¡Fíjate bien dónde pisas!

Efectivamente en algunos lugares hay que fijarse bien dónde se ponen los pies para intentar evitar tener la mala fortuna de activar uno de esos artefactos tan destructivos conocidos como IEDs (Improvised Explosive Devices). En el caso de tener la desgracia de pisar uno de estos diablos nos enfrentaremos a una vida totalmente diferente a como la conocíamos antes, o puede que incluso ni siquiera sobrevivamos.

En zonas de operaciones tales como Afganistán, hay que estar preparado para caer en la trampa y sufrir las consecuencias de activar un IED tras un mal paso. De lo contrario, no queda más remedio que cambiar de profesión, ya que desgraciadamente existe un alto riesgo de encontrarnos con un IED.

En el vídeo siguiente podemos comprobar lo que es un claro ejemplo de lo que sucede tras pisar un IED. Este vídeo ha sido colgado por Michael Yon en su web Michael Yon Online Magazine. el pasado día 10 de octubre, aunque a juzgar por las imágenes posiblemente éstas se correspondan con una fecha anterior a julio de 2010, ya que desde entonces los soldados estadounidenses desplegados en Afganistán vienen empleando uniformes con un patrón de camuflaje Multicam.

He de advertir que la secuencia de imágenes se ajusta a la realidad de los hechos, es decir, en ellas se pueden observar literalmente las consecuencias que tiene un IED sobre un soldado del Ejército de Tierra Nacional de Afganistán (Afghan National Army, ANA). Este soldado tiene la mala fortuna de pisar donde le espera un IED. Como consecuencia sufre graves heridas externas tales como la amputación de la pierna izquierda (la que pisa el IED) por debajo de la rodilla, una herida abierta en el antebrazo izquierdo y una herida bastante cruda en el lado derecho de la cara.

El soldado afgano es atendido inmediatamente por el personal sanitario y en 20 minutos se encuentra ya en el helicóptero para proceder a su evacuación médica (MEDEVAC), lo que da muestras de la eficacia de la atención a los heridos y su rápida evacuación.

[vimeo http://vimeo.com/30445049

Si tienes algún problema para visualizar el vídeo, puedes encontrarlo al final de la página web Wath Your Step de Michael Yon.

CEW TASER y Cámara TASER AXON

Acerca de Jorge Tierno Rey

Administrador del Blog. Experto en nada. Experiencia cero. Ninja de teclado.
Esta entrada fue publicada en Situación Táctica. Guarda el enlace permanente.

0 respuestas a ¡Fíjate bien dónde pisas!

  1. este tipo de artefactos, son una putada para cualquier soldado, pero además de todos los avances médicos, etc., después de lo ocurrido, habría que ser muy consientes, de tener medios para identificarlos ante de que condenen a hombres y mujeres para el resto de sus vidas a ser personas destrozadas , hablo desde la ignorancia, dentro de mi profesión no estoy tan sometido a este tipo de explosivos de otros si ……….gracias y perdonar mi ignorancia

    un saludo

  2. David Sanchez dijo:

    Eso es una buena noticia.. al menos hay gente con algo de formación. .. suerte con tu proyecto Daniel..

  3. Daniel García Gutiérrez dijo:

    La formación en sanidad táctica ya es obligatoria en el ET en la fase de predespliegue a zona. Para ello, las unidades del ET utilizan una manual oficial publicado por el Mando de Doctrina del ET que se titula “Instrucción Sanitaria de Combate – Botiquín Individual de Combate” que escribimos un Tcol DEM y yo mismo, y que fue mirado con lupa en la Inspección General de Sanidad de la Defensa y la EMISAN, sin mover una coma. Estoy terminando el equivalente para la Armada y la particularidad de éste, es que está enfocado a las misiones de Interdicción Marítima. Veremos en qué queda la cosa; si conseguimos que siga hacia delante como el del ET.

