqueda ha sido infructífera, aunque he encontrado alguna cosa como esta:

    http://gredos.usal.es/jspui/bitstream/10366/121137/1/DPEE_CigaTellecheaElena_Tesis.pdf
    “Relacionado con la tendencia bastante común de las personas a sobreestimar nuestras habilidades (sobre todo cuando sabemos poco sobre algo que incluso en esos momentos ni contamos con unos mínimos para detectar cuándo lo estamos haciendo pobremente; Kruger y Dunning, 1999; en Roehrig et al., 2008), está el hecho de que en general los profesores tienden a sobrevalorar sus prácticas.”

    https://www.google.es/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=8&cad=rja&ved=0CHEQFjAH&url=http%3A%2F%2Fwww.ehu.es%2Fojs%2Findex.php%2Fpsicodidactica%2Farticle%2Fdownload%2F131%2F127&ei=ZNfFUZSjB8W6ONPZgJgO&usg=AFQjCNGtej86jv04YlNLd43Q-Q8xSH-O8g&sig2=UTn14LbXnNDdryCw0ZSoFg&bvm=bv.48293060,d.ZWU
    “Recientemente, un estudio muy interesante realizado por Kruger & Dunning (1999), analizó la capacidad para reconocer el grado de habilitación para realizar una tarea, y su relación con el conocimiento metacognitivo. El estudio, entre otros objetivos, trataba de identificar si realmente aquellos sujetos con mayor conocimiento metacognitivo ajustaban sus expectativas de ejecución en una acción, con respecto al nivel que realmente conseguían. Estos autores establecieron tareas diferentes y valoraron los resultados clasificando a los individuos conforme al conocimiento metacognitivo demostrado. Los resultados indicaron que los sujetos con menor grado de conocimiento metacognitivo tenían unas expectativas de éxito muy desajustadas respecto a las que realmente lograban, y normalmente por encima de los resultados reales. En cambio, los sujetos con mayor conocimiento metacognitivo, ajustaban con bastante precisión las expectativas con los resultados, aunque estos fueran ligeramente superiores a los esperados.
    En suma, el individuo con mayor conocimiento metacognitivo ajusta sus expectativas a la realidad, mientras que aquéllos con un grado menor de conocimiento metacognitivo, esperan obtener ostensiblemente mejores resultados que los reales. El hecho de no saber determinar sus capacidades, la dificultad de la tarea, la utilidad de las estrategias a emplear, y el no controlar la ejecución en la aplicación de esta actividad estratégica establece una imagen de sí mismo diferente a la que realmente cumple.”

    http://adastraerrans.com/efecto-dunning-kruger/
    Este artículo en español resulta también interesante.

    http://arstechnica.com/science/2012/05/revisiting-why-incompetents-think-theyre-awesome/
    Este artículo se me hace especialmente interesante, aunque lamentablemente sólo está disponible en inglés.

    En fin, que por más que busco, no termino de ver que lo que se entiende por efecto Dunning-Kruger se aleje de lo que inicialmente yo mismo pensaba del mismo hasta que leí tu comentario, Joan.

    No sé quién conocerá este efecto, pero entre los pocos que he podido consultar no he encontrado a nadie que lo conociera, ni siquiera un par de amigos psicólogos, a los que no les suena de nada.

    Me llama la atención que rechaces participar en el Blog porque consideras que “la mayoría de Blog son páginas de expansión personal y demostración de capacidades a los demás, una forma de darse a conocer uno mismo y sus habilidades, para muchos una manera de presentarse ante los demás demostrando sus conocimientos y capacidades”

    A lo que añades “en principio alguien que se muestra a los demás para demostrar sus conocimientos lo hace por creer que sabe más que el resto y no para demostrar que sabe menos, por lo que hablar de humildad o modestia podría resultar incoherente”.

    Si me lo explicas a lo mejor lo entiendo porque no llego a alcanzar qué pretendes decir. Yo como no sé demasiado suelo buscar información y recopilarla antes de escribirla con mis propias palabras o sencillamente traducirla. Me gusta aportar todos los argumentos que pueda y si me equivoco también me gusta corregir (aunque para eso tendría que darme cuenta y no sé hasta qué punto el efecto Dunning-Kruger me lo permite).

    Este Blog está para difundir información y no para demostrar lo mucho que me gustaría saber y no sé.

    No te preocupes por la polémica porque creo que aquí no hay ninguna, al menos con este artículo. Polémica sí que hay con lo del perro.

    Que me hagas quedar mal con los lectores tampoco es problema. Creo que muchos son ya mayorcitos así que estarán encantados de leerte a ti tanto como a mi y manifestar sus opiniones, críticas y comentarios al respecto.

    En cuanto a “empresas colaboradoras que sostiene económicamente su página” puedes estar tranquilo porque la página se mantiene sin gastos al utilizar una plataforma gratuita. Las empresas colaboradoras aportan en ocasiones algún producto de prueba y evaluación o para sortear. Económicamente se ha recibido algún donativo que se utiliza, por ejemplo, para pagar los gastos de envío de los sorteos cuando no lo paga la empresa colaboradora.

    Terminas tu comentario tal que así “Simplemente observe que empleo un análisis inexacto del efecto Dunning-Kruger, como medio de ataque a quienes parece considerar inferiores, quizá como contagio por limitarse a traducir o transcribir las ideas de otros sin analizarlas en profundad, ya que le convenía lo que se decía en ellas.”

    Supongo que me habré explicado tremendamente mal en mi artículo porque no se trata de un “medio de ataque a quienes parece considerar inferiores”. En realidad se trata de una forma de despertar conciencias, especialmente de algunos que lo necesitaran, como yo. Difícil lo tengo para considerar a alguien inferior si soy yo el que está por debajo.

    Por último, te insisto en que estoy interesado en leer tu tesis, así que te agradecería que me la hagas llegar en un archivo PDF por email a la dirección desde la que te he escrito anteriormente. Me gustaría mucho leerla.

    Espero que continúes aportando tus sabios comentarios. ¿Qué opinas de lo del perro que un policía se vio obligado a abatir de un tiro?

  13. Joan Grao dijo:

    Estimado Sr. Tierno.

    No había visto esta nueva entrada de su Blog antes de responderle por e-mail.

    Sinceramente, no creo que usted sea influenciable y más bien creo que se ha retroalimentado en estos días con la sombra de esas personas a las que dice dirigió la dureza de su artículo y sobre las que parece creer que usted puede poner en peligro su hegemonía, más bien percibo que es usted quien se siente amenazado por mi respuesta y se equivoca. Si esa fuera mi intención habría empleado el mismo leguaje tan hostil como el que empleo usted. No percibo humildad o modestia en su percepción de tener capacidad para arrebatar hegemonías y yo no la tengo, luego no la tengo que defender.

    Como se suele decir, usted da una de Cal y otra de Arena, tiende la mano y luego da un tortazo y además dice hacerlo como justificación a lo que piensen los demás.

    Imagino que si fue capaz de reconocer alguna inexactitud en su artículo fue porque releyó el JSPS y algún artículo más con profundidad o por qué, al menos en parte, los argumentos que le aporte eran coherentes.

    Si la argumentación es verosímil y la lectura detallada del efecto Dunning-Kruger le hicieron cambiar de opinión, ¿Qué importancia tienen nombre, puesto de trabajo o conocimientos técnicos? ¿Usted solo reconoce un error por el nombre o por el título de una persona? o ¿Es que su animadversión hacia otras personas le impide respetar otras opiniones? Si en lugar de ser Joan Grao hubiera sido alguien conocido, ¿Habría reconocido su error?

    El efecto Dunning-Kruger y las etapas de competencia en el aprendizaje se enseñan en cualquier curso de metodología de la enseñanza o formador de formadores. Si usted se dedicara a la enseñanza habría recibido esa formación por lo que percibo que su desconocimiento es por no dedicarse a ello de forma profesional. Luego sus halagos fueron exagerados.

    No puedo participar en su Blog ya que considero que la mayoría de Blog son páginas de expansión personal y demostración de capacidades a los demás, una forma de darse a conocer uno mismo y sus habilidades, para muchos una manera de presentarse ante los demás demostrando sus conocimientos y capacidades. En principio alguien que se muestra a los demás para demostrar sus conocimientos lo hace por creer que sabe más que el resto y no para demostrar que sabe menos, por lo que hablar de humildad o modestia podría resultar incoherente.

    Le aseguro que no es mi intención la polémica, ni defender la hegemonía de nadie, ni muchísimo menos hacerle quedar mal con sus lectores ni las empresas colaboradoras que sostiene económicamente su página, al contrario le respeto y espero que aprenda a hacer lo mismo al tiempo que le deseo muchos seguidores a su Blog.

    Simplemente observe que empleo un análisis inexacto del efecto Dunning-Kruger, como medio de ataque a quienes parece considerar inferiores, quizá como contagio por limitarse a traducir o transcribir las ideas de otros sin analizarlas en profundad, ya que le convenía lo que se decía en ellas.

    Atentamente.
    J. Grao

  14. Sr. Joan Grao, para no hacerme quedar mal ante aquellos que me sugieren que eres un impostor que ha visto en peligro su hegemonía con este artículo, te agradecería que contactes conmigo a través del email que te he enviado.