    Por otra parte, la instrucción en TCCC puro y duro, es materia obligatoria de estudio para los aspirantes de una de las unidades del EA y en la Fuerza de Guerra Naval Especial, también se han impartido cursos del mismo

  4. Daniel García Gutiérrez dijo:

    Nosotros lo utilizamos desde hace años, y es impresionante ver las caras de la gente cuando lo ven por primera vez. Se pone al inicio del curso y al final. Al principio no saben nada de lo que está ocurriendo, no se enteran de la misa a la media, pero al acabar el curso, los alumnos son capaces de decirte qué cómo y por qué ocurre lo que ocurre con una habilidad pasmosa.

    Es una lástima que en España nos vendan como nos venden. Siempre me he preguntado qué han hecho nuestros soldados para que se les impida salvar la vida. Es así de duro y así de triste. Gracias a Dios, las últimas promociones de enfermeros salen con ardor más guerrero y poco tienen que ver con los apalancados en los cuarteles, que por supuesto de salir a Zona o ya en ella, de patrulla…nasti de plasti. Y si salen, salen con el protocolo ABC de la vida civil.

    Cuando hice el protocolo para el ET, me advirtieron seriamente que de “invasivas” nada; que eso está reservado a los médicos (que por supuesto, a pie de escena, ni están, ni se les espera). Por eso nuestro protocolo; el INSACOM, se queda corto. De las tres causas de muerte evitable solo puede atajar una y media…. y con reparos, ya que el torniquete que nos dan, no sirve ni para ceñirse los bajos de los pantalones para montar en bici. Si un tío se desangra, ya puedes llevar un CAT o un SOFT-T, porque el COMMIL español se rompe o se derrite; si el herido tiene obstrucción definitiva de la vía aérea, se muere porque no puedes practicarle una crico; si el tío tiene un neumotórax a tensión a resultas de neumotórax cerrado, se muere porque no puedes practicarle una punción pleural, una toracentesis con aguja que de ser equívoco el diagnóstico, el neumotorax simple que provoca cura con días de reposo pero que de no prácticarse, mata al tío.

    En fín….. Aún así, hemos dado una gran paso en relación a lo que teníamos antes. Eso es cierto.

  5. David Sanchez dijo:

    Espectacular el video Jorge, y espectacular la explicación de Daniel. La pena es que ese tipo de formación TCCC no se dé, ni siquiera de forma muy básica, en cualquier fase de formación militar, ya que todos estamos expuestos a estas situaciones cada vez que se sale de misión internacional, por muy humanitaria que sea y nos la pinten. ..

  6. Un aspecto que me llama la atención es que el herido no acabe con 15 o 20 “mirones” alrededor.

    También me llama la atención la recogida del equipo y material, incluso la basura, tras la evauación del herido.

    Este es uno de esos vídeos que merece la pena conservar para mostrárselo a cualquiera y despertar su conciencia respecto a la formación en TCCC.

  7. Daniel García Gutiérrez dijo:

    Además de mostrar los efectos catastróficos que una carga, por pequeña que sea, produce en el organismo humano, este sensacional aunque horripilante video ilustra como ningún otro conocido ya no la NECESIDAD, sino la la OBLIGACIÓN de adiestrar a nuestros hombres, con o sin especialización médica, en los rudimentos de la atención inicial a la baja en combate amén de contar con un dispositivo de evacuación médica, aérea o terrestre, adecuado. El 90% de las muertes en combate se producen antes de que el herido alcance una formación sanitaria superior, sin embargo, con las actuaciones previstas en los protocolos de sanidad táctica serios y completos, son escasas las bajas que fallecen por este tipo de traumas una vez colocadas en manos de Cirujía de Control de Daños o Definitiva.

    El video demuestra una secuencia cuasi completa de lo estipulado en el protocolo TCCC (Tactical Combat Casualty Care – Cuidados Tácticos para Bajas en Combate) y la actuación de los intervinientes, que no poseen especialización médica tal como la entendemos en nuestras FAS, resulta ser magistral.