    Asimismo, para ayudarme a demostrar que eres real a los que me dicen que eres un impostor, haz el favor de indicarnos en qué ciudad se encuentra la Academia de Policía Local en cuyo gabinete psicopedagógico trabajas.

    En cuanto a tu tesis, como te indico en mi email, me gustaría que me la enviaras en PDF, que me será más fácil leerla.

    Un saludo, Joan.

  15. Por favor, no me trates de usted. Y si me lo permites y no te incomoda así te trataré yo entendiendo que ello no implica una falta de respeto.

    ¡Excelente! Sinceramente. ¡Me dejas de piedra!

    No puedo negar que tu comentario inicial me dejó perplejo y no daba crédito, por lo que no terminaba de creérmelo (efecto Dunning-Kruger quizás). Te pido discupas. Simplemente no supe tomármelo en serio y lo lamento.

    Realmente no tengo ni la más remota idea de psicología ni del efecto Dunning-Kruger, ni de sus autores ni estudios. Me he limitado a copiar lo que he encontrado porque como tal me llegó y no tengo conocimientos para profundizar mucho más en el tema. Por eso supongo que me habré equivocado al considerar el efecto Dunning-Kruger como algo aplicable a lo que pretendía explicar y asumir que lo que leía era correcto.

    La agresividad del título y contenido del post se debe, supongo, a que estoy personal y especialmente harto de encontrar gente que todo lo sabe pero en el fondo no tiene justificación que lo ampare..

    De verdad que me apasiona este comentario y creo que es perfecto hasta en los puntos y las comas. Te agradecería encarecidamente que continuaras con comentarios del estilo. Es más ¿por qué no escribes algún artículo en este Blog? Sinceramente me resulta muy interesante todo lo que cuentas.

    Recibirás noticias mías por email, si no te importa.

    Desde luego tu tesis me interesa y mucho. Pienso leerla de cabo a rabo con detenimiento porque aunque no sea mi especialidad seguro que algo logro entender y mucho voy a aprender.

    No tenemos emoticonos en los comentarios del Blog para poder aplaudirte por el excelente comentario. Te ruego que continúes iluminándome porque realmente me has abierto los ojos de par en par.

    http://youtu.be/zu9W8AtZy7U

  16. Joan Grao dijo:

    Estimado Sr. Tierno.
    Disculpe el retraso que he querido leer los enlaces que me remite y repasar el JPSP.

    Le agradezco muchísimo su aclaración pero en la lectura detalla no me parecía que quedara del todo claro a partir de cuantas experiencias considera que una persona puede ser un experto, con su aclaración está claro y conciso.

    Efectivamente trabajo para un centro de formación policial pero no creo que eso sea importante, unicamente lo hice para daarme a conocer y por ello uso mi mail personal y no el institucional. Mi tesis versa sobre “La proyección psicológica en el liderazgo”, estoy en proceso de editarla tras la insistencia de mi tutor y cuando este editada le remitiré gustoso un ejemplar.

    Tampoco es mi intención robarle su tiempo ni entrar en polémicas, simplemente me pareció muy curioso el hecho de ver que alguien es España se interesase por un trabajo publicado hace 14 años y que ha sido muy mal interpretado por muchos otros autores que no son psicólogos, seguro que si yo hablara de táctica militar ustedes se rasgarian las vestiduras.
    No respetar la opinión de los demás no es ninguna muestra de humildad presicamente, son ustedes los que se han metido en un terreno que a lo mejor no dominan del todo, solo quiza.

    Comprenderá que para mí es fascinante y me alegra mucho que sea de su interés aunque a mi juicio y el de otros colegas nos parezca sacado de contexto en sus conclusiones. A lo mejor es usted Psicólogo Militar y me equicovo, reciba entonces mis disculpas.

    En relación a las pruebas y los alumnos estas no versaron sobre cuestiones académicas de su especialidad universitaria, si no que eran cuestiones comunes para las que algunos no estaban lo suficientemente preparados, es decir no se trataba de medir su capacidad para algo para lo que estaban o habían sido preparados, como ocurriría con un formador, instructor o alguien con maestría en alguna materia.

    Lo único que pretendia indicar, es que en el estudio, en ningún caso se demostró que los alumnos más brillantes o con mayor cualificación o habilidad se creyeran muy por encima de su nivel. Lo cual no quiere decir que los alumnos más brillantes no tengan conciencia real de su capacidad y en su artículo me da la impresión, después de releerlo, que aplica el efecto Kruger-Dunning a todo el mundo por igual, con independencia de sus capacidades reales.

    He leído y analizado tanto algunas de las referencias que usted me cita, así como la propia publicación del JPSP y algunas otras publicaciones más, algunas de las cuales arrojan dudas sobre la fiabilidad del resultado de las pruebas, explicando cómo se hicieron y algunos errores detectados.

    Habrá observado que dicho efecto se produce en las personas notablemente menos cualificadas y no en aquellas que si poseen grandes habilidades o personas de amplia experiencia. En ningún caso se habla de personas que se creían expertas o maestras, este es un extremo que se ha ido magnificando en muchos artículos de otros autores, incluidos algunos de los que usted amablemente me indica, y algún otro que implica a catedráticos y profesores universitarios, pero no en el efecto Dunning-Kruger publicado en el JPSP. Una cosa es lo publicado por Kruger y Dunning y otra algunas de las interpretaciones de terceros como ahora lo es la suya.

    Le ruego me disculpe si le parezco impertinente y si he cometido el error pensar que mis esplicaciones podrians erle de interes, así como si he molestado a sus debotos seguidores. Realemnte no se por que llegue apensar que podría interesarle otro pundo de vista y le ruego me perdone, pero lo que Kruger y Dunning vienen a decir es que, tan negativo es creerse por encima de sus capacidades como no ser capaz de reconocer las capacidades de los demás, y no que sea positivo. Si realmente como me parece entender usted cuestiona siempre la capacidad de los demás y la suya misma, imagino que me estará infravalorando en estos momentos iagul que algunos de sus lectores y estará pensando en que usted sabe mucho más que yo de esta materia, entonces a donde nos lleva esto, no sé qué podrá sacar alguien de positivo en el dialogo con usted.

    Realmente no creo que sea así, más bien creo que usted es una persona preparada y capaz de asumir lo que dicen otros, y quizá con un predominio de Falsa Modestia o Falsa Humildad, la cual es pequeñas dosis puede ser positiva, pero a grandes dosis es tan negativa como lo anterior.
    Sin animo de psicoanalizar, que de verdad no es mi entención.
    Me baso en como usted asume como cierto lo que ha leído por internet sin conocer en profundidad al autor del texto y sus capacidades reales al respecto, así como por que emplea un leguaje excesivamente agresivo en el del título y todo su artículo.
    Le agradezco mucho su tiempo y si de verdad desea un ejemplar de mi tesis remítame su dirección por mail y le enviare una copia encantado.

    Atentamente,
    Joan Grao

  17. Julian dijo:

    Hola, con el debido respeto del dueño del blog, y del resto de personas, me dirigo directamente al Señor Joan Grao.

    Me parece muy interesante que el señor Grao nos haya dado un repaso por su gabinete y su tesis. Creo sinceramente que también debería analizar, desde el punto de vista psicológico, cuando habla de “el” como el “yo” y luego hace una recomendación, al final, “desde el gabinete psicopedagogico”.
    Es muy interesante que realice una valoración sobre un artículo en un blog, e incluso valore rasgos de la personalidad del autor del mismo desde “el gabinete” emitiendo una recomendación.
    Ya que emite estos consejos desde un ente público, ¿podría conocer el nombre del organismo en cuestión?
    Me parece muy interesante conocer algo más en profundidad su labor, que tan escasa es en el resto de cuerpos. Igual conseguimos alentar al resto de instituciones de la necesidad de tenerlo.
    Un cordial saludo y quedo a la espera de su atenta respuesta

  18. Quizás sea la humildad una de las virtudes que menos abundan, especialmente entre los que se consideran a sí mismos auténticos expertos o maestros.

    Ojalá pudiera ser yo más humilde, pero Dunning-Kruger me posee. Verás tú que al final el único que tiene Dunning-Kruger soy yo, que nadie más se va a dar por Aludido, si acaso se darán por Eludidos, jejeje.

    Manuel, sinceramente, no creo que seas tú quien se haya de dar por aludido.

  19. Manuel Ortiz Garcia dijo:

    Dios! Cada vez estoy más convencido de que la humildad es uno de los componentes básicos de la “,PIEDRA FILOSOFAL” en esta vida, y por cierto, yo también me doy por aludido.continúo pensando que es un magnífico artículo. Saludos.

  20. Joan, muchas gracias por tu comentario.

    Dices que perteneces al gabinete psicopedagógico de un cuerpo policial. Perdóname por mi ignorancia pero hasta la fecha no sabía que tal cosa existiera; ni siquiera sé si se trata de algo habitual o algo excepcional y por tanto el cuerpo policial para el que trabajas sería muy afortunado por ser de los pocos que cuentan con un gabinete psicopedagógico. ¿Supongo bien al pensar que tal gabinete psicopedagógico se ubica en una Escuela o Academia de Policía?