    Tras la explosión, el herido presenta dos heridas evidentes de las catalogadas en el protocolo TCCC por ser potencialmente mortales si no son tratadas; amputación traumática de una extremidad a la altura de la zona distal de la tibia (con la consiguiente hemorragia exanguinante severa por daño arterial y venoso, PRIMERA DE LAS TRES CAUSAS DE MUERTE EVITABLES EN COMBATE) y una posible obstrucción de la vía aérea por daños catastróficos en la región maxilo-facial (SEGUNDA DE LAS TRES CAUSAS DE MUERTE EVITABLES EN COMBATE). La tercera herida a la vista es un daño menor en uno de los brazos con afectación de tejidos blandos y una posible fractura ósea. Si bien esta herida no es condición mortal per se, es necesario tratarla cuanto antes para evitar que el herido pierda también sangre por esa vía y se acelere la aparición del shock hipovolémico.

    El timming previsto para la muerte por exangunación a resultas de la sección total de una arteria principal es, aproximadamente, de unos tres minutos. A los 50″, mientras uno de los intervinientes evalua el resto de las heridas, el segundo, ya le está colocando un CAT en la pierna. Aparentemente, el herido no sangra aún en abundancia; esto puede ser debido al movimiento de retracción y contracción arterial que se sucede en los primeros instantes despues de un trauma de este tipo. ¡Aprovechad este momento!

    Mientras el Segundo le coloca el torniquete, el primero pasa a evaluar su vía aérea. El timming previsto para la muerte cerebral por obstrucción de la vía aérea es de unos seis minutos. Se escucha una respiración forzada y entrecortada y como ante un trauma facial como el que presenta este herido, no es posible asegurar la vía aérea mediante una cánula nasofaríngea, prepara un kit de cricotiroidotomía de urgencia con el que abrir la tráquea por el lugar previsto para facilitar la respiración. En este estadio se demuestra el alto nivel de preparación de los intervinientes: el Primero duda; el herido tiene la cara destrozada pero aunque con problemas, respira. Ve que el ANA hace intentos por levantarse, y tras unas negativas, finalmente se lo permite. El herido, inconscientemente está tratando de proteger su vía aérea y en esa postura lo consigue, así que la intervención traqueal, resulta innecesaria.

    Mientras se sucede todo esto, el segundo expone el cuerpo del herido cortando la ropa con las tijeras de trauma en busca de heridas adicionales y encuentra la tercera en el brazo. Es un daño menor y basta con un vendaje de presión para tratarla. Al mismo tiempo, se oye de fondo a un tercer soldado pasando el formulario de 9 Lineas para evacuación médica. Ya han colocado una camilla al lado para hacer la transferencia al helo. El Segundo sigue buscando heridas adicionales. No hay evidencia de trauma torácico por lo que tampoco parece necesaria una punción pleural para descomprimir un posible Neumotórax a Tensión (TERCERA DE LAS TRES CAUSAS DE MUERTE EVITABLES EN COMBATE).

    Es interesante ver como aún con un Nivel de Consciencia Alterado, el afgano mantiene su pudor y trata de evitar que los norteamericanos le despojen totalmente de sus ropas a golpe de tijera. Alguién para asegurarse, le ha colocado un segundo torniquete (probablemente innecesario) en el brazo. Mientras siguen tratando al herido, reciben información actualizada acerca del tiiming previsto para la toma del helo en el pickup site.

    En el minuto 15, el Primero ha sacado un set de perfusión de fluidos y se dispone a tomar una vía: nunca sabremos si Intravenosa o intraósea, porque no tiene tiempo para ello; hay que acelerar su puesta en evacuación y decide obviar la práctica y asegurarlo a la camilla; con ello no solo se ha quedado sin perfusión de fluidos; sino también sin anlgesia ni administración temprana antibiótica. No hay problema, en el helo, los paramédicos de a bordo se ocuparán de ello. Dustoff se ha posado en el punto de rendez-vous en 14 minutos desde que se lanzó el 9 Lineas. Todo un record.