    Respecto a lo que comentas, quizás me haya explicado mal, pero realmente mi opinión es la misma.

    Por un lado considero que el haberse visto sometido a una experiencia real de combate permite conocer de primera mano lo que es el combate y por tanto acredita en modo alguno (sólo un poco si cabe) para hablar con mayor propiedad (algo más que otros sin haber vivido tal experiencia, lo que tampoco quiere decir que se convierta en experto por vivir tal experiencia) sobre lo que es el combate.

    Y digo que “le acredita en modo alguno para hablar con mayor propiedad sobre lo que es el combate”, no digo que se convierta en ningún experto, ni que a partir de ahora todo lo que diga sea una verdad absoluta, ni siquiera que sus conclusiones sean correctas.

    No sé si me explico. De verdad que lo siento si mis palabras resultan un tanto confusas.

    Por otra parte, el motivo de unir Dunnin y Kruger para formar el calificativo Dunning-Kruger supongo que se debe únicamente a su trabajo conjunto. Digo supongo porque el término no lo he inventado yo y como tal lo he copiado, ya que así consta en algunos documentos y artículos que puedes encontrar fácilmente utilizando el maravilloso buscador Google. En ningún momento considero que se trata de la misma persona, de hecho, si lees el pie del párrafo correspondiente podrás leer “DUNNING, David; KRUGER, Justin. Journal of Personality and Social Psychology, 1999, Vol 77 No.6, 1121-1134.”. Asimismo, te agradecería que me indicaras en qué respuestas a los lectores parece que considero que Dunning y Kruger son la misma persona, porque no he logrado identificar tales respuestas y me gustaría corregir tales comentarios para enmendar mi error.

    No sé sobre qué versaba concretamente tu tesis aunque me gustaría poder leerla, que seguro que resulta muy interesante.

    En cuanto a los individuos objeto de estudio por parte de Dunning y Kruger y su trabajo al respecto quizás haya utilizado fuentes de información erróneas, ya que éstas dicen: “Los investigadores quisieron probar estas hipótesis en sujetos humanos, estudiantes de la universidad de Cornell, que estaban matriculados en varias carreras de psicología.” Supongo que esos estudiantes tendrían “capacidad para leer y entender y formación suficiente” sin que ello los dejara excluidos del estudio ¿no?

    La información que he manejado para este artículo procede de enlaces tales como los siguientes. Puedes echar un vistazo si quieres, aunque supongo que después de haber realizado una tesis sobre este asunto conocerás sobradamente la información recogida en dichos enlaces. No obstante, me soprende tu comentario porque no parece corresponderse con lo que yo he entendido tras leer esta información. ¿Estamos hablando del mismo Dunning-Kruger?

    http://www.dreig.eu/caparazon/2013/01/17/la-humildad-de-los-genios/

    http://es.wikipedia.org/wiki/Efecto_Dunning-Kruger
    (traducción al español del enlace en inglés http://en.wikipedia.org/wiki/Dunning%E2%80%93Kruger_effect)

    http://rationalwiki.org/wiki/Dunning-Kruger_effect

    http://www.fogonazos.es/2007/06/autoestima-y-estupidez-el-efecto.html

    http://www.standalone-sysadmin.com/blog/2013/02/the-impostor-effect-vs-dunning-kruger/

    http://prodavinci.com/blogs/el-efecto-dunning-kruger-porque-las-personas-incompetentes-no-saben-que-lo-son-por-jeremy-dean/

    http://manuelgross.bligoo.com/20121205-gente-toxica-el-sindrome-de-dunning-kruger-de-los-que-se-creen-superiores

    Por último, te confirmo que observas bien y al final del artículo recojo que “Y ahora el que se dé por aludido que reflexione al respecto. ¡Él sabrá los motivos que tiene para ello!” Lo que no observas es que yo me doy por aludido y no tengo ningún reparo en admitirlo: mi incompetencia me impide reconocer la competencia de los demás. Lo que no sé es si otros como yo se habrán dado por aludidos. Sería el primer paso para intentar llegar a ser competentes en algo. Primero hay que reconocer lo incompetentes que somos.

    Lo dicho, muchas gracias por tu comentario/crítica/opinión.

  21. Joan Grao dijo:

    Estimado Sr Tierno.
    Pertenezco al gabinete psicopedagógico de un cuerpo policial y leí su artículo anterior “Palabras de un infante de marina ex-combatiente en Afganistán” donde usted decía: “No se trata de ninguna suerte que una persona cuente en su haber con tal experiencia real en combate pero cuando se sale airoso de tal situación SIN DUDA PASA A CONSTITUIR ALGO RESEÑABLE EN LA VIDA DE UNA PERSONA Y LE ACREDITA EN MODO ALGUNO PARA HABLAR CON MAYOR PROPIEDAD SOBRE LO QUE ES EL COMBATE”.

    Ahora leo este otro artículo y observo que ha cambiado su opinión en breve espacio de tiempo.

    Por otro lado realice mi tesis sobre el trabajo de los doctores Justin Kruger y David Dunning, a los cuales parece que usted cree que son una única persona, por las respuestas que les da a los lectores de su blog.

    Creo que se a equivocado al analizar el trabajo de Kruger y Dunning en la universidad Cornell, ya que su estudio se basaba en “personas con escasos conocimientos”. Lo que usted define como individuos NO CUALIFCADOS. El rango de personas en el estudio abarcaba incluso a personas con problemas en la comprensión de la lectura. Con lo que cualquier persona con capacidad para leer y entender y formación suficiente, aunque esta sea básica estaría fuera del ámbito del trabajo de Kruger y Dunning.

    Así mismo observo que en la parte final de su artículo usted lo dirige a “quienes se sientan aludidos”, lo que en psicología se interpreta de una forma poco recomendable para usted.

    Creo que se ha quedado en la superficie del estudio sobre el síndrome o efecto Dunning- Kruger, el cual abarca aspectos mucho más importantes. Le recomendaríamos desde este gabinete que profundice sobre el segundo aspecto del sindrome, “Individuos incompetentes incapaces de reconocer las habilidades de los demás”.

    Atentamente.
    J. Grao

  22. Academias, escuelas o centros de formación puede haber muchos, como dices, pero el problema es que quiénes habitan en los mismos. Habitualmente no es fácil encontrar información sobre los instructores que imparten los cursos y su currículum parece un secreto, como si tuvieran algo que ocultar o poco que ofrecer. El currículum no dice mucho de una persona y su capacidad, pero el mantenerlo como algo secreto, o incluso mentir o vender motos en el mismo, es una pista.

  23. Muchas gracias por tus sabias palabras. No podría estar más de acuerdo contigo. Sinceramente, cuando alguien demuestra la humildad suficiente como para reconocer que “no lo sabe” estamos frente a un potencial maestro, ya tiene algo de lo necesario para llegar a que otros lo consideren maestro, aunque esa misma humildad le impedirá considerarse jamás a sí mismo como maestro, lo cual no hace más que reiterar su humildad.

  24. Muchas gracias por tu comentario, Manuel.

    Eso es, perseverancia, no había pensado en ello. Sin duda la perseverancia es el camino. No será suficiente pero es el buen camino.

  25. Manuel Ortiz Garcia dijo:

    Creo que loque Jorge nos esta queriendo decir, es que con la perseverancia en primer lugar , sumando todo lo dicho en cuanto a lectura de libros , cursos, experiencia real más esa buena dosis de humildad que a muchos nos hace falta, se puede llegar a convertir uno en buen instructor. La maestría aparece innatamente… Muy buen artïculo señor Jorge.

  26. KilerMT dijo:

    Solo existe un maestro, le llaman el maestro Yoda. jeje bromas a parte, que este hilo puede ser muy polemico.
    En el ultimo recuento que hice de academias españolas privadas habia 21 academias con sus respectivos Dunner-Kruger y maestro/s.
    Soy de los que si cree que hay magnificos instructores (no voy a decir maestros) muy capacitados y con todo lo necesario para ser maestros. Pero es cierto que la fama es mala por que si de 21 acadamias puede que 1 o 2 valgan la pena.
    En mi opinión hay que tener de todo lo que se dice arriba y más, y muchos considerados maestros no tienen alguno de esos requisitos.
    No olvidemos que la gran mayoria de Instructores en este pais enseñan a que no te mates o mates al de al lado y luego… si eso, te enseñan lo demas.
    Magnifica entrada, ya se ha dicho mucho en los otros comentarios. Un poco negativa aunque muy realista.