    Solo le veo un fallo a la actuación: no ha habido control de hipotermia. Han desnudado completamente a un paciente al borde del shock hipovolémico y nadie ha caido en la cuenta de abrigarlo. Eso podría tener consecuencias nefastas para él. El riesgo de generar una coagulopatía es tremendo, y ésta podría empeorar hasta límites insospechados su estado clínico aún en manos del mejor equipo o en la mejor instalación médica.

  8. Me alegro que a pesar del tiempo desde la aparición de este vídeo hayas podido llegar hasta él. Quizás debiera rescatarlo y volver a colgarlo. Nunca está de más recordar este tipo de cosas para mantener un grado de concienciación muy alto y asumir que este tipo de cosas pueden pasar, por lo que habrá que estar preparado.

    Gracias por tu comentario, Manuel.

  9. Manuel Ortiz Garcia dijo:

    Excelente artículo y muy buen video. nos hace recordar la crudeza de la guerra y lo que el profesional debe soportar a nivel físico, sicológico y emocional.Como siempre Jorge, no tiene desperdicio. Un saludo.

  10. Mejor no darle muchas vueltas. Me imagino que algo tiene que doler y que ha de resultar algo incómodo.

  11. Javier dijo:

    Yo quiero alistarme al ejército de tierra en un futuro y lo que más miedo me da; por así decirlo, es precisamente si me mandasen a una misión toparme con unos de esos artefactos… en mi opinión las minas, IED y demás explosivos-trampa son demasiado cobardes ya que no te dan ni oportunidad de combatir ni nada… y pueden matar gente ajena a la guerra.
    Siempre me ha llamado una terrible curiosidad que ni yo mismo entiendo, que uno de esos condenados te ampute la pierna o ambas debe ser o bien terriblemente doloroso ¿o creéis que al principio estarás en estado de shock sin siquiera sentir ni entender los hechos?

  12. KilerMT dijo:

    Duro pero real, muchas han dicho ya lo que yo mas o menos diria. Pero que añadir la frialdad con la que los soldados se lo toman y no solo eso, sino el despues de verlo moverse como si de un caso aislado se tratase. Desde luego ha sido colocado a conciencia en una zona donde atrincherarse y a la entrada o salida de esta zona.

    Gracias por estas durisimas imagenes. Un Saludo!

  13. No te falta razón, realmente los IEDs y las Booby-trap no son exactamente lo mismo aunque se puedan asimilar.

    Espero que el contenido de este Blog te resulte interesante y visites este sitio con asiduidad.

    Un abrazo, brother.

  14. Wiki dijo:

    Hola, soy nuevo aquí y me ha llamado la atención el artículo en el que se reducen los IED a Booby Traps. En mi opinión no es lo mismo.
    Me explico: Desde luego todos los Booby-traps explosivos son IEDs. pero no todos los IEDs son Booby traps. Por poner tan solo un ejemplo un IED colocado al lado de la carretera y accionado por radio, no tiene nada de Booby-Trap. En el caso del video este IED no parece un Booby-trap sino que parece tener mucho de mina improvisada o similar plato de presión etc.
    Por concretar; hay Booby traps que no tienen explosivos e IEDs que no son Booby traps.

    En todo caso hay cosas en este tema que pueden ser muy opinables y se deben admitir otros puntos de vista.
    PD.
    Los Booby traps y los IEDs tiene en común desde luego la idea de desmoralizar y hacer daño. Un enemigo con pocos recursos recurrirá al IED y al Booby trap pues estas tacticas le permiten hacer ataques diferidos o con una menor exposición.

  15. Desgraciadamente no se trata de un nuevo concepto sino de una forma más de terrorismo que no se aleja demasiado de las bombas lapa. Su crueldad es tal que los IEDs no entienden de bandos, no seleccionan a sus víctimas, ocasionan el mayor daño posible y minan considerablemente la moral de cualquiera, ya que suponen la personificación de un enemigo invisible, difícilmente detectable.