  27. Diverzan dijo:

    Uffff…. ¡cuanto podríamos seguir elucubrando sobre el asunto!
    Creo que en España tenemos (hemos tenido) algún buen profesor (que no maestro) sobre alguna materia concreta. También creo que en demasiadas ocasiones se les ha conferido un prestigio desmesurado (porque como decíamos antes, en el reino de los ciegos el tuerto es el rey) que a alguno de ellos le ha hecho padecer el “sindrome de la estrella de rock” (y éste me lo he inventado yo, pero creo que todo el mundo lo va a entender).
    Yo entiendo que todos tenemos que comer y que además algunos comen exclusivamente de eso, pero es una pena que profesen esas actitudes agresivas que intentan anular los aportes de otros, creando a su alrededor verdaderas hordas de hooligans y que, en algo que debería ser tan admirable como que un individuo busque la sabiduría y la experiencia bebiendo de tantas fuentes de conocimiento como su voluntad y su economía le permitan (dado que la mayoría de las veces va a ser esta inquietud fruto de un esfuerzo individual y no porque su institución le favorezca el acceso a esas fuentes), ejerzan el “estás conmigo o contra mi” o el “no te ajunto si no llevas tal arma, tal funda o tal accesorio”
    ¿Dónde está la humildad del que te sugiere que pruebes sus propuestas, que mires si te funcionan en las condiciones que habrás de emplearlas o que te propone que amplíes tus horizontes de conocimiento agregando más herramientas a tu baul de recursos para utilizar cuando fuere necesario? Debo estar volviendome viejo… pero llega un momento en el que agradeces nobleza y caballerosidad y que te apetece estar fuera de esos circuitos en los que unos se tiran trastos a la cabeza de otros intentando desacreditar a los que no son de “su grupo”.
    Y todo esto me lleva a una conclusión… AL FINAL EL VERDADERO MAESTRO ESTA DENTRO DE TI.

  28. Haberlos haylos, el problema es encontrarlos. Pero indudablemente los hay, aunque no son tantos como parece.

    Parece que una seña de identidad de los verdaderos expertos o maestros es no considerarse a sí mismos como tales, es decir, demostrar una gran humildad y considerarse siempre alumnos que no todo lo saben. Ello sólo es posible con un ego comedido.

    También son capaces de decir “no lo sé” ante una pregunta sobre la que no tienen respuesta. Los Dunner-Kruger no tienen el más mínimo reparo en inventarse la respuesta (esto he podido presenciarlo en alguna ocasión, lo que resulta bastante bochornoso).

    Creo que ser experto o maestro no es un título que se pueda ganar sino algo que se tiene que demostrar a diario.

  29. Pues uno se convierte en experto o maestro cuando realmente así es.

    Lo que quiero decir con esto es que simplemente libros, años, cursos, campeonatos, repeticiones, …, no son suficientes. Todo suma pero por sí mismo no es suficiente, ni siquiera necesario diría yo, y es la propia persona la que marca la diferencia. Habrá quien por mucho que haga jamás llegue a poder considerarse un experto o maestro, simplemente porque le faltará algo, que puede que sea lo más importante, una serie de cualidades y aptitudes que no todos tienen ni pueden tener.

    Todo suma, todo cuenta, pero no se puede decir que alguien se vaya a convertir automáticamente en experto o maestro simplemente porque tenga el Síndrome de Diógenes y acumule libros, cursos, campeonatos, años, …

  30. Jose Donaire dijo:

    Una cosa más, esto de los expertos es como la bruxas, existir no existen, pero haberlos haylos (no se si se escribe así)…

  31. Jose Donaire dijo:

    Bueno, ¿entonces, cuando se convierte uno en experto o maestro?, si ni mil repeticiones, mil campeonatos, años en Unidades Especiales, etc, etc, lo hacen. Para mí el experto se hace, con todo lo que se ha negado anteriormente, no solo leyendo libros por supuesto, no solo asistiendo a cursillos por supuesto, pero la experiencia, lo aprendido en academias, cursos, artículos como éste , te van convirtiendo, ¿no?, es mi pregunta, ¿entonces, cuando?…Un abrazo mi Capitán.

  32. Muchas gracias por tu comentario.

    Creo que has dado en el clavo.

    No sé cuántos maestros del combate con armas de fuego habrá en España pero lo que sí que tenemos es verdaderos artistas del márketing capaces de venderlo un curso a cualquiera. Muy socorrido es aquello de adjetivar hasta el infinito y más allá la palabra tiro. De ahí salen cursos de todo tipo: curso de tiro…defensivo policial táctico militar reactivo…

  33. TRAGABUCHES dijo:

    Lo primero que hay que tener en cuenta en lo relativo al combate con armas de fuego es que nunca se para de aprender cosas nuevas, y que de cualquiera se puede aprender, ya sea lo que se debe de hacer o lo que no se debe de hacer. Aquí es donde radica el problema, aquellos que se creen que ya lo saben todo, tremendo error, ademas de aquellos que se quedan anclados en el pasado y no evolucionan.
    De estos conocemos muchos……..

  34. Jose Mgp dijo:

    Quizás se nos dé el símil del “niño y el padre”, para casi todos los niños hasta una cierta edad, sus padres son los mejores superhéroes que existen, pero llega un momento en el que el hijo descubre que su padre no es nada más que otro simple mortal con sus virtudes y defectos. Normalmente esto se dá cuando el hijo madura. En este tema que nos ocupa quizás la culpa sea nuestra, es decir hacemos de “hijos-alumnos” ante nuestros “padres-maestros” encumbrándolos y viviendo “tácticamente obnubilados por ellos…. hasta que maduramos y nos damos cuenta de que nuestros “padres-maestros” que “han estado aqui o allí, que han hecho o han salvado a tal o cual, que estan reconocidos por no se cuantas academias públicas y centros de formación privados, etc…” no son más que simples mortales con sus virtudes y sus defectos… hasta que “maduramos” y nos damos cuenta de todo esto. Lo bueno de haber pasado por las manos de unos y de otros y de haber malgastado mucho tiempo y dinero, es que he adquirido los suficientes conocimientos como para poder emitir un juicio de valor propio que me hace discernir rápidamente entre los “vende humos – mata hombres, etc…” y la persona que sin tener no se cuantos libros escritos y un background mejor que el de Chuck Norris, es capaz de transmitir lo que sabe, corregir los errores del alumno, ser honrado y humilde en su labor y sobre todo nunca y digo nunca dejar de aprender, ser el eterno alumno, justo lo contrario que estos “gurús tácticos” por desgracia nos rodean.

    Enhorabuena amigo Jorge por este artículo

  35. Pues sí que habría que mojarse pero para no caer en el tópico de lanzar afirmaciones que no constituyen más que opiniones tendría que conocer directa y personalmente tanto a verdaderos maestros como a Dunner-Kruger y no es el caso.

    Puedo tener una opinión sobre este asunto pero sólo se basará en impresiones personales fruto de lo que haya podido leer o escuchar (incluso ver en vídeos) porque lamentablemente nunca he podido/querido asistir a ningún curso impartido por ninguna de esas personas, tanto maestros como Dunner-Kruger, para averiguar por mi mismo si los hechos refrendan mis impresiones.

    Si por mojarme te refieres a que afirme que en España tenemos más Dunner-Kruger que maestros pues me mojo: “creo que en España maestros de verdad hay muy pocos y son más los vendemotos Dunner-Kruger que las personas que saben de lo que hablan”.

  36. Haberlos haylos, el problema es encontrarlos.

    Atendiendo a la definición que nos da el diccionario maestro creo que sí que los hay, en cualquier arte u oficio, y el arte marcial del combate con armas de fuego no puede ser menos.

    A lo largo de la Historia han existido maestros en cualquier arte u oficio, lo que no quita que esos maestros siempre hayan sido simultáneamente alumnos, porque como buenos maestros nunca dejan de aprender y adaptarse a los nuevos tiempos.

    No pretendo que el artículo se incline hacia la semántica. La cuestión es que andan por ahí algunas personas que se dedican a enseñar pero que no por ello son maestros. Quizás según el diccionario de la RAE sí sean maestros, ya que un maestro se define como “persona que enseña una ciencia, arte u oficio, o tiene título para hacerlo”. Pero no se trata sólo de enseñar sino, entre otras cosas, qué se enseña y cómo se enseña. Sin lugar a dudas no sirve cualquiera y aquellos cuyo único interés es “sacar tajada” menos todavía.

    En resumidas cuentas, que maestros, o como se quiera llamar hay, pero no lo son cualquiera que se pretenda llamar así. No abundan y no son fáciles de encontrar.

  37. Amigo Jorge,

    Excelente entrada. Ya te podría yo contar algunas historias maravillosas en relación a todo esto que nos cuentas. Más de acuerdo no se puede estar.

    Lo que sí echo de menos es una conclusión menos negativa. Claro está que cada uno en base a sus propias experiencias puede crearse una opinión u otra, pero, ya que metes la puntilla en este tema ¿por qué no te mojas? ¿por qué no arrojar algo más de luz en el sentido de la orientación a caminos más favorables y no limitarla a la mera advertencia?

    En mi caso, mi opinión parece ir encaminada a lo que Andreu, algo más arriba, sugiere. Uno sólo puede tenerse a sí mismo como maestro, en un escenario en concreto, en un tiempo determinado. Siempre y cuando, por supuesto, se cuente con una base sólida de adiestramiento individual en continua auto-evaluación.

    Aplaudo tu entrada.

    Un saludo.

  38. andreu dijo:

    En el conflicto armado jamás puede haber maestros, debido a que ninguno es igual y sus variantes son sus ventajas y desventajas, se puede estar preparado, concienciado pero jamas se esta instruido para comprenderlos todos. Nobstante si es cierto que puedes tener experiencia y valorar asi mejor las situaciones.

Por favor, déjanos tus comentarios. Se agradecen.