  16. Gracias por la información, Cecilio. Con todos estos datos creo que queda perfectamente claro el concepto de IED, que a pesar de recibir una denominación más moderna no deja de ser una booby trap.

  17. ¡Bonita y triste experiencia!

    La buena noticia es que la chica sobrevivió a pesar de haber perdido una pierna.

    Afortunadamente hoy día la ortopedia está tan evolucionada que existen prótesis tan eficaces que suponen una importante mejora en la calidad de vida, aunque supongo que sólo está al alcance de quien lo pueda pagar.

    Lo que más me preocupa de este tema es que nuestros soldados se exponen a diario a esta seria amenaza en Afganistán. Tan sólo espero y deseo egoístamente que no sean los nuestros los que tengan que sufrir las consecuencias de pisar donde un IED espera silencioso y latente para ocasionar un daño irreparable.

  18. Jose Ignacio dijo:

    Lo veo como un concepto distinto de guerra.
    más cruel y sanguinario.
    El objetivo de dañar más que matar es más cruel por la forma de vivir que le queda al herido y no al muerto.

  19. Javi Galán dijo:

    De nuevo un interesantisimo articulo, engrandecido con los comentarios de los lectores. Felicidades Jorge, sigue así

  20. En términos militares, las Booby Traps, también conocidas por su traducción “Trampas Cazabobos ”, y por su version moderna de IED’s, o Dispositivos Explosivos IMprovisados, son aquellos artefactos, explosivos o no, que hábilmente camuflados en el entorno, o bien perfectamente visibles, pero con la apariencia de objetos inocentes, tienen como objetivo atraer la atención de soldados ingenuos o descuidados para eliminarlos o incapacitarlos, o cuando menos desmoralizarlos.

    Estos dispositivos se distinguen de otros artefactos militares en que generalmente no se encuentran diseñadas específicamente con ese propósito determinado, sino que se trata de armas improvisadas, utilizando materiales de oportunidad, tales como munición de artillería no explosionada, granadas de mano, elementos del entorno (ramas, estacas, troncos).

    El término “trampa” implica que por lo general existe algún tipo de objeto que sirve como cebo, diseñado para atraer a la víctima hacia ella, y que al ser manipulado de alguna manera, activará el dispositivo. Un vehículo abandonado en aparente buen estado, una botella de vino colocada como por descuido sobre una mesa, un arma enemiga de cierto valor, táctico o sentimental… todos ellos pueden ser usados como mecanismos activadores de las trampas cazabobos.

    En otros casos, las trampas se encuentran ocultas, y se activan de distintas formas, por presión (al caminar sobre ellos o abrir una puerta), por tracción (al tocar un alambre o cuerda conectados a un explosivo, como por ejemplo una granada), por rotura del dispositivo disparador… o por convinacion de varios metodos. Los activadores pueden encontrarse dentro, debajo o detrás del objeto.

    Estas trampas en su concepción moderna se vienen utilizando desde la guerra civil americana e incluso antes, aunque técnicamente existen desde el principio de los enfrentamientos bélicos: una zanja con el fondo cubierto de estacas afiladas camuflada con unas ramas delante de una cohorte romana puede ser un buen ejemplo de ello.

    Su mayor desarrollo se produjo durante la Segunda Guerra Mundial, prácticamente desde el inicio de la contienda, y casi siempre por tropas en retirada de todos los ejércitos participantes.

    Colocación.

    Por regla general, trampas se colocan ante cualquier situación en la que hay una fuerte probabilidad de que sean encontradas y activadas. Normalmente, se colocan en los lugares hacia los que que las personas son naturalmente atraídos o que se ven obligados a utilizar. La lista de posibles zonas de colocación y utilización incluyen:

    – Las únicas casas abandonadas en buenas condiciones que quedan en un pueblo, que será un imán para quienes buscan refugio (Bosnia fue un magnifico ejemplo de ello).
    – Zonas de paso obligado: puertas, pasillos, escaleras, y obstáculos colocados en los mismos que es necesariamente mover para pasar (en las batallas Grozni se pudieron visualizar estos casos).
    – Vehículos abandonados en la carretera, bloqueándola o en la cuneta, con víctimas o sin ellas, y en el primer caso, con alguna víctima “cebo” y/o suicida (Irak o Afghanistan).
    – Estrechamientos y puntos naturales de paso, como el único puente peatonal a través de un río, que las personas deben utilizar quieran o no (el Stary Most de Mostar por ejemplo).
    – Puertas, armarios o cajones dentro de un edificio que se abrirán buscando algo valioso o útil en su interior, sin pensar en lo que podría estar conectado a ella. Si la puerta está bloqueada o se atora, esto hace que la gente pueda creer que existe algo valioso detrás de lo que se intenta abrir, con resultados fatales.
    – Instalaciones sanitarias: letrinas, duchas… que se tiene tendencia a utilizar, sobre todo tras varios días de combatir sin poder utilizarlas.
    – Importantes instalaciones estratégicas, como aeropuertos, estaciones ferroviarias e instalaciones portuarias, puentes, diques, y toda aquella maquinaria o dispositivo habilitado para su utilización: generadores, estaciones eléctricas, mandos…
    – Cualquier cosa que puede tener algo de valor o utilidad y que se puede querer disponer de ella.
    – Elementos “ofensivos” a la vista.
    ?
    En muchas ocasiones, el dispositivo disparador se encuentra relativamente alejado de la trampa, de tal forma que puede ser activado por otro individuo o vehiculo, pero afectar al resto de la columna, pelotón o convoy que se encuentra retrasado con respecto a éste.

    Por qué funcionan?

    Parte de la habilidad en la colocación de trampas reside en tener un cierto conocimiento de la psicología humana, explotando ciertas tendencias más o menos naturales como son la curiosidad, la ambición o el pensamiento lineal. Un truco bastante común es proporcionar a las víctimas una solución simple a un problema, como por ejemplo, dejando una puerta entreabierta en un edificio con accesos bloqueados, con lo que se atrae la atención directamente hacia la trampa. En este caso, se ha jugado con el pensamiento lineal para diseñar la trampa.

    Pero los resultados suelen ser mejores cuando entran en juego instintos más básicos, como la curiosidad y la ambición. Objetos atractivos o interesantes suelen ser utilizados con frecuencia como cebo para atraer a las víctimas en la activación de la trampa. Por ejemplo, antes de salir de una zona, las tropas en retirada pueden dejar atrás las botellas de cerveza vacías y una caja con el rótulo de algun tipo de licor marcado en ella. La caja puede encontrarse sobre un dispositivo detonador conectado a los explosivos. En cuanto se mueve la caja la trampa explosiva detona, matando o hiriendo gravemente a quien se encuentre en el área inmediata. Un caso de muerte por ambición.

    La única limitación real de la complejidad de las trampas son la habilidad y la inventiva de las personas que las preparan. El “cebo objeto” que atrae a las víctimas en la trampa no tiene por que ser, de hecho, trampa explosiva en todos los casos. Falsas trampas causarán un falso sentimiento de exceso de confianza que a la larga se sumará al cansancio originado por el estrés ante la situación de inseguridad en la que se encuentran. Y estas sensaciones llevan al descuido, por un lado, y a una visión reducida de la situación, por otro, en la cual la atención se centra más en el posible dispositivo disparador que en los elementos que lo rodean. Así, el mobiliario que debe ser empujado con el fin de llegar al cebo puede encontrarse conectado a un verdadero dispositivo explosivo.

    Una trampa no tiene por qué incorporar necesariamente explosivos en su construcción. El uso de objetos pesados que caen sobre la víctima cuando se activa el mecanismo de disparo es también una forma eficaz de ataque. O el uso de pozos camuflados con estacas afiladas en el fondo (estacas Punji). Sin embargo, este tipo de trampas requieren más tiempo y trabajo para realizarlas, y generalmente sus efectos son parciales sobre las víctimas, produciéndoles heridas mas o menos graves, pero raramente la muerte. En ese sentido, las trampas explosivas suelen ser más efectivas.

    Las trampas no explosivas fueron utilizadas durante la Segunda Guerra Mundial en zonas de jungla, fundamentalmente en Birmania y en las islas del Pacífico. Su uso sí fue masivo por parte del Vietcong durante la guerra de Vietnam.

    Un aspecto a tener en cuenta es que las trampas son armas indiscriminadas, como las minas antipersonal. Por lo tanto, es de vital importancia para la fuerza que trampea mantener un registro exacto de su ubicación, a fin de que puedan ser reconocidas o desactivadas en el caso de volver a la zona.

    Efectos.

    Además de la capacidad obvia que tienen las trampas para matar o herir, su presencia tiene otros efectos añadidos, que incluyen la capacidad de:

    – Desmoralizar, al ver cómo una sucesión de trampas mata o mutila a sus compañeros
    – Mantener a los soldados continuamente estresados, paranoicos e incapaces de relajarse, porque es difícil para ellos saber qué zonas, edificios u objetos son seguros, conscientes de que simples acciones cotidianas como abrir puertas o recoger algo pueden tener consecuencias fatales.
    – Reducir la capacidad combativa de los soldados, volviendolos excesivamente prudentes, desconfiados y paranoicos.
    – Dislocar la capacidad de combate, al tener que detenerse para hacer frente a las bajas, frenando o retrasando el impulso de ataque.
    – Originar daños a civiles y otros no combatientes (durante y después del conflicto), que no son conscientes de que las trampas están presentes.

    http://www.globalsecurity.org/military/intro/ied-indicators.htm

    http://www.rogueturtle.com/articles/avoidtraps.php

  21. Arturo M.R. "nube negra" dijo:

    El tema IED, minas CPE, racimo,….

    Voy a contar algo que poca gente sabe y ocurrió en uno de mis despliegues en zona, cuando era Cabo y hacía ese día de conductor de uno de los vehículos que formaban una columna de 3 vehículos que iba a llevar ayuda humanitaria en aquel pais. Ya hacía algún tiempo que había finalizado la guerra. En mi vehículo se cargaron algunas cajas para repartir.

    Subimos por una colina siguiendo un camino que finalizaba en una casa como todas las de allí, humilde. Un matrimonio nos recibía en la puerta con un par de niños pequeños, rubios. Paramos los vehículos y me dirigí a la parte trasera para abrir el hummer y poder sacar lo que correspondiese, como siempre había hecho. El intérprete, el médico, el CIMIC, etc., hablaban con ellos cuando uno de los médicos me pidió un paquete alargado que yo cojo y les acerco cuando entran en la casa. Yo entro con el paquete y en el salón había una anciana muy arrugada sentada junto a una chica de unos 15 años, rubia también y muy guapa. Unos ojos preciosos.

    Yo les di el paquete y me pusieron en la mano el típico vaso de rakia (un aguardiente de la zona). Empezaron a hablar con la familia, que si estaba nerviosa, que si estaba impaciente….. Y yo allí mirando con intriga. Del paquete salió una pierna ortopédica. Vaya, pensé yo, pobre abuela y tal. Pero veo que la chica empieza a mostrar un muñón y la madre empieza a hablar mientras el médico se acerca a ella con la pierna y el intérprete traduce. Y resulta que la pobre chica habia pisado una mina CPE al poco de terminar la guerra,….

    Me tuve que ir fuera. Que pena más grande me entró. Una chica que podr´çia haber sido modelo, una vida destruída……. Creo que pocas veces he llorado más.

    Viglilad y cuidaros donde os halléis. Un saludo.

Por favor, déjanos tus comentarios. Se agradecen.